Portada - Estatua de piedra de Hatshepsut (CC BY-SA 2.0) y soldados egipcios integrantes de la expedición de Hatshepsut a la Tierra de Punt, tal y como aparecen representados en el templo de la reina faraón construido en Deir el-Bahari. (CC BY 2.0)

El misterioso viaje de la reina Hatshepsut al país de Punt: ¿expedición de guerra o visita comercial?

Las murallas del gran templo de Karnak nos cuentan la historia de una expedición de imponentes navíos a la misteriosa tierra conocida como Punt. La flota de la reina Hatshepsut navegó hasta allí por razones que hoy desconocemos. Las interpretaciones habituales se pueden resumir en que Hatshepsut tenía la intención de obtener algún botín de su expedición a Punt, aunque este viaje podría también deberse a algún otro motivo.

Hatshepsut fue una famosa reina de la dinastía XVIII de Egipto. Vivió unas de las épocas más magníficas de la historia de Egipto, por aquel entonces una nación poderosa cuya tesorería en los palacios reales se encontraba repleta de oro. Se desconoce cuándo inició Hatshepsut sus preparativos para viajar a Punt, aunque probablemente se tratara de una travesía bastante costosa.

El camino hasta Punt

La reina faraón ordenó la construcción de numerosos barcos en los astilleros que había a orillas del Nilo, navíos que fueron transportados por tierra hasta los puertos del Mar Rojo. Algunos investigadores creen que Hatshepsut quería atacar Punt, aunque esta afirmación plantea otros interrogantes.

Para empezar, se desconoce en nuestros días la localización exacta de Punt, aunque es posible que se encontrara en el territorio de la actual Etiopía. Algunos indicios sugieren que Punt no estaba lejos de Egipto. Por ejemplo, un funcionario de la Dinastía VI (Imperio Antiguo) afirmaba haber visitado Punt y Biblos en once ocasiones. Esto implicaría que Punt probablemente estuviese ubicado cerca de Biblos. Por otro lado, disponemos de información de la Dinastía V en la que se da testimonio de que el faraón Sahure volvió de Punt con 80.000 medidas de mirra. Existen muchos otros registros históricos del comercio entre egipcios y puntianos a lo largo del período del Imperio Medio.

El Mar Rojo y sus rutas comerciales habituales por tierra y mar desde el antiguo Egipto. (Public Domain)

El Mar Rojo y sus rutas comerciales habituales por tierra y mar desde el antiguo Egipto. ( Public Domain )

Parece que las expediciones comerciales a Punt eran algo muy habitual para los faraones egipcios. ¿Por qué querría entonces Hatshepsut atacar y saquear una nación que había sido tradicionalmente el país en el que los egipcios compraban preciosas mercancías?

Durante la Dinastía XVIII, el faraón Tutmosis III conquistó Punt en el primer año de su reinado. Ese mismo año también ocupó los territorios de Palestina, Nubia y la Tercera Catarata (cerca de Napata). Todas estas tierras se encontraban cerca de Egipto, por lo que Punt no debería ser una excepción. En las inscripciones descubiertas en Deir el-Bahari, el nombre de Punt aparece escrito como parte de Egipto, no como un país extranjero.

A una mujer le encanta ir de compras

Punt era famoso por ser un paraíso para todo aquél a quien le encantaran las mercancías de lujo. Los relieves de Karnak nos muestran las mercancías que trajo Hatshepsut a su regreso de Punt. Había animales, alimentos, piedras preciosas y otros tesoros. Los historiadores creen que Punt era la sede de un oráculo por el que la reina faraón sentía especial devoción. Sin embargo, la traducción de las inscripciones del relieve no es clara, y puede interpretarse de dos maneras:

No tiene enemigos entre los del sur
ni antagonistas entre los del norte.
Los cielos y toda tierra extranjera creada por los dioses le rinden pleitesía
Vienen a ella con temor en su corazón, sus jefes inclinan la cabeza,
con tributos a sus espaldas. Los presentan junto a sus hijos,
para que ella les conceda el aliento de la vida,
por la grandeza del poder de su padre Amón,
que puso a todos los países a sus pies, 
al propio rey, el rey del Alto y el Bajo Egipto Maatkare.
La majestad del palacio suplicó a las escalinatas del Señor de los dioses
y se oyeron instrucciones desde el Gran Trono, un oráculo del propio dios:
Explora las rutas de Punt, abre los caminos que conducen a las terrazas de mirra,
y encabeza una expedición por tierra y por mar para traer exóticas mercancías de la Tierra de Dios,
a este dios que creó su belleza.

Algunos historiadores aún creen que Hatshepsut viajó a Punt para conquistarla de nuevo, o para robar sus valiosas mercancías y saquear su capital. Sin embargo, parece más razonable llegar a la conclusión de que su visita fue de naturaleza pacífica. El nombre del faraón, a quien se llama ‘Maatkare’ en las antiguas inscripciones, no suena al de un invasor.

En este relieve podemos observar los árboles de incienso y mirra traídos por Hatshepsut a su regreso de Punt. (CC BY-SA 3.0)

En este relieve podemos observar los árboles de incienso y mirra traídos por Hatshepsut a su regreso de Punt. ( CC BY-SA 3.0 )

¿Expedición de saqueo o visita amistosa?

Más adelante, en la misma inscripción descubrimos las razones de la visita de Hatshepsut a Punt. El texto sugiere que se ha concedido tradicionalmente demasiada importancia a las hipótesis de una guerra o una invasión. Dice el faraón en el texto:

Te he concedido Punt en toda su extensión, incluidas las tierras de los dioses
la Tierra de Dios en la que nadie ha entrado, y las terrazas de mirra desconocidas para los egipcios.
De las que se oyeron rumores, de los relatos de los ancestros. Se trajeron mercancías exóticas,
se trajeron de allá para tus padres, reyes del Bajo Egipto,
de una tierra a la otra, desde la época de nuestros ancestros hasta que reinaron los reyes del pasado,
a cambio del pago por su precio. Nadie podrá seguir a tus exploradores,
pues haré que tu expedición entre allí tras haberles guiado yo por tierra y por mar,
revelándoles los caminos inexplorados después de que yo haya entrado en las terrazas de mirra.

Más adelante, la inscripción habla de las mercancías que los egipcios embarcaron en sus naves. Se intuye asimismo que los egipcios no conocían demasiado bien el país de Punt. ¿Suena realmente a una invasión? En absoluto. Parece más probable que el viaje de Hatshepsut a Punt estuviese motivado por un interés en la adquisición de determinadas mercancías. Se desconoce, no obstante, si la reina obtuvo los artículos que necesitaba como conquistadora del país de Punt o si, como muchos de sus ancestros, veía en Punt lo que hoy sería una especie de gigantesco centro comercial.

Expedición egipcia a Punt durante el reinado de Hatshepsut. (CC BY-SA 3.0)

Expedición egipcia a Punt durante el reinado de Hatshepsut. ( CC BY-SA 3.0 )

La verdad saldrá a la luz

La inscripción narra asimismo la felicidad del pueblo de Punt al ver llegar a los egipcios, y cómo ofrecen a sus visitantes gran cantidad de valiosas mercancías. Asimismo se menciona que los reyes de Punt se sintieron muy complacidos ante la visita de Hatshepsut. Nada parece indicar que la reina faraón agrediera en modo alguno al reino de Punt.

Los barcos, descritos a menudo como barcos de guerra, no presentan señales de haber sido aparejados más que como transportes. Parece que muchos de los antiguos análisis estaban basados en una premisa equivocada. Es prácticamente imposible que Hatshepsut viajara a Punt para conquistarlo, más bien parece, casi con toda seguridad, que buscara satisfacer su vanidad con los tesoros de aquel misterioso reino.

Árbol ante el templo de Hatshepsut. Se cuenta de este árbol que fue traído a Egipto desde Punt por la reina faraón en la expedición de la que hablan las inscripciones de los muros del templo de Karnak. (CC BY-SA 3.0)

Árbol ante el templo de Hatshepsut. Se cuenta de este árbol que fue traído a Egipto desde Punt por la reina faraón en la expedición de la que hablan las inscripciones de los muros del templo de Karnak. ( CC BY-SA 3.0 )

Imagen de portada: Estatua de piedra de Hatshepsut ( CC BY-SA 2.0 ) y soldados egipcios integrantes de la expedición de Hatshepsut a la Tierra de Punt, tal y como aparecen representados en el templo de la reina faraón construido en Deir el-Bahari. ( CC BY 2.0 )

Autor: Natalia Klimczak

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

 

Fuentes:

Joyce Tyldesley, ‘Hatchepsut: The Female Pharaoh’,1996.

Kara Cooney, ‘The Woman Who Would Be King’, 2014.

‘Punt expedition of Queen Hatshepsut’, disponible en:
https://mjn.host.cs.st-andrews.ac.uk/egyptian/texts/corpus/pdf/HatshepsutPunt.pdf

‘Queen Hatasu, and her expedition to the land of Punt’, disponible en:
http://digital.library.upenn.edu/women/edwards/pharaohs/pharaohs-8.html

Hatshepsut's Expedition to Punt: Its Purpose and Commemoration by Emmet Sweeney, disponible en:
http://www.hope-of-israel.org/expeditionpunt.html

Next article