All  
Hashshashins.jpg

El Famoso y Muy Temido Antiguo Orden de los Hashshashins

A finales del siglo XI, un hombre llamado Hassan-i Sabbah creó una orden de Nizaríes Ismaelitas en Persia y Siria: los famosos Hashshashin, los que capturaron muchas fortalezas en las montañas y hasta representaron una amenaza para la autoridad Suní - Seljuk en Persia. Pero quizá los Hashshashins fueron más famosos por la forma en que se deshicieron de sus oponentes: a través de asesinatos altamente cualificados. De hecho, la palabra 'asesino' se dice que debe sus orígenes a dicha orden.

Existen tantas historias sobre los Hashshashins que resulta difícil separar los hechos de la ficción. Para empezar, gran parte de nuestros datos acerca de los Hashshashins provienen de fuentes europeas o de personas hostiles a ellos. Por ejemplo, según una historia escuchada en Oriente por el viajero veneciano Marco Polo, Hassan drogaba a sus seguidores con hachís, llevandolos al 'paraíso'. Cuando sus seguidores recuperaban los sentidos, Hassan declaraba ser el único que tenía los medios para volver al 'paraíso'. De este modo, se convertían en ciegos devotos de Hassan, hasta llegar a realizar todos sus deseos. Sin embargo, existen algunos problemas con esta historia. Por ejemplo, el uso de hachís puede ser un falso relato. Parece que el término hashshishi es utilizado por primera vez por el Califa fatimí al-Amir en el año 1122 como una referencia despectiva a los Nizaríes sirios. En lugar de aludir literalmente a que estas personas tomaran hachís, se tomó como sentido figurado de 'parias' o 'chusma'. Este término fue aplicado a los ismaelitas sirios y persas por parte de los historiadores anti-ismaelitas y eventualmente difundido a través de Europa por los cruzados.

assassination-Nizamal-Mulk-by--hashshashin.jpg

El asesinato de Nizamal-Mulk por un Hashshashin. Fuente de la foto: Wikipedia.

Incluso la reputación de fríos asesinos de hábitos nocturnos recaída sobre los Hashshashins podría cuestionarse. Tal vez una de sus víctimas más famosas sea Conrado de Monferrato, el rey de facto de Jerusalén de finales del siglo XII. Según la historia, Conrado fue asesinado mientras paseaba por el centro de la ciudad de Tiro con un séquito de caballeros. Dos Hashshashins, disfrazados de monjes cristianos, caminaron hacia él, lo apuñalaron dos veces y lo mataron. Pese a que no se sabe quien contrató a estos Hashshashins, se suele aceptar que los responsables fueron Ricardo Corazón de León y Enrique  de Champaña.

assassination-lithograph.jpg

Litografía del siglo diecinueve por Gustave Dore mostrando el intento de asesinato del rey Eduardo Primero de Inglaterra

Lo más impresionante de la audacia de los hashshashins sea, tal vez, su eficiente uso de la 'guerra psicológica'. Infundiendo miedo en sus enemigos, procuraron obtener su sumisión sin arriesgar sus propias vidas. Así,  el gran líder musulmán Saladino sobrevivió a dos atentados de los Hashshashins contra su vida. Sin embargo, esto le creó un gran estado de miedo y paranoia, por temor a más intentos de asesinato. Según diversos relatos, una noche, durante su conquista de Masyaf, en Siria, Saladino se despertó y vio una figura abandonando su tienda. Junto a su cama observó que había uno bollos calientes con la característica forma de los Hashshashins, junto con una nota sujeta por un puñal envenenado. Según la nota, lo matarían si no se rendía. Obviamente, Saladino decidió acordar una tregua con los Hashshashins.

A pesar de su notoriedad y habilidades, con el tiempo fueron aniquilados por los Mongoles al invadir Khwarizm. En 1256 el bastión de los Hashshashins, que se creía inexpugnable, cayó en manos mongolas. Aunque los Hashshashins reconquistaron Alamit durante varios meses en 1275, al final cayeron aplastados. Desde la perspectiva de un historiador, la conquista mongola de Alamit resulta ser un evento muy significativo debido al hecho de que las fuentes que habrían podido contar la historia desde el punto de vista de los Hashshashins, fueron destruidas por completo. Como resultado hemos obtenido una visión un tanto idealizada de esta orden, tal vez mejor vista en los video-juegos de la serie por todos conocida de Assassin’s Creed .

Imagen de portada: Retrato de un artista de un Hashshashin. Fuente de la imagen.

 Por Ḏḥwty

Traducción: Sofia Pollon

Revisión: Moreno Montañaroja

Este articúlo fue publicado originalmente en inglés en www.ancients-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo