All  
'El fantasma de Taira Tomomori' de Utagawa Kuniyoshi: representa al fantasma de Taira Tomomori junto con el ancla con la que se ahogó, y heikegani con rostros de soldados caídos. Fuente de la imagen

La leyenda de Heikegani: Los cangrejos fantasmas samuráis

Heikegani es una especie de cangrejo originaria de Japón, con un caparazón que tiene un patrón que se asemeja a un rostro humano. Según el folclore japonés, los cangrejos Heikegani contienen las almas de los guerreros samuráis Heike que fueron asesinados en la batalla de Dan-no-ura en 1185 d.C., una guerra por el trono imperial japonés. La historia cuenta que los samuráis Heike, reencarnados en el cangrejo Heikegani (Heikeposis japonica), mostraban su lealtad a su clan al ponerse una máscara feroz en sus caparazones. La batalla de Dan-no-ura (Dannoura), inmortalizada en el Heike Monogatari (el cuento de Heike) fue un momento crucial en la historia de Japón, que estableció el primer shogunato (dictadura militar) y resultó en la muerte de un niño emperador.

El cangrejo Heikegani (Heikeopsis japonica) y una estilizada cara de samurái Kabuki. Fuente de la imagen

 

 

El cangrejo Heikegani (Heikeopsis japonica) y una estilizada cara de samurái Kabuki. Fuente de la imagen

La batalla de Dan-no-ura

La Batalla de Dan-no-ura fue precedida por una inmensa lucha entre los gobernantes imperiales de Japón, el clan Taira (más tarde conocido como Heike), de quien se nombran los cangrejos Heikegani, y el clan Minamoto (Genji), que estaba luchando por el control del trono a finales del siglo XII en la Guerra de Genpei (1180-1185).

El 24 de abril de 1185 d.C., los dos poderosos clanes samuráis lucharon a muerte en la bahía de Dan-no-ura del mar interior de Japón. El clan gobernante Taira (Heike), estaba dirigido por su hijo-Emperador, Antoku, y su abuela. Los Heike habían gobernado durante muchas décadas, pero ahora, superados en número, se enfrentaban a la derrota a manos de Minamoto.

Durante la batalla, un miembro de la casa real tomó al emperador Antoku, de siete años, y se sumergió con él en el agua en el estrecho de Shimonoseki, ahogando al niño emperador, en lugar de permitir que las fuerzas opuestas lo capturaran. Su madre y su abuela lo siguieron en su dolor. Antoku llegó a ser adorado como Mizu-no-kami ("dios del agua").

Esta batalla crucial fue un punto de inflexión cultural y político en la historia de Japón: Minamoto Yoritomo se convirtió en el primer Shogun o gobernante militar, de Japón. Dan-no-ura marcó el comienzo de siete siglos, en los que Japón fue gobernado por guerreros y shoguns en lugar de emperadores y aristócratas.

Dan-no-ura tatakai no zu ('Batalla de Dannoura'). Los cangrejos Heikegani se pueden ver en la mitad inferior del cuadro. Fuente de la imagen

Dan-no-ura tatakai no zu ('Batalla de Dannoura'). Los cangrejos Heikegani se pueden ver en la mitad inferior del cuadro. Fuente de la imagen

El destino del samurái Heike

Para los samuráis de Heike, rendirse al enemigo nunca fue una opción. Los que no murieron en batalla, se suicidaron ahogándose junto con su emperador. Sus cuerpos se convirtieron en alimento para los cangrejos heikegani que acechaban en el fondo del mar.

Según la leyenda japonesa, los fantasmas o almas de los samuráis Heike se reencarnaron en los cangrejos Heikegani que se comieron sus restos, y sus caras enojadas ahora se muestran en las conchas de los cangrejos. Hasta el día de hoy, se dice que los cangrejos Heikegani deambulan por las profundidades de los océanos alrededor de Japón, en busca de las reliquias perdidas de su imperio.

Los guerreros Heike derrotados se convierten en cangrejos cuando son arrojados de sus barcos. Pintura de Kuniyoshi. Fuente de la imagen

Los guerreros Heike derrotados se convierten en cangrejos cuando son arrojados de sus barcos. Pintura de Kuniyoshi. Fuente de la imagen

Teoría de la selección artificial de Carl Sagan

Durante un episodio del programa de ciencia de PBS, 'Cosmos: A Personal Voyage', Carl Sagon expuso una teoría presentada por Julian Huxley en 1952, para explicar las extrañas características parecidas a caras del caparazón de cangrejo Heikegani. Huxley teorizó que las caras de samurái del cangrejo son el resultado de una selección artificial. Propuso que los pescadores que pescan en las aguas de Japón arrojarían hacia atrás cualquier cangrejo cuyas conchas parecieran la cara de un samurái por respeto a los heike caídos. Esto preservó el ADN de los heikegani con rostros de samurái y adelgazó las líneas genéticas de los que no lo tenían.

El problema con esta teoría es que los cangrejos Heikegani, que tienen una longitud máxima de 1,2 pulgadas, son demasiado pequeños para ser comidos, por lo que es poco probable que alguna vez hayan sido capturados para comer. Además, el análisis de las conchas ha demostrado que los patrones en forma de cara son simplemente el resultado de puntos de conexión para el tejido muscular y de ligamentos. Finalmente, los cangrejos Heikegani no son los únicos cangrejos con una cara de aspecto humano en el caparazón. Una variedad de cangrejos de la familia Dorippidae parecen tener rostros humanos en la espalda.

Una teoría mucho más plausible es que cualquier parecido con un rostro humano visto en las conchas de los cangrejos Heikegani es el resultado de la pareidolia, la capacidad innata del cerebro humano para reconocer rostros y formas humanas en un conjunto de estímulos aleatorios. Los ejemplos comunes incluyen ver imágenes de animales o rostros en las nubes, la Virgen María en un brindis y el hombre en la luna.

La pareidolia es la capacidad innata del cerebro para ver caras en un conjunto de estímulos aleatorios.

La pareidolia es la capacidad innata del cerebro para ver caras en un conjunto de estímulos aleatorios.

El cangrejo Heikegani ha inspirado reverencia a las leyendas antiguas, así como la investigación científica sobre el poder de la selección. Mientras que muchos creen que el rostro de samurái enojado en el caparazón del cangrejo es simplemente el resultado del fenómeno psicológico de la pareidolia, otros creen que los rostros con muecas son los guerreros samuráis Heike, que renacieron y todavía, de alguna manera, los vigilan.

Vea el segmento de 'Cosmos: A Personal Voyage' sobre la leyenda de los cangrejos Heikegani.

Imagen destacada: 'El fantasma de Taira Tomomori' de Utagawa Kuniyoshi: representa al fantasma de Taira Tomomori junto con el ancla con la que se ahogó, y heikegani con rostros de soldados caídos. Fuente de la imagen

Autora: April Holloway

Referencias

The Samurai Crab. Martin, J.W. 1993. Terra, 31:4, 30-34.

Heikegani: The Samurai Ghost Crab – Introvert Japan

The Heikegani Crabs and the Problem with Pareidolia – Martin J Clemens

Heikegani: The Samurai Crab – Japan Powered

Samurai Crabs: Transmogrified Japanese warriors, the product of artificial selection, or pareidolia? - Arthropoda

Imagen de Joanna Gillan

Joanna Gillan

Joanna Gillan es copropietaria, editora y escritora de Ancient Origins. Por razones de privacidad, anteriormente ha escrito en Ancient Origins con el seudónimo de April Holloway, pero ahora está eligiendo usar su nombre real. Joanna completó una licenciatura en ciencias (psicología)... Lee mas
Siguiente Artículo