All  
Tragamonedas: su desarrollo a través del tiempo

Tragamonedas: Su desarrollo a través del tiempo

Las famosas máquinas tragamonedas, también conocidas como máquinas tragaperras o slots, tienen una historia de casi 150 años y ya ha llegado a estar presente en casi todos los países de nuestro planeta. Estas máquinas son ahora uno de los juegos más famosos en todos los casinos y en las páginas webs dedicadas a juegos y apuestas online.

Eran tan populares que incluso hace unas décadas estaban presenten en gran cantidad de bares, donde la gente realizaba sus partidas mientras se tomaba unas cervezas. Y rara es la persona que haya visitado un casino y no haya jugado, como mínimo, una partida. Seguro que varios no tuvieron suerte, pero otros se fueron con una buena cantidad de "monedas" en su bolsillo.

 

 

Aunque ahora puedan ver máquinas tragaperras muy modernas e incluso en formato online, todo empezó de una manera muy rústica y fue evolucionando de una manera muy rápida hasta convertirse en el exitoso juego que es hoy en día. Permanezca atento a las próximas líneas para conocer un poco más de la historia de estos equipos.

¿Cuál fue la primera máquina tragaperras y quien la inventó?

Si bien es cierto que la primera máquina tragaperras como tal surgió en 1897, la precursora absoluta de este tipo de máquinas fue creada por Sittman y Pitt en el año 1891. Estos creadores tomaron sus ideas de las máquinas que ya apostaban a colores rojo y negro al girar una ruleta, y los cambiaron por cinco rodillos que semejaban carta de póker.

El premio que recibías con esta máquina iba variando, dependiendo de la mano de póker que tenías. Mayormente estos premios te lo daban en especias, como tabaco, bebidas u otros productos de interés general.

Si contamos que esto más que una máquina tragaperras fue la primera máquina de póker, la primera máquina tragaperras llegó 6 años después gracias a Charley Fey. Siguiendo el modelo de Sittman y Pitt, redujo a 3 los espacios y cambio la baraja de póker por símbolos. Los premios iban en relación con el conseguir unir los mismos símbolos en los 3 espacios. El mayor premio se obtenida al unir tres campanas en línea.

Charles Fey, desarrollador de la primera popular máquina tragamonedas de tres carretes (Video Game Historian)

Charles Fey, desarrollador de la primera popular máquina tragamonedas de tres carretes (Video Game Historian)

Estas máquinas se hicieron famosas de una manera muy rápida por Estados Unidos y fue conocida como las "Ladronas de un solo brazo". El problema de Fey fue que no pensó en patentar este invento, por lo que fue aprovechado por muchos otros empresarios.

¿Cómo fue evolucionando las máquinas tragaperras en el siglo XX?

A pesar de que el éxito fue abrumador, esto fue en verdad algo negativo. Tanto que a principios de siglo las máquinas tragaperras, los juegos de azar en general y el alcohol fueron prohibidos en muchísimos lugares.

Los propietarios de estas máquinas intentaron solventar esta situación cambiando los símbolos iniciales de corazones, picas o campanas, por frutas. Y los premios solían ser golosinas en vez de dinero. En esta época, 1908, llego la palabra "BAR" a ocupar un lugar entre las líneas de las posibles combinaciones ganadoras.

Con estas limitaciones estuvieron conviviendo hasta la segunda mitad de siglo prácticamente y fue aquí cuando empezaron a mejorar este tipo de juegos. La gran "culpable" fue la compañía Bally, la cual empezó a poner estas máquinas tragaperras de manera eléctrica, aunque seguía dependiendo de la famosa "ladrona de un solo brazo". Esta máquina fue conocida como Money Honey. Tanto fue el éxito que tuvieron que poner una bandeja para guardar el dinero y hasta consiguió hacer desaparecer la palanca en los años venideros.

La máquina tragaperras que de verdad revolucionó (nunca mejor dicho) el mercado fue Fortune Coin. Lo revolucionó debido a dos motivos principales. El primer motivo fue que fue la primera máquina tragaperras que funcionaba de manera electrónica de forma integral y tenia una pantalla de 19 pulgadas. Por supuesto también fue creada en Estados Unidos.

Una máquina de póquer de cinco carretes Sittman y Pitt (Video Game Historian)

Una máquina de póquer de cinco carretes Sittman y Pitt (Video Game Historian)

El segundo motivo de tanto revuelo fue que los usuarios que eran habituales a este tipo de máquinas empezaron a dudar de la fiabilidad de estas, pensando que iban a ser engañados y defraudados con su dinero, pero finalmente, tras una gran investigación, no se encontró ninguna anomalía que confirmara estas sospechas.

Bienvenidos al futuro-presente

El que fue el futuro de las tragaperras ahora es nuestro presente. A finales del siglo XX, casi comenzando en siglo XXI, concretamente en 1996 las máquinas tragaperras estaban divididas en dos partes, la de carrete normal y la de los bonos. Con esto se consiguió atraer más a los usuarios e incluso se aumentaron los premios que podrían obtenerse con estas máquinas. Este fue el verdadero boom de las máquinas tragaperras y por eso son las que más abundan en los casinos actuales.

También por esa época, con la llegada de un desconocido internet, todo se fue pasando a formato digital y las máquinas tragaperras no fueron la excepción. También en 1996 apareció el que fue el primer casino online, algo increíble para esa época.

En las máquinas tragaperras online, los primeros modelos fueron unas copias idénticas de las máquinas físicas, incluso ofrecían las mismas características, juegos y premios. Como todo en internet, esto fue renovándose e incluso modernizándose tan rápido que en poco tiempo ya puedes encontrar máquinas tragaperras de todos los tipos, con personajes, bonos, multiplicadores y premios jamás antes alcanzados.

Las máquinas tragaperras online se han "tragado" a las físicas. Mientras que en las últimas décadas las máquinas físicas siguen siendo muy parecidas, las online no paran de crecer, modernizarse e implementar nuevas opciones.

Tan famoso se ha vuelto el sector de las máquinas tragaperras online, que se han llegado a conseguir premios inimaginables, como el que se llevo un joven británico el cuál llego a la friolera cantidad de casi 18 millones de euros. Se rumorea que, si sigue creciendo el amor por estos juegos, así como la acumulación de botes atractivos, no faltará mucho para que este bote sea superado por algún afortunado. Quien sabe, quizás si te pones a jugar ahora mismo mañana seas tu el que esta en el Libro Guinness de los Récords.

Imagen de portada: Monedas Romanas. (Manuel Gross/ Adobe Stock)

 
Siguiente Artículo