All  
Portada - Conjunto de tabas (Gallopca/CC BY-SA 3.0)

La evolución de los juegos de azar: desde sus orígenes hasta la actualidad

¿Quién no ha jugado a algún juego de azar o probabilidad que requiera arriesgar cierta cantidad de algo para conseguir un beneficio mayor? Está claro que en nuestra vida hemos experimentado con diferentes tipos de juegos, tanto en vivo como de forma virtual. Pero, ¿cuáles fueron los comienzos y cómo aparecieron los primeros tipos de juegos de azar en la historia de la humanidad? 

Las tabas, los dados y las cartas

Las tabas son los predecesores de los actuales dados. Consistían en fragmentos de pequeños huesos correspondientes a las patas traseras de ciertos animales como corderos u ovejas, llamados astrágalos. Han sido encontrados en restos arqueológicos de la Antigua Grecia y se sabe a ciencia cierta que se utilizaban para jugar.

Según los historiadores los dados fueron usados desde el Antiguo Egipto, aunque los más antiguos que se han encontrado tienen 5.000 años de antigüedad y son de la zona que ancestralmente pertenecía a Persia. Se popularizaron sobre todo en Roma, donde incluso existían casas de apuestas y jugadores profesionales. 

Antiguos dados y fichas de la época romana. Museo galorromano de Saint-Romain-en-Gal-Vienne (Wikimedia Commons)

Antiguos dados y fichas de la época romana. Museo galorromano de Saint-Romain-en-Gal-Vienne (Wikimedia Commons)

Gracias a la invención del papel en China, se pudieron crear los juegos de cartas. Las primeras barajas sólo se formaban con 20 cartas y fueron elaboradas a mano hasta que se inventó la imprenta en 1440, lo cual popularizó su uso entre las diferentes clases sociales de la época, convirtiéndolas en un juego habitual entre todas las clases sociales. Hoy en día, los juegos de baraja se han diversificado a nivel mundial y los podemos encontrar en diferentes formatos y usos.

La lotería, la ruleta y las tragaperras

Los primeros indicios de la existencia del juego de la lotería corresponden a China, más concretamente durante la dinastía Han. El principal propósito de este juego era conseguir fondos para los gobiernos, pero hoy en día el sector privado también se ha hecho con parte del juego, desde el cual varias compañías ofrecen sus propios servicios de lotería.

Sin duda, el juego de azar más sofisticado es la máquina de tragaperras. La primera tragaperras fue inventada en 1891, y consistía en un avanzado mecanismo integrado en 5 tambores con 10 cartas cada uno. Con la evolución de la tecnología, aparecieron máquinas con menos rodillos y diseños más avanzados. Finalmente, hoy en día, gracias a los avances tecnológicos existen las tragaperras online, uno de los principales atractivos de los casinos online, tan en boga en la actualidad.

Máquina tragaperras Rotamint de 1960 (Stahlkocher/CC BY-SA 3.0)

Máquina tragaperras Rotamint de 1960 (Stahlkocher/CC BY-SA 3.0)

El juego de la ruleta, tal y como lo conocemos hoy en día, fue inventado en Francia por Blaise Pascal mientras llevaba a cabo sus investigaciones sobre la teoría de la probabilidad en el siglo XVII. La primera ruleta no tenía ceros, ya que su propósito era meramente para la distracción, y no fue hasta 1843 cuando este juego llegó al Casino Montecarlo, que recompensaría con dinero al jugador cuya bola cayese en el número 0.

Como podemos ver, la diversión y el juego no son cosas nuevas, sino parte de la historia de la humanidad. ¿Cuáles y cómo serán los juegos del futuro?

Imagen de portada: Conjunto de tabas (Gallopca/CC BY-SA 3.0)

Siguiente Artículo