All  
Durante la Era de los Descubrimientos, los primeros exploradores de Europa se encontraron con personas altas e historias de personas grandes en todo Norte y Sudamérica. Fuente: Stanisic Vladimir / Adobe Stock

Primeros encuentros con las antiguas culturas americanas

Hace más de 500 años, los monarcas europeos comenzaron a enviar a sus navegantes más magistrales a los confines del planeta, marcando el comienzo de la Era de los Descubrimientos. Los viajes épicos ocurrieron a través de océanos vastos y traicioneros alimentados por el celo del descubrimiento, la codicia de la conquista y los vientos tempestuosos de los siete mares. A su regreso, estos primeros exploradores presentaron a sus reyes y reinas informes detallados y maravillosos sobre flora, fauna, especias, minerales y ciudades perdidas exóticas. Los encuentros con los nativos eran otro elemento estándar de estos informes de expedición, a veces pacíficos y a veces hostiles. Cada uno de estos elementos era completamente esperado, cada uno, excepto uno: los enigmáticos encuentros de los primeros exploradores con los inusuales nativos de las tierras que "descubrieron".

Fernando de Magallanes, de los primeros exploradores en sortear el globo, y su barco en un sello postal búlgaro. (Vic / Adobe Stock)

 

 

Fernando de Magallanes, de los primeros exploradores en sortear el globo, y su barco en un sello postal búlgaro. (Vic / Adobe Stock)

Exploradores tempranos: Ferdinand Magellan y Antonio Pigafetta

El capitán Fernando de Magallanes, nacido en Portugal y comisionado por la corona española, puede ser el más famoso de todos los primeros exploradores. Su circunnavegación del globo fue la primera en la historia registrada y podría decirse que es el mayor viaje por mar en la Era de los Descubrimientos. Entre 1519 y 1522 d.C., la intrépida tripulación de la carraca, acertadamente llamada "La Victoria", rodeó el extremo sur de América del Sur. Llamaron a esta tierra Patagonesla pata española que significa pie, por lo tanto, este nombre significa "la tierra de los pies grandes". Según las crónicas oficiales, minuciosamente grabadas por Antonio Pigafetta, al acercarse a la orilla de esta extraña tierra, presenciaron a un hombre gigante, desnudo, bailando y ungiéndose con pólvora. Un miembro de la tripulación fue enviado a tierra para hacer contacto y lo hizo imitando los gestos del gigante. 

La Primera Cuenta "Patagonia"

"Cuando el gigante estaba en casa del capitán general y en nuestra presencia, se maravilló mucho e hizo señas con un dedo levantado hacia arriba, creyendo que habíamos venido del cielo. Era tan alto que llegamos solo hasta su cintura y estaba bien proporcionado".

Los exploradores iniciaron el contacto con la tribu del gigante y les ofrecieron regalos de comida y bebida, y se hizo una nota de que estaban completamente aterrorizados cuando vieron un espejo. Después de un par de semanas, los exploradores intentaron secuestrar a dos de ellos para llevarlos a casa como evidencia de su enigmático encuentro; sin embargo, los dos que capturaron perecieron y fueron eliminados durante la larga odisea de regreso a España. Los historiadores modernos minimizan este relato acusando a Pigafetta de exageración, pero aparte de esta pequeña fracción, la totalidad de la crónica de la circunnavegación es aclamada como exquisitamente precisa.

Sir Francis Drake también rodeó el mundo y conoció a extraños nativos en la Patagonia. (Vic / Adobe Stock)

Sir Francis Drake también rodeó el mundo y conoció a extraños nativos en la Patagonia. (Vic / Adobe Stock)

Primeros exploradores: Sir Francis Drake elude el mundo

Luego, en 1579, el explorador inglés Sir Francis Drake completó la segunda circunnavegación en la historia registrada. El cronista y capellán de barco de su expedición, Francis Fletcher, registró observaciones similares de los patagónicos. El primer relato detallado de la circunnavegación de Drake se publicó en 1628: The World Encompassed, escrito por el propio sobrino de Drake que llevaba el mismo nombre. En él, escribe:

"No se engañó del todo Magallanes al nombrarlos gigantes; porque generalmente difieren de la clase común de hombres, tanto en estatura como en fuerza de cuerpo; como también en el horror de su voz; pero sin embargo, no son tan monstruosos ni tan gigantes como se les informó; habiendo algunos ingleses, tan altos, como el más alto de todos los que pudimos ver, pero tal vez, los españoles no pensaron, que ningún inglés vendría allí para reprenderlos; y entonces podría presumir de mentir con más osadía: el nombre Patagones, cinco codos (siete pies y medio) [2.3 metros], que describe la altura total (si no un poco más) del más alto de ellos. Pero esto es cierto, que las crueldades españolas allí empleadas, los secuestros de Magallanes, los han vuelto más monstruosos, en mente y modales, que en cuerpo; y más inhóspito; para tratar con los extraños, que vendrán después". 

Análisis de cuentas y acusaciones

Tras el análisis de estos relatos y las acusaciones en ellos, es interesante que el sobrino de Drake sugiera que los exploradores anteriores fueron exagerados, pero en las mismas páginas, extremadamente largas, confirma la existencia de una tribu anormalmente grande de nativos que medían 2,3 metros de altura y que tenían voces "horribles".

Drake, el sobrino, parece mucho más preocupado por un ataque a Magallanes y Pigafetta que por la afirmación que se hizo esencialmente durante las experiencias de su propio tío. En otras palabras, si estos habitantes tenían diez pies (3 metros) o siete y medio pies (2.3 metros) de altura es una cuestión de mera semántica. Y los dos primeros exploradores, ambos de una credibilidad irrefutable, se encontraron con tribus de seres humanos extremadamente altos y poderosos que habitaban en la naturaleza patagónica.

El primer explorador Jacob Le Maire de la India Occidentales de Antonio de Herrera. (Universidad de Cornell: visiones del sudeste asiático / dominio público)

El primer explorador Jacob Le Maire de la India Occidentales de Antonio de Herrera. (Universidad de Cornell: visiones del sudeste asiático / dominio público)

Otros encuentros extraños vividos por los primeros exploradores

En 1615, los navegantes holandeses Willem Schouten y Jacob Le Maire estaban completando su propia circunnavegación del mundo, mientras trabajaban en la East India Trading Company. Estos exploradores informaron sobre el descubrimiento de una antigua tumba que contenía huesos de seres humanos extraños que, según sus cálculos, debían medir unos once pies (3.4 metros) de altura.

En la década de 1590 d.C., un marinero inglés llamado William Adams tomó nota de un violento enfrentamiento entre la tripulación de su barco holandés y los enormes nativos de las islas más australes de Chile.

Y en la década de 1580 d.C., el aventurero inglés Anthony Knivet regresó a casa después de sobrevivir a un gran viaje a las profundidades de América del Sur, y en su relato, afirmó haber presenciado los cadáveres de gigantes muertos que medía doce pies (3.7 metros) de alto. 

Más allá de la Patagonia: otros informes enigmáticos de exploradores

Estos enigmáticos encuentros no fueron aislados de la Patagonia. De hecho, informes similares continuaron regresando a Europa a través de una amplia gama de exploradores tempranos que abarcan todo el período de la Era de los Descubrimientos. Tanto es así, que en muchos de los primeros mapas del "Nuevo Mundo" la masa de tierra se denomina Regio Gigantum "la región de los gigantes".

América del Norte está inundada de informes tempranos de habitantes gigantes y siglos después de la Era del Descubrimiento, estos informes parecen estar confirmados por los cientos de relatos de esqueletos enormes y anómalos que fueron desenterrados de las miríadas de túmulos de entierro y efigies (pero ese es otro tema todos juntos).

A monument dedicated to the explorer Álvar Núñez Cabeza de Vaca in Houston, Texas. (No machine-readable author provided. Ealmagro assumed (based on copyright claims) / CC BY-SA 4.0)

Un monumento dedicado al explorador Álvar Núñez Cabeza de Vaca en Houston, Texas. (No se proporcionó autor legible por máquina. Ealmagro asumió (basado en reclamos de derechos de autor) / CC BY-SA 4.0)

Cuenta Conquistador #1

En la década de 1520 d.C., el soldado y conquistador español Pánfilo de Narváez dirigió una campaña desastrosa en lo que hoy es el norte de Florida. La invasión estaba condenada al fracaso debido a la falta de suministros y a los miembros de la tripulación amotinados. Finalmente, fueron devastados por enfermedades combinadas con ataques de los nativos.

Uno de los miembros de la tripulación de Narváez que logró sobrevivir fue un joven oficial llamado Alvar Núñez Cabeza de Vaca quien, junto con algunos otros resistentes sobrevivientes, viajó en balsa desde Florida hasta la costa de Texas.

En el diario de Vaca, describe un encuentro violento que los soldados tuvieron con gigantes nativos mientras cruzaban un lago a bordo de su embarcación improvisada. "Cuando intentamos cruzar el lago, sufrimos un fuerte ataque de muchos indios gigantes escondidos detrás de los árboles. Algunos de nuestros hombres resultaron heridos en este conflicto para el que no sirvió la buena armadura que llevaban. Los indios que habíamos visto hasta ahora son todos arqueros. Van desnudos, son grandes de cuerpo y aparecen a la distancia como gigantes. Son de proporciones admirables, muy sobrias y de gran actividad y fuerza. Los arcos que usan son tan gruesos como el brazo, de once o doce palmas de longitud, que descargan a doscientos pasos con tanta precisión que no pierden nada".

Un retrato de Hernando de Soto que viajó por Florida y Alabama. (Grabado de Juan Brunetti por dibujo de José Maea / Dominio público)

Un retrato de Hernando de Soto que viajó por Florida y Alabama. (Grabado de Juan Brunetti por dibujo de José Maea / Dominio público)

Cuenta Conquistador #2

En octubre de 1540, el conquistador Hernando de Soto condujo a sus hombres a lo que es la Alabama actual, donde se encontraron con una tribu de lo que parecían haber sido nativos típicos, gobernados por un jefe supremo de gran estatura física llamado Tuskaloosa.

Rodrigo Ranjel, miembro del partido de De Soto, relató el encuentro en su diario. "El cacique estaba en una especie de balcón sobre un montículo a un lado de la plaza, la cabeza cubierta por una especie de cofia como el almaizal, de modo que su tocado era como el de un moro lo que le daba un aspecto de autoridad; también llevaba un pelote o manto de plumas hasta los pies, muy imponente; estaba sentado en unos altos cojines, y muchos de los principales hombres de sus indios estaban con él. Era tan alto como ese Tony (Antonico) del Emperador, la guardia de nuestros señores, y bien proporcionado, una hermosa y hermosa figura de hombre. Y aunque el Gobernador (de Soto) entró en la plaza y se apeó de su caballo y se acercó a él, no se levantó, sino que permaneció pasivo en perfecta compostura y como si hubiera sido un rey".

Portada de La verdadera historia de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, que cuenta sus relatos de exploración en la "Nueva España" del Nuevo Mundo, publicada en 1632. (Biblioteca John Carter Brown / Dominio público)

Portada de La verdadera historia de la conquista de la Nueva España de Bernal Díaz del Castillo, que cuenta sus relatos de exploración en la "Nueva España" del Nuevo Mundo, publicada en 1632. (Biblioteca John Carter Brown / Dominio público)

Cuenta Conquistador #3

Bernal Díaz del Castillo fue un conquistador que, bajo el mando de Hernán Cortés, participó en la conquista española de los aztecas en México. En su propia crónica: "La Verdadera Historia de la Conquista de Nueva España", hay un relato de sus comunicaciones con los indios nativos tlaxcaltecas que les contaron su tradición de una raza de gigantes que previamente había habitado la tierra antes de que sus antepasados​​los desplazaran.

"Dijeron que sus antepasados ​​les habían dicho que hombres y mujeres muy altos con huesos enormes alguna vez habitaron entre ellos. Pero como eran un pueblo muy malo con malas costumbres, habían peleado contra ellos y los habían matado, y los que habían quedado murieron. Y para mostrarnos cuán grandes habían sido estos gigantes, nos trajeron el hueso de la pierna de uno, que era muy grueso y de la altura de un hombre de tamaño normal, y era un hueso de la pierna desde la cadera hasta la rodilla. Me medí contra él, y era tan alto como yo, aunque tengo una estatura razonable. Trajeron otros trozos de hueso del mismo tipo, pero todos estaban podridos y devorados por la tierra. Todos estábamos asombrados por la vista de estos huesos y estábamos seguros de que debía haber gigantes en esa tierra".

Nueva evidencia muestra que la Patagonia se colonizó antes que Alaska

Saliendo de la Era del Descubrimiento por un momento, es objetivamente razonable considerar que, si estos informes son realmente válidos, debe haber evidencia arqueológica o antropológica adicional. Y si no lo hay, eso arroja serias dudas sobre las cuentas.

En 1897, el explorador estadounidense Frederick Albert Cook se asoció con el misionero Thomas Bridges para estudiar las misteriosas tribus ona y yahgan de la Patagonia. Durante esta investigación antropológica, fotografiaron a un hombre Ona que medía 2.23 metros (siete pies y cuatro pulgadas) de altura. Además, la costumbre del hombre era ir desnudo. Esta fotografía titulada simplemente "Ona Man" existe en la Biblioteca del Congreso para que todos la vean.

Las excavaciones arqueológicas recientes en el sur de Chile han estado cambiando silenciosamente las nociones preconcebidas sobre la historia de la región. El distinguido arqueólogo y antropólogo estadounidense Tom Dillehay, de la Universidad de Vanderbilt, ha descubierto evidencia de una habitación en el sur de Chile que se remonta al 31.000 a.C. Este sitio está ubicado a unas 8.000 millas (12,874 km) al sur del Estrecho de Bering (que une Alaska y Rusia), y esencialmente prueba que la cultura Clovis, que cruzó el puente terrestre aproximadamente en el año 20.000 a.C., no fueron los primeros habitantes de las Américas. 

Conclusiones

Hasta ahora, Dillehay no ha publicado ningún descubrimiento de restos humanos excavados en estos sitios antiguos en el sur de Chile, pero la fotografía de Cook es una confirmación bastante convincente, sin mencionar la amplia variedad de informes de los primeros exploradores.

Y luego están los relatos intrigantes de los primeros arqueólogos estadounidenses que, según los informes oficiales de la Oficina de Etnología, todos indican la presencia de humanos genéticamente únicos presentes en las Américas antes de la llegada de los nativos americanos, quienes, por cierto, también confirman esto en sus tradiciones orales.

Una cosa es segura, muchas pistas de la historia humana permanecen ocultas y esperan ser descubiertas en la Patagonia. Este desconcertante caleidoscopio de historia, leyenda y ciencia física también cristaliza la relación íntima entre la historia y la mitología: no son opuestos mutuamente excluyentes (un concepto verdaderamente primitivo). La definición de historia es un relato del pasado.

Por lo tanto, cuando se trata de historia y mitología existe un espectro, con pura ficción por un lado y hecho por el otro, con una infinita variedad de perspectivas e interpretaciones en el medio.

Imagen de Portada: Durante la Era de los Descubrimientos, los primeros exploradores de Europa se encontraron con personas altas e historias de personas grandes en todo Norte y Sudamérica. Fuente: Stanisic Vladimir / Adobe Stock

Autor: Mark A. Carpenter

Referencias

Cornelison, Willem. The Relation of a Wonderful Voyage made by Willem Cornelison Schouten of Horne. Showing how South from the Straights of Magellan in Terra Delfuego: he found and discovered a new passage through the great South Seas, and that way sailed round about the world. London: Imprinted by T.D. for Nathanael Newbery. 1619.

Díaz del Castillo, B., Burke, J., & Humphrey, T. (2012). The True History of the Conquest of New Spain. Indianapolis, Indiana: Hackett Pub.

Drake, Francis (1628), The World Encompassed by Sir Francis Drake: being his next voyage to that to Nombre de Dios Elibron, Classics series, Issue 16 of Works issued by the Hakluyt Society, Adamant Media Corporation.

Mithen, S. After the Ice: A Global Human History 20,000-5000 BC. Orion Books, 2003.

Ranjel, Rodrigo. "A Narrative of de Soto's Expedition based on the Diary of Rodrigo Ranjel". Edward G. Bourne (trans.). 1554. Archived from the original on 2009-03-17. /20th century translation

Pigafetta, Antonio. Magellan's Voyage Around the World (1906 ed.). tr. James Alexander Robertson.

Imagen de ancient-origins

Ancient-Origins

En Ancient-Origins.es creemos que uno de los más importantes campos del conocimiento que podemos estudiar como seres humanos es el de nuestros propios orígenes. Y si bien algunos pueden parecer satisfechos con ellos, nuestra opinión es que existe un gran... Lee mas
Siguiente Artículo