All  
Hasta ahora, se han excavado 22 pozos en Zultépec-Tecoaque, lo que arroja abundante evidencia de violencia y matanza hace 500 años.

Restos carbonizados revelan el final ultraviolento de Zultépec-Tecoaque

Los arqueólogos en el sitio de excavación de Tecoaque cerca de Calpulalpan en México han descubierto 24.000 huesos relacionados con los eventos de sacrificio y matanza por venganza de hace 500 años, que llevaron a Zultépec-Tecoaque a un sangriento final.

Hoy Calpulalpan, o Ciudad Heroica de Calpulalpan, es la capital del Municipio Homónimo ubicado al oeste del estado de Tlaxcala. El pueblo Acolhua fue una cultura mesoamericana que llegó al Valle de México alrededor del año 1200 d.C., y fue un importante aliado político de la antigua Triple Alianza Mesoamericana que fue fundada en 1428 d.C., por Tenochtitlán, Tetzcoco y Tlacopan. Esta estructura de poder indígena llegó a su fin hace 500 años este año, con la conquista española de 1521 d.C., y un ataque de asesinato por venganza que enviaría ondas de choque a todo el mundo conocido.

 

 

Cada año, el pueblo acolhua de Zultépec, que luego fue rebautizado como Tecoaque, adoraba al dios azteca del fuego Xiuhtecuhtli en Izcalli, el mes culminante del calendario mesoamericano. Sin embargo, esta tradición sucedió por última vez hace 500 años este año, en 1521 d.C.

En un acto único de resistencia a los españoles, los habitantes de Zultépec habían capturado una caravana de personas y animales pertenecientes al conquistador español, funcionario colonial y explorador Pánfilo de Narváez. Luego procedieron a masacrar y sacrificar a sus cautivos en fechas seleccionadas en el calendario ritual durante ocho meses. Esto generó un castigo de los españoles que será recordado como uno de los actos de venganza más brutales y fríos de la historia.

Las excavaciones revelan la venganza española contra la gente de Zultépec-Tecoaque. (Melitón Tapia / INAH)

Las excavaciones revelan la venganza española contra la gente de Zultépec-Tecoaque. (Melitón Tapia / INAH)

Ojo por ojo, incluso si todos nos quedamos ciegos

En 1632, el cronista Bernal Díaz del Castillo escribió: "Historia verdadera de la conquista de la Nueva España" en la que decía que al conquistador Gonzalo de Sandoval se le ordenó "destruir y devastar una gran población, sujeta a esta ciudad de Tesuico (Texcoco), que limita con los términos de la provincia de Tascaltecal (Tlaxcala)". A Sandoval se le ordenó destruir el asentamiento porque los indígenas habían matado a cinco hombres a caballo y cuarenta y cinco personas que venían de la Villa de la Vera Cruz a la ciudad de Tenochtitlán.

Ahora, un equipo multidisciplinario de investigadores del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) ha investigado 22 pozos y estructuras en la carretera principal de Calpulalpan. Lo que descubrieron es testimonio de la represalia llevada a cabo por Sandoval, en herencia de su señor colonial, Hernán Cortés. El director del sitio arqueológico, Enrique Martínez Vargas, dijo en el comunicado del INAH que la represalia contra los Zultépec tenía que emprenderse a principios de marzo de 1521. Es por eso que los hechos son particularmente significativos ahora en 2021, un año que marca 500 años desde la caída de la capital Tenochca.

Los huesos descubiertos en Zultépec-Tecoaque muestran que mujeres y niños fueron asesinados y mutilados. (INAH)

Los huesos descubiertos en Zultépec-Tecoaque muestran que mujeres y niños fueron asesinados y mutilados. (INAH)

Zultépec-Tecoaque Masacre primero a mujeres y niños

Los profesores Enrique Martínez Vargas y Ana María Jarquín Pacheco llevan las últimas tres décadas estudiando a la población de Zultépec y dicen que "se incrementó luego de la captura de la caravana, ya que la gente de Tenochtitlán llegó para participar en los sacrificios de los cautivos". La ciudad estaba poblada por unos cinco mil habitantes en el momento de los sacrificios masivos.

Temiendo represalias por parte de Gonzalo de Sandoval por el asesinato sistemático y el sacrificio de los cautivos españoles, los Acolhuas de Zultépec, comenzaron a tapar las áreas residenciales de la aldea cerca de la carretera principal y, presas del pánico, escondieron a sus víctimas asesinadas en los 22 pozos de la ciudad.

Hasta ahora, los arqueólogos han recuperado 25.000 piezas de hueso, incluidos huesos humanos de cautivos sacrificados, que habían sido modificados como trofeos y enterrados apresuradamente con esculturas de arcilla de deidades prehispánicas. Quizás el aspecto más llamativo de su trabajo se descubrió en un tramo de carretera a las afueras del pueblo. Los dos investigadores descubrieron los restos de un grupo de mujeres indígenas que habían estado protegiendo frenéticamente algo del ataque de un grupo de soldados españoles montados, vestidos con ropas y disparando armas. Debajo de las mujeres se descubrieron los restos rotos de un grupo de niños de entre 5 y 9 años, dando respuesta a qué era lo que las mujeres habían muerto protegiendo.

Cuando atacaron Zultépec-Tecoaque, los españoles también quemaron templos y decapitaron deidades. (Melitón Tapia / INAH)

Cuando atacaron Zultépec-Tecoaque, los españoles también quemaron templos y decapitaron deidades. (Melitón Tapia / INAH)

Intercambio cultural a punta de lanza

Como en todas las guerras, batallas y conquistas, siempre hay un pequeño espacio para la humanidad. El arqueólogo Martínez Vargas encuentra curioso que el equipo haya encontrado evidencias que apuntan a la "convivencia entre los acolhuas de Zultépec y los prisioneros de la caravana", llegando incluso a sugerir que los cautivos "eran sus invitados". Esta conclusión se deriva de una serie de modificaciones que se realizaron en las viviendas del pueblo para albergar a los presos extranjeros, por ejemplo, se construyeron muros con estilos constructivos europeos: sugiriendo a Martínez Vargas que se había producido un "intercambio cultural". 

El término "intercambio cultural" evoca imágenes de ingeniosos prisioneros españoles que se ganan a sus captores tribales y les enseñan tradiciones europeas. Sin embargo, los cautivos fueron sacados uno por uno y desollados vivos, durante varios días, e incluso se encontraron con destinos mucho peores. Y aunque algunos de los cautivos podrían haber estado construyendo muros, todos escuchaban los escalofriantes gritos de muerte de sus amigos y familias que cortaban los bosques mientras sus cuellos eran cortados lentamente en nombre de Xiuhtecuhtli. Cualquier intercambio cultural, por lo tanto, muy probablemente, ocurrió en la punta de una lanza.

Imagen de portada: Hasta ahora, se han excavado 22 pozos en Zultépec-Tecoaque, lo que arroja abundante evidencia de violencia y matanza hace 500 años. Fuente: Melitón Tapia / INAH

Autor: Ashley Cowie

Siguiente Artículo