All  
Estatua de El Cid de Anna Hyatt Huntington en Audubon Terrace frente a la biblioteca de la Hispanic Society en la ciudad de Nueva York.

El Cid: ¿Campeón cristiano o mercenario de los moros?

Rodrigo Díaz de Vivar, más conocido como El Cid, fue un caballero, líder militar y mercenario español del siglo XI. Esta figura se celebra como un campeón del cristianismo durante la Reconquista española. Si bien a menudo es difícil separar los hechos de la ficción, la realidad de su vida era bastante más compleja. Después de ser exiliado de la corte de Alfonso VI, pasó a ofrecer sus habilidades militares al mejor postor, sirviendo tanto a gobernantes cristianos como musulmanes durante toda su vida.

Un joven Rodrigo Díaz mostrando a su padre, Diego Laínez, la cabeza cortada del Conde Lozano, padre de su futura esposa Doña Jimena, en un cuadro de Juan Vicens Cots. (Dominio público)

 

 

Un joven Rodrigo Díaz mostrando a su padre, Diego Laínez, la cabeza cortada del Conde Lozano, padre de su futura esposa Doña Jimena, en un cuadro de Juan Vicens Cots. (Dominio público)

¿Lo que hay en un nombre? Sobre Convertirse en El Cid Campeador

El nombre El Cid es de hecho un título que probablemente los árabes le dieron a Rodrigo. Se ha especulado que el título tiene su origen en el árabe al-Sayyid, que significa "el Señor". Los castellanos, en cambio, se referían a él como El Campeador, que significa "el campeón". A veces, los dos títulos se combinan para formar El Cid Campeador. 

Nacido hacia 1040 en Vivar, un pequeño pueblo del norte de España no lejos de la ciudad de Burgos, el verdadero nombre de El Cid era Rodrigo Díaz de Vivar. Según los registros históricos, el padre de El Cid fue Diego Laínez, un noble menor del Reino de Castilla. Se sabe que Laínez fue cortesano, burócrata y que peleó en varias batallas como soldado de caballería. Curiosamente, el nombre de la madre de El Cid se pierde en la historia. Sin embargo, se sabe que pertenecía a una familia aristocrática. Además, se registra que era sobrina del diplomático castellano Nuño Álvarez de Carazo y de su esposa, Doña Godo.

Aunque la familia de El Cid se desempeñó como funcionarios de la corte, parece que solo eran funcionarios menores. Esto se ve, por ejemplo, en el hecho de que su padre solo confirmó un documento, su abuelo materno dos y su abuelo paterno solo cinco. Sin embargo, como miembros de la nobleza, la familia de El Cid disfrutaba de ciertos privilegios. Por ejemplo, el Cid recibió su primera educación en la corte castellana, donde estuvo al servicio de Sancho II, hijo de Fernando el Grande y futuro rey de Castilla. El Cid aprendió a leer y escribir, y recibió formación en el uso de las armas, la equitación y el arte de la persecución.

El famoso Juramento de Santa Gadea, donde Alfonso VI (visto aquí con una capa roja) juró sobre la Biblia que no estaba involucrado en el asesinato de su hermano Sancho II, con El Cid como testigo. (Dominio público)

El famoso Juramento de Santa Gadea, donde Alfonso VI (visto aquí con una capa roja) juró sobre la Biblia que no estaba involucrado en el asesinato de su hermano Sancho II, con El Cid como testigo. (Dominio público)

¿Después de la muerte de Fernando? División entre hermanos. La rivalidad entre hermanos.

La muerte de Fernando en 1065 provocó la división de su reino, ya que se dividió entre sus tres hijos. Sancho, como hijo mayor, recibió el Reino de Castilla mientras que sus dos hermanos, Alfonso (que luego se convertiría en Alfonso VI) y García, recibieron a León y Galicia respectivamente. Sancho, sin embargo, creía que el reino de su padre no debería haberse dividido y que como hijo mayor debería haber heredado todo el reino. 

En consecuencia, los tres hermanos hicieron la guerra entre sí, y El Cid, como vasallo de Sancho, lo apoyó y luchó por él. Algunos opinan que fue durante esta época cuando El Cid recibió su primer nombramiento militar, como abanderado, cargo que le dio el mando de las tropas castellanas.

A principios de 1072, Sancho había derrotado a sus dos hermanos, quienes huyeron a los tribunales de los musulmanes en busca de refugio. Sin embargo, Sancho no vivió mucho para saborear sus victorias, pues fue asesinado en octubre de 1072, cuando asediaba la ciudad de Zamora, que estaba en manos de Urraca, su hermana. Se ha especulado mucho sobre la prematura muerte de Sancho. 

La opinión más extendida es que el asesinato de Sancho fue orquestado por Alfonso y Urraca. Algunos incluso han llegado a sugerir que Alfonso y Urraca estaban en una relación incestuosa. En cualquier caso, la persona que más se benefició de la muerte de Sancho fue Alfonso, quien heredó el reino, ya que Sancho murió sin hijos.

Según una leyenda, la nobleza castellana, encabezada por El Cid y una docena de ayudantes del juramento, obligó a Alfonso a jurar públicamente frente a la iglesia de Santa Gadea en Burgos sobre las santas reliquias varias veces que no estuvo involucrado en el asesinato de Sancho. Si bien este incidente está registrado en las fuentes literarias de la vida de El Cid, es probable que haya sido un hecho ficticio, ya que no se menciona en documentos históricos contemporáneos relacionados con la vida tanto de Alfonso como de El Cid. Sin embargo, la historia es ampliamente creída y sirve para ilustrar el coraje de El Cid.

Rodrigo Díaz de Vivar (El Cid) se casó con Jimena Díaz en 1074. (Dominio público)

Rodrigo Díaz de Vivar (El Cid) se casó con Jimena Díaz en 1074. (Dominio público)

El Cid y su matrimonio con Doña Jimena Díaz

La sucesión de Sancho por Alfonso no auguraba nada bueno para El Cid, ya que el caballero fue relevado de su puesto de abanderado. Sin embargo, probablemente Alfonso conocía las capacidades de El Cid como líder militar y buscaba mejorar su relación. En 1074, El Cid contrajo matrimonio con Jimena Díaz, hija del Conde de Oviedo, familiar del propio Alfonso. El matrimonio pudo haber sido idea de Alfonso y probablemente tenía como objetivo enmendar su relación con El Cid. 

Una vez más, nos encontramos con el entrelazamiento de la realidad y la ficción. Una versión alternativa de los eventos, basada en un romance de las afirmaciones de que el Cid había matado al padre de Jimena en la batalla, después de lo cual se fue a la corte de Fernando para obtener reparación. Esto fue negado por el rey, por lo que Jimena solicitó la mano del Cid en su lugar, que fue concedida por el rey. Es poco probable que esta fantástica historia sea cierta, ya que Ferdinand había muerto en 1065, nueve años antes de que tuviera lugar el matrimonio.

Se registra que El Cid y Jimena tuvieron tres hijos: Cristina, María y Diego Rodríguez. Ambas hijas de El Cid se casaron con familias de alta nobleza. Como resultado de estos matrimonios, el estatus social de El Cid aumentó aún más. Su hijo, por otro lado, se registra que fue asesinado en la batalla de Consuegra en 1097, mientras luchaba contra los musulmanes almorávides que estaban invadiendo el norte de África. 

En el poema épico de ficción El Cantar de mío Cid, el rey dispuso que las hijas de El Cid se casaran con los príncipes de Carrión, pero las golpearon y las dieron por muertas. El rey obliga a los príncipes a devolver la dote y las hijas del Cid se casan con los príncipes herederos de Navarra y Aragón. (Dominio público)

En el poema épico de ficción El Cantar de mío Cid, el rey dispuso que las hijas de El Cid se casaran con los príncipes de Carrión, pero las golpearon y las dieron por muertas. El rey obliga a los príncipes a devolver la dote y las hijas del Cid se casan con los príncipes herederos de Navarra y Aragón. (Dominio público)

Exilio de la corte de Alfonso y convertirse en mercenario

Curiosamente, aunque El Cid es mejor recordado como guerrero y líder militar, también había servido a Alfonso como administrador. Era juez y mantenía un archivo personal que contenía copias de las cartas que enviaba por correo e importantes diplomas que firmó mientras se desempeñaba en la administración de Alfonso. Las cordiales relaciones entre El Cid y Alfonso, sin embargo, no duraron. En 1079, El Cid participó en la Batalla de Cabra, que se libró entre Granada y Sevilla, dos estados musulmanes. Aunque El Cid obtuvo la victoria para su lado, su expedición no autorizada no le sentó nada bien a Alfonso, lo que lo llevó al exilio.

Aunque esta es la razón más comúnmente aceptada para el exilio de El Cid, también puede haber otros factores. Por ejemplo, el ascenso de El Cid a la corte de Alfonso puede haber despertado los celos de otros nobles, quienes luego persuadieron a Alfonso de que exiliara a El Cid. También es plausible que Alfonso todavía le guardara rencor al Cid, ya que, al fin y al cabo, había sido partidario de su hermano Sancho. También se ha afirmado que El Cid fue acusado de embolsarse parte del tributo de Sevilla y que tenía tendencia a insultar a los poderosos.

Como consecuencia de su exilio, El Cid se convirtió en mercenario y estuvo dispuesto a servir tanto a gobernantes cristianos como musulmanes, siempre que le pagaran. En 1081, por ejemplo, El Cid entró al servicio de Yusuf al-Mutamin, que gobernaba la Taifa de Zaragoza, uno de los principados musulmanes. Antes de eso, había ofrecido sus servicios a Ramón Berenguer II y Berenguer Ramón II, los gobernantes gemelos de Barcelona. Cuando sus servicios fueron rechazados por los condes, El Cid se fue a Zaragoza y encontró trabajo en al-Mutamin. 

Por cierto, en 1067, el Cid, estando todavía al servicio de Sancho, asedió Zaragoza, que estaba gobernada por el padre y antecesor de al-Mutamin, al-Muqtadir. El gobernante de Zaragoza fue derrotado y se convirtió en vasallo de Sancho. En cualquier caso, El Cid sirvió bien a su nuevo maestro, ya que defendió con éxito Zaragoza de los ataques de al-Mutamdhir, Sancho I de Aragón y Ramón Berenguer II. 

La conquista de Toledo por Alfonso VI en mayo de 1085 representada en un banco de cerámica en la Plaza de España de Sevilla. (Carlos V de Habsburgo / CC BY-SA 3.0)

La conquista de Toledo por Alfonso VI en mayo de 1085 representada en un banco de cerámica en la Plaza de España de Sevilla. (Carlos V de Habsburgo / CC BY-SA 3.0)

Regreso a la Corte de Alfonso. ¿Pero por qué?

Sorprendentemente, en 1087 El Cid estaba una vez más en la corte de Alfonso. El año anterior los almorávides habían invadido España en respuesta a un desesperado pedido de ayuda del gobernante musulmán de Sevilla. Mientras El Cid se desempeñaba como mercenario en Zaragoza, Alfonso se afanaba en fortalecer su reino. Alfonso se había vuelto tan fuerte que pudo obtener un gran tributo de las diversas taifas musulmanas, a cambio de protección contra sus otros enemigos. 

El plan a largo plazo de Alfonso era debilitar a estos estados musulmanes drenando sus riquezas, para que finalmente entregaran su independencia a los castellanos sin luchar. Los tributos exigidos por Alfonso hicieron que los gobernantes musulmanes de España gravaran fuertemente a sus súbditos, lo que a su vez provocó el descontento popular entre la gente común. Esta inestabilidad tuvo consecuencias nefastas para las taifas, como se evidencia en la rendición de Toledo a Alfonso en mayo de 1085.

En su desesperación, al-Mu'tamid, el gobernante de Sevilla, buscó la ayuda de Yusef I, el gobernante almorávide. El día 23 del mes de octubre 1086, los almorávides y los árabes aliados derrotaron a Alfonso en la batalla de Sagrajas (o Zallaqa en árabe). Los cristianos fueron derrotados de manera tan decisiva que Alfonso pudo escapar con solo 500 caballeros. Esta derrota aterrorizó tanto a Alfonso que convocó al Cid a su corte. 

Los hechos que siguieron al regreso de El Cid a la corte de Alfonso no están claros. Se sabe, sin embargo, que no permaneció mucho tiempo en la corte de Alfonso, ya que regresó a Zaragoza poco después de su regreso a Castilla. Además, el Cid no ayudó a Alfonso en su guerra contra los almorávides, incluso cuando parecía que estos últimos estaban a punto de conquistar toda la España cristiana. Lo más importante es que El Cid tenía sus propios planes: conquistar Valencia por sí mismo.

Tras su conquista de Valencia en 1094, El Cid ordenó la ejecución de Ibn Jahhaf y aliados almorávides. (Erica Guilane-Nachez / Adobe Stock)

Tras su conquista de Valencia en 1094, El Cid ordenó la ejecución de Ibn Jahhaf y aliados almorávides. (Erica Guilane-Nachez / Adobe Stock)

La conquista de Valencia por parte del Cid al dominio almorávide

En ese momento, Valencia estaba bajo dominio musulmán. De hecho, la ciudad había estado en manos de los musulmanes desde el siglo VIII d.C. Sin embargo, a finales del siglo XI, la taifa estuvo bajo la influencia de los condes de Barcelona y este fue el primer obstáculo al plan del Cid de hacerse dueño de Valencia. En mayo de 1090, El Cid derrotó y capturó a Ramón Berenguer II en la Batalla de Tébar. Posteriormente, el hijo de Ramón Berenguer II, Ramón Berenguer III, se casó con la hija de El Cid, María. Estas acciones debilitaron la influencia de Barcelona en Valencia y evitaron futuros conflictos entre El Cid y Barcelona.

Con el Conde de Barcelona fuera del camino, El Cid podría estrechar su control sobre Valencia. En 1092, Ibn Jahhaf, el juez superior de Valencia, se rebeló contra su maestro al-Qadir y lo mató. Ibn Jahhaf contó con el apoyo de los almorávides. El Cid aprovechó la oportunidad para sitiar Valencia. La ciudad resistió hasta mayo de 1094 antes de que Ibn Jahhaf se rindiera a El Cid. Para persuadir al ex juez superior de que se rindiera, El Cid hizo un pacto con él, haciéndole creer que no sería castigado por su rebelión y asesinato de al-Qadir. Sin embargo, cuando Ibn Jahhaf se rindió, fue arrestado y se le ordenó que lo quemaran vivo.

El Cid era ahora el gobernante de Valencia y gobernó la ciudad hasta su muerte en 1099. Aunque nominalmente tenía Valencia para Alfonso, El Cid era de hecho un gobernante independiente en todo menos en el nombre. Los almorávides intentaron sacar al Cid de Valencia en 1094 y 1097, pero fracasaron en ambas ocasiones. Según una leyenda, los almorávides decidieron volver a atacar Valencia cuando se enteraron de que El Cid había muerto. Jimena, que había sucedido a su marido, hizo amarrar el cuerpo de El Cid a su caballo y se lanzó a la batalla. Cuando el enemigo vio que El Cid todavía estaba "vivo", se llenó de terror y abandonó el campo de batalla. Sin embargo, tres años después de la muerte de El Cid, Valencia fue reconquistada por los musulmanes.

El Cid fue enterrado originalmente en el Monasterio de San Pedro de Cardeña en Castilla. Más tarde, sin embargo, fue reingresado en la Catedral de Burgos, donde aún permanece hoy. El Cid es posiblemente una de las figuras más famosas de España, su vida y leyenda se han adaptado a varios medios, incluidas obras literarias, poemas, epopeyas, obras de teatro y, en tiempos más recientes, películas, animaciones y videojuegos.

Imagen de portada: Estatua de El Cid de Anna Hyatt Huntington en Audubon Terrace frente a la biblioteca de la Hispanic Society en la ciudad de Nueva York. Fuente: Brocken Inaglory / CC BY-SA 3.0

Autor: Wu Mingren

Referencias

Frutos, A. M. 2021. Biography of El Cid: Life and Facts in Camino del Cid. Disponible en: https://en.caminodelcid.org/cid-history-legend/cid-history/

Gilliam, R. R. 2021. The Genius of El Cid in HistoryNet. Disponible en: https://www.historynet.com/the-genius-of-el-cid.htm

No name. No date. El Cid in New World Encyclopedia. Disponible en: https://www.newworldencyclopedia.org/entry/El_Cid

Oord, C. 2019. El Cid: The Iconic Warrior who Inspired a 1960s Hollywood Movie in War History Online. Disponible en: https://www.warhistoryonline.com/history/rodrigo-diaz-de-vivar-el-cid.html

Russell, P. E., 2020. El Cid in Britannica. Disponible en: https://www.britannica.com/biography/El-Cid-Castilian-military-leader

Sáez, E., 2021. Alfonso VI in Britannica. Disponible en: https://www.britannica.com/biography/Alfonso-VI

Snell, M., 2019. Biography of El Cid, Medieval Spanish Hero in ThoughtCo. Disponible en:  https://www.thoughtco.com/profile-of-el-cid-1788694

The Editors of Encyclopaedia Britannica, 1998. Sancho II in Britannica. Disponible en: https://www.britannica.com/biography/Sancho-II-king-of-Castile

Imagen de dhwty

Dhwty

DhwtySoy un estudiante universitario de la facultad de arqueología. Mis intereses incluyen interpretaciones convencionales" y "radicales" de datos arqueológicos/textos/ilustraciones. Creo que una visión larga y abierta pueda ayudar a mejorar la comprensión de nuestro pasado. Además, estos argumentos pueden llevar... Lee mas
Siguiente Artículo