All  
momia egipcia. Crédito: markrhhiggins/ Adobe Stock

Describiendo el Alma Humana Según los Antiguos Egipcios

La idea del alma humana ha fascinado a la humanidad durante miles de años. Las culturas de todo el mundo han tratado de explicar el alma o el espíritu en una amplia y fascinante variedad de formas.

El alma es a menudo un aspecto importante de la religión y está estrechamente relacionado con el más allá, la reencarnación y los reinos espirituales. Esto significa que el concepto del alma es parte integral de muchos sistemas de creencias y que en muchos casos las descripciones y explicaciones del alma son extensas y complejas.

Tanto para los religiosos como para los no religiosos, el alma sigue siendo un símbolo de sí mismo, y la idea de apostar o perder el alma se ha utilizado como argumento en historias durante generaciones. En algunas culturas, como las tribus cazadoras de cabezas en Indonesia, tomar la parte del cuerpo que se cree que alberga el alma de un enemigo es el mayor premio, al mismo tiempo que le niega a su enemigo la oportunidad de avanzar a una vida futura y robarle el poder del enemigo, el alma sirve para fortalecer su propia tribu o familia.

Los antiguos egipcios tenían sus propias ideas complejas sobre lo que constituye el alma humana, y sus creencias implicaban dividir el alma en nueve partes: Khat, Ba, Ren, Ka, Shuyet, Jb, Akh, Sahu y Sechem.

Ocho de estos fueron inmortales y pasaron a la otra vida y el noveno fue el cuerpo físico que quedó atrás. Todas las partes tenían sus propias funciones únicas, y al analizarlas es posible comprender más sobre lo que creían los antiguos egipcios.

Khat o Kha - El cuerpo

Los antiguos egipcios creían que la forma física en sí misma era parte del alma humana y llamaron a este elemento Khat o Kha. Era la nave habitada por el resto del alma en la Tierra. Esta es parte de la razón por la que la momificación se volvió tan importante para los antiguos egipcios: preservar el cuerpo físico en realidad era preservar una parte importante del alma.

Después de que una persona había muerto, aún se le hacían ofrendas al alma en su cuerpo físico porque se creía que el resto de su alma podía absorber sobrenaturalmente los beneficios y nutrientes de las ofrendas. El cuerpo era un vínculo con la esencia de la persona que una vez lo habitó, un concepto que se ve en muchas otras interpretaciones del alma.

Ba - La personalidad

El Ba es quizás lo más cercano que los antiguos egipcios tenían a las ideas modernas sobre el alma. Formaba todos los elementos de una persona que los hacían únicos.

Con la forma de un pájaro con cabeza humana, el Ba era la forma en que el alma podía moverse entre el reino mortal y el espiritual. Los egipcios creían que el Ba todavía viajaba entre ambos reinos ocasionalmente mientras una persona todavía estaba viva, pero que el viaje que hizo el Ba entre mundos aumentó significativamente después de la muerte.

Ba, parte del alma humana, en un facsímil de una viñeta del Libro de los Muertos. (A. Loro / Dominio público)

Ba, parte del alma humana, en un facsímil de una viñeta del Libro de los Muertos. (A. Loro / Dominio público)

Los Ba visitarían a los dioses y el reino espiritual, pero era esta parte del alma la que también frecuentaba los lugares que una persona amaba cuando aún estaban vivos, manteniendo un vínculo entre las partes del alma que habitaban entre las estrellas y el mundo. Khat y otros elementos del alma que habían quedado en la Tierra.

La idea de que el Ba pasaría tiempo en lugares que una persona amaba durante la vida también es similar a algunas ideas modernas sobre fantasmas y espíritus que permanecen en un lugar que una persona en particular amaba cuando estaban vivos. También se creía que el Ba estaba conectado físicamente al cuerpo y permanecería con el Khat cuando no estaba visitando otros lugares físicos o en comunión con los dioses.

Ren - El verdadero nombre

A los antiguos egipcios se les dio un nombre al nacer que se mantuvo en secreto para todos menos para los dioses. Este nombre se consideraba una parte extremadamente importante y poderosa del alma con la capacidad de destruir a una persona y su alma de forma permanente.

A lo largo de la vida, un individuo era conocido solo por un apodo para que nadie pudiera aprender su verdadero Ren y obtener los poderes que contenía, o la oportunidad y el conocimiento necesarios para destruirlo.

Mientras el Ren todavía existiera, un alma tenía el poder de seguir sobreviviendo. Mientras el embalsamamiento se completará correctamente y la momificación fuera exitosa, el Ren significaba que una persona y su alma existirían por la eternidad.

Mientras existió el Ren, el alma humana sobrevivió. (Jacktandy000 / CC BY-SA 4.0)

Mientras existió el Ren, el alma humana sobrevivió. (Jacktandy000 / CC BY-SA 4.0)

Una serie de textos que comenzaron alrededor del año 350 d.C llamado Libro de las Respiraciones compilaron los nombres de los antiguos egipcios y los escribieron físicamente para tratar de asegurar que sobrevivieran. El poder del nombre fue reconocido por la creación del cartucho, una forma especial de escribir un nombre dentro de una barrera mágica protectora, que se utilizó alrededor de los nombres reales.

Así como preservar el nombre, el Ren fue crucial para preservar el alma. Destruir el Ren era una forma de asegurarse de que un alma fuera destruida para siempre. Esta es parte de la razón por la cual algunos nombres de figuras odiadas como Akhenaton fueron eliminados ritualmente y destructivamente de monumentos y textos después de su muerte.

Ka - La esencia vital

El Ka era la esencia vital de una persona que distinguía entre la vida y la muerte. Los egipcios creían que la diosa de la fertilidad Heqet o la diosa del parto Meskhenet respiraban el Ka en un cuerpo en el momento del nacimiento. El Ka es lo que hizo al nuevo bebé verdaderamente vivo.

Creían que el Ka se sostenía durante toda la vida a través de la comida y la bebida. Creían que los Ka aún necesitaban alimento después de la muerte, razón por la cual los alimentos y bebidas se presentarían al Khat. No creían que el Ka todavía necesitara comer la comida físicamente, pero pensaban que los nutrientes eran absorbidos por el Ka de una manera sobrenatural después de la muerte.

Se desarrolló una especie de bandeja de ofrendas llamada Casa del Alma, que estaba hecha de arcilla en forma de casa para presentar las ofrendas al Ka. Algunos ejemplos sobrevivientes incluso tienen modelos de comida de arcilla en ellos, y se han utilizado como una forma de determinar cómo se vería una casa promedio en el antiguo Egipto.

Una casa de almas. (Geni / CC BY-SA 4.0)

Algunas personas creen que las Casas de Almas fueron pensadas como un lugar físico para que residieran los Ka, aunque no hay evidencia de esto, y es más probable que fueran simplemente una forma elaborada de presentar ofrendas de comida y bebida a los fallecidos.

Shuyet - La Sombra

Los antiguos egipcios creían que la sombra era en realidad una parte del alma de una persona. Siempre estuvo presente, y creyeron que contenía una parte de lo que hace que cada individuo sea único.

Como en muchas otras culturas, los egipcios también creían que la sombra estaba relacionada de alguna manera con la muerte. Se creía que el Shuyet era un sirviente de Anubis, el dios egipcio de la muerte y del más allá. Las representaciones físicas de los Shuyet eran de una figura humana sombreada completamente negra.

Anubis era el antiguo dios egipcio asociado con la momificación y los rituales funerarios, aquí atiende a una momia. (Jeff Dahl / Dominio público)

Algunas personas tenían una "Caja de sombras" entre sus artículos funerarios para que los Shuyet tuvieran un lugar donde habitar. En el Libro Egipcio de los Muertos se describe que el alma abandona la tumba del difunto durante el día en forma de sombra. Este Shuyet se considera solo una sombra de la persona que representa y no una manifestación mayor o destructiva del difunto en el ámbito físico.

Jb - El corazón

Tal como mucha gente todavía cree hoy, los antiguos egipcios veían el corazón como el hogar de la emoción humana. También se consideró el centro de pensamiento, voluntad e intención. Esto significaba que el Jb (corazón) era una parte muy importante del alma para ellos, y la palabra aparece en muchos dichos y expresiones en los escritos egipcios antiguos. Mientras que las expresiones en inglés a menudo se refieren al corazón como una metáfora, en los antiguos dichos egipcios, mencionar el corazón se refiere al corazón físico.

Como elemento del alma, el Jb era la parte que una persona solía obtener acceso a la vida futura. El corazón se pesaría en una balanza contra una pluma, la pluma de la verdad, y si el corazón pesara más que la pluma, a una persona se le negaría el acceso a la otra vida y su corazón sería devorado por un demonio llamado Ammit que fue descrito como un temible híbrido león-hipopótamo-cocodrilo.

Pesaje del corazón, el Jb del alma humana. (ISa1 / Dominio público)

Para preservar y proteger el Jb, el corazón se embalsamaría especialmente, y luego se colocaría junto con el resto del cuerpo junto con un escarabajo del corazón, que era un amuleto mágico destinado a evitar que el corazón diera demasiada información sobre una persona y pusiera en peligro su éxito. 

Akh o Ikhu - El Ser Inmortal

El Akh era una combinación mágica de los elementos Ba y Ka que representaban al ser inmortal iluminado después de la muerte. Esta unificación mágica de Ba y Ka solo sería posible si se realizaran los ritos funerarios correctos después de la muerte.

El Akh no se quedó con el Khat como lo hicieron muchos otros elementos del alma, vivió entre las estrellas con los dioses, aunque en ocasiones regresó al cuerpo si era necesario. Era una representación del intelecto, voluntad e intenciones de una persona.

El Akh también era el aspecto del alma que podía reconectarse a través de sus seres queridos al aparecer en sus sueños.

La literatura del antiguo Egipto incluía fantasmas del Sahu, la parte del "fantasma" del alma humana. (SteinsplitterBot / Public Domain)

A menudo se consideraba un espíritu vengativo y se podía culpar por cualquier mala fortuna. Incluso hay un ejemplo del Reino Medio de una carta que dejó un viudo en la tumba de su difunta esposa rogándole a Sahu que dejara de perseguirlo.

Sechem o Sekhem - Energía vital

El Sekhem era otro elemento del Akh. No se sabe mucho sobre el Sekhem, pero se consideraba una especie de energía vital del alma. El Sekhem estuvo presente en la otra vida después de que se emitió el juicio y el alma se consideró digna.

En el Libro de los Muertos, Sekhem se describe como un poder y el lugar en el que los dioses Horus y Osiris viven en el inframundo.

Hoja de un libro de los muertos. (Alonso de Mendoza / Dominio público)

El Sekhem también puede haber sido utilizado para controlar el entorno físico y los resultados de una persona y sus acciones. Al igual que el Akh, el Sekhem no residía con el Khat y el cuerpo físico, sino entre las estrellas con los dioses y las diosas.

La complejidad del alma

La forma en que los antiguos egipcios dividieron el alma es indicativo de lo importante que era para ellos. Era claramente algo en lo que se había pensado con gran cantidad de detalles, y era el quid de sus creencias sobre el más allá y cómo una persona podía alcanzarlo.

 

Sus creencias sobre el alma también dictaban la forma en que trataban un cuerpo después de la muerte. La momificación, una parte icónica de la cultura egipcia antigua, fue el resultado de sus creencias sobre el Khat y otras partes del alma que necesitaban un lugar para vivir.

Los nueve aspectos del alma también han influido en muchas otras partes de la cultura egipcia. Desde la eliminación violenta de nombres para destruir el Ren hasta la creación de textos como el Libro de los Muertos, el alma fue fundamental para gran parte de la cultura y la sociedad del antiguo Egipto.

Sin este complicado sistema de creencias, muchos de los artefactos que se han convertido en elementos icónicos y de renombre mundial de la cultura egipcia antigua no se habrían desarrollado, y el fascinante mundo que ha capturado muchas imaginaciones modernas puede haber dejado tesoros muy diferentes.

Imagen de Portada: momia egipcia. Crédito: markrhhiggins/ Adobe Stock

Autor Sarah P Young

Referencias

DeVille, E. 2018. According to Ancient Egypt, There Are 9 Parts Of The Human Soul. Awareness Act. [Online] Disponible en: https://awarenessact.com/according-to-ancient-egypt-there-are-9-parts-of-the-human-soul/
DeVille, E. 2018. The 9 Parts Of The Soul: An Understanding Of The Human Soul According To The Ancient Egyptians. Awareness Act. [Online] Disponible en: https://awarenessact.com/the-9-parts-of-the-soul-an-understanding-of-the-human-soul-according-to-the-ancient-egyptians/
Egyptology Online. 2001. the concept of the afterlife. [Online] Disponible en: https://web.archive.org/web/20080421124839/https://www.egyptologyonline.com/the_afterlife.htm
Ivan. Date Unknown. These are the 9 parts of the human soul according to Ancient Egypt. Ancient Code. [Online] Disponible en: https://www.ancient-code.com/these-are-the-nine-parts-of-the-human-soul-according-to-ancient-egypt/

 

Siguiente Artículo