All  
La población japonesa desciende del hombre de Minatogawa, representado aquí en una reconstrucción artística. Fuente: Teruya Yamamoto / Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia, Tokio

¿La población japonesa se originó con este hombre de Minatogawa?

Un nuevo informe científico publicado en Nature ha concluido que los japoneses modernos descienden del pueblo Minatogawa del Paleolítico. Esto se basa en un estudio de ADN de un ser humano de 20.000 años, con nombre en código Minatogawa 1, que fue descubierto en una cantera de piedra caliza en la prefectura japonesa de Okinawa en 1970.

Réplica del esqueleto del hombre de Minatogawa con vínculos de ADN con la población japonesa moderna. (Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia, Tokio)

 

 

Réplica del esqueleto del hombre de Minatogawa con vínculos de ADN con la población japonesa moderna. (Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia, Tokio)

Los orígenes de la población japonesa humana moderna

Los paleoantropólogos han asumido durante mucho tiempo que el hombre moderno (Homo sapiens) emigró por primera vez al este de África y a la China moderna alrededor del 50.000 a. C. La creencia popular es que los primeros humanos del archipiélago japonés emigraron de algún lugar del sudeste asiático. Según los modelos de migración humana y la evidencia arqueológica, las personas llegaron por primera vez a Japón a finales del Pleistoceno, hace unos 40.000 o 30.000 años, en un momento en que el archipiélago estaba conectado con el continente asiático.

La historia frecuentemente contada de la historia humana en Japón afirma que los japoneses de hoy en día descienden de dos grupos diferentes de migrantes. Estos fueron los antepasados ​​históricos del pueblo Jomon, cazadores-recolectores que existieron entre el 14.500 a. C. y el 1.000 a. C. Más tarde fueron seguidos por una segunda ola de migrantes humanos agrícolas del noreste de Asia conocidos como los Yayoi que existieron entre el 1000 a. C. y el 250 d. C. Ambas culturas han sido identificadas debido a sus distintivos estilos de alfarería.

Reconstrucción forense y cráneo de una persona Jomon en Japón. (inazakira / CC BY-SA 2.0)

Reconstrucción forense y cráneo de una persona Jomon en Japón. (inazakira / CC BY-SA 2.0)

Descubrimiento de Minatogawa

A finales de la década de 1960, el arqueólogo aficionado Seiho Oyama compró una serie de bloques de piedra en los que observó fragmentos de huesos fosilizados en su interior. Este descubrimiento inesperado lo llevó a su casi obsesión con la cantera de Minatogawa en la prefectura de Okinawa, en las islas japonesas Ryukyu, de donde habían sido obtenidas. En 1968, Oyama informó del descubrimiento de restos humanos a un profesor de la Universidad de Tokio, quien luego procedió a excavar el sitio hasta 1974.

Las excavaciones en el sitio se llevaron a cabo en una fisura expuesta de 1 metro de ancho (3,28 pies) en la cantera. Los arqueólogos desenterraron fragmentos de huesos pertenecientes a entre 5 y 9 esqueletos individuales, a los que llamaron el pueblo Minatogawa. El profesor de la Universidad de Tokio que dirigió las excavaciones, Hisashi Suzuki, argumentó que estos individuos del Paleolítico habían sido asesinados por flechas o lanzas y luego fueron canibalizados.

Los machos medían aproximadamente 1,55 metros de altura (5 pies), mientras que las mujeres medían aproximadamente 1,4 metros (4,6 pies) de altura. "De hombros estrechos, tenían una estructura esquelética robusta en la parte inferior del cuerpo, lo que los expertos creen que los hizo adecuados para correr en tierras baldías", explica Archaeology News Network. Minatogawa 1 es el nombre dado a un esqueleto completo encontrado en el sitio, una réplica del cual ahora se exhibe en el Museo de Antropología de la Universidad de Tokio.

Este descubrimiento fue muy emocionante para la arqueología japonesa, debido a la falta de restos óseos y ADN desenterrados hasta la fecha en las islas. Esto es causado por el suelo ácido compuesto de ceniza volcánica que crea "un ambiente que es perjudicial para la preservación de biomoléculas antiguas", explica el informe en Nature. Los restos de 20.000 años descubiertos en la cantera de Okinawa "se encuentran entre los pocos humanos del Paleolítico cuyos restos se han descubierto hasta ahora en Japón", explica Archaeology News Network

Reconstrucción en exhibición de un hombre de Minatogawa en Japón (Tsunagaru Map)

Reconstrucción en exhibición de un hombre de Minatogawa en Japón (Tsunagaru Map)

La ciencia descubre nuevos vínculos para explicar los orígenes de la población japonesa

Sin embargo, después de que la emoción disminuyó, los investigadores no pudieron descubrir el vínculo entre estos pueblos Minatogawa y la historia de la humanidad en Japón, como se evidencia en el resto del registro arqueológico. ¿Fueron estos pueblos Minatogawa los antepasados ​​de los Jomon? ¿Se había extinguido el Minatogawa? ¿O simplemente habían emigrado a otro lugar en algún momento de la historia antigua?

Debido a la falta de evidencia para probar una conexión directa, Archaeology News Network destaca que "el tema había permanecido discutible, entre otras cosas porque el esqueleto facial de la gente de Minatogawa se parecía poco a la gente de Jomon". Eso es hasta que un grupo de investigadores de una selección de instituciones, incluida la Universidad de Graduados de Estudios Avanzados y la Universidad de Toho, se reunieron para analizar el ADN mitocondrial.

Minatogawa 1, el humano masculino del Paleolítico encontrado en la cantera, se convirtió en el foco del estudio después de que el equipo logró extraer una secuencia completa del mitogenoma. Su esperanza era rastrear los orígenes humanos de la población japonesa más atrás que los Jomon. Para entender por qué este fue un avance importante, "el ADN mitocondrial se transmite de madres a hijos y contiene vestigios específicos de la región debido a mutaciones, lo que permite rastrear los orígenes de las poblaciones", destaca Archaeology News Network.

Mediante el análisis del ADN de Minatogawa 1, el equipo pudo identificar un componente común a los Jomon, los Yayoi y los humanos japoneses modernos. Si bien un análisis de unos 2.000 miembros de la población japonesa de hoy en día no encontró descendientes directos, eso no descarta la posibilidad de que los antepasados ​​directos de Minatogawa no se descubran en estudios futuros.

En pocas palabras, esto significa que "los japoneses modernos probablemente tienen lazos ancestrales distantes con la gente de Minatogawa". Sin embargo, para descifrar verdaderamente la historia humana de las poblaciones japonesas, la arqueología deberá seguir excavando para encontrar más huesos del Paleolítico y realizar más pruebas en restos humanos existentes. El autor principal del estudio, Jun Gojobori, enfatizó que "esperan estudiar los huesos de más personas del Paleolítico para comprender mejor los orígenes de los japoneses".

Imagen de portada: la población japonesa desciende del hombre de Minatogawa, representado aquí en una reconstrucción artística. Fuente: Teruya Yamamoto / Museo Nacional de Naturaleza y Ciencia, Tokio

Autor Cecilia Bogaard

 
Imagen de Cecilia Bogaard

Cecilia Bogaard

Cecilia Bogaard es una de las editoras, investigadoras y escritoras de Ancient Origins. Con una maestría en antropología social y una licenciatura en comunicación visual (fotografía), Cecilia tiene una pasión por la investigación, la creación y edición de contenido, especialmente... Lee mas
Siguiente Artículo