Portada - Castillo Katsuren, Uruma, Prefectura de Okinawa, Japón. (kanegen/CC BY 2.0) Detalle: moneda romana de cobre del siglo IV hallada recientemente en el castillo. (Consejería de Educación de Uruma)

Descubiertas antiguas monedas romanas en un castillo medieval japonés

Se han desenterrado cuatro monedas romanas de cobre en el Castillo Katsuren de la isla japonesa de Okinawa. Son las primeras descubiertas hasta ahora en el país nipón, y han sido datadas entre los años 300 d. C. y 400 d. C. Hasta la fecha continúa siendo un misterio cómo acabaron llegando estas antiguas monedas occidentales a un castillo medieval japonés.

Podemos leer en Seeker que en un principio se creyó que las monedas eran sencillamente peniques caídos de los bolsillos de los soldados estadounidenses durante la Segunda Guerra Mundial, pero que al lavarlas se observó en ellas la efigie del emperador romano Constantino I. El arqueólogo Hiroki Miyagi ha comentado sobre el descubrimiento que fue “impactante”, mientras que The Independent indica que “en un principio se creyó que se trataba de un fraude.”

Dos de las monedas halladas en el Castillo Katsuren: A la izquierda, moneda romana (Consejería de Educación de Uruma), a la derecha, moneda otomana (Consejería de Educación de Uruma)

Dos de las monedas halladas en el Castillo Katsuren: A la izquierda, moneda romana (Consejería de Educación de Uruma ), a la derecha, moneda otomana ( Consejería de Educación de Uruma )

Japan Times informa de que las monedas miden entre 1,6 y 2 centímetros de diámetro. Los dibujos grabados sobre las monedas son difíciles de apreciar debido a la abrasión. Sin embargo, realizando análisis mediante rayos X los investigadores han descubierto la imagen de un soldado con una lanza y la efigie del emperador Constantino I. Las monedas permanecerán expuestas al público en el Museo Histórico Yonagusuku de la ciudad de Uruma (Okinawa) hasta el 25 de noviembre del presente año.

Además de las monedas romanas, los investigadores han encontrado una moneda del Imperio Otomano del siglo XVII. Se habían descubierto asimismo otras cinco posibles monedas en el castillo desde que dieron comienzo las excavaciones en el lugar en el año 2013.

Excavaciones en las cercanías del Castillo Katsuren, Okinawa, Japón. (Consejería de Educación de Uruma)

Excavaciones en las cercanías del Castillo Katsuren, Okinawa, Japón. ( Consejería de Educación de Uruma )

El Castillo Katsuren fue construido en algún momento entre finales del siglo XIII y principios del XIV, y fue abandonado aproximadamente 200 años más tarde. Las ruinas de este castillo fueron reconocidas por la UNESCO como Patrimonio Mundial en el año 2000. En Japan-guide.com podemos leer una de las más famosas leyendas relacionadas con el castillo. Está asociada al señor feudal Amawari, 10º señor del castillo. Cuenta la leyenda que “Amawari era un niño enfermizo que fue abandonado en las montañas para que muriese. Sin embargo, el niño sobrevivió y creció hasta convertirse en un poderoso jefe militar que derrotó a un tiránico opresor y conquistó el Castillo Katsuren.”

Por su parte, Jcastle aporta más datos sobre el relato de Amawari:

Fue famoso por fomentar un próspero comercio internacional, y de hecho se encontraron muchos fragmentos de piezas cerámicas y baldosas de origen chino en las ruinas del Castillo Katsuren. Fue también un astuto y taimado líder. Se cuenta que empujó desde lo alto de las murallas al 9º señor del castillo, Mochizuki Aji, habiéndole engañado para que acudiera allá una noche y convirtiéndose de este modo en el 10º señor del castillo. Mochizuki era considerado un tirano, por lo que Amawari fue visto como el salvador del pueblo de Katsuren. Al acrecentarse el poder de Awamari, Gosamaru fue enviado al castillo de Nakagusuku para que controlara sus movimientos. Pero Awamari engañó al rey en Shuri haciéndole creer que la mayor amenaza para su poder era precisamente Gosamaru, obteniendo de este modo su apoyo para derrotarle. Más tarde llegó incluso a planear apoderarse de todo el reino y ocupar el lugar del rey en Shuri, pero esta vez avisaron al monarca a tiempo y Amawari fue derrotado. En algunos relatos se cuenta que fue la esposa de Amawari (hija del rey) quien descubrió sus planes y avisó a tiempo a su padre. Después de Amawari no surgió ningún señor feudal poderoso del Castillo Katsuren.

Ropas de los Oji y los Aji en el antiguo reino de Ryūkyū. (Public Domain)

Ropas de los Oji y los Aji en el antiguo reino de Ryūkyū. (Public Domain )

Aunque se relaciona a Amawari como señor feudal con el comercio internacional, no se habían encontrado hasta ahora evidencias de conexiones con Europa antes del reciente descubrimiento de las monedas. Miyagi ofrece una posible explicación de dónde podrían haber estado las monedas antes de llegar al castillo: “Los mercaderes de Extremo Oriente de los siglos XIV y XV utilizaban principalmente moneda china, monedas redondas con un agujero cuadrado en el centro, por lo que parece improbable que emplearan monedas occidentales para comerciar. Creo que probablemente consiguieron estas monedas en el Sudeste Asiático o en China.”

¿Podría este descubrimiento sugerir que los romanos tenían conexiones con el antiguo Japón, o incluso algún tipo de influencia sobre aquella lejana nación? MessageToEagle.com lo cree así, escribiendo al respecto que “Los antiguos romanos obviamente visitaron el Castillo Katsuren de Japón.” Esta web apunta a la evidencia del descubrimiento anterior de tres cuentas romanas de cristal halladas en un enterramiento del siglo V en Kyoto como otra prueba de posibles vínculos entre Occidente y Japón en la antigüedad. Al hablar de estos abalorios, el investigador Tomomi Tamura comenta que “Son de las más antiguas piezas de vidrio multicapa descubiertas en Japón, una rareza, ornamentos que se cree que fueron fabricados en el Imperio Romano y enviados a Japón.”

Abalorio de cristal fabricado por artesanos romanos y descubierto en una antigua tumba de Nagaokakyo, cerca de Kyoto (Japón). (Instituto Nacional de Investigación de Nara)

Abalorio de cristal fabricado por artesanos romanos y descubierto en una antigua tumba de Nagaokakyo, cerca de Kyoto (Japón). ( Instituto Nacional de Investigación de Nara )

La consejería de educación de la ciudad de Uruma se ha hecho eco de las declaraciones de Tomomi Tamura al comunicar que el descubrimiento de estas monedas romanas constituye “un valioso material histórico que sugiere un vínculo entre Okinawa y el mundo occidental.” Aún se continúa discutiendo hasta qué punto era un hecho este vínculo.

Imagen de portada: Castillo Katsuren, Uruma, Prefectura de Okinawa, Japón. (kanegen/ CC BY 2.0 ) Detalle: moneda romana de cobre del siglo IV hallada recientemente en el castillo. (Consejería de Educación de Uruma )

Autor: Alicia McDermott

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article