Portada - Este pequeño cofre de oro fue hallado dentro de otro cofre de plata. El hueso del cráneo supuestamente perteneciente a Buda se encontraba en su interior, junto con los restos de otros hombres santos budistas. Cuando finalizaron las excavaciones arqueológicas, monjes budistas enterraron estos restos en el Templo Qixia de Nanjing (China). (Chinese Cultural Relics)

Pequeño cofre de oro hallado en una cripta china podría albergar un hueso del cráneo de Buda

Los arqueólogos que se encontraban excavando las ruinas del Gran Templo Bao’en de Nanjing en China, en el año 2008, se toparon con un hallazgo significativo: una reliquia relacionada con el Buda, Siddharta Gautama. Se trataba de un hueso del cráneo descubierto en el interior de un modelo de stupa decorado que fue localizado en un santuario subterráneo. Esta reliquia fue más tarde expuesta en Hong Kong y Macao, y recibió gran atención por parte de los medios de comunicación chinos.

El descubrimiento del pequeño Stupa

Las primeras pistas a la hora de realizar este importante descubrimiento llegaron de una estela hallada en las excavaciones de julio del año 2008. En Macao magazine podemos leer que la inscripción de la estela decía que “el palacio albergaba una ‘Pagoda de los Siete Tesoros del Rey Ashoka’ que contenía cofres de oro y plata con el hueso parietal de Sakyamuni y reliquias de otros budas en su interior.” Al mes siguiente los arqueólogos desenterraron un cofre de piedra con una caja de hierro en su interior.

Cuando se abrió esta caja de hierro, el equipo de investigadores encontró un ‘stupa’ a escala que medía 117 x 45 centímetros. Según Live Science, “este modelo está hecho de madera de sándalo, oro y plata, y está cubierto de piedras preciosas de cristal, vidrio, ágata y lapislázuli.”

Modelo de stupa a escala (Chinese Cultural Relics)

Modelo de stupa a escala (Chinese Cultural Relics)

En las inscripciones halladas sobre el cofre de piedra se podía leer que el modelo de stupa fue realizado durante el reinado del emperador Zhenzong (997-1022), de la dinastía Song. El propio stupa incluye inscripciones con los nombres de personas que donaron dinero para sufragar su construcción, y también los de sus artesanos. The Telegraph ha informado de que los arqueólogos creen que la reliquia es “una de las 84.000 pagodas encargadas por Ashoka el Grande en el siglo II a. C. para albergar los restos del Buda.”

La conversión al budismo del rey Ashoka

El rey Ashoka es recordado principalmente en la India como un soberano budista. De hecho, sus contribuciones al budismo y la moral fueron las que le convirtieron en un personaje tan ilustre de la historia de la India. Se cuenta de él incluso que en su juventud demostró aptitudes para convertirse en un eficiente general y un astuto administrador. Sin embargo, a pesar de sus proezas, las posibilidades de Ashoka de suceder a su padre parecían escasas debido a que tenía varios hermanos mayores que él.

No obstante, en cierta leyenda se cuenta que Ashoka luchó contra 99 de sus hermanos y les dio muerte a fin de poder suceder a su padre en el trono. Al parecer sólo perdonó la vida a su hermano menor Vitashoka. Ashoka fue un cruel monarca cuando ascendió al trono, pero según diversas leyendas su carácter cambió tras conquistar Kalinga. En estos relatos se asegura que la muerte y la destrucción de las que fue testigo en la toma de Kalinga le inspiraron tal rechazo que decidió renunciar a sus métodos violentos y abrazar el budismo.

Relieve indio cuya figura central podría representar a Ashoka. Procedente de Amaravati, distrito de Guntur, India. (CC BY SA 3.0)

Relieve indio cuya figura central podría representar a Ashoka. Procedente de Amaravati, distrito de Guntur, India. (CC BY SA 3.0)

Una inscripción hallada en el interior del cofre de piedra que contenía la pagoda, de hace unos 1.000 años, aporta más información sobre la conexión entre Ashoka y la reliquia. El texto fue escrito por un hombre que se refiere a sí mismo como Deming y que describe el cargo que ocupa como “Maestro de la Perfecta Iluminación, Abad del Monasterio Chengtian [y] Portador de la Túnica Púrpura.” Live Science ha revelado el contenido de este texto:

Después de que el Buda entrara en el parinirvana (la muerte definitiva que acaba con el ciclo de reencarnaciones), su cadáver fue incinerado cerca del río Hirannavati en la India. El hombre que reinaba sobre la India en aquel tiempo, el rey Ashoka, decidió conservar los restos del Buda, que dividió en un total de 84.000 fragmentos… Nuestra nación China recibió 19 de ellos, entre los cuales se encuentra este hueso parietal.

La reliquia expuesta

Este hueso del cráneo fue descubierto en el interior de un pequeño cofre de oro, que a su vez se encontraba dentro de un pequeño cofre de plata hallado en el interior del modelo de ‘stupa’. Live Science describe estos cofres como “decorados con imágenes de lotos esquemáticos, aves fénix y dioses que custodian los cofres con espadas. El cofre externo también presenta imágenes de los espíritus conocidos como apsaras, que aparecen tocando instrumentos musicales.” En lo referente a la posible reliquia del Buda, podemos leer que “El hueso parietal del Buda fue depositado […] junto con tres botellas de cristal y una caja de plata, en cuyo interior se encontraron los restos de otros hombres santos budistas.”

En declaraciones realizadas en noviembre del año 2008 sobre este descubrimiento, De Qing, experto en budismo de Nanjing, afirmaba lo siguiente:  

El descubrimiento de esta reliquia ejercerá una enorme influencia en la historia cultural del budismo en China, y confirmará a Nanjing como su centro principal. Constituirá un gran estímulo para los budistas, así como para realizar futuros estudios. Es importante para el budismo como religión poseer estas ‘sarira’ (reliquias) y poder mostrárselas a sus seguidores. Cuanto más devoto es un budista, más reliquias quedan de él tras su muerte. Estoy muy ilusionado. Creo que debería sacarse el cráneo del cofre. Es una reliquia sagrada, pero no intocable.

El cofre de plata hallado en el interior del stupa está decorado con imágenes de dioses guardianes armados con espadas (centro) y de espíritus llamados apsaras (a ambos extremos), que aparecen tocando instrumentos musicales.(Chinese Cultural Relics)

El cofre de plata hallado en el interior del stupa está decorado con imágenes de dioses guardianes armados con espadas (centro) y de espíritus llamados apsaras (a ambos extremos), que aparecen tocando instrumentos musicales. (Chinese Cultural Relics)

De Qing estaba en lo cierto, y su deseo de exponer públicamente la reliquia se hizo realidad. El hueso parietal fue expuesto por primera vez en el monasterio Qixia de Nanjing, y en el año 2012 fue exhibido para que los creyentes pudieran rendirle culto públicamente en Hong Kong y Macao. Se dijo entonces que “decenas de miles de devotos budistas de Macao, Hong Kong y la China continental, presentaron sus respetos a esta reliquia de 2.500 años de antigüedad” cuando fue expuesta.  

Aunque en las inscripciones que acompañan al hallazgo se puede leer que el hueso del cráneo perteneció al Buda, la veracidad de esta afirmación está por demostrar. No obstante, la reliquia causó impresión entre los creyentes cuando fue expuesta. Como muestra de ello, Kok Kwong, presidente de la Asociación Budista de Hong Kong por aquel entonces, declaró a China Daily la primera vez que vio el hueso que “Fue verdaderamente gozoso. Me sentí lleno de la alegría del Dharma.” Y añadió:

Ver la reliquia es como ver al Buda. El budismo ofrece una gran riqueza de sabiduría que aporta auténtica felicidad a la gente. Venerar esta reliquia promueve la misericordia, purifica la mente y contribuye a la paz mundial.

La reliquia fue consagrada para su pública veneración en el año 2012. (Macao Magazine)

La reliquia fue consagrada para su pública veneración en el año 2012. (Macao Magazine)

Imagen de portada: Este pequeño cofre de oro fue hallado dentro de otro cofre de plata. El hueso del cráneo supuestamente perteneciente a Buda se encontraba en su interior, junto con los restos de otros hombres santos budistas. Cuando finalizaron las excavaciones arqueológicas, monjes budistas enterraron estos restos en el Templo Qixia de Nanjing (China). (Chinese Cultural Relics)

Autor: Alicia McDermott

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo