All  
Griego antiguo escrito en piedra en Éfeso, Turquía (Nikolai Sorokin / Adobe Stock)

Aprender griego antiguo ayuda a la dislexia, sugiere una investigación

La dislexia es un trastorno que puede causar inmensos desafíos a los jóvenes que intentan aprender a leer y escribir. En algunos casos, incluso puede afectar el aprendizaje de las matemáticas o causar problemas de memoria a corto plazo. Si no se trata, la dislexia puede seguir causando complicaciones en la vida posterior.

El consenso actual sugiere que la dislexia puede tratarse con éxito, pero no curarse por completo. De manera fascinante, algunos estudios han descubierto que aprender el lenguaje escrito y el alfabeto de los antiguos griegos puede estimular cambios en el desarrollo del cerebro que ayudan a evitar la aparición de la dislexia. Y si ya se están experimentando los síntomas de la dislexia, aprender el alfabeto griego antiguo puede reducir su intensidad o eliminarlos por completo.

 

 

Cómo los estudiosos vincularon el tratamiento de la dislexia con el griego antiguo

Gran parte del conocimiento sobre esta área de la investigación de la dislexia proviene del trabajo de dos profesores de la Universidad de Toronto: Charles Lumsden, biólogo y asociado del Departamento de Medicina y Ciencias Médicas de la universidad, y Derrick De Kerckhove, ahora retirado, quien fue un profesor de francés y ex director del Centro Marshall McLuhan de Teoría de la Comunicación de la universidad.

Estos académicos se interesaron por primera vez en la relación entre el lenguaje escrito y la cognición en la década de 1980, y en 1988 editaron un libro de ensayos sobre el tema llamado "El alfabeto y el cerebro". 

En investigaciones más recientes, abordan el tema de la dislexia específicamente, informando sobre estudios que han conectado el aprendizaje del griego antiguo con la disminución de los síntomas disléxicos.

"Los beneficios que resultan de la formación y el uso adecuado del cerebro humano han sido reconocidos durante mucho tiempo por profesores y académicos de todo el mundo, que han sugerido la enseñanza sistemática del idioma griego antiguo como tratamiento para los niños disléxicos", escribieron.

"Las personas disléxicas pueden tener dificultades en el habla oral, la orientación espacial y temporal o la distinción derecha-izquierda", continuaron. "Por supuesto, estas dificultades, cualitativa y cuantitativamente, varían de persona a persona, y los síntomas varían según la edad. Cuando las personas pueden activar más partes de su cerebro gracias al uso de un lenguaje, es probable que combatan algunos de los síntomas de la dislexia".

No hace falta decir que pocas escuelas en los países de habla inglesa están enseñando a los jóvenes a hablar, leer y escribir en griego antiguo. Pero parece que revivir el lenguaje de los grandes filósofos y dramaturgos del mundo antiguo podría ofrecer beneficios sustanciales a los niños que, de otro modo, podrían estar en riesgo de tener dificultades de aprendizaje.

Incluso cuando los niños modernos que no tienen dislexia estudian el idioma griego antiguo, su inteligencia verbal y pensamiento deductivo se acelera. (Rafael / Dominio público)

Incluso cuando los niños modernos que no tienen dislexia estudian el idioma griego antiguo, su inteligencia verbal y pensamiento deductivo se acelera. (Rafael / Dominio público)

Más allá de la dislexia: beneficios generales de aprender griego antiguo

En Grecia, un psiquiatra y psicoterapeuta llamado Ioannis Tsegos patrocinó un estudio que evaluó el impacto de la lengua y el alfabeto griegos antiguos en 25 niños de entre ocho y 12 años de edad, con tan solo dos horas por semana de instrucción dedicada en griego antiguo, estos niños mostraron un progreso mensurable y acelerado en las áreas de inteligencia verbal y pensamiento deductivo. 

Por el contrario, los niños de un grupo de control que no recibieron instrucción en griego antiguo, pero se les enseñó la misma materia utilizando las mismas metodologías, no demostraron ninguna aceleración en su ritmo de aprendizaje.

Ninguno de los estudiantes que participaron en este estudio padecía dislexia. Sin embargo, los resultados de esta investigación sugieren que aprender el lenguaje escrito de los antiguos griegos puede ayudar a preparar la mente para aprender, de manera que los que tienen tal exposición tengan una ventaja sobre los que no. Se cree que esto sucede porque aprender el alfabeto griego antiguo activa áreas del cerebro que de otra manera podrían permanecer inactivas, lo que podría aumentar la eficiencia del aprendizaje en general, incluso cuando ayuda a contrarrestar las tendencias disléxicas.

La escritura griega antigua parece sorprendentemente extranjera y, sin embargo, ha demostrado ser de ayuda con la dislexia. (Imágenes inspiradoras / Adobe Stock)

La escritura griega antigua parece sorprendentemente extranjera y, sin embargo, ha demostrado ser de ayuda con la dislexia. (Imágenes inspiradoras / Adobe Stock)

Cómo un hombre superó la dislexia con el griego antiguo

Un estudio que estableció directamente la capacidad del griego antiguo para combatir los efectos de la dislexia involucró a un sujeto adulto. 

En un artículo de 2006 publicado en la revista Literacy, la investigadora australiana Kate Chanock de la Universidad La Trobe informó sobre su trabajo con un sujeto masculino que había sufrido graves dificultades de lectura de por vida relacionadas con la dislexia. Este individuo estaba ansioso por aprender más sobre la filosofía y la literatura de los antiguos griegos, y bajo la guía de Chanock se dispuso a aprender el alfabeto y el idioma del griego antiguo.

Después de realizar este esfuerzo durante seis meses, experimentó una mejora notable en su capacidad para leer y comprender el inglés, lo que fue un beneficio inesperado de su búsqueda del conocimiento del griego antiguo. A pesar de que había estado sufriendo los efectos de la dislexia durante muchos años, ¡este hombre respondió bastante favorablemente al ser presentado a un sistema lingüístico complejo que estaba en uso hace más de 2000 años!

Hay conexiones sorprendentes entre la escritura y cómo pensamos. (simona / Adobe Stock)

Hay conexiones sorprendentes entre la escritura y cómo pensamos. (simona / Adobe Stock)

La sorprendente conexión entre la escritura y el pensamiento

El interés inicial de Derrick De Kerckhove en el tema del efecto de la lengua griega antigua en la cognición y el aprendizaje fue provocado por una conversación con Marshall McLuhan, el famoso filósofo canadiense y teórico de los medios cuyo trabajo inspiró la creación del centro que una vez dirigió De Kerchhove.

Haciéndose eco de las teorías del conocido erudito clásico británico Eric Havelock, McLuhan explicó a su protegido que la transición de la filosofía oral a la escrita en la antigua Grecia, que ocurrió principalmente en los siglos VI al IV a.C., puede haber estimulado desarrollos dramáticos en el teatro griego.  

El nuevo énfasis en el lenguaje escrito en oposición a la transmisión oral de ideas complejas provocó cambios profundos en la conciencia y la psicología griegas, dice la teoría, haciendo de la tragedia griega una respuesta cultural a una crisis psicológica subyacente entre los pensadores e intelectuales griegos.

En su trabajo, Havelock se centró en cómo el uso expandido del alfabeto griego antiguo y la palabra escrita impactaron la filosofía griega, y más específicamente la filosofía de Platón. Estaba convencido de que el impacto era revolucionario, destacando el inmenso poder de la palabra escrita para afectar la percepción de sí mismo y del mundo.

El trabajo de Havelock sigue siendo controvertido en el ámbito académico. Pero el descubrimiento de que aprender griego antiguo puede funcionar como un antídoto contra la dislexia da crédito a la sugerencia de que la forma de un lenguaje escrito puede tener un efecto perceptible en los estados conscientes. 

En cierto sentido, aprender el idioma de los antiguos griegos puede, al menos en parte, devolver esa cultura a la vida, de una manera que pueda tener un impacto real en la forma en que los estudiantes perciben y se relacionan con el mundo. Ayudar a reducir la intensidad de los síntomas disléxicos podría ser uno de esos efectos, pero puede que no sea el único.

Imagen de Portada: Griego antiguo escrito en piedra en Éfeso, Turquía (Nikolai Sorokin / Adobe Stock)

Autor: Nathan Falde

Imagen de Nathan Falde

Nathan Falde

Nathan Falde es un escritor independiente de tiempo completo de Wisconsin en los Estados Unidos. Se graduó de la American Public University en 2010 con una licenciatura en historia, y tiene una larga fascinación por la historia antigua, los misterios... Lee mas
Siguiente Artículo