All  
Cómo los "bárbaros" galos influyeron en la religión romana antigua

Cómo los "bárbaros" galos influyeron en la religión romana antigua

Los vecinos continentales de los romanos, los galos, eran considerados entidades bárbaras que la República y el Imperio intentaron colonizar varias veces. Las numerosas conquistas de César en el continente permitieron un campamento militar constante dentro de la Galia, lo que resultó en la necesidad de llevar la religión gala bajo algún tipo de control romano. Esto culminó en lo que ahora se conoce como la religión galo-romana, una fusión de las dos religiones.                                                                                                 

Guerras de las Galias de César

Extendiéndose a lo largo de la actual Francia y España, los romanos entraron en contacto con los galos de manera constante a lo largo de su historia, sobre todo cuando Julio César se propuso dominar las tribus de la costa del Canal de la Mancha. Al hacerlo, allanó el camino para dos marchas en las Islas Británicas, sobre todo su infame "cruzar el Rubicón", aunque en ambas ocasiones no logró conquistar las Galias Insulares.

Vercingetorix arroja sus brazos a los pies de Julio César '(1899) de Lionel Noel Royer. (Dominio público) La pintura representa la rendición del cacique galo después de la batalla de Alesia - 52 a. C.

Vercingetorix arroja sus brazos a los pies de Julio César '(1899) de Lionel Noel Royer. (Dominio público) La pintura representa la rendición del cacique galo después de la batalla de Alesia - 52 a. C.

Sin embargo, César conquistó gran parte de la Galia durante sus guerras galas, por lo que los militares romanos a menudo establecieron su hogar en varios territorios galos, tanto para las batallas como para mantener el poder romano en su lugar después de sus victorias. Debido a esto, se cree que los soldados romanos necesitaban una forma de adorar a sus propios dioses y diosas en este nuevo territorio.

Asimilar a los dioses de los galos

Una de las formas en que lograron esto, también deseando evitar una resistencia abrumadora de los nativos galos, fue a través de la asimilación, en la que los dioses de los galos fueron comparados con los dioses romanos. Este acto se conoce como traducción.

Es importante comprender que los dioses de la religión gala no eran los mismos que los de los romanos. Los romanos creían, como los griegos, que sus dioses eran seres humanos idealizados; no sólo tomaban forma humana, sino que también participaban en diversas formas de interacción y experiencia humanas. Es decir que amaron, discutieron, se vengaron, etc.

Los dioses galos, por otro lado, eran deidades representativas, manifestaciones del mundo natural. No son antropomórficos, los manantiales, los ríos, las montañas y los bosques fueron adorados como seres sobrenaturales, pero no tomaron forma humana. Por lo tanto, la adoración se llevó a cabo en lugares específicos, y había pocos, si es que había alguno, templos específicos dedicados a estas fuerzas naturales.

Un druida y guerreros en la Galia. (Erica Guilane-Nachez / Adobe Stock)

Un druida y guerreros en la Galia. (Erica Guilane-Nachez / Adobe Stock)

El arte galo revela su creencia en los dioses con bastante claridad ya que, antes de la romanización de la región, los dioses se representaban simplemente como una consolidación de formas geométricas y formas estilizadas en lugar de representaciones corporales. Epona, por ejemplo, la diosa de los caballos en la fe gala, a menudo era representada por los nativos como un caballo más que como una mujer.

Fue solo cuando fue adoptada por los romanos, una de las pocas deidades tomadas de los galos y completamente traducida al panteón romano, que fue representada como una mujer a caballo, cabalgando hacia la batalla, junto a los ejércitos romanos. Sin la influencia romana, Epona habría seguido siendo una metáfora en el arte más que una mujer.

Epona, una diosa resultante de la fusión galo-romana, fue "la única divinidad celta adorada en última instancia en la propia Roma". (THIERRY / Adobe Stock)

Epona, una diosa resultante de la fusión galo-romana, fue "la única divinidad celta adorada en última instancia en la propia Roma". (THIERRY / Adobe Stock)

Dioses galos renombrados por los romanos

Según uno de sus relatos escritos, Caesar's Galic Wars describe cinco dioses primarios de la religión gala. Sin embargo, sus nombres se dieron como los de cinco dioses romanos: Mercurio, Júpiter, Marte, Apolo y Minerva. Sin duda, esto se debió a que los romanos asociaron a los dioses galos con sus dioses romanos conocidos, creyendo, en cierto modo, que todos los demás panteones eran simplemente versiones mal nombradas de los suyos.

Con sus legiones repartidas por toda la Galia, y deseando adorar a sus dioses nativos de todos modos, no fue tan difícil asociar las dos religiones y así renombrar las deidades galas. Agregar un epíteto romano al nombre galo permitió que las dos religiones se fusionaran de tal manera que los galos aún podían referirse a sus propios dioses mientras veneraban a los de Roma. Este movimiento fue seguido luego por la integración artística, similar a la adopción romana de Epona.

Los dioses celtas pronto comenzaron a adoptar formas humanas, formas similares a la representación de sus homólogos romanos en el imperio. No se conoce una iconografía definida que los galos tuvieran para sus dioses, por lo que transformar las imágenes metafóricas no fue muy difícil. Lugh, el dios de la luz, pronto llegó a parecerse a Mercurio; el protector Nodens comenzó a sostener la espada y el casco de Marte; Sulis se hizo conocido por una armadura que se parecía inquietantemente a la de Minerva, y así sucesivamente.

Los cinco dioses galos "primarios" se volvieron muy romanos en su apariencia, lo que permitió a los galos continuar adorando a sus deidades con un disfraz romano. Este antropomorfismo fue promovido por los romanos que unieron a los dioses galos y romanos, creando relaciones interculturales para reflejar lo que estaba sucediendo entre los humanos. A los dioses romanos se les dio esposas galas en las regiones nativas, lo que cimentó aún más la idea en la mente de los galos de que los romanos estaban allí para quedarse.

Motivos políticos para la integración religiosa

Aunque la integración galo-romana estuvo encabezada principalmente por los deseos religiosos de las legiones romanas, es importante comprender las formas en que esta integración permitió a los romanos expandir su imperio con poca resistencia. Al asociar los dioses romanos con los galos nativos, los romanos eran bastante inteligentes: en lugar de hacer que los galos sintieran que su religión estaba siendo eliminada por la fuerza, los romanos optaron por mostrar su "toma de control" como una unificación de ideas.

Una ofrenda votiva a una deidad galo-romana sin nombre. (Siren-Com / CC BY SA 3.0)

Una ofrenda votiva a una deidad galo-romana sin nombre. (Siren-Com / CC BY SA 3.0)

Sin duda, este intento tenía la intención de ayudar a prevenir rebeliones, ya que amenazar el sistema de creencias de otra cultura puede tener efectos drásticos, y los galos ya estaban viendo un cambio en su sistema político con la llegada de Roma.

La integración de las religiones permitió un nivel asumido de respeto entre las culturas (ya sea que realmente se quisiera decir o no) y creó la idea de que los dioses querían que ocurriera tal acción, ya que ellos mismos se estaban fusionando entre sí. El arte fue la herramienta más feroz que los romanos tuvieron a su disposición cuando ganaron las guerras de Galia, e hicieron un muy buen trabajo al fusionar las dos religiones para mostrar una falsa igualdad entre las culturas.

Imagen de Portada: Mosaico galo-romano en una pared en Saint Romain en Gal, Francia. La religión galo-romana es una fusión de las religiones galo y romana. Fuente: Ricochet64 / Adobe Stock

Autor: Ryan Stone

Referencias

Caesar, Julius. Gallic Wars . trans. W. A. Macdevitt (Wilder Publications: Virginia, 2009.)

Castleden, Rodney. The Element Encyclopedia of the Celts (HarperCollins: United Kingdom, 2012.)

Green, M.  Gods of the Celts (Sutton Publishing Limited: United Kingdom, 1986.)

Henig, Martin. A Handbook of Roman Art: A comprehensive survey of all the arts of the Roman world (Cornell University Press: New York, 1983.)

Rodgers, Nigel. Life in Ancient Rome People and Places (Hermes House: London, 2006.)

Salway, Peter. Roman Britain: A Very Short Introduction (Oxford University Press: Oxford, 2002.)

Scott, Sarah and Jane Webster. Roman Imperialism and Provincial Art (Cambridge University Press: Cambridge, 2003.)

Wolf Gregg, Becoming Roman: The Origins of Provincial Civilization in Gaul (Cambridge University Press: Cambridge 1998.)

Siguiente Artículo