Portada-Mano del ‘Hombre de Hielo’. Fuente: South Tyrol Museum of Archaeology/EURAC/M.Lafogler

El ADN del ‘Hombre de Hielo’ revela que su linaje materno se encuentra extinguido en la actualidad

Justo la semana pasada se supo que el ‘Hombre de Hielo’, también conocido como Ötzi, estaba infectado con la bacteria Helicobacter pylori cuando le mataron. Ahora, los investigadores que están estudiando su ADN mitocondrial han conseguido identificar los orígenes de su madre, demostrando que procedía de la región de los Alpes.

Cuando los científicos mapearon el cromosoma ‘Y’ del Hombre de Hielo en el 2012, descubrieron que su linaje paterno (G2a) aún está presente en las actuales poblaciones de Europa. Los primeros resultados sorprendieron a los investigadores y les llevaron a plantearse si Ötzi había sido un inmigrante de primera generación procedente de Cerdeña, aunque más tarde se le identificó como nativo de Europa Central. Por otro lado, cuando los investigadores compararon sus genes con los de cazadores recolectores de Suecia y la Península Ibérica, un hombre de la Edad del Hierro hallado en Bulgaria y un antiguo agricultor de Suecia, descubrieron que Ötzi era más parecido a los agricultores procedentes de Bulgaria y Suecia que al resto de individuos. ¿Pero qué hay del linaje materno de Ötzi?

Esta línea genética también se ha analizado, y en el año 2008 los investigadores afirmaron que su ADN mitocondrial, procedente de su madre, sugería que su linaje materno (conocido como K1f), era extremadamente escaso, hasta el punto que no había muestras suficientes con las que compararlo, o quizás incluso se encontraba extinguido en la actualidad. Valentina Coia, bióloga de la EURAC (Academia Europea de Bolzano), explica esta cuestión en detalle:

“No podíamos descartar la primera hipótesis porque el estudio solo disponía de 85 muestras modernas con las que comparar del linaje K1, el linaje genético que incluye al de Ötzi, y entre ellas pocas muestras procedentes de Europa y especialmente ninguna de los Alpes Orientales, que albergan poblaciones que presumiblemente presentan una continuidad genética con el Hombre de Hielo. Para investigar las dos hipótesis necesitábamos comparar el ADN mitocondrial de Ötzi con un mayor número de muestras actuales.”

Momia del ‘Hombre de Hielo’. (Crystalinks)

Momia del ‘Hombre de Hielo’. (Crystalinks)

Por lo tanto, como informa Phys.org , el equipo de la EURAC colaboró con miembros de la Universidad de Roma “La Sapienza” y la Universidad de Santiago de Compostela, para intentar encontrar la respuesta. El estudio ‘Secuenciado completo del ADN de poblaciones alpinas e historia genética del Hombre de Hielo Neolítico del Tirol.’ fue publicado ayer, 14 de enero del 2016, en la versión online de la revista Nature.

En este estudio los investigadores compararon el ADN mitocondrial de Ötzi con muestras de 1.077 individuos pertenecientes al linaje K1, de las cuales 42 procedían de los Alpes Orientales. Esta reciente comparación ha demostrado que “ni el linaje del Hombre de Hielo ni ningún otro linaje evolutivamente cercano se encuentran presentes en las poblaciones actuales.” Estos resultados parecen confirmar la segunda hipótesis: que la línea genética materna de Ötzi probablemente se extinguió.

En la segunda parte de este estudio, los investigadores compararon el ADN mitocondrial del ‘Hombre de Hielo’ con datos de otras muestras del Neolítico europeo, en busca de los orígenes del linaje K1f. Los resultados obtenidos en este análisis sugieren que el linaje materno de Ötzi “tuvo su origen localizado en los Alpes, en una población que no creció demográficamente.” [cita de EurekAlert].

La siguiente pregunta que se planteaban los investigadores era por qué el grupo K1f se extinguió mientras que el G2a ha llegado hasta nuestros días. Basándose en las investigaciones en curso y en otras anteriores, han propuesto el siguiente escenario:

El linaje paterno de Ötzi, G2a, forma parte de un antiguo sustrato genético que llegó a Europa del Próximo Oriente con las migraciones de los primeros pueblos neolíticos hace unos 8.000 años. Nuevas migraciones y otros acontecimientos demográficos que tuvieron lugar tras el Neolítico en Europa acabaron por reemplazar en parte el linaje G2a por otros, excepto en algunas zonas aisladas geográficamente como Cerdeña. Por el contrario, el linaje materno del Hombre de Hielo tuvo su origen localizado en los Alpes Orientales al menos hace 5.300 años. Las mismas migraciones que han sustituido solo en parte su linaje paterno provocaron la extinción de su linaje materno, heredado solo por pequeñas poblaciones muy estables demográficamente. Los grupos procedentes de los Alpes Orientales de hecho incrementaron su tamaño solo a partir de la Edad del Bronce, como prueban los estudios arqueológicos llevados a cabo en el territorio habitado por el Hombre de Hielo.

Escultura del aspecto que podría haber tenido Ötzi en vida. (CC BY SA 3.0)

Escultura del aspecto que podría haber tenido Ötzi en vida. (CC BY SA 3.0)

Mapas que explican el escenario propuesto para los linajes K1f y G2a. Mapa A: Migraciones que tuvieron lugar hace unos 8.000 años en las que poblaciones de principios del Neolítico procedentes del Próximo Oriente llegaron a Europa trayendo consigo los haplogrupos principales del ADN mitocondrial K1 y el cromosoma ‘Y’ G2a, según datos recientes basados en estudios de ADN. Mapa B: Distribución de los haplogrupos del ADN mitocondrial K1 (círculos) y el cromosoma ‘Y’ G2a (rectángulos), basada en antiguas muestras datadas en hace más de 5.000 años y sus frecuencias absolutas. Mapa C: Distribución y frecuencias aproximadas del haplogrupo G2a-L91 en Europa. (V. Coia, et al.)

Mapas que explican el escenario propuesto para los linajes K1f y G2a. Mapa A: Migraciones que tuvieron lugar hace unos 8.000 años en las que poblaciones de principios del Neolítico procedentes del Próximo Oriente llegaron a Europa trayendo consigo los haplogrupos principales del ADN mitocondrial K1 y el cromosoma ‘Y’ G2a, según datos recientes basados en estudios de ADN. Mapa B: Distribución de los haplogrupos del ADN mitocondrial K1 (círculos) y el cromosoma ‘Y’ G2a (rectángulos), basada en antiguas muestras datadas en hace más de 5.000 años y sus frecuencias absolutas. Mapa C: Distribución y frecuencias aproximadas del haplogrupo G2a-L91 en Europa. (V. Coia, et al.)

Los continuos estudios acerca del ‘Hombre de Hielo’ nos llevan a preguntarnos qué nuevas historias nos reservan los restos de Ötzi para el futuro, y qué nos revelarán sobre nuestro pasado.

Imagen de portada: Mano del ‘Hombre de Hielo’. Fuente: South Tyrol Museum of Archaeology/EURAC/M.Lafogler

Autor: Alicia McDermott

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo