Portada-Santuarios-Egipcios-Estatuas.jpg

Descubiertas estatuas funerarias familiares de hace 3.400 años en santuarios del río Nilo

Los arqueólogos han descubierto en Egipto diversas estatuas de dos familias en santuarios que los investigadores creían hasta ahora que habían sido destruidos por un terremoto en la antigüedad. Realizaron este hallazgo en Gebel el Silsila, emplazamiento de una cantera que ocupa ambas orillas del Nilo, y cuya piedra arenisca era utilizada en la mayor parte de grandes templos del antiguo Egipto.

Canteras de Gebel el Silsila, Egipto (Public Domain)

Canteras de Gebel el Silsila, Egipto ( Public Domain )

Una de las estatuas, descrita como el cenotafio mejor conservado de Gebel el Silsila, representa a un antiguo funcionario egipcio llamado Neferkhewe, a su esposa Ruiuresti y a sus dos hijos. Una inscripción cercana a las estatuas describe a Neferkhewe como ‘supervisor de tierras extranjeras’ y ‘jefe del Medjay’. El Medjay era el nombre que daban los antiguos egipcios a lo que hoy es Sudán. Neferkhewe estaba a las órdenes del faraón Tutmosis III, que reinó del 1479 a. C. al 1426 a. C.

Un cenotafio es un monumento funerario dedicado a alguien que está enterrado en otro lugar.

Según el artículo de Discovery que informa del trabajo realizado por dos arqueólogos suecos y varios egipcios, las otras dos estatuas de tamaño natural representan a un hombre y una mujer desconocidos sentados cara a cara en un antiguo sofá.

Relieve de Neferkhewe y su familia en uno de los santuarios (Fotografía: Gebel el Silsila Project)

Relieve de Neferkhewe y su familia en uno de los santuarios (Fotografía: Gebel el Silsila Project)

La estatua del hombre presenta orejas prominentes y de gran tamaño, además de labios gruesos y una gran nariz. También tiene los ojos hundidos, y sus brazos están cruzados sobre el pecho en lo que los egiptólogos llaman la postura osiríaca. En la cabeza lleva el habitual tocado egipcio hasta los hombros. La mujer presenta rasgos igualmente pronunciados, y se encuentra abrazando al hombre. Uno de los brazos de ella está sobre el hombro del hombre, mientras que el otro está cruzado sobre su propio pecho.

Neferkhewe también aparece representado adoptando la postura osiríaca.

Los elementos arquitectónicos de ambos santuarios se han conservado a pesar de los siglos de erosión y de haber quedado sumergidos en agua y limo por las inundaciones del cercano Nilo. Podemos leer en Discovery que el santuario de Neferkhewe, al que se ha catalogado como Santuario 31, conserva todos sus detalles arquitectónicos, incluidos los bloques que forman sus muros, las jambas de sus puertas, el suelo y el zaguán. El santuario de la otra pareja, al que se ha asignado el número 30, aún conserva el portal con su zaguán, el dintel, las jambas de las puertas, las paredes interiores y el techo.  

Los santuarios de Gebel el Silsila vistos desde el Nilo (Dennis Jarvis/Wikimedia Commons)

Los santuarios de Gebel el Silsila vistos desde el Nilo (Dennis Jarvis/ Wikimedia Commons )

En mayo del 2015 Ancient Origins ya informó de que los monumentos de Gebel el Silsila se habían mantenido en gran medida intactos en la época moderna, a pesar de haber sido muy visitados desde que se empezó a investigar el Antiguo Egipto en la época Napoleónica, a principios del siglo XIX. Dos arqueólogos realizaron excavaciones menores a finales del siglo XIX y otras se llevaron a cabo a principios del XX. En la web del ARCE  (American Research Center in Egypt – Centro Americano de Investigaciones en Egipto) podemos leer que los trabajos que están en curso actualmente se iniciaron en el punto en el que la investigación de R. A. Caminos de principios del siglo XX  se detuvo. A día de hoy, los arqueólogos están realizando un amplio y detallado estudio, tratando de documentar incluso los hallazgos menos espectaculares del yacimiento. 

Los arqueólogos comenzaron los trabajos en la ribera oriental del yacimiento en el año 2012. En la web del ARCE leemos que los descubrimientos realizados en esta margen del río aportaron valiosos datos acerca de las ideas y actividades cotidianas de los trabajadores de la cantera, así como de sus creencias religiosas y supersticiones, reflejadas en sus escritos sobre las paredes de roca. La intención de los investigadores es examinar y documentar hasta el último centímetro cuadrado de roca que hay al descubierto en la cantera. Solo en la primera etapa de los trabajos se han registrado casi 3000 marcas de cantería y los textos de 500 inscripciones.

Emplazamiento de Gebel el Silsila (Public Domain)

El yacimiento de Gebel el Silsila ( Public Domain )

El emplazamiento, conocido en la antigüedad como Khenu (“Lugar en el que se rema”), está situado 65 Km al norte de Asuán. Se asienta sobre ambas márgenes del Nilo, la oriental y la occidental, en el punto en el que el cauce del río es más estrecho. Es conocido por sus impresionantes estelas y cenotafios, además de por sus magníficos ejemplos de antiguos graffitis de muy diversos tipos, con inscripciones en lenguaje jeroglífico, hierático, demótico, y además en griego y latín. El yacimiento también cuenta con petroglifos y elaborados pictogramas, así como con representaciones artísticas pintadas y grabadas en la piedra de épocas muy diferentes, desde la prehistoria hasta períodos más recientes.

Las canteras de piedra arenisca se encuentran a ambos lados del Nilo, a una distancia de entre 2,5 y 3 Km del templo, y muestran una amplia variedad de técnicas de extracción y transporte. La tecnología y técnicas empleadas en la explotación de estas canteras cambiaron con el tiempo y también se están investigando en la actualidad.

Fue la expedición arqueológica sueca de la Universidad de Lund encabezada por Maria Nilsson y John Ward la que descubrió los santuarios 30 y 31. Están trabajando conjuntamente con la Inspectoría de Kom Ombo, dirigida por Abd el Menum, y la de Asuán, bajo el mando de Nasr Salama. El Proyecto para el Estudio de Gebel el Silsila (The Gebel el Silsila Survey Project) ha publicado aquí un breve informe y más fotografías de los santuarios, además de muchos otros artículos e imágenes sobre su trabajo.

Imagen de portada: Uno de los dos santuarios con estatuas familiares hallados junto al Nilo en Gebel el Silsila. Éste muestra a una pareja que hasta ahora no ha sido identificada, ya que no se han encontrado inscripciones relacionadas con ellos. (Fotografía: The Gebel El Silsila Project)

Autor: Mark Miller

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article