Portada-Túnel subterráneo, parte del proyecto de construcción “Riese” de la Alemania Nazi, situado bajo el castillo de Ksiaz, en Polonia (public domain). Detalle: Reconstrucción del Salón de Ámbar (Patricio Rodriguez / flickr).

Dan comienzo las labores destinadas a recuperar el Tren del Oro nazi descubierto en Polonia

Hace dos meses, los titulares de todo el mundo anunciaban que unos buscadores de tesoros habían descubierto un legendario tren nazi repleto de armas, oro, dinero y archivos, oculto en un túnel que llevaba largo tiempo olvidado en una zona montañosa de Polonia. Se creía que el tren podía contener el largo tiempo perdido Salón de Ámbar del Palacio de Charlottenburg, una sala de principios del siglo XVIII cubierta de ámbar, oro y piedras preciosas, y cuyo valor actual se calcula en unos 385 millones de dólares. Esta semana, los ingenieros comenzarán a inspeccionar el lugar para averiguar cómo acceder a este tren acorazado, posiblemente protegido por trampas.

Desde el Ministerio de Cultura polaco se ha informado de que la localización del tren nazi fue revelada al polaco Piotr Koper y al alemán Andreas Richter al ser confesada por un moribundo en su lecho de muerte. The Telegraph ha informado de que dos cazadores de tesoros hallaron el tren acorazado, de unos 100 metros de largo, e inmediatamente tramitaron una solicitud al gobierno polaco – según las leyes polacas quien encuentra un tesoro puede quedarse con el 10% del valor de su hallazgo. El gobierno de Polonia ha confirmado la ubicación del tren mediante el uso de georradar.

Al parecer el tren se encuentra en el interior de un túnel subterráneo construido por los nazis a lo largo de un tramo de vía férrea de cuatro kilómetros perteneciente a la línea Wroclaw-Walbryzch. No obstante, su ubicación exacta se mantiene en secreto, entre otras cosas porque se cree que el túnel podría estar minado o albergar trampas y necesitará ser investigado previamente por medio de un cuidadoso operativo en la que se desplegarán Ejército, Policía y Bomberos.

The Guardian informa de que se está trabajando actualmente para planificar con exactitud cómo se llevará a cabo la operación. Los expertos utilizarán detectores de campos magnéticos, cámaras de infrarrojos y radares para dar inicio a una búsqueda no invasiva sobre el terreno. No se permitirán excavaciones ni perforaciones hasta que esta fase inicial de sondeos finalice.

“Desde el pasado mes de agosto, el ejército polaco ha desbrozado la vegetación de un área del tamaño de un campo de fútbol,” informa The Guardian. “Los soldados han barrido la zona en busca de minas y analizado el terreno por la posible presencia de gases venenosos.”

Túnel subterráneo, parte del proyecto de construcción “Riese” de la Alemania Nazi, situado bajo el castillo de Ksiaz, en Polonia (Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia / Flickr)

Túnel subterráneo, parte del proyecto de construcción “Riese” de la Alemania Nazi, situado bajo el castillo de Ksiaz, en Polonia (Ministerio de Asuntos Exteriores de Polonia / Flickr)

Tesoro Nazi

Cuenta la leyenda que los alemanes ocultaron al Ejército Rojo soviético en su avance estos tesoros robados como política de seguridad para ayudar a escapar a criminales de guerra nazi huidos y permitirles empezar una nueva vida tras el final de la Segunda Guerra Mundial.

Aunque funcionarios del gobierno han afirmado que desconocen el contenido exacto del “tren nazi”, Piotr Zuchowski, viceministro de medio ambiente, ha declarado a Radio Jedynka de Polonia que su contenido “probablemente sea equipo militar, aunque también es posible que contenga joyas, obras de arte y documentos archivados,” según informa Yahoo News. Un comunicado del gobierno polaco especulaba con la posibilidad de que pudiese albergar también el perdido Salón de Ámbar, desmantelado por los nazis en el Palacio de Charlottenburg, cercano a San Petersburgo, en 1941.

El Salón de Ámbar

El Salón de Ámbar fue instalado originalmente en el Palacio de Charlottenburg, hogar de Federico I, primer rey de Prusia en 1701. Durante una visita de estado a Prusia, el Salón de Ámbar atrajo la atención del Zar de Rusia Pedro el Grande. Viendo una oportunidad de ganarse el favor del Zar, Federico I le obsequió con el Salón de Ámbar en 1716 a fin de cimentar la recientemente formada alianza entre Prusia y Rusia contra Suecia. El Salón de Ámbar fue desmantelado y enviado a Rusia en 18 contenedores de gran tamaño, siendo instalado a continuación en la Casa de Invierno de San Petersburgo como parte de su colección de arte europeo. En el año 1755, la zarina Isabel trasladó el Salón de Ámbar al Palacio de Charlottenburg, donde permaneció hasta que fue desmantelado y robado por los nazis en 1941 y enviado al museo del castillo de Königsberg.

Aunque el Salón de Ámbar estuvo en exposición los dos años siguientes, la guerra no marchaba bien para los alemanes, y se aconsejó al director del museo, Alfred Rohde, que desmontara el salón y lo guardara en cajas para su traslado. Menos de un año después, los bombardeos aliados destruían la ciudad de Königsberg, y el museo del castillo quedaba en ruinas. Después de eso, el rastro del Salón de Ámbar sencillamente se desvaneció.

Sección reconstruida del Salón de Ámbar (Wikipedia)

Sección reconstruida del Salón de Ámbar (Wikipedia)

El Salón de Ámbar original en 1931 (Wikipedia)

El Salón de Ámbar original en 1931 (Wikipedia)

Muchos creen que el Salón de Ámbar ya había sido escondido y puesto a buen recaudo por los alemanes antes de la destrucción del museo del castillo de Königsberg, y que por tanto, ha habido muchas tentativas de seguirle la pista a este tesoro, fracasando todas ellas.

Si el tren del oro nazi recién descubierto realmente contiene las piezas del mundialmente famoso Salón de Ámbar, seríamos testigos del retorno y reconstrucción de un valioso fragmento de la historia de Europa.

Imagen de portada: Túnel subterráneo, parte del proyecto de construcción “Riese” de la Alemania Nazi, situado bajo el castillo de Ksiaz, en Polonia (Public Domain). Detalle: Reconstrucción del Salón de Ámbar (Patricio Rodriguez / flickr).

Autor: April Holloway

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo