Portada - Buceadores del proyecto ‘Expedición arqueológica subacuática a Guatemala’. Fuente: Magdalena Krzemień & Mateusz Popek.

Buceadores encuentran cientos de ofrendas rituales en un lago de Guatemala sagrado para los mayas

La civilización de los mayas es una de las más fascinantes de las muchas que florecieron en la antigua Mesoamérica, y acaba de anunciarse que un equipo conjunto polaco-guatemalteco ha recuperado de un lago una gran cantidad de objetos pertenecientes a la edad de oro de esta cultura. Sus hallazgos aportan nuevos datos sobre el grandioso Período Clásico Maya.

Los descubrimientos se realizaron en el remoto lago Petén Itzá, situado en el norte del interior de Guatemala, un lago que rodea a una isla llamada Flores que en el pasado fue la ubicación de la gran ciudad maya de Nojpetén, también llamada Tayasal. Los objetos fueron recuperados por un equipo de buceadores polacos de la Universidad de Jaguelónica de Cracovia, que examinó el lecho de esta masa de agua. El equipo realizó los hallazgos unos 480 pies (160 metros) por debajo de la superficie. Sus descubrimientos fueron hechos durante el verano, pero no fueron publicados inicialmente para no atraer a eventuales saqueadores al lago.

500 objetos hallados en el fondo del lago

La directora del equipo arqueológico, Magdalena Krzemień, comentaba para una agencia de prensa que “hemos descubierto más de medio millar de reliquias, incluyendo objetos hundidos durante rituales religiosos,” según informa la web de Science in Poland . Los submarinistas esperaban encontrar restos de una gran batalla que tuvo lugar entre españoles y mayas. En su lugar encontraron objetos que databan de un período histórico anterior.

Los buceadores hallaron un tesoro desparramado en el fondo del lago. Encontraron macabros quemadores de incienso con forma de calavera, caracolas y cuencos ceremoniales. Se cree que las caracolas descubiertas, que habían sido importadas del Caribe, eran utilizadas como instrumento musical ritual. Un descubrimiento importante fue el de un cuchillo de obsidiana, ya que este tipo de hojas eran de uso frecuente en los sacrificios humanos de la antigua Mesoamérica. Según First News , los arqueólogos subacuáticos también encontraron “varios monumentos que detallaban las ceremonias rituales que tenían lugar en la antigua capital maya, Nojpetén.”

El equipo de investigadores esperaba encontrar evidencias de la ‘gran batalla’ entre los mayas y los conquistadores españoles. Sin embargo, estas reliquias son aproximadamente 1.000 años más antiguas. (Magdalena Krzemień & Mateusz Popek)

El equipo de investigadores esperaba encontrar evidencias de la ‘gran batalla’ entre los mayas y los conquistadores españoles. Sin embargo, estas reliquias son aproximadamente 1.000 años más antiguas. (Magdalena Krzemień & Mateusz Popek )

Cuchillos utilizados en sacrificios

Algunos de los cuencos ceremoniales estaban amontonados unos sobre otros, y había fragmentos de obsidiana y carbón de leña en ellos. Fue en una de estas pilas de cuencos donde se encontró el cuchillo hecho de roca volcánica. Había sido deliberadamente depositado en el recipiente, lo que indica que fue utilizado en algún tipo de sacrificio, posiblemente incluso un sacrificio humano. Los mayas utilizaban a menudo estos cuchillos para extraer el corazón a sus víctimas aún con vida, de una manera que recuerda mucho a los aztecas.

Los arqueólogos encontraron una hoja de obsidiana que mide casi 20 cm y que a su juicio estaba ‘claramente asociada con rituales y sacrificios’. (Magdalena Krzemień & Mateusz Popek)

Los arqueólogos encontraron una hoja de obsidiana que mide casi 20 cm y que a su juicio estaba ‘claramente asociada con rituales y sacrificios’. ( Magdalena Krzemień & Mateusz Popek )

Los expertos no están sorprendidos ante el hecho de haber encontrado tantas reliquias importantes arrojadas al fondo de un lago. Las masas de agua encerraban un gran significado religioso para los mayas, ya que las consideraban entradas al inframundo. Por otra parte, el agua también estaba asociada con el poderoso dios de la lluvia, Chaak , quien también era dios de la fertilidad. Los objetos podrían haber sido ofrendas sacrificiales a este dios, muy importante en el panteón maya.

Urna cerámica (quemador de incienso) con la efigie de Chaac, siglos XII – XIV. (Dominio público)

Urna cerámica (quemador de incienso) con la efigie de Chaac, siglos XII – XIV. ( Dominio público )

Todas las reliquias y objetos de sacrificio estaban en buen estado. Esto fue inicialmente un misterio para el equipo, cuyos integrantes estaban desconcertados ante el hecho de que estos frágiles objetos no se hubieran roto. Se cree que las ofrendas fueron depositadas deliberadamente en el lecho del lago, de algún modo. Los arqueólogos razonaron que era poco probable que fueran depositados allí por buceadores, deduciendo que probablemente fueran bajados hasta el fondo del lago por medio de redes.

Según la web the First News todos los hallazgos se remontan al Periodo Clásico Maya “del 150 a. C. – 250 d. C. al 600 d. C. – 800 d. C.” Esta época es considerada a menudo el cénit de los mayas previo al derrumbe de su civilización en torno al 1000 d. C. Sin embargo, los mayas gozaron de un renacimiento antes e incluso después de la llegada de los conquistadores españoles .

El agua tenía un significado simbólico especial para los mayas, quienes creían que era el medio a través del cual los muertos realizaban su travesía al inframundo. (Magdalena Krzemień & Mateusz Popek)

El agua tenía un significado simbólico especial para los mayas, quienes creían que era el medio a través del cual los muertos realizaban su travesía al inframundo. (Magdalena Krzemień & Mateusz Popek )

La caída de Nojpetén

El tesoro fue hallado cerca de la ciudad-isla de Nojpetén, que durante muchos siglos fue muy importante en la región. Fue el último bastión de los mayas, y sus habitantes desafiaron a los conquistadores durante casi doscientos años. Nojpetén no cayó en manos de los españoles hasta la década de 1690. Sólo pudo ser tomada por los europeos después de una batalla brutal en el lago. Los españoles utilizaron barcos armados con cañones para destruir la ciudad, lo que puso fin de forma efectiva al último estado maya independiente.

Los objetos recuperados ofrecen nuevos datos sobre las creencias religiosas y culturales de los mayas durante su apogeo. Los arqueólogos subacuáticos continúan con sus exploraciones y esperan encontrar más objetos sacrificiales de otras épocas. En particular esperan poder hallar más objetos relacionados con la batalla librada en el lago que tuvo como consecuencia la conquista del último estado maya independiente de Centroamérica.

Los buceadores están entusiasmados con sus descubrimientos y creen que hay aún más tesoros esperando ser descubiertos en el fondo del lago. (Magdalena Krzemień & Mateusz Popek)

Los buceadores están entusiasmados con sus descubrimientos y creen que hay aún más tesoros esperando ser descubiertos en el fondo del lago. ( Magdalena Krzemień & Mateusz Popek )

Imagen de portada: Buceadores del proyecto ‘Expedición arqueológica subacuática a Guatemala’. Fuente: Magdalena Krzemień & Mateusz Popek .

Autor: Ed Whelan

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article