All  
El ADN antiguo muestra movimientos e interacciones alentadas por el pastoralismo en África. Fuente: kubikactive / Adobe Stock

ADN Antiguo Está Revelando los Orígenes de la Cría de Ganado en África

Los visitantes de África oriental a menudo se asombran con las manadas masivas de ganado con una magnífica variedad de patrones de cuernos, jorobas y capas. El pastoralismo, una forma de vida centrada en el pastoreo, es una parte central de la identidad de muchos africanos. También es una estrategia económica clave que ahora está amenazada por el cambio climático, la creciente demanda de carne, la expansión urbana y los conflictos por la tierra.

Las raíces del pastoralismo podrían contener pistas para ayudar a resolver estos desafíos modernos. Los estudios sugieren que las formas tradicionales de manejo del ganado (moverse e intercambiar con otros pastores) permitieron a los pastores hacer frente a la inestabilidad ambiental y al cambio económico durante los últimos miles de años. La investigación también está ayudando a los científicos a comprender cómo los milenios de pastoreo y estiércol del ganado han dado forma a las sabanas y la diversidad de la vida silvestre de África oriental.

Entonces, ¿cómo comenzó el pastoralismo en África? En la actualidad, la mayoría de los arqueólogos creen que los antepasados ​​salvajes de los bovinos, ovinos y caprinos domésticos de hoy en día se domesticaron por primera vez en la "Media Luna Fértil" de Oriente Medio. La investigación arqueológica muestra que el pastoreo comenzó a aparecer y extenderse desde lo que hoy es Egipto hace unos 8,000 años. Hace 5.000 años, los pastores estaban enterrando a sus muertos en elaborados cementerios monumentales cerca de la orilla de un lago en Kenia. Dos milenios más tarde, los asentamientos de pastores estaban presentes en una gran parte del este de África y, hace al menos 2.000 años, el ganado aparece en Sudáfrica.

Las grandes manadas de ganado pastan cerca del lago Manyara en Tanzania, donde han sido una parte clave de la economía durante 3.000 años. Mary Prendergast, CC BY-ND (La conversación)

Las grandes manadas de ganado pastan cerca del lago Manyara en Tanzania, donde han sido una parte clave de la economía durante 3.000 años. Mary Prendergast, CC BY-ND (La conversación)

Mucho queda sin respuesta: ¿Los animales se diseminaron principalmente a través del intercambio, al igual que el efectivo circula ampliamente mientras que la mayoría de las personas se quedan quietas? ¿Las personas se movían largas distancias con sus rebaños, atravesando el continente generación por generación? ¿Hubo muchas migraciones separadas o pocas, y qué sucedió cuando los pastores de inmigrantes se reunieron con los forrajeros indígenas? Decidimos hacer estas preguntas utilizando el ADN antiguo de esqueletos arqueológicos de todo el este de África.

Uniendo la historia genética de los pastores

Los arqueólogos estudian la basura de la gente antigua (vasijas de barro rotas, joyas abandonadas, comidas sobrantes, incluso heces), pero también estudiamos a las personas mismas. Los bioarqueólogos examinan los huesos y dientes humanos como indicadores de salud, estilo de vida e identidad.

Ahora también es posible secuenciar el ADN antiguo para observar la ascendencia genética. Hasta hace poco, sin embargo, África ha estado al margen de la "revolución del ADN antiguo" por una variedad de razones. Los avances en la secuenciación del ADN han creado nuevas oportunidades para estudiar la historia de la población africana.

En nuestra nueva investigación, nuestro equipo secuenció los genomas de 41 personas enterradas en sitios arqueológicos en Kenia y Tanzania, más que duplicando el número de personas antiguas con datos de todo el genoma del África subsahariana. Obtuvimos fechas de radiocarbono de los huesos de 35 de estas personas, lo que es importante porque las fechas directas de los restos humanos son prácticamente inexistentes en África Oriental. Trabajar en equipo significaba forjar asociaciones entre curadores, arqueólogos y genetistas, a pesar de nuestras diferentes culturas de trabajo y vocabularios especializados.

Las personas que estudiamos fueron enterradas con una amplia variedad de evidencias arqueológicas que las relacionan con la alimentación, el pastoreo y, en un caso, la agricultura. Estas asociaciones no son herméticas (las personas pueden haber cambiado entre forrajeo y pastoreo), pero confiamos en las tradiciones culturales, los tipos de artefactos y los restos de alimentos para tratar de entender cómo las personas estaban recibiendo sus comidas.

Los puntos rojos son sitios arqueológicos en el estudio de los autores. Los puntos grises marcan los sitios seleccionados del valle del Rift. El estudio geológico Gully de Prettejohn, marcado por una estrella negra, produjo el ADN antiguo más antiguo de Kenia. Elizabeth Sawchuk, CC BY-ND (La conversación)

Los puntos rojos son sitios arqueológicos en el estudio de los autores. Los puntos grises marcan los sitios seleccionados del valle del Rift. El estudio geológico Gully de Prettejohn, marcado por una estrella negra, produjo el ADN antiguo más antiguo de Kenia. Elizabeth Sawchuk, CC BY-ND (La conversación)

Después de agrupar a los individuos según los estilos de vida que inferimos de la evidencia arqueológica asociada, comparamos sus genomas antiguos con los de cientos de personas vivas y unas pocas docenas de personas de toda África y el Oriente Medio adyacente. Estábamos buscando patrones de parentesco genético.

Algunas de nuestras muestras antiguas no se parecían a otros grupos conocidos. A pesar de los grandes esfuerzos para documentar la gran variación genética en África, hay un largo camino por recorrer. Todavía hay lagunas en los datos modernos, y no hay datos antiguos para gran parte del continente. Aunque podemos identificar grupos que comparten similitudes genéticas con los antiguos pastores, esta imagen sin duda se volverá más clara a medida que se disponga de más datos.

Pastoreo ampliado en etapas.

Hasta ahora, podemos decir que el pastoreo se extendió a través de un proceso complejo de varios pasos. El primer paso involucró a una "población fantasma", una para la cual aún no tenemos evidencia genética directa. Estas personas dibujaron aproximadamente la mitad de su ascendencia de grupos que vivían en Medio Oriente o, presumiblemente, el noreste de África (una región para la que no tenemos un ADN relevante) o ambos, y aproximadamente la mitad de los grupos sudaneses. A medida que este grupo se extendió hacia el sur, probablemente con ganado, interactuaron y se integraron genéticamente con los recolectores que ya vivían en África Oriental. Este período de interacción duró tal vez alrededor de 4,500-3,500 años atrás.

Después de que esto ocurrió, parece que los antiguos pastores se mantuvieron genéticamente a sí mismos. Los métodos que nos permiten estimar la fecha promedio de la mezcla, es decir, el flujo de genes entre grupos previamente aislados, indican que la integración se detuvo en gran medida hace unos 3.500 años. Esto sugiere que había barreras sociales que evitaban que los pastores y los recolectores tuvieran hijos juntos, incluso si interactuaban de muchas otras maneras. Alternativamente, puede haber muchos menos recolectores que pastores, por lo que el flujo de genes entre estas comunidades no tuvo un gran impacto demográfico.

Hace alrededor de 1.200 años, documentamos los recién llegados de personas relacionadas con los recientes grupos sudaneses y, por primera vez, de África occidental, asociados con el trabajo temprano en el hierro y la agricultura. Después de este punto, un mosaico social formado por agricultores, pastores y forrajeros se volvió típico de África oriental, y sigue siéndolo hoy.

Una pregunta interesante es cómo los pastores primitivos usaban sus rebaños. Por ejemplo, ¿estaban tomando leche? Aunque muchos africanos del este llevan hoy una mutación genética que los ayuda a digerir la leche en la edad adulta, esto puede ser un desarrollo reciente. Pudimos probar a ocho individuos la variante genética responsable de la persistencia de la lactasa en muchos pastores de África oriental hoy. Solo un hombre, que vivió en Tanzania hace 2.000 años, llevó esta variante. Quizás la lechería era rara, pero también es posible que las personas encontraran soluciones culinarias creativas, por ejemplo, leche fermentada o yogur, para evitar la indigestión.

La diversidad cultural y biológica no son lo mismo.

Los arqueólogos dicen que "las ollas no son personas". No se asume que los estilos de artefactos particulares reflejen identidades concretas, tal como no asumiríamos hoy que la elección de kilts versus lederhosen está determinada por el ADN.

La cerámica es el Tupperware del pasado: es duradera y ubicua en los sitios arqueológicos. Pero no siempre hay un vínculo entre los estilos y las identidades ancestrales. Comparamos los entierros asociados con dos tradiciones de artefactos distintivos, Savanna Pastoral Neolítico (A) y Elmenteitan (B), y no encontramos diferencias genéticas. Steven Goldstein en el Museo Nacional de Kenia, CC BY-NC-ND

La cerámica es el Tupperware del pasado: es duradera y ubicua en los sitios arqueológicos. Pero no siempre hay un vínculo entre los estilos y las identidades ancestrales. Comparamos los entierros asociados con dos tradiciones de artefactos distintivos, Savanna Pastoral Neolítico (A) y Elmenteitan (B), y no encontramos diferencias genéticas. Steven Goldstein en el Museo Nacional de Kenia, CC BY-NC-ND

En Kenia y Tanzania, los arqueólogos habían identificado previamente dos tradiciones culturales de los primeros pastores que se distinguían por diferentes estilos de cerámica, fuentes de herramientas de piedra, patrones de asentamiento y prácticas de enterramiento. Las personas que crearon estas culturas vivieron aproximadamente al mismo tiempo y en la misma área. Algunos estudiosos plantearon la hipótesis de que hablaban diferentes idiomas y tenían diferentes identidades "étnicas".

Nuestro estudio reciente no encontró evidencia de diferenciación genética entre personas asociadas con estas culturas diferentes; de hecho, nos sorprendió lo estrechamente relacionados que estaban. Ahora los arqueólogos pueden formular una pregunta diferente: ¿Por qué surgieron culturas distintas entre vecinos tan estrechamente relacionados?

El ADN antiguo está arrojando nueva luz sobre la historia de áreas clave para el pastoreo temprano, como el Valle del Rift de África Oriental. Mary Prendergast, CC BY-ND

El ADN antiguo está arrojando nueva luz sobre la historia de áreas clave para el pastoreo temprano, como el Valle del Rift de África Oriental. Mary Prendergast, CC BY-ND

(Re) descubriendo lugares y personas perdidas

Algunos de nuestros hallazgos más emocionantes vinieron de lugares inesperados. Las estanterías de los museos están llenas de colecciones potencialmente cambiantes que aún no se han estudiado o publicado. En una esquina trasera de un almacén, encontramos una bandeja que contenía dos esqueletos humanos fragmentados descubiertos durante una expedición geológica del Valle del Rift en Gully, en Prettejohn, en la década de 1960. Había poca información contextual, pero con el aliento de los curadores, probamos los restos para ver si al menos podíamos determinar su edad.

Nos sorprendió saber que estos entierros de 4,000 años proporcionaron el ADN más antiguo de Kenia, y que el hombre y la mujer enterrados en ese sitio pueden haber sido algunos de los primeros pastores de África Oriental. Gracias a ellos, podemos demostrar que la propagación del pastoreo en Kenia involucró varios movimientos separados de grupos ancestrales distintos. Tenemos mucho que aprender de las colecciones más antiguas, y los arqueólogos no siempre tienen que cavar para hacer nuevos descubrimientos.

Los archivos son una parte clave de la investigación del ADN antiguo, que a veces conduce al redescubrimiento de colecciones arqueológicas olvidadas. Elizabeth Sawchuk en el Museo Nacional de Kenia, CC BY-NC-ND

Los archivos son una parte clave de la investigación del ADN antiguo, que a veces conduce al redescubrimiento de colecciones arqueológicas olvidadas. Elizabeth Sawchuk en el Museo Nacional de Kenia, CC BY-NC-ND

La investigación del ADN antiguo no solo responde preguntas sobre nuestro pasado compartido. También plantea otros nuevos que deben ser respondidos por otros campos. Nuestros resultados no nos dicen qué significa la migración y la mezcla en términos sociales. ¿Qué motivó a las personas a moverse con el ganado? ¿Qué sucedió cuando se reunieron personas con estilos de vida radicalmente diferentes? ¿Qué fue de los forrajeadores que vivían en el este de África a lo largo del pasado y cuyos descendientes son pocos y distantes entre sí?

En última instancia, esperamos que al estudiar el pastoralismo en el pasado y demostrar la capacidad de recuperación de esta forma de vida, podamos contribuir de alguna manera a comprender los desafíos que enfrentan los pastores de hoy.

Imagen de Portada: el ADN antiguo muestra movimientos e interacciones alentadas por el pastoralismo en África. Fuente: kubikactive / Adobe Stock

Mary Prendergast  y Elizabeth Sawchuk en The Conversation publicaron originalmente este artículo con el título "Antiguo DNA está revelando los orígenes de la ganadería en África", y se ha vuelto a publicar bajo una licencia de Creative Commons.

 

Siguiente Artículo