Portada-Fresco de Príapo de la Casa de los Vettii en Pompeya-Wikipedia.png

Fresco de Pompeya Muestra a un Desventurado Príapo Sufriendo un Doloroso Trastorno

Quizás Príapo, el antiguo dios griego y romano del enorme falo, no era tan afortunado después de todo. Un médico e investigador italiano afirma que una de las pinturas más famosas de la rústica divinidad representa al dios aquejado de una fimosis aguda—un antihigiénico y doloroso trastorno que imposibilita la retracción del prepucio del pene. Pero las cosas aún irían a peor para el pobre Príapo, ya que la diosa Hera le lanzó una poderosa maldición que le volvió feo, impotente y sexualmente perverso.

Un fresco de la Casa de los Vettii en las antiguas ruinas de Pompeya muestra al dios comparando en una balanza el peso de su enorme miembro con el de una bolsa de oro. En la mitología griega, Príapo era un dios rústico menor de la fertilidad, protector del ganado, de las plantas y árboles que dan fruto, de los jardines y de los genitales masculinos. Habitualmente se le representa con una descomunal y permanente erección, que dio pie al término médico príapismo, un doloroso trastorno por el cual el pene erecto no retorna a su estado fláccido habitual.

Representacion-pictorica-Priapo-siglo-I-Museo-Arqueologico-Nacional-de-Napoles

Representación pictórica de Príapo de entre el 50 d. C. y el 79 d. C., Museo Arqueológico Nacional de Nápoles (Wikimedia Commons)

Según el Dr. Francesco M. Galassi, doctor en medicina del Imperial College London (Escuela Imperial de Londres), el fresco de Pompeya representa a un Príapo que sufre un caso de fimosis cerrada—en la cual el prepucio que cubre la cabeza del pene no puede retirarse hacia atrás, afirma en un nuevo estudio del que es co-autor junto con Stefano Galassi. El trastorno ha sido tratado históricamente por medio de la circuncisión, pero más recientemente los varones que lo sufren son medicados con corticosteroides. 

“Este trastorno presenta diferentes niveles de gravedad, y este caso específico parece ser de los más graves, en los cuales la piel no se retrae lo más mínimo sobre el glande,” escribe el Dr. Galassi en un nuevo artículo de la revista Urology (Urología). El Dr. Galassi declaró a Ancient Origins via e-mail que la fimosis puede resultar muy dolorosa y predisponer a infecciones a quien la padece.

El Dr. Galassi escribe que en la Italia rural, a menudo se mostraban las imágenes de Príapo con fimosis cerrada como forma de prevenir el trastorno entre los miembros varones de la familia. Incluso más recientemente, escribe el Dr. Galassi, imágenes fálicas de cera continúan exhibiendo este trastorno como medida apotropaica. Apotropaico significa que tiene el poder de ahuyentar el mal.

“Se entendía que estos símbolos propiciarían una rápida resolución de la fimosis en adolescentes que experimentaran este trastorno médico,” escribe.

“... entre los defectos del aparato genitourinario se incluye la fimosis, que ha sido objeto de representaciones artísticas desde los albores de la humanidad, remontándose a la prehistoria y mostrándose con un alto grado de precisión, hasta el punto que permite formular diagnósticos retrospectivos,” añadió el Dr. Galassi.

Estatuilla-Bronce-dos-piezas-Priapo-siglo-I-Picardia-Francia

Estatuilla de bronce que posiblemente represente al dios romano de la fertilidad Príapo, fabricada en dos piezas (que se muestran montadas y desmontadas).Esta estatuilla se ha datado a finales del siglo I d. C. Fue encontrada en Rivery, Picardía, Francia, en 1771 (Wikimedia Commons)

La imagen de Pompeya nos muestra a Príapo con una cesta de fruta, uno de sus símbolos. El hijo de Dionisos y Afrodita también estaba simbolizado por el burro, las flores, el pescado, las hortalizas y las abejas. Hera, celosa de Afrodita porque había sido declarada la más bella, maldijo a Príapo cuando aún estaba en su vientre. Afrodita sintió miedo de Hera y abandonó a Príapo a orillas de un río cercano al Helesponto. Su culto se extendió más tarde por Grecia e Italia.

El fresco de Pompeya que muestra a Príapo con una cesta de fruta, uno de sus símbolos (Wikimedia Commons)

Los antiguos identificaban a Príapo con otras divinidades agrarias, particularmente Pan.

En un correo electrónico dirigido a Ancient Origins, escribe Galassi: “Príapo era muy popular en la antigua Italia, pero era más bien un dios rústico. Así que es mejor no fijarse en él como haríamos con un dios del Olimpo y sus nobles atributos, en mi opinión.”

“Los antiguos colocaban en jardines y huertas de frutales una piedra con forma de falo para estimular la floración y fructificación,” leemos en el libro Mitología Griega y Romana Larousse.

También se colocaban piedras fálicas o hermas para que los dioses Hermes y Dionisos fueran propicios, diciéndose de este último en ocasiones que era el hijo o el padre de Príapo. Se sabe también de la utilización de falos en celebraciones o para pedir a los dioses que fueran propicios en Japón, China, Bali, India, Rusia, América, parte de África y otros lugares del mundo. Según cierto mito el falo de Shiva era tan gigantesco que ni siquiera Brahma volando hacia arriba y Vishnu volando hacia abajo pudieron alcanzar a ver sus límites.

Aunque muchos hombres puedan considerar a Príapo afortunado por su enorme apéndice, Hera le maldijo realmente con la impotencia, la fealdad y una mente perversa. Una historia cuenta que intentó violar a la diosa Hestia, pero los rebuznos de un asno provocaron que perdiera su erección. Príapo odió a los burros desde entonces, y como parte de su culto se le sacrificaban estos animales.

Imagen de portada: Fresco de Príapo de la Casa de los Vettii en Pompeya. El desventurado Príapo debió de ser realmente muy infeliz (Imagen de Wikipedia)

Autor: Mark Miller

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo