Portada-incrustaciones-Loza-Cristal-enemigos-antiguo-egipto-ramses-II-templo-medinet-habu-wikimedia commons.jpg

Los Feroces Amorreos y el Primer Rey del Imperio Babilónico

Los Amorreos, también llamados Amurru (en acadio) o Martu (en sumerio), fueron un antiguo pueblo de habla semítica que dominó la historia de Mesopotamia, Siria y Palestina entre los años 2.000 y 1.600 a. C. Tribus nómadas que simplemente tomaban por la fuerza las tierras que necesitaban, los amorreos eran feroces guerreros. Por dos veces conquistaron Babilonia y Mesopotamia (a finales del tercer milenio a. C. y principios del segundo), fundando nuevas ciudades-estado, de las que Babilonia fue la más famosa. Su rey más célebre, Hammurabi, fue, además, el primer rey del Imperio Babilónico.

El nombre "amorreo" literalmente quiere decir "el alto." En las fuentes mesopotámicas de Sumerios, Acadios y Asirios, los amorreos aparecen como pueblos nómadas ubicados en la región montañosa de Jebel Bishri, al norte de Siria, llamada "la montaña de los Amorreos." Procedían de una antigua tribu de Canaanitas, (aunque técnicamente no eran de etnia canaanita), que habitó la región al noreste del río Jordán. Al parecer los amorreos eran clanes nómadas dirigidos por jefes tribales, que se adentraban en las tierras que necesitaban para apacentar a sus rebaños.  Alguna obra literaria acadia habla en tono desdeñoso de ellos lo que implica que tanto los acadios como los sumerios veían su forma nómada de vida con repugnancia y desprecio:

El MARTU, que no conoce ningún grano.... El MARTU que no conoce casa, ni ciudad, los patanes de las montañas.... El MARTU que desentierra trufas ... que no dobla sus rodillas [para cultivar la tierra], que come la carne cruda, que no tiene ninguna casa durante su vida, que no es enterrado después de la muerte...

(Chiera 1934, 58, 112).

En Egipto, llamaban "Amar" a los amorreos y eran representados sobre los monumentos con piel clara, pelo claro, ojos azules, narices curvas, y barbas puntiagudas. Además eran, supuestamente, hombres de gran estatura. Uno de sus reyes, Og, fue descrito por Moisés (Deuteronomio 3,11) como el último "superviviente de los gigantes" y su cama medía 13.5 pies (4 metros) de largo.

Ilustración de la supuesta cama gigante de Og (grabado circa 1770). Public Domain

Ilustración de la supuesta cama gigante de Og (grabado circa 1770). Public Domain

Los amorreos mantuvieron estrechas relaciones con los sumerios durante un largo período de tiempo (antes de su hegemonía sobre la región) y es posible que adoptaran elementos de la religión sumeria a lo largo de los siglos. Los amorreos integraron a un nuevo dios en la religión sumeria, Marduk, al que elevaron a una posición suprema sobre todos los demás dioses. Conocido como dios de las tormentas hasta entonces, Marduk vino a asumir el papel de deidad principal, relatándose la historia de su ascenso a la supremacía en el mito épico titulado Enuma Elish. Los amorreos también adoraban al dios-luna Sin y a Amurru.

Relieve de Marduk, perteneciente al legado mesopotámico del Museo del Louvre. Public Domain

Relieve de Marduk, perteneciente al legado mesopotámico del Museo del Louvre. Public Domain

"El adorador de Larsa”, estatua votiva dedicada al dios Amurru, aproximadamente del segundo milenio a. C., Louvre. Public Domain

"El adorador de Larsa”, estatua votiva dedicada al dios Amurru, aproximadamente del segundo milenio a. C., Louvre. Public Domain

Los amorreos escribían en un dialecto del acadio descubierto en tablillas de la antigua ciudad de Mari (la actual Siria) datadas a partir del año 1800 a. C. Ya que su lengua muestra formas semíticas del noroeste,  en cuanto a palabras y sintaxis, se cree que pudo tratarse de una variante noroccidental de las lenguas canaanitas, en las que se incluyen otras lenguas como el hebreo o el fenicio. Las  principales fuentes para el estudio de dicha lengua son los nombres propios que han llegado hasta nosotros a través de textos no amorreos. Muchos de estos nombres son similares a nombres posteriores bíblicos hebreos. En la época oscura, entre los años 1600 y 1100 a. C., la lengua amorrea desapareció de Babilonia y el curso medio del Éufrates. En Siria y Palestina, sin embargo, se convirtió en la lengua predominante y se la puede encontrar en inscripciones antiguas datadas cerca del final del segundo milenio a. C.

La decadencia de la lengua sumeria en Mesopotamia coincidió en el tiempo con la invasión amorrea más famosa. La última dinastía sumeria cayó alrededor del año 2000 a. C. y posteriormente Mesopotamia se vio arrastrada a la guerra y al caos durante casi un siglo. Alrededor del año 1.900 a. C. los amorreos ya habían logrado hacerse con el control de la mayor parte de la región mesopotámica. Las inscripciones y tablillas de los antiguos babilonios indican que ocuparon parte de Siria, la tierra al este de Israel hacia el 1.900 a. C. Ya establecidos en Mesopotamia, los amorreos comenzaron a saquear ciudades neo-sumerias, conquistando finalmente Babilonia y haciéndola su capital en el 1959 a. C. Ur, la capital de la civilización sumeria, resistiría otros 9 años, antes de ser tomada por los Elamitas.

En un principio los amorreos no pasaban de ser una molestia para el imperio de Ur, pero finalmente lo minaron hasta tal punto que la posición del último rey, Ibbi-Sin,  quedó debilitada, y sus súbditos fueron capaces de derrocarle. En épocas anteriores al Imperio Neo-sumerio, los inmigrantes amorreos se habían convertido en una fuerza tal que los reyes se vieron obligados a construir una muralla de 170 millas (270 kilómetros) de largo, del Tigris al Éufrates para poder contenerlos.

Los amorreos instalaron su capital en la ciudad de Babilonia, que al principio llamaron Akkad y que más tarde se convirtió en el centro de su Imperio. Por esta razón, a veces a los amorreos se les llama Antiguos Babilonios, así como al período de su dominio sobre la región, que duró entre los años 1900-1600 a. C., se le llama Antiguo Período Babilonio. Los amorreos basaron su autoridad como absoluta dinastía Árabe-Semítica aplastando a los elamitas y dando inicio al efímero Imperio babilónico. Fueron gobernados por su Rey Hammurabi desde 1792 hasta 1750 a. C. Hammurabi ha pasado a la historia por su compendio de leyes conocido como Código de Hammurabi, que constituye uno de los códigos legales más antiguos que ha logrado sobrevivir al paso del tiempo. Con su muerte en 1750 a. C., el Imperio se desintegró en numerosas y pequeñas ciudades-estados gobernadas por soberanos más débiles.

En el norte de Mesopotamia, tanto amorreos como babilonios fueron expulsados de Asiria por Puzur-Sin, un gobernante de lengua acadia, alrededor del año 1740 a. C. En esa misma época, otros pueblos de lengua acadia se sacudían de encima el dominio amorreo-babilónico en el lejano sur de Mesopotamia. Babilonia resistió razonablemente durante otros 100 años.

La más perfecta estela de basalto, el "Código de Hammurabi". Hammurabi (de pie), recibiendo la insignia real de Shamash Circa 1792 - 1750 a. C. Wikimedia Commons

La más perfecta estela de basalto, el "Código de Hammurabi". Hammurabi (de pie), es representado recibiendo la insignia real de manos de Shamash. Hammurabi mantiene su mano delante de su boca en señal de oración. Circa 1792 - 1750 a. C. Wikimedia Commons

Estela completa del “Código de Hammurabi”. Museo del Louvre, París. Wikimedia Commons

Estela completa del “Código de Hammurabi”. Museo del Louvre, París. Wikimedia Commons

En el año 1.659 a. C., los tecnológicamente avanzados Hititas, conquistaron Babilonia. Tras la caída de Babilonia, la lengua amorrea desapareció y fue sustituida por un dialecto Asiro-Acadio, ampliándose así la brecha entre Viejos y Neo-babilonios y quedando claramente demostrado que los canaanitas del este habían desaparecido de Mesopotamia. En las postrimerías del segundo milenio a. C., los amorreos emigraron o fueron empujados en dirección oeste, hacia Canaán. Allí los israelitas los trataron como a enemigos, y nos dejaron diversos registros en los que se relatan las derrotas amorreas a manos de héroes israelitas como Josué. Los amorreos desaparecieron del registro histórico como grupo demográfico diferenciado alrededor del siglo VI a. C.

“Victoria de Josué sobre los Amorreos”, pintura Poussin c.1625-1626. Public Domain

“Victoria de Josué sobre los Amorreos”, óleo de Nicolas Poussin c.1625-1626. Public Domain

Imagen de portada: "Conjunto con incrustaciones de loza y cristal que representa a los tradicionales enemigos del antiguo Egipto, descubierto en el palacio real adyacente al templo de Medinet Habu, del reinado de Ramsés III (1182-1151 a. C.)Los pueblos representados son, de izquierda a derecha, un par de nubios, un filisteo, un amorreo, un sirio y un hitita”. Wikimedia Commons

Por: Bryan Hilliard

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Fuentes

"The Amorites Were Not Canaanites and Their Origin Is Unknown." Phoenicia.org. [Online] Disponible en:  http://phoenicia.org/amorites.html

Hooker, Richard. "Amorites." Richard-Hooker. [Online] Disponible aquí.

"Who Are the Amorites?" GnosticWarrior. September 22, 2013. [Online] Disponible en:  http://gnosticwarrior.com/amorites.html

"Amorites."http://history-world.org. [Online] Disponible en:  http://history-world.org/amorites.htm

"Amorites." Crystalinks. [Online] Disponible aquí.

"Amorite." Encyclopedia Britannica Online. [Online] Disponible en: http://www.britannica.com/topic/Amorite

"Amorites." New World Encyclopedia. [Online] Disponible en:  http://www.newworldencyclopedia.org/entry/Amorites

Next article