Portada-Cromlech-Almendres-Guadalupe-Evora-Portugal.jpg

Según Cuentan las Leyendas, Misteriosas Mujeres Construyeron los Megalitos de Portugal

(Leer articulo en una sola página)

Los europeos prehistóricos transmitieron leyendas sobre poderosas y misteriosas mujeres constructoras de los megalitos europeos, más conocidos como dólmenes y cromlechs. Según relataban, estas mujeres podían conceder riqueza, fertilidad en los campos y fantásticos regalos como la agricultura y la elaboración de la cerveza a quienes ellas quisieran, a cambio de solo un poco de leche. Sin embargo, por otro lado también fueron descritas como enojadas serpientes, protegidas por toros, capaces de maldecir a la gente y de acumular hasta el oro del mismo sol. Las imaginaban como hermosas serpientes de hendida pezuña o como mujeres-toro, que guardaban los dólmenes y podían hablar con los muertos, hacer girar los rayos del sol e, incluso, crear el mundo.

En su tesis doctoral de 2014, Henna Lindström de la Universidad de Helsinki ,en Finlandia, escribió sobre los cuentos tradicionales y las leyendas de antaño que giran en torno a los poderes sobrenaturales de las constructoras y guardianas de los dólmenes portugueses. La Señora Lindström estaba fascinada ante la gran cantidad de historias existentes, por todas partes de Europa, acerca de las Mouras Encantadas, nombre con que se conocía a estas misteriosas mujeres en Portugal.

Dolmen-Pavia-Portugal-cafe-dolmen.jpg

La Iglesia destruyó muchos dólmenes, pero declaró a otros lugares sagrados, como éste en Pavia, Portugal. Nótese al fondo 'el café Dolmen'. (Fotografía por cortesía de Henna Lindström)

La datación por carbono 14 demuestra que los europeos comenzaron a construir tumbas megalíticas entre el año 4800 a. C. y el 3800 a. C., época correspondiente a los comienzos de la Nueva Edad de Piedra o Neolítico. Al principio los megalitos era menhires, simples piedras verticales, aisladas; pero luego comenzaron a crear cromlechs o círculos de piedra. Los habitantes de Portugal fueron de los primeros en construir megalitos, allá por el 4800 aC. Sólo en Iberia hay más de 60 megalitos conocidos.

Mapa-Distribucion-Megalitos-Europa-Neolitico.jpg

Distribución de menhires y cromlechs del Neolítico en Europa. (Mapa por Cromwell)

En cuanto a las mujeres que los construyeron, “El Folklore deja bien claro que estas mujeres estaban cerca de ser omnipotentes: poseen vida eterna, juventud, belleza, riquezas, sabiduría y habilidades y conocimientos, que transmitieron a la humanidad. La mayor parte de estas habilidades conecta a las mouras … con la revolución Neolítica—las mouras enseñan a los humanos a hilar, tejer, a elaborar queso y cerveza, y a arar y además les entregan la oveja, el cerdo y la vaca como regalos", explica Lindström.

Lindström asegura que la lingüística une a las portuguesas mouras con muchas otras diosas europeas, incluidas las griegas Moirae, o Destinos, que guardaban los destinos de todos en sus mentes y ante quienes tuvo que responder hasta el mismísimo Zeus. Los Destinos, como las Mouras Encantadas, hilaban el destino de la humanidad sobre sus telares y luego lo cortaban al llegar la muerte.

"La lingüística aporta también pistas sobre las tareas de estas diosas moura-mari-marion conectándolas con los temas de la muerte y los espíritus, mientras que el folklore las conecta con la vida, la fertilidad, la salud y la antigua sabiduría", escribe Lindström.

Los-Tres-Destinos-Goya.jpg

Los Tres Destinos pintados por Francisco de Goya ( Wikimedia Commons )

Las leyendas varían con el paso del tiempo. Relatos más recientes nos hablan de las mouras como mujeres moras víctimas de un encantamiento eterno, obra de sus padres, para que guarden tesoros ocultándolos bajo tierra o en los dólmenes. Pueden haberse transformado en serpientes y estar custodiadas por furiosos toros. 

Otras historias cuentan que viven en palacios de oro y plata, esperando el día en que las liberen. Día que llegará cuando un hombre bese a la moura estando ésta bajo la forma de una gran serpiente. En otras versiones el hombre debe aceptar ser devorado para, luego, ser defecado nuevamente como humano.

"Estos intentos nunca llegan a cuajar y las mouras permanecen tristes y hechizadas, llorando tanto que de su llanto han nacido ciertos ríos y lagos", continúa Lindström.

Leyendas más antiguas, sin embargo, no mencionan una conexión morisca ni hablan de que fueran hechizadas, sino simplemente que vivían en el mundo subterráneo de las cuevas o dólmenes sin querer nada de los humanos excepto la leche, a la que se entregaban con pasión. Podían poseer tesoros y existir bajo la forma de cabras, toros o serpientes, transformándose a voluntad. También podían probar la moral de las personas y si éstas les parecían dignas, podían entregarles una recompensa. Pero las Mouras también eran rigurosas con la gente cruel. "El romper una promesa hecha a una Moura podía llevar a la muerte", apunta Lindström.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article