Cabeza-serpiente.jpg

Antigua Columna de Delfos de serpiente con tres cabezas vuelve nueva después de 2500 años

Un antiguo serpiente de piedra con tres cabezas volverá a Delfos, donde se originó hace casi 2.500 años. La Columna de las Serpientes es un pilar de bronce construido en la antigua ciudad de Delfos, Grecia, para conmemorar a aquellos que habían luchado contra el Imperio persa en la batalla de Platea, en 470 a.C. La columna fue retirada más tarde y llevada a Constantinopla, y ahora se planea que sea reconstruida y puesta en exhibición en el sitio original.

El Archaeology New Network comunica que el Consejo Arqueológico Central ha anunciado recientemente que la copia se realizará utilizando un molde de yeso. La réplica fue tomada en 1980 y ha sido salvaguardada en el Museo de Delphi desde entonces.

Reconstrucción-grafica-Columna-de-la-Serpiente.jpg

Una reconstrucción digital de la Columna de las Serpientes. Sólo la base de piedra permanece en Delfos, y la reproducción se sentará encima de ella. Créditos: Ethnos

La columna de bronce antiguamente fue un espectáculo imponente. Oscuras serpientes en espiral componen el cuerpo de la columna, que se levantaba 8 metros (26 pies) de altura. Era coronada por tres cabezas de serpientes amenazantes y con las fauces abiertas, que a su vez se apoyaban en un trípode de oro y un gran tazón. Esta impresionante ofrenda a Apolo era un tributo después de la Batalla de Platea en 478 aC , que involucró 31 ciudades-estado griegas. Los nombres de las ciudades fueron inscritas en la columna para conmemorar la victoria sobre la anexión persa, pero ya no son visibles en la actualidad, debido a la exposición a la intemperie.

Base-vacía-Columna-de-la-Serpiente.jpg

La base vacía de la Columna de las Serpientes en Delfos. Wikimedia Commons

La Columna de las Serpientes es conocida por tener al menos 2.492 años de edad, confirmada por las antiguas referencias literarias que sobreviven de la antigüedad griega y romana, incluyendo la literatura de Herodoto, Tucídides y Plutarco.

Herodoto registra que el metal usado en la columna fue recuperado de armas fundidas persas y de sus armaduras, el botín de guerra griego. El historiador griego escribió en el Libro 9,81. "Cuando el botín se había reunido, una décima parte de la totalidad fue apartado para el dios de Delfos, y, a partir de esto se hizo el trípode de oro que se encuentra en la serpiente de bronce de tres cabezas más cercana al altar".

Miniatura-otomana-Columna-S.jpg

Miniatura otomana mostrando la columna con las tres cabezas de serpiente, en una celebración en el Hipódromo en 1582. Dominio Público

La columna sufrió daños durante los siglos. El cuenco y el trípode se han perdido hace mucho tiempo, y las cabezas estaban rotas. Se dice que los Focenses han fundido partes de la columna para financiar la Tercera Guerra Sagrada, escribe Arqueología y Arte .

La Columna de las Serpientes fue finalmente llevada al Hipódromo de Constantinopla (moderna Estambul) por el emperador Constantino en el año 324 dC, donde se encuentra hoy.

Columna-Hiprodomo.jpg

La Columna de las Serpientes auténtica en el Hipódromo de Constantinopla (Estambul). Dominio Público

Arqueología y Arte dice "En Constantinopla, la Columna de las Serpientes se colocó en el Hipódromo para decorar el bífida (línea central). Allí se mantuvo hasta hoy, un testigo silencioso del valor simbólico excepcional que tuvo para la nueva capital del Imperio Romano. El hecho de que es la única votiva de bronce que ha sobrevivido desde la Antigüedad griega, hace que sea aún más importante".

Una cabeza restante de serpiente se encuentra en exhibición en el Museo Arqueológico de Estambul.

Cabeza-serpiente-museo.jpg

Una parte de la columna es hoy en el Museo Arqueológico de Estambul. Wikimedia Commons

Se espera que el retorno de la Columna de las Serpientes a Delfos pueda atraer visitantes al sitio antiguo, y recrear el esplendor dramático de la rica historia de la zona.

Foto principal: Primer plano de la cabeza restante de la Columna de las Serpientes de Delfos. Schezar/ Flickr

 

Por Liz Leafloor

Traducción Moreno Montañaroja

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article