Portada - Poderoso emperador romano (vukkostic/Adobe Stock)

Los Cinco Buenos Emperadores: prosperidad y poder antes de la caída final de Roma

Los Cinco Buenos Emperadores es un término que se refiere a un grupo de emperadores romanos que reinaron entre los siglos I d. C. y II d. C. Este período es considerado a menudo el punto más alto del Imperio romano, ya que la prosperidad y el poder del imperio no se interrumpieron durante más de 80 años. Sin embargo, fue también durante este tiempo cuando comenzaron a surgir las primeras grietas en el Imperio, lo que más tarde contribuiría a la decadencia y finalmente a la caída del Imperio romano.  

El Curso del Imperio, pintura de Roma obra de Thomas Cole. Fuente: Brandmeister/Dominio público.

El Curso del Imperio, pintura de Roma obra de Thomas Cole. Fuente: Brandmeister/ Dominio público .

¿Quiénes fueron los Cinco Buenos Emperadores?

Los Cinco Buenos Emperadores fueron Nerva, Trajano, Adriano, Antonino Pío y Marco Aurelio. Alternativamente, los Cinco Buenos Emperadores son conocidos como la Dinastía Nerva-Antonina. Mientras que Nerva fue hecho emperador por los asesinos de Domiciano, el resto de los Buenos Emperadores llegaron al poder como resultado de ser adoptados por sus predecesores, en oposición a las auténticas relaciones de sangre. La ‘dinastía’ de Nerva consistió en Nerva, Trajano y Adriano; por su parte, la ‘dinastía’ de Antonino estuvo formada por Antonino Pío y Marco Aurelio. En ocasiones, ésta última incluye a Lucio Vero, hermano adoptivo de Marco, y a Cómodo, hijo biológico de Marco.

El primero de los Cinco Buenos Emperadores fue Nerva, quien se convirtió en emperador después del asesinato de Domiciano en el 96 d. C. En el momento de su ascensión Nerva tenía ya 66 años y no se esperaba que reinara por mucho tiempo. El breve reinado de Nerva, de 15 meses, hizo que no tuviera tiempo de contribuir al imperio como sí hicieron el resto de Buenos Emperadores. Sin embargo, al aceptar el trono después del asesinato de Domiciano, Nerva pudo evitar que el imperio se hundiera en una guerra civil, como ocurrió en el 69 d. C. después de la muerte de Nerón. Una vez más mantuvo la estabilidad del imperio adoptando a Trajano y nombrándole su sucesor.

Expansión y consolidación

El período de los Cinco Buenos Emperadores vio al Imperio Romano alcanzar su mayor extensión territorial. En el reinado de 19 años de Trajano, que duró desde el 98 d. C. hasta el 117 d. C., se llevaron a cabo varias campañas militares en el este. En el 101 d. C., Trajano inició su primera campaña militar contra los dacios, seguida de una segunda en el 105 d. C. Los romanos salieron victoriosos y el triunfo del emperador sobre los dacios fue conmemorado con la construcción de una columna triunfal conocida como la Columna de Trajano . El emperador emprendió entonces una campaña contra los partos y logró saquear la capital parta de Ctesifonte. Y la cosa no quedó ahí, ya que la campaña de Trajano vio además la anexión del Reino Nabateo, Armenia y Mesopotamia.

Vista de Roma con la estatua ecuestre de Marco Aurelio, la Columna de Trajano y un templo. (DcoetzeeBot/Dominio público) 

Vista de Roma con la estatua ecuestre de Marco Aurelio, la Columna de Trajano y un templo. (DcoetzeeBot/ Dominio público )

Sin embargo, la tarea de consolidar el imperio quedó en manos del sucesor de Trajano, Adriano, quien reinó durante 21 años, desde el 117 d. C hasta el 138 d. C. Al darse cuenta de que era imposible conservar las ganancias territoriales logradas por su antecesor, Adriano decidió abandonar Armenia y Mesopotamia. A diferencia de Trajano, que creía que el prestigio de Roma descansaba en la conquista militar, Adriano opinaba que era más importante desarrollar las regiones que ya estaban bajo el control de Roma. La preocupación de Adriano por las provincias puede verse en el hecho de que visitó casi todas las provincias del Imperio durante su reinado. Adriano, sin embargo, no era muy querido por el Senado, por lo que después de su muerte se le negó la deificación. Sin embargo, su sucesor, Antonino Pío, logró persuadir al Senado para que le otorgara los honores divinos de costumbre a su padre adoptivo, ganándose así el título de ‘Pío’. El reinado de Antonino Pío, que duró 23 años, desde el 138 d. C. hasta el 161 d. C., fue un período de paz durante el cual no se produjeron grandes guerras ni revueltas.

Estatua de Antonio Pío con armadura. (Jean-Pol GRANDMONT/Dominio público)

Estatua de Antonio Pío con armadura. (Jean-Pol GRANDMONT/ Dominio público )

La era de los Cinco Buenos Emperadores llega a su fin

A Antonino Pío le sucedieron sus hijos adoptivos, Marco Aurelio y Lucio Vero, quienes reinaron como co-emperadores. Cuando este último murió en el año 169 d. C., Marco Aurelio se convirtió en el único emperador de Roma. Durante siglos después de su muerte, Marco Aurelio fue tenido en gran estima y considerado a menudo como un emperador modelo. De hecho, Marco Aurelio era un hábil administrador, bien conocido por sus puntos de vista filosóficos. Sin embargo, a diferencia de su predecesor, el reinado de 19 años de Marco Aurelio, que duró desde el 161 d. C. hasta el 180 d. C., fue mucho menos pacífico. El mismo año de su ascenso al trono, por ejemplo, los partos invadieron Siria. Aunque Roma ganó finalmente la guerra, las tropas que regresaron de Siria trajeron consigo la peste. La pandemia, conocida como Peste antonina, devastó el Imperio entre los años 165 d. C. y 180 d. C. Además, el emperador tuvo que lidiar con las tribus germánicas que atacaban la frontera de Roma a lo largo del Danubio.

El ángel de la muerte asalta una vivienda durante la epidemia de Peste antonina que asoló Roma en el siglo II d. C. (Fæ/CC BY-SA 4.0)

El ángel de la muerte asalta una vivienda durante la epidemia de Peste antonina que asoló Roma en el siglo II d. C. (Fæ/ CC BY-SA 4.0 )

Sin embargo, el mayor fracaso de Marco Aurelio como emperador fue su sucesión en su hijo biológico Cómodo. A diferencia de su padre y los demás Buenos Emperadores, Cómodo es recordado por la historia como un emperador tiránico. Peor aún, después de su asesinato en el 192 d. C., estalló una nueva guerra civil, y el año siguiente acabó siendo conocido como el Año de los Cinco Emperadores, ya que en él se sentaron en el trono romano hasta cinco emperadores, sucediéndose rápidamente uno tras otro.

El emperador Cómodo retratado como Hércules y como gladiador. (Ghirlandajo/Dominio público)

El emperador Cómodo retratado como Hércules y como gladiador. (Ghirlandajo/ Dominio público )

Imagen de portada: Poderoso emperador romano ( vukkostic/Adobe Stock)

Autor: Wu Mingren

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Referencias:

Bowersock, G. W., 2019. Hadrian. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/biography/Hadrian
Crook, J. A., 2018. Marcus Aurelius. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/biography/Marcus-Aurelius-Roman-emperor
Hammond, M., 2018. Trajan. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/biography/Trajan
Morey, W. C., 1901. Outlines of Roman History: The Five Good Emperors,—Nerva to Marcus Aurelius. [Online] Disponible en: https://www.forumromanum.org/history/morey26.html
The Editors of Encyclopaedia Britannica, 2017. Five Good Emperors. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/topic/Five-Good-Emperors
The Editors of Encyclopaedia Britannica, 2018. Antoninus Pius. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/biography/Antoninus-Pius
The Editors of Encyclopaedia Britannica, 2019. Nerva. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/biography/Nerva-Roman-emperor
www.unrv.com, 2018. Five Good Roman Emperors. [Online] Disponible en: https://www.unrv.com/early-empire/five-good-emperors.php

Next article