Portada - Uno de los expertos extrayendo parte de los restos encontrados en el yacimiento arqueológico argentino. (Fotografía: La Gran Época/Jorge Darío Fernández/Universidad Nacional de Cuyo)

Hallados en Argentina los restos de un niño que vivió hace al menos 5.750 años

En Villa de las Cuevas, ubicada sobre la ruta 7 que une la provincia argentina de Mendoza con Chile, apenas a dos  kilómetros de la frontera, ha sido donde un equipo de investigadores, miembros del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (CONICET), ha hallado los restos de un cadáver infantil de al menos hace 5.750 años, mientras llevaban a cabo sus pertinentes estudios de campo.

El grupo de expertos, liderado por Víctor Durán y Alejandra Gasco , investigadores principal y asistente, respectivamente, del CONICET, en el Laboratorio de Paleoecología Humana de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad Nacional de Cuyo , trabaja en la Cordillera Norte de Mendoza desde el año 2014 estudiando las poblaciones que hicieron uso de los valles interandinos a lo largo de los últimos 10.000 años. Allí, a 3.200 metros de altitud sobre el nivel del mar descubrieron diversos restos humanos que, según las primeras hipótesis, corresponderían a un niño que viajaba junto a su familia en busca de alimentos.

Miembros del equipo científico del Laboratorio de Paleoecología Humana de la Universidad Nacional de Cuyo durante las labores de trabajo de campo en el yacimiento arqueológico. (Fotografía: La Gran Época/Jorge Darío Fernández/Universidad Nacional de Cuyo)

Miembros del equipo científico del Laboratorio de Paleoecología Humana de la Universidad Nacional de Cuyo durante las labores de trabajo de campo en el yacimiento arqueológico. ( Fotografía: La Gran Época/Jorge Darío Fernández/Universidad Nacional de Cuyo )

“El análisis radiocarbónico nos permitió datar los restos en 5.750 años. En esa época las comunidades de Mendoza y la Argentina eran cazadoras-recolectoras y sabemos que, en estas regiones, usaban diferentes estrategias para explotar los recursos de estas tierras altas. Una de las más habituales era que los hombres fueran a cazar a las cumbres y valles de altura mientras que el resto del grupo permanecía en tierras bajas. Teniendo en cuenta esos datos, el haber encontrado los restos de un niño a esa altura nos permite deducir que se estaba moviendo el grupo completo. El próximo paso es hacer estudios químicos de isótopos estables de estroncio, carbono, nitrógeno y oxígeno sobre los huesos, lo que nos va a permitir determinar el lugar de procedencia del individuo y su tipo de alimentación por ejemplo. Este hallazgo es una enorme fuente de información sobre el modo de vida de las personas en esos tiempos”, ha explicado Durán.

Los investigadores hallaron el esqueleto rodeado de piedras. Además, al pequeño también le habrían colocado una roca sobre el tórax. Asimismo —y hasta el momento—, en las exploraciones realizadas en la zona, los científicos han encontrado rastros de poblaciones de entre 6.000 años antigüedad y el presente. Unos grupos poblacionales formados por cazadores-recolectores, agropastoriles y, finalmente, por gentes pertenecientes al período incaico y a la época colonial.

El grupo se focaliza en el estudio de la evolución de las relaciones humano-ambientales en regiones áridas y de altura de la zona centro occidental argentina desde un abordaje multidisciplinario. Entre los análisis que realizan se encuentran la zooarqueología, la tecnología lítica, la cerámica y los restos óseos, la geoarqueología, la arqueobotánica, la bioarqueología y la antracología.

Actualmente, los restos de ‘El niño de Las Cuevas’ se encuentran en el Museo de Ciencias Naturales y Antropológicas de Mendoza ‘Juan Cornelio Moyano’ de la ciudad argentina de Mendoza. Por su parte, los investigadores seguirán trabajando en la zona en busca de nuevos hallazgos arqueológicos.

Imagen de portada: Uno de los expertos extrayendo parte de los restos encontrados en el yacimiento arqueológico argentino. ( Fotografía: La Gran Época/Jorge Darío Fernández/Universidad Nacional de Cuyo )

Autor: CONICET/La Gran Época

Este artículo fue publicado con anterioridad en La Gran Época y ha sido publicado de nuevo en Ancient Origins en Español con permiso. 

Next article