Portada-Este esqueleto perteneció a una mujer que era una londinense de primera generación con ascendencia del norte de Europa y que probablemente nació en Gran Bretaña

Estudio genético demuestra la diversidad étnica de Londres en la época romana

La ciudad de Londres parece haber sido casi tan diversa étnicamente cuando fue fundada por los antiguos romanos como es ahora, con solamente un 45% de sus residentes de origen caucásico y gente de varios distritos hablando más de 100 idiomas diferentes. Los investigadores han examinado el ADN y los dientes de cuatro esqueletos de la época romana para descubrir que estos individuos procedían de puntos muy distantes del mapa. Y el Museo de Londres dispone de 20.000 antiguos esqueletos más que prometen revelar en detalle la historia de la capital inglesa.

Investigadores procedentes de tres instituciones, incluido el Museo de Londres, han analizado el ADN de estos restos para comprobar hasta qué punto era diversa esta ciudad tan importante a nivel mundial desde su fundación en el año 50 d. C. Los análisis de estos cuatro esqueletos han revelado diversas combinaciones de ancestros africanos, del sur y el norte de Europa, de Eurasia occidental y del Próximo Oriente. Uno de ellos posiblemente fuera un gladiador que murió de un violento golpe en el cráneo, y otro al parecer pertenecía a una rica ciudadana romana.

Aunque la muestra es pequeña, los investigadores tienen intención de analizar el ADN de otros 20.000 esqueletos propiedad del museo. Los más antiguos son de hace unos 5.500 años.

“Siempre hemos supuesto que Londres era un lugar culturalmente diverso en la época romana, y ahora la ciencia nos lo confirma,” ha afirmado la comisaria del museo Caroline McDonald en una nota de prensa. Añadiendo a continuación: “La gente nacida en Londinium vivía junto a individuos procedentes de todo el Imperio Romano, intercambiando ideas y culturas, de forma muy parecida a lo que ocurre en la Londres que conocemos a día de hoy.”

Maqueta de Londinium en la época romana (SouthEastern Star / Flickr)

Maqueta de Londinium en la época romana ( SouthEastern Star / Flickr )

Los investigadores del Museo de Londres han trabajado con científicos de la Universidad McMaster de Canadá y la Universidad de Durham en Inglaterra para reconstruir el ADN de estos cuatro individuos. Los restos de otros 20.000 se encuentran guardados en cajas de cartón en un almacén. Los análisis de ADN han revelado de dónde procedían estos cuatro individuos, cómo vivían y cómo murieron. Se espera que nuevos análisis de otros restos ayuden en gran medida a ampliar nuestros conocimientos acerca de la historia de Londres.

Uno de estos individuos, a quien los investigadores han llamado “la muchacha de Lant Street,” tenía unos 14 años, creció en el norte de África y su ADN materno es común en el sudeste de Europa y el oeste de Eurasia. Además de analizar su ADN también se han examinado las sustancias químicas presentes en los dientes de estos individuos para averiguar dónde vivieron. Aunque tenía los ojos azules, los restos óseos de esta joven mostraban evidencias de que podía tener algún ancestro procedente del África subsahariana. Leemos en la web de la BBC que “Como mucha de la gente que vive a día de hoy en la capital, había viajado una larga distancia para llegar a Londres.”

“El hombre de Mansell Street,” como se le ha apodado, tenía más de 45 años, pelo castaño muy oscuro, ojos marrones y su ADN mitocondrial demuestra que procedía del norte de África. Pero las sustancias químicas presentes en sus dientes revelan que creció en Londres. Presenta deformaciones óseas asociadas en la actualidad a un tipo de diabetes provocada por una dieta rica en proteínas. También padecía una enfermedad periodontal.

Pintura mural del siglo I d. C. en la que se representa un banquete multicultural y multigeneracional (Public Domain)

Pintura mural del siglo I d. C. en la que se representa un banquete multicultural y multigeneracional  ( Public Domain )

También examinaron los restos de un hombre que murió de un fuerte golpe en la cabeza y del que se cree que pudo haber sido gladiador en el anfiteatro de Londinium. Su cabeza fue arrojada a una fosa abierta. Los análisis han demostrado que tenía el pelo negro, ojos marrón oscuro y muy probablemente había nacido fuera de Gran Bretaña. Como podemos leer en la nota de prensa, su ADN mitocondrial ha demostrado que tenía ancestros en el el este de Europa y el Próximo Oriente. Además, padecía una enfermedad periodontal.

Finalmente, se analizó el esqueleto de una mujer romana, londinense de primera generación, que había sido enterrada cerca de Harper Road con un ajuar funerario que demostraba que dentro de su comunidad ostentaba una elevada posición social. Probablemente era nacida en Gran Bretaña, aunque sus ancestros por línea materna demuestran vínculos con el norte de Europa. Tenía el pelo castaño oscuro, ojos marrones y también sufría una enfermedad periodontal.

Es interesante observar que los cromosomas de esta mujer revelan que genéticamente era un varón, aunque físicamente se trataba de una mujer, un curioso detalle que tiene intrigados a los investigadores.

Imagen de portada: Este esqueleto perteneció a una mujer que era una londinense de primera generación con ascendencia del norte de Europa y que probablemente nació en Gran Bretaña. Fue enterrada con un ajuar funerario que lleva a los investigadores a pensar que gozaba de una alta posición social en su comunidad. (Fotografía cortesía del Museo de Londres)

Autor: Mark Miller

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article