Portada-Sello descubierto recientemente en la antigua Ciudad de David, Jerusalén. Fotografía: Clara Amit / Autoridad de Antigüedades de Israel

Descubierto en Jerusalén un sello con el nombre de una mujer que vivió hace 2.500 años

Se ha descubierto en Jerusalén un sello con una curiosa inscripción grabada sobre una piedra semipreciosa engastada en un antiguo anillo datado en la época del Primer Templo.

Este raro sello grabado con el nombre de Elihana Bat Gael, junto con el de su padre, ha sido descubierto recientemente en las excavaciones que se están llevando a cabo en los aparcamientos de un edificio de gran tamaño situados en la antigua Ciudad de David de Jerusalén.

La dueña del anillo tuvo que ser una mujer excepcional comparada con otras mujeres de la época del Primer Templo: “Tenía un estatus legal que le permitía hacer negocios y poseer propiedades,” se explica desde la Autoridad de Antigüedades de Israel.

El descubrimiento es singular y muy interesante, ya que pone del revés el concepto que nos ha llegado a través de la tradición bíblica, en la que los padres solo enseñaban a sus hijos varones a comerciar mientras que se suponía que las mujeres se limitaban a cocinar y a tejer. Según la Autoridad de Antigüedades de Israel: “El hallazgo de sellos con nombres de la época del Primer Templo es algo que ocurre muy raramente, y el hecho de encontrar un sello que perteneció a una mujer resulta aún más sorprendente.”

Sello descubierto recientemente en la antigua Ciudad de David, Jerusalén. Fotografía: Clara Amit / Autoridad de Antigüedades de Israel

Sello descubierto recientemente en la antigua Ciudad de David, Jerusalén. Fotografía: Clara Amit / Autoridad de Antigüedades de Israel

La mayor parte de sellos de mujeres hallados hasta el día de hoy de la época del Primer Templo llevaban el nombre de sus padres, más que el de sus maridos.

“Parece que Elihana conservó su derecho a la propiedad y a la independencia económica, incluso después de casarse, y fue por esta razón que se mantuvo [en el sello] el nombre de su padre. Sin embargo, no disponemos de información suficiente acerca de las leyes de Judea en este período,” comenta el Dr. Hagai Misgav de la Universidad Hebrea de Jerusalén, para añadir continuación:

“Aquí, como en otros casos, esto puede indicar el estatus relativamente elevado de Elihana, que dependía aún de su familia original y no de la de su marido.”

Aunque el nombre de Elihana no aparece en la Biblia, se ha hallado un sello amonita con un nombre similar, Eliya, y que data de la misma época. Eliya es la forma femenina del nombre bíblico “Eli”. Resulta interesante que el libro bíblico de Nehemías hable de los comerciantes y vendedores de todo tipo de mercancías que acudían a Jerusalén.

En el transcurso de las excavaciones se descubrió otro raro sello, perteneciente a un hombre llamado “Sa’aryahu ben Shabenyahu”. El nombre Sa'aryahu no aparece en la Biblia, pero sí que se ha encontrado en un fragmento de cerámica procedente de Arad, ciudad en la que se ha hallado la mayor colección conocida de ostraca de la época bíblica. En ella se incluyen más de 200 piezas con inscripciones en hebreo, arameo y otros idiomas. El nombre “Sa’aryahu” recuerda a una frase que aparece en el libro de Job, y probablemente signifique “el dios que se revela en la tormenta.”

Los sellos han sido descubiertos en los aparcamientos Giv’ati de Jerusalén. El emplazamiento ha sido identificado como parte de la Ciudad de David (public domain)

Los sellos han sido descubiertos en los aparcamientos Giv’ati de Jerusalén. El emplazamiento ha sido identificado como parte de la Ciudad de David ( public domain )

La Administración Real de Judea

La estructura en la que se han descubierto los sellos parece haber sido un edificio público administrativo. Entre otros hallazgos, se ha encontrado el capitel de una típica columna de la época, pesas de las utilizadas habitualmente para comerciar, sellos tipo bulla, piezas cerámicas con inscripciones y fragmentos de estatuas de diosas de la fertilidad. “Los sellos personales, como estos de Elihana y Sa’aryahu, eran empleados para firmar documentos, y con frecuencia se encontraban engastados formando parte de un anillo que llevaba el propietario,” afirma el director de las excavaciones, Doron Ben-Ami de la Universidad Hebrea de Jerusalén, añadiendo a continuación que “Tenemos la sensación de que éste era un edificio administrativo: de hecho, la franja entera de construcciones que rodea al templo no parece estar formada por edificios sencillos.”

Reconstrucción digital de la Ciudad de David en la época del Templo de Herodes. En la parte superior de la imagen podemos ver la muralla sur del Monte del Templo. (public domain)

Reconstrucción digital de la Ciudad de David en la época del Templo de Herodes. En la parte superior de la imagen podemos ver la muralla sur del Monte del Templo. ( public domain )

El anillo con el sello de un gobernante o alto funcionario era símbolo de su autoridad: “En la antigüedad, designaban la identidad, genealogía y estatus del propietario del sello,” afirman los arqueólogos. Los documentos o comunicados oficiales que no podían ser alterados ni manipulados eran sellados a menudo con estos anillos, de forma parecida a la manera en que se utilizan en la actualidad las firmas o sellos oficiales.

Las excavaciones que se están realizando en uno de los yacimientos arqueológicos de mayor tamaño de Jerusalén localizado en la Ciudad de David dieron comienzo hace ya nueve años, y han aportado cientos de interesantes descubrimientos, entre ellos el sello de Ezequías hallado el año pasado y que demostró que Jerusalén era la capital principal de Judea en el siglo VIII a. C. Se espera que en el transcurso de las excavaciones que siguen su curso en los aparcamientos Giv’ati de la Ciudad de David saldrán a la luz nuevos descubrimientos que cambiarán nuestra forma de ver la historia de la ciudad eterna de Jerusalén.

Excavaciones en la Ciudad de David (public domain)

Excavaciones en la Ciudad de David ( public domain )

Imagen de portada: Sello descubierto recientemente en la antigua Ciudad de David, Jerusalén. Fotografía: Clara Amit / Autoridad de Antigüedades de Israel

Autor: Sam Bostrom

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article