All  
Agricultores del desierto neolítico de Atacama lucharon violentamente por los recursos

Agricultores del desierto neolítico de Atacama lucharon violentamente por los recursos

No sería injusto decir que la historia de la humanidad ha sido un continuo derramamiento de sangre y violencia. Este fenómeno se ha capturado hoy en simulaciones virtuales, juegos y otras formas de entretenimiento, pero la vida real tiene muchos ejemplos en los que este comportamiento sediento de sangre ha tenido consecuencias profundamente traumáticas y perturbadoras. Un nuevo estudio en la Revista de Arqueología Antropológica, centrado en 164 tumbas encontradas en el desierto de Atacama de Chile, mostró que hace 3.000 años los primeros horticultores neolíticos llegaron a golpes mortales compitiendo por los recursos y las desigualdades socioeconómicas.

 

 

La meseta de Chajnantor en el desierto de Atacama en los Andes chilenos. Este desierto era un lugar difícil de cultivar en primer lugar y esto eventualmente condujo a una violencia extrema, como ha demostrado el último estudio. (ESO / CC BY 4.0)

La evidencia: 164 tumbas neolíticas en el desierto de Atacama

El desierto de Atacama es el desierto no polar más seco del mundo, y cultivar aquí, en cualquier momento de la historia, no podría haber sido fácil. De hecho, sería justo argumentar que este es uno de los lugares más difíciles de sobrevivir en la tierra, y alrededor del año 1000 a.C., se encontraron restos de pruebas de recolectores y agricultores que experimentaron esto de primera mano con brutales consecuencias.

En la parte norte de Chile, entre el Océano Pacífico y la Cordillera de los Andes, el comienzo de la agricultura asentada supuso un derramamiento de sangre. El Smithsonian informa que los agricultores del desierto de Atacama en el período neolítico se atacaron y se mataron unos a otros de formas espantosas. Mataron violentamente a otros con mazas, cuchillos y otras armas, compitiendo por recursos muy limitados, a saber, tierra fértil y agua.

Esto se basa en el estudio y análisis de 194 tumbas, de entre 3.000 y 1.400 años de antigüedad, donde la extrema sequedad del desierto conservaba fragmentos de cabello, carne y órganos. Un análisis forense mostró que las víctimas tenían costillas rotas, clavículas rotas, múltiples lesiones faciales y heridas punzantes en todo el cuerpo. Se encontraron perforaciones en las áreas del pulmón, la ingle y la columna, que en su mayoría fueron golpes fatales.

"Los patrones y frecuencias del trauma letal ... es asombroso", dice Tiffiny Tung, arqueóloga de la Universidad de Vanderbilt que no participó en este estudio en particular.

Marcas de trauma letal en el rostro de una de las víctimas encontradas en una tumba neolítica en el desierto chileno de Atacama. (Standen et al. / Revista de arqueología antropológica)

Las desigualdades y las jerarquías llevaron a la violencia localizada

La Revolución Neolítica fue una etapa transformadora en la historia humana que resultó en la transición de cazadores-recolectores del Paleolítico y Mesolítico a asentamientos agrícolas donde se practicaba la domesticación de animales y los excedentes agrarios eran la norma. Esto condujo a nuevas formas de jerarquía social, estratificación y especialización laboral.

Las nuevas jerarquías sociales fomentaron algunas de las primeras desigualdades socioeconómicas, y algunas pudieron controlar y acceder a los recursos más que otras. Naturalmente, esto creó un resentimiento y una animosidad considerables entre los que "tienen" y los que "no tienen".

A principios de la Revolución Neolítica, la gente vivía en comunidades pequeñas y localizadas de 50 a 200 personas, y las poblaciones solo comenzaron a crecer en los siglos venideros a medida que se podía criar y cuidar a más niños debido a los excedentes de alimentos.

Por tanto, en esta época el conflicto y la violencia eran fenómenos locales. Y gran parte de la violencia fue saqueos y robos desorganizados. Como escriben los autores del estudio, "... los hallazgos sugirieron que la violencia se produjo entre grupos locales y que las limitaciones sociales y ecológicas probablemente desencadenaron la violencia dentro de las comunidades locales". Agregaron que "... el surgimiento de las élites y la desigualdad social fomentaron la violencia interpersonal e intergrupal e intragrupal asociada con la defensa de los recursos, las inversiones socioeconómicas y otras preocupaciones culturales".

Individuos con trauma encontrados en posiciones corporales atípicas en una fosa común en el desierto de Atacama. (Standen et al. / Revista de arqueología antropológica)

La ciencia de la violencia probatoria

Se analizó la composición isotópica de estroncio en las fosas para determinar si la violencia era local o involucraba a personas extranjeras. Junto con esto, también se evaluaron los patrones de asentamiento, las armas y el arte rupestre para medir los patrones de violencia. Los tejidos óseos y blandos, preservados en el 30 por ciento de las víctimas graves debido al clima árido, presentaron la evidencia más directa de la violencia. Para establecer marcadores de violencia interpersonal, se llevó a cabo un examen holgado de los huesos utilizando tecnología de rayos X.

"La [preservación] de los cuerpos es excelente, por lo que podemos ver a las personas reales que vivieron en este entorno", dice Vivien Standen, autora principal del estudio de la Universidad de Tarapacá en Chile.

Los hallazgos revelaron heridas curadas, lesiones perimortem (las sufridas en el momento de la muerte, que esencialmente causaron la muerte) y numerosas lesiones fatales. En comparación con el porcentaje de lesiones en viejos recolectores costeros, es decir, el 10%, la incidencia pareció aumentar cada vez más a medida que las poblaciones comenzaron a establecerse en las granjas. "Todo es más letal. Todo es más explosivo", dijo Bernardo Arriaza, coautor del estudio y antropólogo de la Universidad de Tarapacá.

Curiosamente, estos tejidos y restos conservados pintan otra historia que la de la intimidad. Las repetidas heridas punzantes, las fatales heridas faciales infligidas por lanzas y mazas, apuntan a un rápido deterioro de las relaciones entre los seres humanos. Lo que los investigadores aún no pueden decirnos es si se trata de un caso de enemigos jurados o extraños que luchan entre sí, o si las relaciones entre amigos y vecinos se han vuelto amargas. La evidencia preliminar sugiere que el nivel de familiaridad cambió drásticamente con el tiempo.

El Niño tiene el impacto más directo sobre la vida en el Pacífico ecuatorial, sus efectos se propagan de norte a sur a lo largo de la costa de las Américas, afectando la vida marina en todo el Pacífico. Los cambios en las concentraciones de clorofila-a son visibles en esta animación, que compara el fitoplancton en enero y julio de 1998. Los agricultores del desierto neolítico de Atacama también se vieron afectados por El Niño, lo que provocó menos peces y realidades agrícolas más desafiantes que llevaron a una violencia extrema. (Observatorio de la Tierra de la NASA / Dominio público)

Competencia de recursos y cambio climático

El cambio climático también tuvo un papel que desempeñar en la violencia. Los cambios en el ciclo de El Niño hicieron que los recolectores de peces se trasladaran tierra adentro alrededor del año 1000 a. C., lo que provocó asaltos organizados y violencia, en lugar de la espontaneidad y familiaridad de un conflicto anterior. Este es un patrón que es bien conocido en la historia humana temprana: el cambio en las condiciones climáticas y el crecimiento de la población llevaron a la competencia cuando los recursos escasearon. Y esto resultó en violencia o migración a mejores áreas de recursos.

"En este desierto extremo, la agricultura se restringió drásticamente y se limitó a las terrazas de los valles, quebradas y oasis, con estas zonas de tierra separadas por extensas pampas interfluviales estériles que dominaban el paisaje. Lejos de la costa fértil, salir de estos oasis productivos significaba enfrentando paisajes áridos sin agua y recursos para la subsistencia. Este nuevo marco sociocultural y uso de la tierra podría haber desencadenado tensiones sociales, conflictos y violencia entre grupos que invierten en un estilo de vida hortícola", concluyó el profesor Standen.

Imagen de portada: Choques de alto impacto en la cara y el cráneo. Fuente: Standen et al. / Revista de Arqueología Antropológica

Autor Sahir Pandey

Referencias

Alex, B. 2021. Human Remains From the Chilean Desert Reveal Its First Farmers Fought to the Death. Disponible en: https://www.smithsonianmag.com/science-nature/human-remains-chilean-desert-reveal-its-first-farmers-fought-death-180978460/.

Davis, M. 2021. Grisly Remains of First Farmers in Atacama Reveal Brutal Challenges To Live in Driest Nonpolar Desert. Disponible en: https://www.sciencetimes.com/articles/33157/20210831/grisly-remains-first-farmers-atacama-reveal-brutal-challenges-live-driest-nonpolar-desert.htm.

Devis, D. 2021. Battered skulls of ancient farmers reveal violent conflicts. Disponible en: https://cosmosmagazine.com/history/civilisations/battered-skulls-of-ancient-farmers-reveal-violent-conflicts/.

Dockrill, P. 2021. Brutal Wounds of The Dead Speak of Ancient Violence in Earth's Driest Desert. Disponible en: https://www.sciencealert.com/brutal-wounds-of-the-dead-speak-of-ancient-violence-in-the-driest-desert-on-earth.

Standen, V., Santoro, C., et al. 2021. Violence among the first horticulturists in the Atacama Desert (1000 BCE – 600 CE). Journal of Anthropological Archaeology, 63. Disponible en: https://doi.org/10.1016/j.jaa.2021.101324.

 
Imagen de Sahir Pandey

Sahir Pandey

Graduado de Historia en la Universidad de Delhi y de Derecho de la Universidad de Jindal, Sonepat. Durante mis estudios de historia, desarrollé un gran interés por los estudios poscoloniales, con un enfoque en América Latina. Mis estudio se han publicado... Lee mas
Siguiente Artículo