Portada - ‘My Wife’s Lovers’ (“Los amantes de mi mujer”) es un óleo del pintor austríaco Carl Kahler (1855-1906) en el que aparecen retratados los cuarenta y dos gatos de la millonaria estadounidense Kate Birdsall Johnson (Dominio público)

Análisis de ADN sugieren que los propios gatos escogieron ser domesticados por el hombre

Según un exhaustivo análisis de ADN obtenido de genes de gatos, el gato doméstico desciende de gatos salvajes que fueron domesticados en dos ocasiones; una de ellas en el Próximo Oriente y la segunda más tarde en Egipto. El estudio sugiere que los gatos vivieron junto a los humanos durante miles de años antes de ser definitivamente domesticados.

De cazadores a mascotas

El gato ha sido tradicionalmente un importante animal para las sociedades humanas como agente de control de plagas, objeto de veneración y animal de compañía. Pero curiosamente, hasta hace poco no sabíamos demasiado sobre su proceso de domesticación y su antigua dispersión antropogénica. Como informa la revista Nature, después de que los científicos llevaran a cabo análisis de antiguo ADN perteneciente a restos arqueológicos de gatos hallados en un amplio espectro geográfico y temporal, los investigadores descubrieron que tanto las poblaciones de Felis silvestris lybica del Próximo Oriente como las de Egipto contribuyeron al patrimonio genético del gato doméstico a lo largo de diferentes períodos de la historia.

El estudio ha revelado que los agricultores del Próximo Oriente fueron con toda probabilidad los primeros de la historia que domesticaron gatos salvajes hace ya casi 9.000 años. Algunos miles de años más tarde, los gatos se extenderían desde el antiguo Egipto a través de rutas comerciales marítimas, mientras que en nuestros días (y ya por muchos años), los gatos viven en todos los continentes con la única excepción de la Antártida.

‘Muchacha dando leche a su gato’, óleo de Marguerite Gerard (Dominio público)

‘Muchacha dando leche a su gato’, óleo de Marguerite Gerard ( Dominio público )

En opinión de los científicos, los gatos salvajes empezaron a merodear en torno a los cultivos con la intención de encontrar comida (los almacenes de grano atraían a los ratones), y de este modo nació la relación entre humanos y felinos. “Hubo dos procesos de domesticación: uno en el Próximo Oriente, el primero, y otro en Egipto mucho más tarde. Y a partir de ahí el gato se extendió de forma muy eficiente por todo el mundo antiguo como gato de barco. Ambos linajes están presentes en la actualidad en los gatos modernos,” explicaba la investigadora Eva-Maria Geigl del Instituto Jacques Monod, en declaraciones recogidas por la BBC .  

Así pues, parece clara la conclusión de que, mucho antes de que los antiguos egipcios los domesticaran y más tarde adoraran como criaturas divinas, los gatos pasaron miles de años cazando ratones en barcos y cultivos, viviendo junto a los humanos, más que con ellos o acogidos por ellos.

“Yo diría que los gatos escogían la compañía humana, pero era una relación simbiótica: beneficiosa para ambas partes,” comentaba al respecto la Dra. Geigl en la BBC .

Dibujo sobre piedra caliza de una escena de una fábula, antiguo Egipto, Dinastía XIX, c. 1120 a. C. Un gato con un cayado de pastor y una cesta a su espalda cuida de seis gansos y un nido con huevos. (Dominio público)

Dibujo sobre piedra caliza de una escena de una fábula, antiguo Egipto, Dinastía XIX, c. 1120 a. C. Un gato con un cayado de pastor y una cesta a su espalda cuida de seis gansos y un nido con huevos. ( Dominio público )

Análisis de antiguo ADN

En el estudio se llevó a cabo un análisis de antiguo ADN en laboratorios especializados de París y Leuven, Francia, ADN extraído de muestras de huesos, dientes, piel y pelo (estos dos últimos cuando se encontraban disponibles en momias egipcias) pertenecientes a 352 antiguos gatos, según informaciones publicadas por  Nature. La antigüedad de los restos arqueológicos se determinó utilizando datación directa por carbono-14 mediante espectrometría de masas con aceleradores (AMS), asociaciones estratigráficas realizadas con los datos obtenidos mediante la AMS y pruebas arqueológicas contextuales. También se extrajo ADN de muestras de piel y garras de 28 gatos salvajes modernos de Bulgaria y África oriental.

El análisis ha revelado cuándo los gatos salvajes se desarrollaron hasta convertirse en la especie que podemos ver hoy en día, y demuestra que genéticamente no existen diferencias notables entre los gatos domésticos y los gatos salvajes.

Derecha, Gato salvaje europeo (F. s. silvestris) con un pelaje similar al del gato doméstico atigrado (izquierda). Se cree que el pelaje atigrado tiene su origen en las numerosas subespecies originales del gato salvaje. (CC BY SA 3.0)

Derecha, Gato salvaje europeo ( F. s. silvestris ) con un pelaje similar al del gato doméstico atigrado (izquierda). Se cree que el pelaje atigrado tiene su origen en las numerosas subespecies originales del gato salvaje. ( CC BY SA 3.0 )

Gatos divinos en el antiguo Egipto y su difusión por Occidente

Como informaba Ryan Stone en un artículo publicado con anterioridad en Ancient Origins , la primera deidad felina fue Mafdet, una diosa que se remonta hasta la Primera Dinastía del antiguo Egipto, entre los años 3400 a. C. y 3000 a. C. Como diosa felina, Mafdet estaba asociada a la protección contra las mordeduras venenosas, en especial las de serpientes y escorpiones (probablemente debido al hecho de que los gatos matan serpientes y escorpiones). La diosa Bastet, más famosa, ocupó el puesto de Mafdet como guardiana del Bajo Egipto, el faraón y el dios del sol Ra. Bastet, una deidad femenina similar con cuerpo de mujer y cabeza de gato, era considerada una personificación del propio sol, encontrándose su santuario principal en la antigua ciudad egipcia de Bubastis.

Bastet amamanta a sus gatitos. Museo de Historia del Arte de Viena (CC BY SA 3.0)

Bastet amamanta a sus gatitos. Museo de Historia del Arte de Viena ( CC BY SA 3.0)

Desde Egipto, los gatos se extenderían por Europa en la época romana, y llegarían aún más lejos en el período vikingo. Curiosamente, el ADN del gato egipcio se ha encontrado incluso en un puerto vikingo, lo que revela que aquellos gatos eran transportados a través de las rutas comerciales marítimas hasta el norte de Europa.

Los gatos atigrados, no obstante, no aparecerían en Occidente hasta la Edad Media. A lo largo de los siglos posteriores, sin embargo, los gatos atigrados se extenderían por todo el mundo, al convertirse los gatos en una de las mascotas preferidas gracias a su belleza. “Se llevó a cabo muy poca cría y selección en los gatos hasta el siglo XIX, en contraste con los perros. El gato fue útil desde el principio: no hizo falta cambiarlo,” explicaba la Dra. Geigl en la BBC , expresando posiblemente (aunque de forma sutil) su preferencia por los gatos.

Imagen de portada: ‘My Wife’s Lovers’ (“Los amantes de mi mujer”) es un óleo del pintor austríaco Carl Kahler (1855-1906) en el que aparecen retratados los cuarenta y dos gatos de la millonaria estadounidense Kate Birdsall Johnson ( Dominio público )

Autor: Theodoros Karasavvas

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article