Vista frontal del Cráneo 17 mostrando la posición de los traumatismos T1 (inferior) y T2 (superior).

¿Víctima de un Asesinato hace 430.000 Años? Los Investigadores Desvelan el Primer Homicidio Conocido

Un homicidio intencionado tan antiguo que precede al Homo Sapiens ha salido a la luz en España. Los investigadores, recomponiendo fragmentos de calaveras y esqueletos procedentes de la cueva de la Sima de los Huesos confirman que uno de los cráneos, de hace 430.000 años presenta signos de habérsele infligido heridas intencionadamente.

Los autores de un estudio en la revista PLOS One sostienen que el individuo sufrió las mortales heridas en “dos episodios de traumatismo por contusiones. El tipo de lesiones, su localización, la gran similitud en su forma y tamaño y las diferentes direcciones y trayectorias implicadas en ambas fracturas sugieren que fueron causadas por el mismo objeto en un conflicto interpersonal cara a cara entre dos individuos”

En otras palabras, alguien le golpeó (a él o a ella) en la cabeza con un objeto contundente que le destrozó el cráneo. El sexo del individuo e incluso la especie exacta a la que pertenece son por ahora desconocidos. Los investigadores se refieren a él como el homínido de la Sima de los Huesos. Según el artículo este caso es el primero conocido de violencia mortal en el género Homo.

Los investigadores afirman que las diferentes direcciones de las dos heridas en el cráneo (T1 y T2) indican que son el resultado de dos golpes distintos, lo que sugiere que fueron infligidos por otro individuo y no producto de un accidente.(

Los investigadores afirman que las diferentes direcciones de las dos heridas en el cráneo (T1 y T2) indican que son el resultado de dos golpes distintos, lo que sugiere que fueron infligidos por otro individuo y no producto de un accidente.( Foto de la revista PLOS )

“Dado que cualquiera de los dos traumas (heridas) fue probablemente mortal, la presencia de múltiples golpes implica una intención de matar. Este descubrimiento nos muestra que la violencia mortal interpersonal es un comportamiento humano muy antiguo y tiene importantes implicaciones por la acumulación de cuerpos en el yacimiento, lo que refuerza la hipótesis de un origen antrópico,” escriben los autores, encabezados por la paleontóloga Noemí Sala del Instituto de Salud Carlos III de Madrid. Los investigadores no descartan la posibilidad de que el individuo que murió atacara en primer lugar a su verdugo y este se defendiera. 

La cueva se encuentra en las Montañas de Atapuerca. En ella se ha descubierto un lecho de huesos al que los científicos accedieron por una chimenea vertical. Los investigadores llevan años recomponiendo estos huesos pertenecientes a 28 individuos, la mayoría de ellos Neanderthales de hace unos 430.000 años, ya que la fosa fue descubierta en 1987. Otros cráneos presentaban fracturas, pero éstas probablemente fueran causadas por la deposición de sedimentos con el paso del tiempo. El homínido también presenta una fractura craneal post-mortem.

Los huesos del homínido fueron descubiertos en LH6—en una capa de arcilla roja bastante profunda.

Los huesos del homínido fueron descubiertos en LH6—en una capa de arcilla roja bastante profunda.(foto de PLOS One )

Los investigadores hallaron el primer fragmento del cráneo de la víctima en 1990 pero no consiguieron recomponerlo hasta años más tarde, cuando se encontraron los demás fragmentos. Dos orificios fueron practicados a través del cráneo. Sala, en un artículo de Live Science , especulaba con la hipótesis de que las heridas de la víctima de la Sima de los Huesos pudieran haber sido infligidas con una lanza de piedra o un hacha de mano del mismo material.

El registro arqueológico rara vez refleja una violencia tal que lleve a la muerte en momento alguno de la historia de la Edad de Piedra. Se han hallado en otros yacimientos del Paleolítico y el Neolítico huesos raspados, un posible pero no definitivo indicio de canibalismo.

Son frecuentes los signos de traumatismos en calaveras de la Edad de Piedra, aunque parece ser que la mayor parte de los individuos sanaban y seguían viviendo por más tiempo. Los únicos homicidios deliberados conocidos hasta ahora en el Pleistoceno Medio y Superior eran un Neanderthal de Iraq, que aparentemente fue apuñalado en un costado; y un individuo Homo Sapiens de Rusia, que había sufrido un traumatismo cortante en la columna, según se dice en el artículo.

“Pruebas de violencia interpersonal se han documentado anteriormente entre miembros del género Homo en el Pleistoceno, pero solo muy rara vez se han planteado como posibles causas de la muerte del individuo. Aquí informamos de la más antigua prueba conocida de violencia interpersonal con consecuencias mortales en el registro fósil de homínidos.”

Continúa el Debate sobre si las Gentes de la Edad de Piedra eran Pacíficas o Belicosas

Antiguos Esqueletos Revelan Violencia Cataclísmica en Mesa Verde

La Guerra era Esencial para la Primera Civilización Europea – contrariamente a la Creencia Popular

La violencia, según afirma el artículo, está bien documentada desde tiempos del Neolítico o Nueva Edad de Piedra, iniciándose hace unos 7.000 años. Otros investigadores han llegado a la misma conclusión: la violencia comenzó a aflorar realmente cuando empezó a haber un territorio establecido que defender a causa de la densidad de población, escasez de recursos o ambos. Estas condiciones surgieron cuando las gentes empezaron a asentarse en comunidades y a cultivar, o también en aquellos momentos en los que las poblaciones se incrementaron en gran medida.

“La violencia interpersonal (mortal y no mortal) en la prehistoria es de especial interés ya que nos ofrece una ventana abierta a las relaciones humanas del pasado,” escriben los autores. “La violencia interpersonal puede manifestarse de muy diferentes maneras en el registro arqueológico, como por ejemplo huellas de golpes en huesos de homínidos, que hacen conveniente aproximarse a estas cuestiones en un contexto paleoantropológico mediante la aplicación de modernos métodos forenses de análisis de traumatismos”

Imagen de portada: Vista frontal del Cráneo 17 mostrando la posición de los traumatismos T1 (inferior) y T2 (superior). Foto: Javier Trueba / Madrid Scientific Films.

Por Mark Miller

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article