Bella imagen de Mazu, la diosa del mar en el templo de Cixian, Taipei. Fotografía tomada por Joshua Fahler, Taipei.

Mazu: la legendaria guardiana de los mares de China

Princesa del Favor Sobrenatural, Emperatriz del Cielo, Diosa del Mar del Sur de China… Estos son sólo unos pocos de los ilustres títulos dados a la diosa china Mazu (Mat-su) desde su incursión en los panteones chino, taiwanés y del Sudeste Asiático en el siglo XI. La leyenda de Mazu nos llega a través del tiempo bajo mil formas diferentes, alternándose las versiones en función de si son budistas, taoístas o confucionistas los que nos hablan de ella. En todos los relatos, sin embargo, la esencia de su personaje sigue siendo la misma: una diosa llena de misericordia y bondad.

Mazu es descrita como una joven devota con fuerte afecto por su familia, de quien se dice que ha adorado fervientemente a la diosa Guanyin, que representa la misericordia y la compasión. Antes de ser deificada, Mazu nació bajo forma humana el 23 de marzo del año 960 siendo hija de Lin Yuan (su padre) y la esposa de éste, quienes, en un principio, le pusieron el nombre de Lin Moniang. Nació en la ciudad de Meizhou o en la de Fujian, ambas costeras, y rápidamente se hizo famosa por su destreza en la natación y su valentía. La segunda versión de Mazu sigue siendo relativamente la misma, aunque se nos dice además que demostró extraordinarios dotes sobrenaturales desde su más tierna infancia y que fue criada en las enseñanzas del Tao desde niña. Su agilidad en el agua es el aspecto más notable de su personalidad y también la razón por la que se convirtió en la diosa de los marineros, pescadores y navegantes. Sin embargo, sus dones iban más allá del hecho de ser una destacada deportista.

Pangu y el Mito Chino de la Creación (en inglés)

El Fugaz y Brutal Reinado del Emperador Chino Fu Sheng, el Tirano Tuerto (en inglés)

Los Arqueólogos Descubren la Tumba de un Tiránico Emperador Chino (en inglés)

Ilustración de Mazu, que al caer en trance salvó a su padre y hermanos de morir ahogados en una terrible tormenta

Ilustración de Mazu, que al caer en trance salvó a su padre y hermanos de morir ahogados en una terrible tormenta  ( tumblr.com)

Se dice que una noche su padre y sus cuatro hermanos salieron al mar y se vieron envueltos en una terrible tormenta. Mazu, temiendo por las vidas de sus familiares, cayó en trance y se proyectó astralmente en un esfuerzo desesperado por salvarles. De forma bastante asombrosa, Mazu obtuvo un éxito increíble, consiguiendo salvar a su padre y a tres de sus hermanos de la tempestad (o en otras versiones, a sus hermanos pero no a su padre), justo antes de que su madre la despertara del trance y rompiera el hechizo. Cuando su familia regresó a tierra firme, la historia de su gran hazaña se extendió y rápidamente llegó a ser considerada una mujer con extraordinarios poderes.

No sabemos mucho del resto de la vida de Mazu, pero sí han llegado hasta nosotros dos versiones de cómo murió y ascendió a los cielos para reunirse con los dioses: en ambas permanece célibe y virgen por decisión propia. Por un lado los taoístas afirman que Mazu escaló una montaña a la edad de 28 años y que descubrió el Tao mientras meditaba al aire libre. Inspirada, saltó desde el pico más alto y voló a los cielos para ser reconocida como diosa. La segunda versión nos cuenta cómo se lanzó al mar desesperada creyendo muerto a su padre para acabar muriendo de agotamiento mientras nadaba en su busca entre las olas tumultuosas. Este relato parece haber sido el más popular de los dos, sin duda en parte porque su muerte en este caso se relaciona con su pasión y su iconografía. 

En esta última versión se dice también que se convirtió en un fantasma después de su muerte (por no haberse casado) y que su espíritu pasó a ser guardián y protector de los marineros y pescadores de China.

Imagen principal de Matsu o Mazu en Chua Ba Thien Hau (Camau Association of America), Los Angeles, 2006. Foto: Magnus Manske

Imagen principal de Matsu o Mazu en Chua Ba Thien Hau (Camau Association of America), Los Angeles, 2006. Foto: Magnus Manske ( Wikimedia Commons )

Como diosa, se representa a menudo a Mazu vestida de rojo, algo común entre los nadadores de la antigua China que buscaban así destacar entre los barcos y las oscuras aguas marinas. Sus ropas son habitualmente las de una emperatriz, adornada con joyas y suele empuñar además una vara o tablilla ceremonial como símbolo de su poder. Coronando su cabeza, el tocado imperial la hace fácilmente reconocible como una mujer de gran poder.

Además no siempre aparece sola en sus representaciones artísticas, sino que a veces la acompañan uno o dos demonios. El primero se llama Ojo Mil Millas, es de color rojo y tiene un solo cuerno. El segundo es conocido como Oreja Con El Viento, y es verde con dos cuernos. Se supone que eran dos demonios que amaban a Mazu y querían desposarla, pero ella decidió que sólo quien fuera capaz de derrotarla se convertiría en su marido. Ninguno de los dos lo consiguió, así que ambos demonios tuvieron que conformarse con ser sus fieles amigos y camaradas.

Fotógrafo Captura los Últimos Vestigios de la Antigua Tradición del Vendado de Pies (en inglés)

La Vida Secreta de Una Antigua Concubina (en inglés)

La Gran Ciudad Prohibida de China (en inglés)

 La estatua de Mazu más alta del mundo, 2013. Foto: Dli184

 La estatua de Mazu más alta del mundo, 2013. Foto: Dli184 ( Wikimedia Commons )

Aunque las diferentes versiones del relato entran en conflicto en algunos aspectos, podemos decir que se ha convertido en una deidad mucho más poderosa precisamente por esa razón. Sus contradicciones no alteran en absoluto la esencia de lo que fue como humana y como diosa, sino que dan profundidad a su carácter y le permiten encarnar diferentes papeles en cada caso. Como Budista, representa la compasión de Guanyin que protege a los navegantes. Como Taoísta, está profundamente versada en sus enseñanzas, hallando el Tao en las alturas de las montañas y probando así que la iluminación es posible. Finalmente, para los seguidores de Confucio, ejemplifica el lazo familiar al zambullirse en busca de sus familiares, supervivientes durante días. Mazu, en definitiva, ha resistido el paso del tiempo no sólo como protectora de los navegantes asiáticos, sino también como símbolo de las tres principales religiones chinas.

Imagen de portada: Bella imagen de Mazu, la diosa del mar en el templo de Cixian, Taipei. Fotografía tomada por Joshua Fahler, Taipei.( blog.joshuafahler.net)

Por Ryan Stone

Traducción: Rafa García

Bibliografía

Birrell, Anne. Chinese Mythology: An Introduction (Johns Hopkins University Press: London, 1993.)

Irwin, Lee, "The Great Goddesses of China", Asian Folklore Studies, Vol. 49, No. 1 (1990), pp. 53–68.

Lee, Lily Xiao Hong and Sue Wiles. Biographical Dictionary of Chinese Women, Volume II (Routledge: United Kingdom, 2015.)

Ruitenbeek, Klaas, "Mazu, the Patroness of Sailors, in Chinese Pictorial Art", Artibus Asiae, Vol. 58, No. 3/4 (1999), pp. 281–329.

Yang, Lihui. Handbook of Chinese Mythology (Oxford University Press: Oxford, 2008.)

"History and Cutstoms." Matsu National Scenic Area. November 11, 2014.

http://www.matsu-nsa.gov.tw/user/Article.aspx?a=22&l=2

Next article