Pintura que ilustra el Nibelungenlied: Hagen ordena a sus sirvientes arrojar el tesoro al fondo del río Rhin (Peter von Cornelius, 1859).

El canto de los Nibelungos: Saga Germánica de Amor, Venganza y Muerte - 1ª parte

 El Nibelungenlied , o "Canto de los Nibelungos", es un poema épico que fue escrito en alto alemán medio en algún momento del siglo XIII. Aunque de autor anónimo, el Nibelungenlied sigue siendo uno de los principales textos germánicos, apreciado por su estilo literario, el contraste entre su emotividad y su violencia y su recopilación y asimilación de otros relatos germánicos más antiguos.

Leer 2ª parte: El canto de los Nibelungos

La saga de los Nibelungos está narrada en dos partes, aunque ambas se centran en Kriemhild, la protagonista femenina principal. La historia de los Nibelungos empieza presentándonos a Kriemhild, una princesa burgundia  de Worms y a Siegfried, un príncipe de la región del bajo Rhin. Kriemhild tiene tres hermanos —Gunther, Gernot y Giselher— pero sólo el primero tiene un papel relevante en la historia.

Los deseos y actos de Gunther son tan determinantes en la narración como los de Kriemhild, y a menudo es empujado a actuar por el consejo y las intrigas de su sirviente Hagen.

Primera página del Manuscrito C (ca. 1230)

Primera página del Manuscrito (ca. 1230) Dominio público

Al principio del relato, el reino de Worms ha pasado a los tres hermanos de Kriemhild, ya que la avanzada edad de su padre le impide reinar, y la propia Kriemhild ha elegido no casarse jamás. La princesa soñó una noche que aquél con quien se casara sufriría una dolorosa muerte a manos de su familia. Es aquí donde aparece Siegfried, príncipe de Xanten, quien —habiendo oído de la irresistible belleza de Kriemhild— decide desposarla a pesar de su decisión.

Al llegar a Worms, Sigfried se encuentra en un primer momento con Gunther y Hagen, antes que con Kriemhild. Hagen reconoce a  Siegfried como algo más que un simple príncipe llegado de Holanda, así que relata en la corte las heroicas hazañas de Siegfried—su victoria sobre los Nibelungos (posiblemente una raza de enanos) y cómo se apodera de su tesoro; cómo somete al leal enano Alberich, también un nibelungo, que incapaz de derrotar a Siegfried decide jurar lealtad al príncipe; y finalmente cómo mata a un dragón, después de lo cual Siegfried se vuelve invencible bañándose en su sangre. 

Todas estas proezas hacen que Siegfried sobresalga en el relato, así como a ojos de Gunther, como la más fuerte y poderosa figura masculina del mismo. Rápidamente, los Burgundios ofrecen su lealtad al príncipe, y éste les conduce a una victoria decisiva contra los invasores sajones.

Kriemhild reaparece en el poema tras el triunfo de Siegfried, y al poco tiempo se enamoran el uno del otro. Sin embargo no se casan todavía. Es entonces cuando la relevancia de Gunther en el relato se pone de manifiesto.

Siegfried y Kriemhild. 1914.

Siegfried y Kriemhild, 1914. Dominio público

Cuando llega a la corte burgundia la noticia de que Brunhild, reina de Islandia, sólo se casará con un hombre que la iguale en fuerza y poder, Gunther ruega a Siegfried que le ayude a desposarla, prometiendo a cambio que, de conseguirlo, Siegfried podrá casarse con su hermana Kriemhild. Siegfried accede y realiza las tareas encomendadas a Gunther por Brunhild bajo la capa de invisibilidad de Alberich, de tal forma que ella solo puede ver a Gunther demostrando lo que parece ser una fuerza inigualable.

Impresionada y derrotada por completo, Brunhild accede a casarse con Gunther, aunque abriga sospechas sobre la sinceridad de este hombre que supuestamente la ha vencido.

Cuando Siegfried se casa con la princesa Kriemhild, las sospechas de Brunhild aumentan, ya que la habían empujado a creer que Siegfried era un mero sirviente, indigno por tanto de la mano de Kriemhild. Brunhild prohíbe a Gunther meterse en su cama hasta que él le cuente la verdad, así que esa noche, su matrimonio no se consuma. Finalmente le ata y le deja colgado de un clavo en la cámara nupcial.

La noche de bodas de Gunther(Johann Heinrich Füssli 1807).

La noche de bodas de Gunther (Johann Heinrich Füssli 1807). Dominio público

Por la mañana, Gunther comparte sus penas con Siegfried quien, de nuevo, accede a sacarle del apuro. Siegfried entra a escondidas en la cámara nupcial esa noche, otra vez con la capa de invisibilidad puesta, y obliga a Brunhild a someterse para que Gunther pueda yacer con ella. Una vez el matrimonio ha sido finalmente consumado, Siegfried roba el ceñidor y el anillo de oro de Brunhild, y al hacerlo, sella su destino.

Durante diez años, Siegfried y Kriemhild viven felices gobernando Xanten mientras Brunhild y Gunther reinan en Worms. No obstante, Brunhild sigue desconfiando terriblemente de Siegfried (a pesar de no estar enterada de cómo la engañó por causa de Gunther). Brunhild invita al rey y la reina de Xanten a visitar Worms y una desagradable conversación entre las reinas acaba con la revelación del hurto cometido por Siegfried y, por extensión, el engaño mediante el cual Gunther consiguió casarse con ella. Consternada, jura matar a Siegfried con la ayuda de Hagen.

Sin embargo, en este punto del relato, la venganza de Brunhild queda eclipsada por la de Hagen. De hecho, la reina de Worms e Islandia parece desvanecerse del texto por completo mientras que el deseo de Hagen de poner a Siegfried en su sitio precipita los acontecimientos, siendo al final la perdición de este último.

Hagen se gana sibilinamente la confianza de Kriemhild y descubre así el punto del cuerpo que Siegfried descuidó al bañarse en la sangre de dragón—su talón de Aquiles a todos los efectos. Éste, como Kriemhild revela finalmente, estaba entre sus omóplatos, donde no llegó la sangre del dragón al encontrarse esta parte del cuerpo de Siegfried inadvertidamente tapada por una hoja caída . Hagen decide que esta información puede ser utilizada fácilmente en su beneficio, así que invita a Gunther y a Siegfried a una partida de caza, revelando sólo a Gunther sus ocultas intenciones. Gunther, pese a toda la ayuda que Siegfried le había prestado, elige la venganza de su esposa antes que proteger a su amigo. Siegfried acude de buen grado a pesar de las advertencias de su esposa y Hagen le asesina clavándole su lanza.

"La muerte de Sigfried" (Julius Schnorr von Carolsfeld, 1847).

"La muerte de Sigfried" (Julius Schnorr von Carolsfeld, 1847). Dominio público

Aunque tanto Hagen como Gunther lo intentan, no consiguen ocultar su culpabilidad en la muerte de Siegfried, así que Kriemhild jura vengar a su esposo caído. Permanece en Worms por el momento, separada de Hagen y Gunther, pero continúa exteriorizando una falsa amabilidad a la espera  del momento en que pueda hacerse con el rico tesoro de los Nibelungos perteneciente a su marido muerto. Gracias a este tesoro, envía ricos regalos a los caballeros burgundios, hasta que Hagen se da cuenta de que el motivo de dicha generosidad es ganarse a hombres fuertes para su causa y así acabar con Hagen y Gunther. Finalmente Hagen se apodera del tesoro Nibelungo, última posesión de Siegfried aún en manos de Kriemhild  y lo arroja al fondo del Rhin.

Leer 2ª parte: El canto de los Nibelungos

Imagen de portada: Pintura que ilustra el Nibelungenlied: Hagen ordena a sus sirvientes arrojar el tesoro al fondo del río Rhin (Peter von Cornelius, 1859). Dominio público

Por Ryan Stone

Traducción: Rafa García

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Fuentes:

Ashliman, D.L. "The Nibelungenlied" Resumen en prosa (en inglés). 2012. http://www.pitt.edu/~dash/nibelungenlied.html

Encyclopædia Britannica Online , s. v. "Nibelungenlied", disponible aquí

The Nibelungenlied . (Anónimo)  traducción. de A. T. Hatto (Penguin Books: London, 1969, en inglés)

Next article