All  
Paris-portada.jpg

Arqueólogos intentan Encajar las Piezas para averiguar cómo Murieron cientos de Parisinos medievales

Los esqueletos de más de 200 parisinos medievales han sido trasladados para su estudio a un depósito del Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas francés situado al norte de París a fin de desvelar el misterio que envuelve sus muertes.

Un equipo del Inrap, siglas por las que se conoce a la institución, excavó recientemente los restos tras haber sido hallados al llevarse a cabo unas obras bajo los sótanos del supermercado Monoprix, el pasado mes de marzo. Se cree que pueden estar fechados entre los siglos XIII y XIV.

“Hay bebés y niños pequeños, adolescentes, adultos, hombres y mujeres, ancianos” declaró Isabelle Abadie, arqueóloga y antropóloga que dirige los trabajos a The New York Times en un artículo  del 11 de mayo del 2015.  “Esto fue una crisis de mortalidad, eso está muy claro”.

Las excavaciones se realizaron en los sótanos del centro comercial en un área cercana al “Hôpital de la Trinité” (Hospital de la Trinidad), edificio medieval que fue clausurado durante la Revolución Francesa y más tarde demolido en 1812. El “Hôpital de la Trinité” fue en su época albergue para pobres, refugio de peregrinos y centro de enseñanzas religiosas, además de servir de hospital para el tratamiento de enfermedades contagiosas y hasta de escuela de oficios para niños.

Los esqueletos se encuentran ahora almacenados en depósitos que contienen cientos de bolsas de plástico numeradas. Algunos de los huesos se han lavado con agua y cepillos de dientes.

Esqueletos-Paris.jpg

Dos de los cadáveres antes de ser exhumados

El equipo trabajó de marzo a principios de mayo extrayendo los cadáveres de ocho tumbas que cubrían una superficie de más de 90 metros cuadrados. Algunos de los cuerpos estaban apilados, hasta de cinco en cinco. En la fosa principal había 175 cadáveres dispuestos ordenadamente en paralelo. Los cuerpos de las demás tumbas, sin embargo, se encontraban amontonados de cualquier manera, un posible indicio de las prisas con las que se sepultaba a las víctimas de una virulenta epidemia, según se afirma en el artículo del New York Times.

Los científicos aún no cuentan con muestras de ADN ni radiocarbono para realizar dataciones, un proceso que  podría durar meses. Pero Abadie explicó al New York Times que se sabe que no fueron víctimas de una muerte violenta: “Pudo ser la peste, hambruna, pudieron ser muchas cosas en esta etapa de la historia — pero no hay rastro de traumatismos, así que no son muertes ligadas a un acto violento o de guerra”-afirmó.

El lugar de enterramiento fue el cementerio del hospital del siglo XII al XVII. Es por ello que las autoridades pensaban que los cadáveres fueron trasladados en el siglo XVIII a las catacumbas de París. Las catacumbas parisinas albergan los huesos de unos 6 millones de personas, enviados desde los cementerios parisinos hace 200 años.

Cráneos-Paris.jpg

Restos óseos en las catacumbas de París (Janericloebe/Wikimedia Commons)

Si estas personas murieron realmente a causa de la peste, desde luego era una forma terrible aunque relativamente común de morir en aquellos tiempos. El artículo en inglés titulado ‘Black Death’ en Saylor.org afirma que se estima que la peste acabó con entre un 30 y un 60 por ciento del total de la población europea. Se estima asimismo que hacia el año 1400 la epidemia había reducido la población mundial de unos 450 millones de personas a una cifra comprendida entre los 350 y los 375 millones de personas.

“Se considera que este hecho pudo provocar una serie de convulsiones de tipo religioso, social y económico, que afectarían profundamente el curso de la historia de Europa. La diezmada población europea tardó más de 150 años en recuperarse. Con posterioridad, la peste azotó el continente en más ocasiones, matando más gente, hasta desaparecer definitivamente de Europa en el siglo XIX”, según informa la web Saylor.org

En todo caso si las personas cuyos restos acaban de ser encontrados en el presente año murieron a causa de la peste, su final fue más rápido que si hubieran experimentado la lenta agonía de la muerte por desnutrición provocada por el hambre.

Imagen de portada: El escenario del hallazgo en el supermercado, antes de la retirada de los restos (Denis Glikman/Inrap)

Por Mark Miller

Traducción Moreno Montañaroja

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo