All  
Amber guarda el secreto del pequeño mundo de la era de los dinosaurios. Fuente: Xing Lida, CC BY-ND/ The Conversation

Este Pequeño Depredador Existió Junto a los Dinosaurios Gigantes

Por Lars Schmitz y Jingmai Kathleen O'Connor/ The Conversation

En 2016, nuestro colega Xing Lida levantó una pequeña pieza de ámbar pulido y amarillo intenso. Cuando la luz del sol brilló a través de la antigua resina, Lida vio el contorno de un cráneo increíblemente pequeño y prístinamente conservado. Había una cuenca ocular prominente, una corona de la cabeza en forma de cúpula, un hocico largo y afilado e incluso dientes pequeños. Era como un pájaro, pero de una manera extraña y antigua.

El ámbar contiene el cráneo de Oculudentavis khaungraae, un dinosaurio recientemente descrito y uno de los más pequeños jamás descubiertos. Su pequeña estatura está obligando a los paleontólogos a repensar los límites inferiores del tamaño del cuerpo en las aves, y el fósil de casi 100 millones de años está desafiando la comprensión actual de cuándo y cómo los gigantes de los dinosaurios se redujeron a las aves de hoy.

La pieza de ámbar mide solo 1.25 pulgadas (31.5 milímetros) de longitud. El cráneo mide solo 0.6 pulgadas (11 milímetros). Xing Lida, CC BY-ND / The Conversation

La pieza de ámbar mide solo 1.25 pulgadas (31.5 milímetros) de longitud. El cráneo mide solo 0.6 pulgadas (11 milímetros). Xing Lida, CC BY-ND / The Conversation

Una misteriosa transformación

La transición evolutiva de los dinosaurios a las aves modernas es una de las transformaciones más asombrosas en la historia de la vida: los dinosaurios grandes, bípedos y en su mayoría carnívoros se transformaron en pequeñas aves voladoras. Descubrimientos famosos como el Archaeopteryxy, más recientemente, los fósiles del Jehol Biota en China han dado a los investigadores algunas pistas sobre el proceso. Pero los hallazgos de esta fase evolutiva, que los investigadores creen que comenzó hace unos 200 millones de años, son raros.

Los paleontólogos están lejos de tener una imagen completa de la evolución de las aves, y aún más lejos de un inventario completo de los ecosistemas de la Tierra en la era de los dinosaurios. Nuestra investigación sobre el pequeño Oculudentavis, publicado en la revista Nature, agrega información valiosa al enigma de cuándo, cómo y en qué medida se redujeron los dinosaurios.

Pistas en el hueso

Nuestro equipo necesitaba ver los detalles minuciosos del cráneo, y teníamos que hacerlo sin romper ni arruinar el espécimen, una tarea difícil con un cráneo encerrado en ámbar de 99 millones de años de Myanmar. Para hacer eso, escaneamos el cráneo con rayos X de alta resolución y creamos un modelo digital con detalles anatómicos muy finos. Lo que surgió fue una imagen de una anatomía general similar a un pájaro. Pero de alguna manera interesante, Oculudentavis es diferente a cualquier pájaro o dinosaurio que se haya encontrado.

Este escaneo de alta resolución nos permitió ver las complejidades de una estructura ósea como nunca antes se había visto en pájaros o dinosaurios. Xing Lida, CC BY-ND / The Conversation

Este escaneo de alta resolución nos permitió ver las complejidades de una estructura ósea como nunca antes se había visto en pájaros o dinosaurios. Xing Lida, CC BY-ND / The Conversation

La curiosidad obvia del fósil es su tamaño: Oculudentavis rivalizaba con el pájaro más pequeño que vive hoy, el colibrí abeja, y probablemente no era más de 1,6 pulgadas (4 centímetros) desde el pico hasta la cola. Consideramos si el cráneo posiblemente pertenecía a un animal muy joven, pero la extensión y el patrón de crecimiento óseo y el tamaño proporcional del ojo apuntaban a un pájaro maduro.

Con una longitud total del cráneo de aproximadamente 0.6 pulgadas (1.5 centímetros), Oculudentavis empuja contra lo que se considera el límite inferior de tamaño en las aves: la cabeza aún tenía que mantener los ojos funcionales, el cerebro y las mandíbulas. El tamaño pequeño es especialmente sorprendente si se considera que Oculudentavis vivió durante el mismo tiempo que los dinosaurios gigantes que comen plantas como el Argentinosaurus.

Pequeño y especializado

El tamaño pequeño de Oculudentavis es sorprendente, pero para un ojo entrenado también hay otras características extremadamente inusuales.

En primer lugar, el cráneo parece estar construido para la fuerza. Los huesos muestran un patrón inusual de fusión y el cráneo carece de una fenestra antorbital, un pequeño orificio que a menudo se encuentra frente al ojo.

Los ojos de Oculudentavis también nos sorprendieron. La forma de los huesos que se encuentran dentro del ojo, los huesecillos esclerales, sugiere que probablemente tenía ojos cónicos con pupilas pequeñas. Este tipo de estructura ocular está especialmente bien adaptada para moverse con luz brillante. Si bien se puede esperar actividad diurna para un ave antigua de la era de los dinosaurios, la forma de los huesecillos es completamente distinta de cualquier otro dinosaurio y se asemeja a la de los lagartos modernos.

Además de la lista de características inesperadas, la mandíbula superior lleva al menos 23 dientes pequeños. Estos dientes se extienden hasta debajo del ojo y no se colocan en bolsillos profundos, un arreglo inusual para la mayoría de las aves antiguas. La gran cantidad de dientes y sus filos cortantes sugieren que Oculudentavis era un depredador que pudo haberse alimentado de pequeños insectos.

La suma de estos rasgos, un cráneo fuerte, buena vista y dientes de cazador, nos sugiere que Oculudentavis llevó una vida previamente desconocida entre las aves antiguas: era un depredador diurno del tamaño de un colibrí.

Es posible que Tiny Oculudentavis haya ocupado un nicho ecológico único en el mundo antiguo. Han Zhixin, CC BY-ND / The Conversation

Es posible que Tiny Oculudentavis haya ocupado un nicho ecológico único en el mundo antiguo. Han Zhixin, CC BY-ND / The Conversation

¿Una de las primeras y más pequeñas aves?

Colocar Oculudentavis en el árbol de la vida es, dada su extraña anatomía, un desafío. Nuestro análisis filogenético, la investigación de sus relaciones con otros dinosaurios, identifica a Oculudentavis como una de las aves más antiguas. Solo Archaeopteryx se ramificó antes.

Los científicos consideran que los colibríes que se alimentan de néctar, que aparecieron hace 30 millones de años, son los dinosaurios más pequeños registrados. Pero si nuestra colocación de Oculudentavis es cierta, la miniaturización de los dinosaurios puede haber alcanzado su punto máximo mucho antes de lo que los paleontólogos pensaban anteriormente. De hecho, los dinosaurios más grandes y más pequeños pueden haber caminado y volado la misma tierra hace casi 100 millones de años.

Nuestro trabajo demuestra lo poco que saben los científicos sobre las pequeñas cosas en la historia de la vida. La instantánea de los científicos sobre los ecosistemas fósiles en la era de los dinosaurios es incompleta y deja muchas preguntas sin respuesta. Pero los paleontólogos están ansiosos por asumir estas preguntas. ¿Qué otras especies diminutas estaban por ahí? ¿Cuál fue su función ecológica? ¿Oculudentavis era el único cazador de insectos guiado visualmente? Para comprender mejor la evolución de la diversidad de la vida, necesitamos más énfasis y reconocimiento de lo pequeño.

Amber tiene un gran potencial para llenar ese vacío. Tal vez algún día un científico sostenga otra pieza y permita que la luz del sol revele un Oculudentavis completo, o incluso una especie previamente desconocida. Más hallazgos en ámbar ayudarán a iluminar el mundo de los pequeños vertebrados en la era de los dinosaurios.

Imagen de portada: Amber guarda el secreto del pequeño mundo de la era de los dinosaurios. Fuente: Xing Lida, CC BY-ND/ The Conversation

El artículo, originalmente titulado, "El antiguo cráneo de pájaro encontrado en ámbar era un pequeño depredador en la época de los dinosaurios gigantes" por Lars Schmitz & Jingmai Kathleen O'Connor se publicó originalmente en The Conversation y se volvió a publicar bajo una licencia Creative Commons.

Siguiente Artículo