All  
Castillo de Dumbarton, con vistas al río Clyde

Castillo de Dumbarton: Antigua fortaleza y símbolo del desafío escocés

Los paisajes salvajes y diversos de Escocia están llenos de vestigios de su rica y orgullosa historia que abarca muchos siglos. Desde las islas Hébridas hasta las regiones fronterizas y hasta las salvajes Tierras Altas de Escocia, la historia de Escocia se puede sentir y ver en todas partes. Y entre los principales recordatorios de esta historia se encuentran los numerosos castillos, casas señoriales y torres que salpican el paisaje, tanto en ruinas como conservadas.

Uno de los castillos más antiguos de Escocia, y sin duda uno de los más imponentes y únicos, el castillo de Dumbarton esconde una rica historia detrás de sus muros de piedra, una que fue crucial en los eventos que dieron forma al futuro de Escocia. Situado en una pintoresca roca volcánica con vistas al río Clyde, el castillo de Dumbarton se erige hoy como un testigo mudo de los eventos que se remontan a la configuración más antigua de la nación escocesa moderna.

 

 

Dumbarton Castle boasts the longest recorded history of any Scottish castle. (Public domain)

El castillo de Dumbarton cuenta con la historia más larga registrada de cualquier castillo escocés. (Dominio público)

Orígenes anteriores a la Edad del Hierro en Dumbarton

El castillo de Dumbarton es especial en muchos aspectos. Además de estar ubicado en un lugar estratégicamente importante, este castillo también cuenta con la historia más larga registrada de cualquier castillo escocés. Situado en West Dunbartonshire en Escocia, al lado de la ciudad del mismo nombre, el castillo se estableció cerca de donde el río Clyde desemboca en el Firth of Clyde. La ciudad de Dumbarton siempre fue importante en la región, ya que era un centro para la construcción naval, pero también para la fabricación de vidrio y la producción de whisky.

El castillo fue construido en un lugar de difícil acceso con impresionantes vistas de la zona. Encaramado en la base de un imponente tapón de basalto volcánico, conocido localmente como Dumbarton Rock (piedra Dumbarton), el risco apareció hace unos increíbles 334 millones de años, según investigaciones geológicas, y tiene 73 metros (240 pies) de altura.

The castle is perched at the base of an imposing plug of volcanic basalt which commands impressive views over the surrounding area. (Public domain)

El castillo se alza en la base de un imponente tapón de basalto volcánico que domina impresionantes vistas de los alrededores. (Dominio público)

El nombre Dumbarton proviene del gaélico escocés Dùn Breatainn, que significa "Fuerte de los británicos", y ofrece pistas sobre los orígenes reales del sitio. Si bien la primera mención registrada del castillo de Dumbarton se remonta a la Edad del Hierro, su historia como asentamiento se remonta aún más atrás. En ese entonces, el área era un reino Brythonic llamado Alclud, que se traduce aproximadamente a Clyde Rock. Con la llegada gradual de los romanos y el surgimiento de la llamada Bretaña romana, Alclud se convirtió en un sitio cada vez más importante y estratégico. Conocida como Caledonia, se dice que estuvo habitada por los pictos antes de la llegada de los romanos. Pero si eran los Britanos o los pictos que vivían, nadie lo sabe. De cualquier manera, en los primeros textos romanos, se reportan varias tribus distintas de la región, con el feroz Atticotti habitando la región de Alclud (también conocida como Alt Clut), hoy Dumbarton Rock o Dunbartonshire en general.

La ciudad de Dumbarton probablemente se originó con los romanos. Si bien el área circundante estaba habitada por pictos y britanos, la extensión de la habitación romana llegaba hasta la orilla norte del Clyde. Entre el Clyde y el Forth, los romanos erigieron un extenso muro protector, invitando al inicio de la ciudad de Alcluith. El nombre más a menudo relacionado con su creación es el del general romano Teodosio, quien luchó extensamente con las tribus inquietas al norte del Clyde.

Parece que Alcluith se fundó alrededor del 368 d.C., cuando el general Teodosio, bajo las órdenes del emperador Valentiniano, dirigió varias campañas contra los pictos y los escoceses en el norte y logró apoderarse de una parte considerable de sus tierras. Este luego se convirtió en otro distrito dentro de la Gran Bretaña romana, conocido como Valentia. Las fronteras del norte de este distrito, que se extienden entre el Clyde y el Firth, fueron posteriormente reforzadas fuertemente, y la ciudad de Alcluith (probablemente conocida como Theodosia por los romanos) emergió como una ciudad fronteriza crucial.

19th century painting showing Dumbarton Castle on the left. The castle attracted tourists and travelers visiting for day trips during the 1800s. (Public domain)

Pintura del siglo XIX que muestra el castillo de Dumbarton a la izquierda. El castillo atrajo a turistas y viajeros durante las excursiones de un día durante el siglo XIX. (Dominio público)

A merced de los invasores extranjeros: la roca sometida

Los británicos y los pictos estaban inquietos y nunca se sometieron por completo al dominio romano. Una vez que la era romana en Gran Bretaña llegó a su fin, alrededor del 400 d.C., Alcluith volvió a caer en manos de los británicos. De antemano, esta ubicación fue la sede de una larga línea de reyes de los británicos de Strathclyde. Estas sucesivas generaciones de británicos siempre llamaron al lugar "Dunbritton", que significa "el Fuerte de los Británicos".

Aproximadamente en el 756 d.C., el castillo se convirtió una vez más en el escenario de una acción acalorada cuando el rey Egbert de Northumberland, acompañado por el rey Uengust de los pictos, asedió el castillo de Dumbarton, lo conquistó y volvió a perderlo varios días después. El castillo vuelve a aparecer en los archivos históricos en 782 d.C., cuando fue quemado y saqueado el 1 de enero, aunque las cuentas no mencionan quién lo hizo.

Las siguientes décadas vieron el restablecimiento del asentamiento de Alcluith, y continuó siendo el centro del reino de Alclud. Pero en 872, se escribió una nueva página oscura en su historia. En ese año, una fuerza de vikingos daneses y noruegos, con base en Irlanda, sitió el castillo liderado por sus mezquinos reyes vikingos Ivar Beinlaus el Tullido (Ímar) ​​y Óláfr el Blanco (Amlaíb). El asedio duró cuatro meses. Cuando los suministros de agua del castillo finalmente se agotaron, el castillo cayó en manos vikingas. Los vikingos lo saquearon por completo y lo destruyeron, llevándose consigo una gran cantidad de cautivos. Después de este saqueo, el castillo de Dumbarton no se menciona nuevamente en los archivos hasta el siglo XIII.

La mayoría de las estructuras que se encuentran hoy en día se agregaron más tarde, mientras que las defensas originales de la Edad del Hierro apenas han sobrevivido. El arco Portcullis del siglo XIV (a la izquierda) es la estructura más antigua que se conserva en Dumbarton Rock. (Izquierda: Lairich Rig / CC BY-2.0 Derecha: Tom Parnell / CC BY-SA 4.0)

El castillo de Dumbarton que podemos ver hoy es casi en su totalidad de construcción medieval. Las defensas originales de la Edad del Hierro han sido excavadas y documentadas arqueológicamente. Las fortificaciones medievales simplemente se construyeron, o mejoraron, sobre las fortificaciones originales. Además, algunos de los elementos medievales más antiguos del complejo del castillo han sido destruidos a lo largo de los siglos. Los segmentos más antiguos que se conservan son el Portcullis Arch y la caseta de vigilancia. La mayoría de los otros edificios, como los emplazamientos de defensa de artillería, la casa del gobernador, la prisión y los polvorines, se agregaron más tarde y se remontan al siglo XVII. Dumbarton Rock, en cuya base se encuentra el castillo, tiene dos picos notables. Estos se conocen como el pico y el risco de la Torre Blanca.

Castillo de Dumbarton y las guerras de independencia escocesa

Alrededor de 1222, la importancia estratégica del castillo de Dumbarton volvió a entrar en juego. Después de su saqueo por parte de los vikingos unos siglos antes, su fuerza ciertamente disminuyó. En las cercanías se descubrieron cruces de piedra del siglo X, lo que significa que se llevó a cabo alguna actividad básica, quizás de tipo religioso. Pero alrededor de 1222, Alejandro II, rey de Escocia, quiso recuperar para su dominio las áreas de Escocia que los noruegos habían perdido. El entorno estratégico de Dumbarton Rock se convirtió rápidamente en primordial, y Alexander erigió un nuevo castillo en Dumbarton, proclamado castillo real en 1238.

During the Wars of Scottish Independence, Dumbarton Castle once again bore witness to the struggles for power over Scotland. (Public domain)

Durante las Guerras de la Independencia de Escocia, el castillo de Dumbarton una vez más fue testigo de las luchas por el poder sobre Escocia. (Dominio público)

Durante las famosas Guerras de la Independencia de Escocia, el castillo de Dumbarton volvió a ver una acción considerable. Eduardo I, rey de Inglaterra, capturó el castillo en 1296 y puso a cargo a uno de sus principales caballeros: Sir Alejandro de Leeds. Pero en los acontecimientos que se desarrollaron, y la victoria de William Wallace sobre los ingleses en Stirling Bridge en 1297, el castillo volvió una vez más a manos de los escoceses. En ese momento, las mazmorras del castillo se convirtieron en la prisión de tres prominentes caballeros ingleses: Marmaduke Tweng, William Fitzwarrin y William de Ros. Son los primeros prisioneros históricamente documentados del castillo de Dumbarton.

Los escoceses sufrieron una gran derrota en julio de 1333, en la batalla de Halidon Hill. Este fue un momento terrible para Escocia, con solo cinco castillos resistiendo activamente contra las fuerzas inglesas. Estos fueron Urquhart, Lochleven, Loch Doon, Kildrummy y Dumbarton Castle. Después de la derrota, el joven rey de Escocia, David II, se refugió con su esposa en el castillo de Dumbarton, desde donde viajó con seguridad a Francia al año siguiente. David II pasó una buena cantidad de años en cautiverio en Inglaterra, pero finalmente fue rescatado y logró regresar a Escocia alrededor de 1357. Fue entonces cuando se dispuso a reconstruir y reforzar sus castillos, incluido Dumbarton. En la actualidad se pueden ver varios restos de elementos del castillo que datan de este período, aunque no resistieron la prueba del tiempo.

Dumbarton Castle has been the site of several struggles over the ages, due to its strategic location on the River Clyde. (Eddie Mackinnon / CC BY-2.0)

El castillo de Dumbarton ha sido escenario de varias luchas a lo largo de los siglos, debido a su ubicación estratégica en el río Clyde. (Eddie Mackinnon / CC BY-2.0)

Los siguientes siglos solo vieron más asedios y disturbios en los que se vio envuelto el castillo de Dumbarton. Alrededor de la década de 1490, el castillo estaba en manos de John Stewart, conde de Lennox. Él y sus seguidores buscaron el apoyo del rey inglés Enrique VII. Habiendo apoyado previamente al rey escocés James III, se ganaron la hostilidad del entonces actual rey de Escocia, James IV, quien luego asedió dos veces al conde de Lennox en Dumbarton. Después de un duro asedio, James logró capturar el castillo, pero solo después de la ayuda del bombardeo naval. Una vez en sus manos, el castillo y la ciudad de Dumbarton se vuelven cada vez más vitales para sus roles en la construcción naval y el comercio. Desde aquí, James IV lanzó numerosas expediciones y campañas, convirtiendo al castillo de Dumbarton en su base. Esto continuó durante el reinado de James V también.

La batalla de Culloden, la batalla final de los levantamientos jacobitas, cuando Charles Edward Stuart intentó recuperar el trono británico para su padre. (Dominio público)

Las batallas finales de una fortaleza envejecida

La década de 1720 vio un aumento continuo de la presión en las Tierras Altas, con los famosos levantamientos jacobitas en 1715 y 1719, que una vez más vieron al castillo de Dumbarton en el centro de atención. Creyendo que el sitio es importante para fines defensivos, los ingleses llevan a cabo numerosas reparaciones y mejoras. Jorge II ordenó el refuerzo del castillo y la mejora del circuito defensivo del norte, seguido de una mejora importante de las defensas sur y oeste. En la década de 1730, las tres baterías de cañones principales también recibieron una actualización crítica. Fue en este momento cuando se construyó la Casa del Gobernador dentro del complejo, más precisamente en 1735.

Los levantamientos jacobitas culminaron trágicamente en la batalla de Culloden, que terminó desastrosamente para los escoceses. La húmeda oscuridad de las mazmorras del castillo de Dumbarton se convirtió una vez más en el hogar de notables prisioneros. Esta vez incluyeron a los líderes jacobitas escoceses derrotados, incluido el notable James Campbell de Auchinbreck y Aeneas MacDonald.

Desde mediados del siglo XIX en adelante, el castillo de Dumbarton perdió su importancia y gradualmente se convirtió en una atracción turística. En 1843, su último gobernador, Lord Lynedoch, murió a la edad de 95 años. La imposibilidad de reemplazarlo selló aún más el destino del castillo. Posteriormente se gobernó de forma voluntaria y recibió la visita de numerosos personajes destacados de la época.

Sin embargo, el conflicto volvió a empujar al castillo de Dumbarton a la acción, cuando en 1941 la reliquia adormecida se despertó de su sueño para defender a Escocia y las Islas Británicas, debido a su uso como estación antiaérea. Entre el 5 y el 6 de mayo de 1941, los combatientes enemigos lanzaron cuatro bombas de alto explosivo sobre Dumbarton Rock, el primer ataque que había sufrido en más de 300 años. Una vez más, el castillo mostró su destreza defensiva, resistiendo el ataque como lo había hecho tantas veces antes.

Entre el 5 y el 6 de mayo de 1941, los combatientes enemigos lanzaron cuatro bombas de alto explosivo sobre Dumbarton Rock, el primer ataque que había sufrido en más de 300 años. (Ketelhohn / CC-BY-SA 3.0)

La roca inmortal del Clyde: el castillo de Dumbarton como metáfora de la nación escocesa

Ya sea bajo asedio, asaltado con piedras, espadas, hachas, fuego de cañón o mosquetes, golpeado por ejércitos en marcha de guerreros ingleses o escoceses, o bombardeado por aviones de combate, la Roca del Clyde se mantuvo firme. Antiguo, feroz e indomable, el pequeño castillo abrazado por una roca volcánica de basalto de 334 millones de años estaba destinado a sobrevivir. Y dicho esto, podemos ver claramente que emerge una metáfora importante: la del destino en lucha de la nación escocesa, luchando contra los invasores y manteniéndose firme sin importar nada como el viejo castillo de Dumbarton.

Imagen de portada: Castillo de Dumbarton, con vistas al río Clyde Fuente: Richard Johnson / Adobe Stock.

Autora: Aleksa Vučković

Referencias

Glen, J. 1847. The History of the Town and Castle of Dumbarton, Etc. Various.

Macleod, D. 1877. Castle and Town of Dumbarton. Bennett Brothers.

Unknown. Dumbarton Castle. Historic Environment Scotland.

Imagen de Aleksa Vuckovic

Aleksa Vučković

Siempre persiguiendo mis pasiones por la escritura, la historia y la literatura, me esfuerzo por ofrecer una lectura emocionante y cautivadora que toque los temas más enigmáticos de la historia. Con varios años de experiencia como escritor, transfiero con éxito... Lee mas
Siguiente Artículo