All  
Señal de entrada al Monumento Nacional Efigie al norte de Marquette, Iowa. Fuente: Jonathunder / Dominio público

Crímenes y confesiones de los superintendentes del montículo de Efigie

En el centro de los Estados Unidos, enclavado entre los densos bosques de robles rojos y sauces negros del noreste de Lowa, descansa el Monumento Nacional "Effigy Mounds". Esta área está designada por el gobierno como un Parque Nacional que contiene más de doscientos túmulos de efigies funerarias prehistóricas. Muchos de estos misteriosos montículos se hicieron para imitar formas animales como lagartos, serpientes, pájaros, osos y otros mamíferos.

Lo que es hoy Estados Unidos fue, en tiempos prehistóricos, un paisaje tranquilo adornado con miles de túmulos funerarios y efigies. En lo que respecta a los datos limitados de radiocarbono, los primeros montículos parecen ser los de Florida y Luisiana, que datan del año 4500 a.C., y toda la construcción de montículos arcaicos cesó alrededor del año 2800 a.C., por razones desconocidas para los arqueólogos.

 

 

Otras culturas, como los grupos Woodland y Fort Ancient (nombres inventados para pueblos desconocidos), supuestamente revivieron las prácticas de construcción de montículos, que terminaron a mediados del siglo XVII d.C. Se estima que hoy en día todavía existen menos del veinte por ciento de estos montículos de efigies, la mayoría de los cuales fueron destruidos por el desarrollo urbano.

Imagen Lidar de Marching Bears Mound Group, Monumento Nacional "Montículo Efigie". (Servicio de Parques Nacionales de EE. UU., Servicio Geológico de EE.UU. / Dominio público)

Imagen Lidar de Marching Bears Mound Group, Monumento Nacional "Montículo Efigie". (Servicio de Parques Nacionales de EE. UU., Servicio Geológico de EE.UU. / Dominio público)

Montículos de efigie: misterios monumentales y conceptos erróneos

Quién construyó exactamente estos montículos de efigies ha sido una fuente de controversia desde finales del siglo XIX cuando se produjeron los primeros estudios oficiales. La narrativa académica predominante es que una variedad de culturas nativas americanas y precolombinas como Calusa, Hopewell y Adena (todas las cuales son nombres inventados para un pueblo desconocido) construyeron varios tipos de montículos de tierra durante un período de cinco mil años con fines religiosos, ceremoniales y funerarios de élite.

Sin embargo, los primeros arqueólogos encargados directamente por el Smithsonian, informaron oficialmente en sus hallazgos que los montículos fueron construidos por una "raza desaparecida" que precedió o coexistió con los nativos americanos y luego desapareció posteriormente. Esta discrepancia se ve agravada por decenas de informes de noticias antiguos que afirman que durante las excavaciones gubernamentales de estos montículos, se descubrieron restos humanos anormalmente grandes, junto con artefactos anómalos como metales de aleación y piedras con inscripciones del Viejo Mundo como las de Bat Creek Stone.

Uno de esos informes proviene de cerca del Montículo Efigie. Un artículo del New York Times de 1897 describe el descubrimiento de un esqueleto de 2,7 metros de altura de un túmulo funerario en Wisconsin. A pesar de una avalancha nacional de informes similares, el Smithsonian niega con vehemencia estas afirmaciones, insistiendo en que estos informes de noticias son ejemplos universales de periodismo amarillo, y que Bat Creek Stone y otros similares, son todos engaños.

Resumen del escándalo del montículo de efigie del Parque Estatal #1 

Entre 1999 y 2010, la superintendente del Monumento Nacional Efigie fue Phyllis Ewing, quien, según el Servicio de Parques Nacionales, decidió unilateralmente violar las restricciones federales de construcción en el parque. El equipo de Ewing llevó a cabo unos setenta y ocho proyectos de construcción, gastando más de tres millones de dólares (2,46 millones de euros) de los fondos de los contribuyentes en edificios como pasarelas elevadas, cobertizos de mantenimiento, carreteras de vehículos todo terreno y un puente de acero de cinco toneladas.

Supuestamente, Ewing lo hizo sin la bendición de sus superiores en la sede del Servicio de Parques, quienes solo se enteraron cuando un ex empleado hizo sonar el silbato en 2010. Aunque habían salido a la luz pruebas irrefutables de construcciones ilegales, que eran violaciones claras como el cristal de las revisiones de la sección 106, la Fiscalía Federal se negó a procesar a Ewing a su equipo. Ewing luego presentó una demanda contra el Servicio de Parques Nacionales alegando que había sido un chivo expiatorio. Su caso fue desestimado.

Esta imagen muestra la totalidad de The Great Serpent Mound ubicado cerca de Peebles, Ohio. (Eric Ewing / CC BY-SA 3.0)

Esta imagen muestra la totalidad de The Great Serpent Mound ubicado cerca de Peebles, Ohio. (Eric Ewing / CC BY-SA 3.0)

Resumen del escándalo del Montículo de Efigie del Parque Estatal #2

De 1974 a 1994, el superintendente del Monumento Nacional Efigie fue Thomas Munson, quien en julio de 2016 se declaró culpable del robo de unos dos mil huesos de cuarenta y un esqueletos antiguos, todos los cuales fueron excavados en los montículos de efigies del parque, y había estado acumulando polvo bajo llave durante décadas. Una vez que Munson se retiró, un par de sus predecesores se dieron cuenta de que faltaban los restos y le preguntaron en el transcurso de las indagatorias y una investigación criminal sobre su paradero.

Sede regional del Medio Oeste del Servicio de Parques Nacionales. (Jon Clee / CC BY-SA 3.0)

Sede regional del Medio Oeste del Servicio de Parques Nacionales. (Jon Clee / CC BY-SA 3.0)

Munson contaría varias versiones de lo que sucedió exactamente. Pero quizás la iteración más reveladora fue aquella en la que afirmó que "recibió una llamada de una fuente no identificada en el Servicio de Parques pidiéndole que enviara los restos al Centro Arqueológico del Medio Oeste". Y de acuerdo con un comunicado de prensa oficial de NPS de 2016, "Cuando finalmente se recuperaron las cajas que contenían los restos robados, los especialistas descubrieron que muchos de los huesos humanos estaban rotos o fragmentados hasta quedar irreconocibles".

Munson recibió una suave palmada en la muñeca por parte de la Fiscalía de los Estados Unidos que lo condenó a diez fines de semana consecutivos de cárcel, servicio comunitario, una multa de tres mil dólares (2.465 euros), un año de detención domiciliaria y el pago de 108.905 dólares (89.487 euros) en multas de restitución.

Los chivos expiatorios y las cortinas de humo del montículo de efigie

La narrativa presentada por el gobierno federal, regurgitada por los principales medios de comunicación y respaldada por las autoridades arqueológicas del medio oeste, es que Munson y Ewing se habían rebelado y que el sagrado Servicio de Parques Nacionales (NPS) se sorprendió al descubrir acciones que nunca soñarían sancionar.

Sin embargo, sus acciones hacia la denunciante inocente y victimizada Sharon Greener contradicen esta historia y exponen sus motivos reales. El NPS despidió a Greener supuestamente por su retención inicial de información, pero Greener luchó noblemente contra el NPS en la corte y demostró definitivamente que entre 1990 y 2012 hizo siete intentos separados para alertar a sus superiores sobre la actividad criminal, todos los cuales cayeron en oídos sordos. Ante una derrota segura, el NPS llegó a un acuerdo con Greener, concediéndole dos años de sueldos atrasados, honorarios legales y una suma no revelada por daños compensatorios. 

Si el NPS fue realmente inocente, ¿por qué habrían ignorado a Greener en primer lugar y por qué la despedirían? ¿Ha de creer el público que Ewing podría gastar tres millones de dólares en fondos sin que esta hinchada maquinaria burocrática sea informada para qué propósito específico? También tenga en cuenta que Munson declaró en el expediente que un superior de NPS no identificado le había ordenado que retirara los restos, así como que Ewing presentó una demanda alegando ser un chivo expiatorio, todo lo cual indica claramente que el NPS o alguien en él no solo era cómplice, pero que eran directamente responsables.

Signo del servicio de parques nacionales. (Obrero / CC BY-SA 3.0)

Signo del servicio de parques nacionales. (Obrero / CC BY-SA 3.0)

No es un incidente aislado: ¡esto ha sucedido antes!

Puede ser convenientemente reconfortante fantasear que esto debe ser al menos un incidente aislado, pero no lo es. En 1998, la Universidad de Nebraska-Lincoln admitió que, en la década de 1960, el departamento de antropología encontró restos antiguos durante las excavaciones y los quemó en el incinerador de la escuela de veterinaria porque sentían que estos restos no tenían "valor científico".

En 2013, Patrick Williams, que trabajaba en la Oficina Regional de Mid-Pacific de la Oficina de Reclamación como especialista en museos, afirmó que la agencia en su construcción de presas y vías fluviales para los estados occidentales había cometido delitos similares.

En 2014, otro denunciante surgió acusando a la sede del NPS en Sacramento de acumular 164000 artefactos y restos sin catalogar que se obtuvieron durante proyectos de construcción y luego alterar las bases de datos para borrar los registros de su existencia. Además, los informes de la propia Oficina de Etnología del Smithsonian, que se remontan a finales del siglo XIX, indican claramente que los tesoros de artefactos y restos que fueron desenterrados por sus excavaciones fueron enviados a Washington para no volver a ser vistos.  

Mala conducta científica: el motivo malicioso

¿Por qué estos superintendentes de NPS o sus superiores, a quienes se les paga con fondos de los contribuyentes para salvaguardar estos sitios, recurrirían a tal comportamiento criminal? ¿Cuáles podrían ser sus motivos para profanar sitios antiguos y esconder o destruir estos restos?

Refiriéndose al mismo comunicado de prensa de 2016 de NPS, "Munson pensó que frustrar la ley (con respecto a una legislación de los noventa para repatriar los restos de nativos americanos) permitiría que el monumento mantuviera los objetos funerarios asociados en su colección de museo". En la sentencia de Munson, el juez principal Jon Scoles declaró que "no puede haber explicación para lo que hizo Munson".

En la década de 1990, en la época de este incidente, la administración Bush, que ahora es famosa por la corrupción, aprobó la Ley de Protección y Repatriación de Tumbas de los Nativos Americanos (NAGPRA). A primera vista, esta legislación parece ser un punto brillante anómalo para la administración. Sin embargo, si bien la devolución de restos de nativos americanos perturbados está ciertamente justificada, esta puede ser una maniobra velada para ayudar aún más en el ocultamiento de restos y artefactos enigmáticos que contradicen la narrativa de la historia humana del establecimiento.

Robert Birmingham es un ex arqueólogo del estado de Wisconsin y supuesto experto en montículos de efigies. Expresó un punto de vista de disculpa: "Había una sensación de que se estaban quitando objetos de estudio que nos informarían sobre las sociedades antiguas en América".

Un manifestante nativo americano que dice: "¡Ya es suficiente!" Y este tipo de protestas o atropellos también ocurrieron en relación con las violaciones de los montículos de efigies. (Shane Balkowitsch / CC BY-SA 4.0)

Un manifestante nativo americano que dice: "¡Ya es suficiente!" Y este tipo de protestas o atropellos también ocurrieron en relación con las violaciones de los montículos de efigies. (Shane Balkowitsch / CC BY-SA 4.0)

Donde hay humo, hay fuego

Es tentador creer que estos funcionarios están actuando por un sentido equivocado del deber científico, haciendo lo que sienten que deben hacer para asegurarse de que estas reliquias se extraigan por cada pizca de valor científico en el que ciertamente abundan. Sin embargo, esto no puede ser posible, porque si esta fuera su motivación, ¿por qué entonces no han realizado ningún análisis de estos restos? ¿Por qué el departamento de antropología de una universidad literalmente incineraría restos y artefactos? Al menos los habrían estudiado a fondo antes de ser repatriados. Deben tener volúmenes de catálogos y diagramas, cientos de informes científicos, análisis de datación por carbono, estudios dendrocronológicos, pruebas genéticas, etc.

Pero nada de esto ocurrió jamás, y, de hecho, de los casos que han salido a la luz ocurrió exactamente lo contrario, los restos y artefactos fueron destruidos impidiendo el estudio. La declaración de misión del NPS y el Instituto Smithsonian es la siguiente: "El Servicio de Parques Nacionales se dedica a conservar intactos los recursos y valores naturales y culturales del Sistema de Parques Nacionales para el disfrute, la educación y la inspiración de esta y las generaciones futuras. La Institución Smithsonian es un fideicomiso público cuya misión es el aumento y la difusión del conocimiento".

El fuego debajo del humo 

Si bien los informes de noticias publicados sobre este tipo de "errores" pueden no siempre ser creíbles considerando el comportamiento de las autoridades, estos informes pueden arrojar algo de luz sobre este tema.

Por ejemplo, un artículo publicado en la publicación de Iowa Fort Wayne Gazette de agosto de 1873 utilizó el título "Reliquias de una raza antigua descubiertas en el noreste de Lowa"El artículo informa de la excavación de un montículo cercano, que arrojó cinco esqueletos, tres hombres adultos, una mujer y un bebé, junto con ropa, artefactos y cerámica. Uno de los machos se describe como de casi siete pies de altura (2,1 metros) y la anatomía craneal de la hembra se describe con gran detalle y se dice que se parecía mucho al homínido neandertal.

Otro informe similar proviene del Capital City Courier publicado en septiembre de 1888 y el titular dice "Esqueletos en Lowa Mounds". El relato afirma que el profesor Webster supervisó la excavación de los montículos de efigies y había descubierto treinta esqueletos junto con cerámica. La línea más intrigante del artículo dice: "Si bien los huesos del fémur muestran que la mayoría de los esqueletos son de personas de aproximadamente 5 pies y 7 pulgadas de alto (1,7 metros), hay cuatro que deben haber tenido un total de 7 pies de alto (2,1 metros)". El informe continúa sugiriendo, como también lo hizo el artículo anterior, que estos parecen haber sido los predecesores del Homo sapiens, que eran como los neandertales.

El sello oficial de la Nación Ho-chunk. (Mario1952 / CC BY-SA 4.0)

El sello oficial de la Nación Ho-chunk. (Mario1952 / CC BY-SA 4.0)

Tradiciones nativas americanas de la región

Una tribu estrechamente asociada con los montículos de efigies es la Nación Ho-Chunk de la vecina Wisconsin y tienen algunas tradiciones orales muy interesantes con respecto a esta área geográfica específicamente. También vale la pena señalar que, si bien generalmente consideran estos montículos como sagrados y dignos de veneración, sus tradiciones no contienen relatos de quién los hizo o quién está sepultado en estos montículos.

Los montículos de efigies en Wisconsin descansan junto a Devil's Lake, que consideran un lugar extremadamente sagrado y siniestro que actúa como un portal entre reinos. De acuerdo con su cosmovisión antigua, los seres pájaro del trueno que habitan en el cielo están involucrados en un conflicto perpetuo con los seres jaguar y serpentinas que viven debajo del lago. Este lago es geológicamente único con una alta composición de cuarcita y acantilados escarpados que se elevan hasta 500 pies de altura (152 metros).

Conclusiones 

Es difícil saber qué hacer con toda esta información desconcertante, artículos de periódicos poco confiables, secuaces del gobierno poco confiables y mitos antiguos. Incluso los artefactos físicos y los restos parecen casi perdidos o difíciles de encontrar.

Ciertamente, el Servicio de Parques Nacionales y las instituciones arqueológicas de la región son culpables de mala conducta científica. Y este desencanto del conocimiento seguramente debe estar relacionado de alguna manera con los extraños relatos de grandes esqueletos de homínidos y los paradigmas de otro mundo de los nativos americanos.

Imagen de Portada: Señal de entrada al Monumento Nacional Efigie al norte de Marquette, Iowa. Fuente: Jonathunder / Dominio público

Autor: Mark Andrew Carpenter

Referencias

Daley, Jason. 2,000 Sacred Bones Went Missing 21 Years Ago. www.outsideonline.com/2191011/case-of-the-missing-bones. June 6, 2016.

Investigative Services. The National Park Service Investigative Branch (202) 379-4761 Former Superintendent of Effigy Mounds National Monument Sentenced for Stealing Human Remains. https://www.nps.gov/orgs/1563/efmo-sentencing.htm  (July 11, 2016).

Keel, Bennie. Southern Indian Studies-Cyrus Thomas and the Mound Builders. The Archaeological Society of North Carolina and The Research Laboratories of Anthropology. pp. 3–16. 1970.

Lankford, G. 2007. The Great Serpent in Eastern North America. In Ancient Objects and Sacred Realms: Interpretations of Mississippian Iconography. University of Texas Press.

Saunders, Joe W. "Middle Archaic and Watson Brake", in Archaeology of Louisiana, edited by Mark A. Rees, Ian W. (FRW) Brown, LSU Press, 2010, p. 67.

Trigger, Bruce. "Archaeology and the Image of the American Indian". American Antiquity. 45 (4): 662–676. Oct 1980.

"Wisconsin Mound Opened: Skeleton Found of a Man Over Nine Feet High with an Enormous Skull". New York Times. December 20, 1897.

Zimmerman, Fritz. The Encyclopedia of Ancient Giants in North America. Foreword by Marzulli, L.A. pp. 235-7 Middletown DE, 2015.

Imagen de Mark Andrew Carpenter

Mark Andrew Carpenter

Mi nombre es Mark-Andrew Carpenter y soy un autor emergente, cineasta y antropólogo cultural con base en Baltimore Maryland, EE. UU. Estudié arqueología hasta que descubrí que no estaban practicando la ciencia objetiva. Antes de abandonar el programa, aproveché la pasantía... Lee mas
Siguiente Artículo