All  
Los jonios eran griegos que se rebelaron contra el Imperio aqueménida en Asia Menor.

La revuelta Jónica: Preludio de las guerras greco-persas

La revuelta jónica fue una serie de revueltas que estallaron en Asia Menor a principios del siglo V a. C. En ese momento, toda Asia Menor estaba bajo el dominio del Imperio aqueménida. La parte central de la costa oeste de la región se conocía como Jonia.

Los jonios eran griegos que se habían asentado en esa parte de Asia Menor a finales del segundo o principios del primer milenio antes de Cristo. Jonia fue conquistada por los aqueménidas durante el siglo VI y se convirtió en una de las satrapías del imperio.

 

 

A principios del siglo V, los jonios se rebelaron contra el dominio persa. Los rebeldes obtuvieron ayuda de Atenas y Eretria, aunque no mucha. Sin embargo, la poca ayuda proporcionada por los griegos a los jonios enfureció a Darío I, el gobernante aqueménida en ese momento.

Poco después de que la revuelta en Asia Menor fuera aplastada, Darío I invadió Grecia. Así, la revuelta jónica puede considerarse el preludio de las guerras greco-persas, que durarían hasta mediados del siglo V a. C.

https://youtu.be/_amHzWPnnAc

Los jonios forman asentamientos

Alrededor del siglo XI a.C., el grupo tribal jónico abandonó su tierra natal en Grecia para establecerse en la costa oeste de Asia Menor. Los jonios, dicho sea de paso, no fueron el único grupo griego que emigró allí, ya que los eolios y los dorios estaban haciendo lo mismo. Los jonios se asentaron en el área entre el Golfo de Esmirna (conocido hoy como Izmir) y el Golfo de Mandalya (también conocido como el Golfo de Güllük).

Colonización griega de Asia Menor occidental. (Alexikoua / CC BY-SA 3.0)

Inicialmente, había muchos pequeños asentamientos jónicos en la zona. Sin embargo, en el siglo VIII a.C., los jonios se habían asentado a lo largo de toda la costa y se habían organizado en 12 ciudades principales: Phocaea, Erythrae, Clazomenae, Teos, Lebedus, Colphon, Ephesus, Priene, Myus, Miletus, Chios y Samos.

Las primeras 10 ciudades estaban ubicadas en el continente, mientras que las otras dos estaban en islas. Las ciudades jónicas eran independientes entre sí. Sin embargo, reconociendo su herencia cultural compartida, los jonios establecieron el Panionium, que era un santuario dedicado a Poseidon Helikonios, como un lugar donde podían reunirse.

Los jonios hicieron algunas contribuciones importantes a la civilización griega, una de las cuales fue la filosofía y la ciencia griegas primitivas. Se considera que la ciudad jónica de Mileto es el lugar de nacimiento de la filosofía occidental, ya que fue aquí donde se registra que vivió el primer filósofo, Tales de Mileto.

Tales, Anaximandro y Anaximenes (el primero alumno de Tales y el último alumno de Anaximandro) formaron la escuela milesia, que floreció durante el siglo VII a. C. Otros filósofos tempranos de Jonia incluyen Jenófanes de Colofón, Pitágoras de Samos y Heráclito de Éfeso.

Además de ser un centro de actividad intelectual, Ionia también fue un próspero centro comercial. Durante el siglo VI a. C., Mileto y Phocaea establecieron colonias a lo largo de la costa del Mar Negro, así como en la costa mediterránea de Francia y España. Gracias al comercio, las ciudades jónicas prosperaron.

El crecimiento de los jonios

La exploración jónica de tierras de ultramar no solo fue impulsada por ambiciones comerciales, sino que también se llevó a cabo por necesidad. A medida que las ciudades jónicas se expandieron, se necesitó más tierra para mantener a la creciente población. Naturalmente, los jonios se trasladaron tierra adentro, aunque esto los puso en conflicto con el poderoso reino de Lydia.

Finalmente, las ciudades jónicas del continente cayeron una a una ante los lidios, y la conquista de Jonia se completó durante el reinado de Creso. Los lidios, sin embargo, no pudieron conquistar las ciudades de las islas jónicas, debido a la falta de una fuerza naval, y por lo tanto se vieron obligados a formar alianzas con ellos.

El control de Lidia sobre Jonia no duró mucho. Al oeste de Lidia estaba el Imperio aqueménida, que, tras derrotar a los medos en el 550 a. C., volvió su atención hacia el oeste. Creso decidió hacer frente a esta amenaza atacando primero a los aqueménidas.

En 547 a. C., invadió Capadocia y se libró una batalla inconclusa en Pteria. Creso se vio obligado a regresar a su capital, Sardis, pero sin que él lo supiera, estaba siendo perseguido por el ejército persa. Como consecuencia, Ciro el Grande tomó a Creso completamente por sorpresa y capturó Sardis en 546 a. C.

Jonia se convierte en parte del Imperio aqueménida

La derrota de Creso y la destrucción de Lidia significaron que Jonia ahora era parte del Imperio aqueménida. Además, los propios jonios no pudieron oponer resistencia y, por lo tanto, no tuvieron más remedio que aceptar su absorción en el Imperio aqueménida.

En las décadas que siguieron, Jonia fue gobernada como una satrapía del Imperio aqueménida y se le pidió que pagara tributo. Según Heródoto, “los jonios, asiáticos magnesios, eolios, carios, licios, milianos y panfilianos, fueron evaluados como una sola unidad… 400 talentos de plata”.

Los tributos jónicos en la escalera de Apadana. (Magnus Manske / CC BY-SA 2.0)

No está claro la causa de la revuelta jónica y se han presentado varias razones plausibles. Una de las razones más comunes es que los jonios estaban cada vez más descontentos con el gobierno aqueménida y que ya no estaban dispuestos a pagar el tributo que se les impuso.

Otra razón dada es que el tirano de Mileto, Aristagoras, quería escapar del castigo de Artafernes, el sátrapa de Lidia, luego de su fracaso en la conquista de Naxos. En 499 a. C., Aristágoras recibió a unos ricos habitantes de Naxos que habían sido expulsados ​​de la isla por sus compatriotas. Esperaban volver a casa y por eso buscaron la ayuda del tirano.

Aristágoras vio esto como una oportunidad para conquistar la rica isla en nombre del Imperio aqueménida. Accediendo a ayudar a los refugiados, Aristagoras solicitó ayuda militar a Artafernes y se le concedió una flota de 200 barcos, bajo el mando de Megabates, primo de Darius. Sin embargo, en lugar de navegar directamente hacia Naxos, los comandantes decidieron llevar la flota en la dirección opuesta, es decir, hacia el Hellespont, con la esperanza de poder tomar a los naxianos por sorpresa.

La flota se detuvo en Quíos durante un mes, mientras esperaba que un viento del norte los llevara hacia el sur. Durante este tiempo, Megabates inspeccionó las naves y al encontrar una desatendida ordenó que el comandante fuera castigado. Aristágoras intervino, liberando al comandante y le recordó a Megabates que solo era el segundo al mando.

Como consecuencia, la relación entre los dos hombres se agrió. Megabates tomó represalias saboteando la misión, enviando una advertencia a los naxianos sobre la inminente invasión.

Los naxianos hicieron los preparativos necesarios y, por lo tanto, pudieron resistir el asedio de Aristágoras durante cuatro meses. Al final, el tirano de Mileto se vio obligado a abandonar el asedio y los naxianos se colocaron en fuertes alrededor de la isla.

Cuando regresó a casa, Aristágoras temía que su fallida campaña contra los naxianos levantara la ira de sus superiores y que Artafernes lo castigara severamente. Casi al mismo tiempo, el antiguo tirano de Mileto, Histiaeus (que también era tío de Aristagoras), envió un mensaje a su sobrino instándolo a rebelarse.

Semillas de rebelión

Según Herodoto, Histiaeus tatuó el mensaje en el cuero cabelludo de un esclavo, esperó a que le volviera a crecer el cabello y lo envió a Mileto. Una vez que Aristágoras recibió al esclavo, le afeitaron la cabeza, revelando así el mensaje secreto de Histiaeus.

Herodoto también informa que el ex tirano quería que estallara una revuelta en Jonia porque estaba cansado de ser retenido como un cautivo (aunque un honorable) en Susa, la capital persa. Histiaeus esperaba que cuando estallara una revuelta en Jonia, en particular su ciudad natal de Mileto, lo enviarían de regreso allí.

Habiendo recibido el mensaje secreto de Histiaeus y considerando sus propios problemas con los aqueménidas, Aristágoras celebró un consejo con sus partidarios y decidió rebelarse contra los persas. Uno de los partidarios de Aristagoras, Hecateo, lo instó a no rebelarse, ya que los persas eran demasiado poderosos. Cuando no pudo persuadir a Aristagoras, Hecateo recomendó que no debían luchar contra Darío en tierra, sino que intentaran hacerse con el control del mar.

Además, sugirió que los rebeldes se apoderaran del santuario de Branchidae, donde se habían almacenado todas las valiosas propiedades de Creso. Esto le daría a Aristágoras el dinero necesario para sostener la revuelta. Aristágoras, sin embargo, ignoró el consejo de Hecateo.

El comienzo de la revuelta jónica

Lo primero que hizo Aristágoras fue enviar a Iatragoras a Myous, donde la fuerza expedicionaria se había detenido después de la campaña contra Naxos, para tomar el control de la flota. Iatragoras tuvo éxito en su misión al capturar a los comandantes de los barcos mediante engaños. Así, los rebeldes se apoderaron de la flota y sus tropas.

El siguiente paso de Aristágoras fue renunciar a su posición de tirano y convertir a Mileto en una democracia. Al hacerlo, Aristágoras esperaba que los ciudadanos de Mileto se unieran voluntariamente a la revuelta, para defender su libertad.

Ubicación y principales acontecimientos de la revuelta jónica. (AnonMoos / CC BY-SA 3.0)

Ubicación y principales acontecimientos de la revuelta jónica. (AnonMoos / CC BY-SA 3.0)

Aristágoras procedió a deponer a los otros tiranos de Jonia, para ganar el apoyo del resto de los jonios. Además, Aristágoras buscó la ayuda militar de los griegos, ya que sabía que los jonios no eran lo suficientemente fuertes para luchar contra los aqueménidas por sí mismos.

Aristágoras fue primero a los espartanos, ya que era el estado más poderoso de Grecia en ese momento. Desafortunadamente, Aristágoras no logró convencer a su rey, Cleómenes, de que enviara ayuda e incluso fue expulsado del estado. Luego fue a Atenas, el segundo estado griego más poderoso, donde presentó su caso a los ciudadanos de Atenas.

La revuelta jónica recibe apoyo

Esto fue exactamente lo contrario que en Esparta, donde Aristagoras solo pudo presentar su caso a un individuo, es decir, Cleómenes. A Aristagoras le fue mucho mejor con los atenienses, que votaron a favor de enviar 20 barcos para ayudar a los jonios. Heródoto considera que esta pequeña flota es "el comienzo de la desgracia para griegos y no griegos por igual".

Aristagoras también logró obtener cinco barcos de Eretria. Los eretrianos estaban pagando una deuda con los milesios, ya que estos últimos habían ayudado a los primeros durante su guerra contra los calcidianos.

Modelo reconstruido de un trirreme, el tipo de barco que utilizan las fuerzas griegas y persas. (Sting / CC BY-SA 3.0)

Una vez que regresó a Mileto, Aristágoras reunió sus fuerzas y lanzó un ataque contra Sardis en 498 a. C. Los rebeldes tomaron a los persas por sorpresa y los derrotaron. La mayor parte de Sardis fue incendiada, pero el sátrapa, Artafernes, logró defender la ciudadela. Los persas pronto lanzaron un contraataque y los rebeldes se vieron obligados a retirarse de Sardis.

Las fuerzas persas alcanzaron a los rebeldes, que se estaban retirando a Éfeso y los derrotaron enérgicamente. Después de esta derrota, los atenienses regresaron a casa y los eretrianos, cuyo comandante murió durante la batalla, probablemente también lo hicieron.

Esta fue la única gran ofensiva terrestre lanzada por los jonios durante la revuelta. Después del ataque a Sardis, los jonios concentraron sus esfuerzos de guerra cerca de la costa.

La quema de Sardis por los griegos durante la revuelta jónica en 498 a. C. (पाटलिपुत्र / Dominio público)

Crece la revuelta jónica

La revuelta jónica se extendió a las áreas vecinas y Bizancio, Caria, Caunus y la mayor parte de Chipre se unieron a los rebeldes. Fue la revuelta en Chipre, dirigida por Onésilo, el rey de Salamina, lo que más alarmó a Darío. Esto se debió al hecho de que, si los rebeldes perdían Chipre, la ruta marítima a Egipto se cortaría y dejaría a Fenicia vulnerable a los ataques.

Darío el Grande estaba alarmado por la revuelta jónica. (Nick Thompson / CC BY-SA 2.0)

Por tanto, en el 497 a. C., los persas reunieron una flota y un ejército para recuperar Chipre de los rebeldes. Aunque los jonios enviaron una flota para ayudar a los chipriotas, la isla pronto regresó al control de los aqueménidas, ya que Onesilus fue asesinado en el campo de batalla.

La rebelión de los carianos también jugó un papel importante en la revuelta jónica. En 496 a. C., los persas al mando de Daurises, yerno de Darío, derrotaron a los carianos en la batalla de Marsias y la batalla de Labraunda. Los carianos, cuyo número se había reducido significativamente, resolvieron seguir luchando en lugar de rendirse, y tendieron una trampa para Daurises en el camino a Pedaso.

Durante la Batalla de Pedaso, Daurises y las otras fuerzas persas fueron asesinadas y su ejército aniquilado. Como consecuencia, Darío detuvo temporalmente la acción militar contra los jonios y el año 495 a. C. transcurrió de manera relativamente pacífica.

Los persas aplastan la revuelta jónica

En el 494 a. C., sin embargo, los persas estaban listos una vez más para lanzar una ofensiva a gran escala contra los jonios. Su objetivo era capturar Mileto, el centro de la revuelta. Se puede mencionar que, en ese momento, la revuelta fue efectivamente sin líderes, ya que Aristágoras había muerto en 497/6 a. C.

Ruinas de Mileto, centro de la revuelta jónica. (Guy Beauchamp / CC BY-SA 2.0)

Cuando la contraofensiva aqueménida que siguió a su derrota en Sardis comenzaba a dar frutos, Aristágoras decidió abandonar su papel de líder de la revuelta y huir a Tracia, donde fue asesinado durante una campaña contra los tracios. En 494 a. C., los persas derrotaron a la flota jónica en la batalla de Lade, tras lo cual Mileto fue sitiada y tomada. Hacia el 493 a. C., los persas habían completado su brutal reconquista de Jonia y la revuelta jónica llegó a su fin.

Aunque Jonia era una vez más parte del Imperio aqueménida, Darío no había olvidado la ayuda proporcionada por Atenas y Eretria a los rebeldes. El gobernante aqueménida tenía la intención de castigar a los griegos por lo que habían hecho.

En 492 a. C., un año después del final de la revuelta jónica, Darío lanzó una campaña militar contra Grecia continental. Por lo tanto, se ha considerado que la revuelta jónica fue el punto de partida de las guerras greco-persas, que duraron aproximadamente medio siglo.

Imagen de Portada: Los jonios eran griegos que se rebelaron contra el Imperio aqueménida en Asia Menor. Fuente: Fernando Cortés / Adobe Stock.

Autor: Wu Mingren

Referencias

About History. 2018. Ionian Revolt 499-493 BC . about-history.com. [Online] Disponible en: https://about-history.com/ionian-revolt-499-493-bc/

Badian, E. 2012. Ionian Revolt . Encyclopaedia Iranica. [Online] Disponible en: http://www.iranicaonline.org/articles/ionian-revolt

Dzhak, Y. 2016. The Ionian Revolt and the Battle of Marathon – First Greek-Persian War . [Online] Disponible en: https://www.warhistoryonline.com/ancient-history/ionian-revolt-battle-ma...

Gill, N. 2018. The Beginning of the Ionian Revolt . [Online] Disponible en: https://www.thoughtco.com/beginning-of-the-ionian-revolt-121458

McKirahan, R. 2010. Philosophy Before Socrates . Hackett Publishing Company, Inc.

Nielsen, L. Date Unknown. The Ionian Revolt . OSU.edu. [Online] Disponible en: https://ehistory.osu.edu/articles/ionian-revolt

Rickard, J. 2015. Ionian Revolt, 499-493 BC . [Online] Disponible en: http://www.historyofwar.org/articles/wars_ionian_revolt.html

Rickard, J. 2015. Siege of Naxos, 499 BC . [Online] Disponible en: http://www.historyofwar.org/articles/siege_naxos_499.html

Sansal, B. Date Unknown. Ionian civilization . [Online] Disponible en: http://www.allaboutturkey.com/ion.htm

The Editors of Encyclopaedia Britannica. 2012. Ionia. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/place/Ionia

The Editors of Encyclopaedia Britannica. 2017. Ionian Revolt . [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/event/Ionian-revolt

The Editors of Encyclopaedia Britannica. 2019. Croesus. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/biography/Croesus

The Editors of Encyclopaedia Britannica. 2019. Greco-Persian Wars. [Online] Disponible en: https://www.britannica.com/event/Greco-Persian-Wars

Waterfield, R. 1998. Herodotus, The Histories (translated). Oxford University Press.

Imagen de dhwty

Dhwty

Soy un estudiante universitario de la facultad de arqueología. Mis intereses incluyen interpretaciones convencionales" y "radicales" de datos arqueológicos/textos/ilustraciones. Creo que una visión larga y abierta pueda ayudar a mejorar la comprensión de nuestro pasado. Además, estos argumentos pueden llevar... Lee mas
Siguiente Artículo