All  
Algunos dicen que maya es un poder creativo mágico del Brahman.

Maya: La ciencia reconoce ahora lo que los antiguos sabios sabían sobre la realidad hace 5000 años

Maya es una palabra muy familiar para el mundo occidental, pero muy pocos saben lo que realmente significa. Es una palabra que fue utilizada por los rishis (sabios) de la antigua India para describir la naturaleza de este universo de formas cambiantes. Los rishis siempre nos han dicho que la materia no es tan real ni tan sólida como pensamos. Es solo una ilusión proyectada por nuestros sentidos. Lo llamaron "maya" o el mágico poder creativo del "Brahman".

La materia es energía en movimiento

Con los albores del siglo XX, encontramos que la física comenzó a respaldar este punto de vista. Con un garabato de su pluma, Einstein hizo estallar la visión determinista y mecánica de la materia - E= MC² - "La materia es energía en movimiento". Esto creó una revolución en la mente de los científicos occidentales.

 

 

La teoría de la relatividad nos mostró que solo podemos conocer las relaciones entre los objetos y la teoría cuántica declaró que solo podemos ver probabilidades. Lo que consideramos materia sólida es una ilusión creada por nuestros ojos. De hecho, es la "maya" de la que hablaban los rishis. En realidad, la materia está formada por partículas y ondas que simplemente indican los diferentes tipos de conocimiento que pueden derivarse de ese objeto. Por tanto, la física moderna se ocupa de posibilidades o probabilidades y no de certezas. Los científicos finalmente se dieron cuenta de que nuestros sentidos no nos dan una imagen real de la realidad. Esto es exactamente lo que los rishis de la antigua India nos habían estado diciendo hace más de cinco mil años.

 Maya: La ciencia reconoce ahora lo que los antiguos sabios sabían sobre la realidad hace 5000 años Maya es una palabra muy familiar para el mundo occidental, pero muy pocos saben lo que realmente significa. Es una palabra que fue utilizada por los rishis (sabios) de la antigua India para describir la naturaleza de este universo de formas cambiantes. Los rishis siempre nos han dicho que la materia no es tan real ni tan sólida como pensamos. Es solo una ilusión proyectada por nuestros sentidos. Lo llamaron "maya" o el mágico poder creativo del "Brahman". La materia es energía en movimiento Con los albores del siglo XX, encontramos que la física comenzó a respaldar este punto de vista. Con un garabato de su pluma, Einstein hizo estallar la visión determinista y mecánica de la materia - E= MC² - "La materia es energía en movimiento". Esto creó una revolución en la mente de los científicos occidentales. La teoría de la relatividad nos mostró que solo podemos conocer las relaciones entre los objetos y la teoría cuántica declaró que solo podemos ver probabilidades. Lo que consideramos materia sólida es una ilusión creada por nuestros ojos. De hecho, es la "maya" de la que hablaban los rishis. En realidad, la materia está formada por partículas y ondas que simplemente indican los diferentes tipos de conocimiento que pueden derivarse de ese objeto. Por tanto, la física moderna se ocupa de posibilidades o probabilidades y no de certezas. Los científicos finalmente se dieron cuenta de que nuestros sentidos no nos dan una imagen real de la realidad. Esto es exactamente lo que los rishis de la antigua India nos habían estado diciendo hace más de cinco mil años. Un relieve del templo que muestra un Rishi. (Ddalbiez / CC BY SA 3.0) Observación y una etapa sólida Maya es ese estado en el que la mente confunde la miríada de formas del mundo y las toma como reales sin aprehender la unidad subyacente que las une a todas. Lo que le da forma y propósito al drama que disfrutamos en la televisión es la pantalla blanca, firme, inmutable y pura debajo. La pantalla en sí no tiene cualidades. Es inmóvil e inmutable, pero sin este soporte sólido, el juego de luces y sombras que estamos viendo no tendría forma ni significado. •	¿Es la última frontera de la conciencia humana un campo eléctrico? •	La décima dimensión del triángulo y la conciencia de Pascal •	La obsesión de Nikola Tesla: el secreto oculto tras los números 3, 6 y 9 De manera similar, el drama de nuestra vida y el drama del mundo que tiene lugar frente a nuestros ojos no tendrían sentido sin la etapa sólida del estado estable e inmutable de la Conciencia Pura del Brahman en el que se está representando. El mundo cuántico, que es una danza extraña e increíble de partículas, se solidifica en una apariencia de realidad concreta cuando alguien hace una observación. En ausencia de un observador, el mundo atómico es solo una posibilidad. Las partículas se materializan solo cuando las buscamos. Imagen de la reconstrucción de la superficie en una superficie limpia de oro (Au (100)), tal como se visualiza mediante microscopía de efecto túnel. Los átomos individuales que componen el material son visibles. La reconstrucción de la superficie hace que los átomos de la superficie se desvíen de la estructura cristalina a granel y se organicen en columnas de varios átomos de ancho con hoyos espaciados regularmente entre ellos. (Dominio público) Otro hecho extraño es que cuando los científicos buscaron la ubicación de una partícula pudieron encontrarla en un lugar en particular, pero no pudieron medir su velocidad. Cuando quisieron medir su velocidad, la partícula se convirtió en una onda y pudieron verla en movimiento. Sin embargo, el científico no pudo fijar tanto su ubicación como su velocidad al mismo tiempo. ¡Ambos dependían del observador! No podemos observar una cosa sin influir en ella. Esto nos lleva de regreso a la verdad que habían declarado los rishis: que cada uno de nosotros realmente está creando su propio mundo. La ciencia moderna ha corroborado las afirmaciones de los rishis de que este es en realidad un mundo de sombras, que solo puede llamarse real cuando entra en juego la conciencia del observador. Normalmente, las partículas cuánticas actúan al azar de caos y desorden; pero cuando la conciencia individual se centra en ellos, pierden su individualidad y comienzan a actuar como una sola unidad. Esta coherencia se extiende al mundo. Por tanto, la conciencia humana representa la forma más grande de orden conocida en la naturaleza y puede ayudar a moldear y crear orden en el mundo. En la meditación, y especialmente en el estado de "Samadhi" (un estado superconsciente), el cerebro toca el campo de punto cero de la física cuántica, que se conoce como chitta en sánscrito, en cuyo estado el cerebro tiene una coherencia perfecta. Estatua de Shiva en el templo de Kempfort Shiv, Bangalore. (CC BY SA 3.0) Lo vital aquí es la participación del individuo. La teoría clásica afirmaba que el observador es el que se para de forma segura detrás de una pared de vidrio y observa lo que sucede sin participar en nada, ya que se pensaba que las opiniones del observador interferirían y estropearían el experimento. Esto es imposible según la física cuántica. Creando nuestros propios mundos El físico moderno corrobora la afirmación de los rishis de que el mundo existe sólo porque nosotros, los observadores, participamos activamente en él. El mundo es una creación de la mente humana. Cada uno de nosotros crea nuestro propio mundo. Estas palabras son utilizadas tanto por Vedanta como por los físicos cuánticos. Vedanta dice que el universo es una ilusión creada por los participantes en este drama que tiene lugar en el escenario del universo. Vedanta dice que el universo es una ilusión creada por los participantes en este drama que tiene lugar en el escenario del universo. (CCO) El campo de punto cero es el estado más fundamental de la materia y es un mar agitado de energía inagotable, que se llama chitta en la terminología hindú. Este es un medio de grabación de todo en el universo a través del cual todo puede comunicarse entre sí. Entonces, básicamente, todos estamos conectados con cada cosa en el universo, ¡desde las estrellas hasta las lombrices de tierra! De hecho, resonamos con el universo. Incambiable en un mundo cambiante Ahora surge la pregunta de cómo el Ser Supremo e inmutable del Brahman se convirtió en el mundo cambiante. Vedanta explica este fenómeno único postulando "maya" como la causa de la superposición. Maya tiene dos poderes: uno para velar y el otro para proyectar. Vela la naturaleza del Brahman y proyecta pluralidades en la pantalla de lo no dual. Podemos entender esto solo a través de ejemplos. La luz existe, la oscuridad no. Lo último es solo la ausencia de lo primero. Aunque la oscuridad no existe en realidad, tiene existencia empírica. Del mismo modo, el mundo también tiene una realidad empírica. Según la teoría de la relatividad, la actividad continua es la esencia misma de la materia. Por lo tanto, en el hinduismo, maya se describe como un estado de "devenir", mientras que Brahman es el estado de "Ser". Los Puranas describen esta relación de una manera muy poética. Shiva en su esencia es el Absoluto y se lo conoce como Bhava o "Ser", mientras que su consorte Parvati, que es la esencia de maya, se conoce como Bhavani o "Devenir". No puede haber cambio sin gasto de energía. La palabra sánscrita para energía es "Shakti" y esto también se refiere a maya, como hemos visto. El hinduismo, con su genio para la personificación, dice que Shakti es el principio femenino de Brahman y coexiste con él. Es el principio de acción mediante el cual el Brahman inerte parece proyectarse a sí mismo en las múltiples formas del mundo. Cada dios de la trinidad tiene su propia "Shakti": Shiva y Parvati, Lakshmi y Narayana, Brahma y Saraswati, por lo que encontramos que los hechos científicos están perfectamente entretejidos en las historias de los Puranas. El matrimonio de Shiva y Parvati: La boda del encantador. (CC BY SA 2.5) Muchos como uno Maya es, pues, la hechicera que nos ha lanzado este hechizo y nos ha hecho creer en la sólida realidad de este universo de formas. Ella nos ha hecho creer en la realidad de las formas y olvidar lo informe que sostiene las formas. La única forma de liberarse del hechizo de la hechicera es darse cuenta de que todas las formas que vemos son aspectos de esa Realidad única, así como todos los rayos de luz emanan de un solo sol. Esto se conoce como moksha o liberación y es el objetivo del hinduismo. La liberación es cuando el individuo experimenta que él o ella no son más que ese Brahman. Ésta es la esencia misma del hinduismo. Esta experiencia es posible solo porque la esencia de esa conciencia pura está incrustada en el núcleo mismo del ser humano. Los Upanishads ya nos han dicho que el "atman" (alma individual) es igual al Brahman o el alma cósmica. La verdadera naturaleza de esa conciencia se nos revela sólo cuando maya se elimina de la mente mediante la percepción correcta. En el hinduismo se dan muchos tipos diferentes de yogas para darse cuenta de este hecho tan importante. Todos intentan unir a muchos con uno. Por tanto, todo yoga es un intento de la mente humana de liberarse de las garras de maya y experimentar la unidad liberadora del Brahman. Impacto de una gota de agua en el agua, una analogía común para Brahman y el Ātman. (Sven Hoppe / CC BY SA 3.0) Superando a Maya El sabio de Arunachala conocido como Ramana Maharishi defendió el método como "auto-indagación" con el fin de quitar el velo de maya. "¿Quién soy?" es la pregunta que pidió a sus discípulos que utilizaran. Al negar todas esas partes de nuestro ser que son transitorias o superficiales, llegaremos a darnos cuenta de que no somos nada más que la Conciencia Suprema del Brahman. •	La Gran Pirámide de Guiza utilizada en experimentación cuántica •	Mundos alternativos y realidades paralelas: visitas al misterioso reino de las hadas •	Estudio Genético Revela Quiénes en Realidad Fueron Los "Romanos" Esta es la liberación final de todos los miedos que acechan la mente del ser humano. Si este conocimiento se convierte en parte de nuestra vida diaria, todos nuestros complejos básicos como el miedo a la muerte y el apego extremo a las personas, lugares y objetos pueden desaparecer para siempre. Nuestra indagación sobre la verdadera naturaleza de nosotros mismos nos hará darnos cuenta de que el Ser Supremo está presente en todos los seres independientemente de las diferencias percibidas. La meditación y el yoga solo pueden darnos destellos ocasionales de ese Ser Supremo, pero el conocimiento permanente y la comprensión de que nuestra existencia no está separada de esa existencia universal, pueden eliminar de un golpe todas nuestras agonías mentales. La meditación y el yoga solo pueden darnos destellos ocasionales… (CC0) Esto solo puede lograrse mediante una autoinvestigación sostenida. ¡Esta es la única forma en que podemos lograr una victoria sobre el estado completamente ilusorio, pero totalmente poderoso, conocido como maya! Aum Tat Sat Imagen de portada: Algunos dicen que maya es un poder creativo mágico del Brahman. Fuente: CC0 Autora: Vanamali Mataji Ubicación: - Categoría: Orígenes Humanos – Ciencia Etiquetas: ciencia, maya, materia, energía, universo, realidad, Einstein, movimiento, teoría cuántica, rishis, sabios, Brahman, mundo cambiante Meta: Maya es una palabra familiar para el mundo occidental, sin embargo, fue utilizada por los rishis (sabios) de la antigua India para describir la naturaleza de este universo de formas cambiantes. Título de OneSignal: El verdadero significado de la palabra Maya Facebook: Maya es una palabra familiar para el mundo occidental, pero muy pocos saben su verdadero significado. Esta palabra fue utilizada por los rishis (sabios) de la antigua India para describir la naturaleza de este universo de formas cambiantes. Palabra clave: maya ciencia realidad

Un relieve del templo que muestra un Rishi. (Ddalbiez / CC BY SA 3.0)

Observación y una etapa sólida

Maya es ese estado en el que la mente confunde la miríada de formas del mundo y las toma como reales sin aprehender la unidad subyacente que las une a todas. Lo que le da forma y propósito al drama que disfrutamos en la televisión es la pantalla blanca, firme, inmutable y pura debajo. La pantalla en sí no tiene cualidades. Es inmóvil e inmutable, pero sin este soporte sólido, el juego de luces y sombras que estamos viendo no tendría forma ni significado.

De manera similar, el drama de nuestra vida y el drama del mundo que tiene lugar frente a nuestros ojos no tendrían sentido sin la etapa sólida del estado estable e inmutable de la Conciencia Pura del Brahman en el que se está representando.

El mundo cuántico, que es una danza extraña e increíble de partículas, se solidifica en una apariencia de realidad concreta cuando alguien hace una observación. En ausencia de un observador, el mundo atómico es solo una posibilidad. Las partículas se materializan solo cuando las buscamos.

Imagen de la reconstrucción de la superficie en una superficie limpia de oro (Au (100)), tal como se visualiza mediante microscopía de efecto túnel. Los átomos individuales que componen el material son visibles. La reconstrucción de la superficie hace que los átomos de la superficie se desvíen de la estructura cristalina a granel y se organicen en columnas de varios átomos de ancho con hoyos espaciados regularmente entre ellos. (Dominio público)

Imagen de la reconstrucción de la superficie en una superficie limpia de oro (Au (100)), tal como se visualiza mediante microscopía de efecto túnel. Los átomos individuales que componen el material son visibles. La reconstrucción de la superficie hace que los átomos de la superficie se desvíen de la estructura cristalina a granel y se organicen en columnas de varios átomos de ancho con hoyos espaciados regularmente entre ellos. (Dominio público)

Otro hecho extraño es que cuando los científicos buscaron la ubicación de una partícula pudieron encontrarla en un lugar en particular, pero no pudieron medir su velocidad. Cuando quisieron medir su velocidad, la partícula se convirtió en una onda y pudieron verla en movimiento. Sin embargo, el científico no pudo fijar tanto su ubicación como su velocidad al mismo tiempo. ¡Ambos dependían del observador! No podemos observar una cosa sin influir en ella.

Esto nos lleva de regreso a la verdad que habían declarado los rishis: que cada uno de nosotros realmente está creando su propio mundo. La ciencia moderna ha corroborado las afirmaciones de los rishis de que este es en realidad un mundo de sombras, que solo puede llamarse real cuando entra en juego la conciencia del observador. Normalmente, las partículas cuánticas actúan al azar de caos y desorden; pero cuando la conciencia individual se centra en ellos, pierden su individualidad y comienzan a actuar como una sola unidad. Esta coherencia se extiende al mundo. Por tanto, la conciencia humana representa la forma más grande de orden conocida en la naturaleza y puede ayudar a moldear y crear orden en el mundo.

En la meditación, y especialmente en el estado de "Samadhi" (un estado superconsciente), el cerebro toca el campo de punto cero de la física cuántica, que se conoce como chitta en sánscrito, en cuyo estado el cerebro tiene una coherencia perfecta.

Estatua de Shiva en el templo de Kempfort Shiv, Bangalore. (CC BY SA 3.0)

Estatua de Shiva en el templo de Kempfort Shiv, Bangalore. (CC BY SA 3.0)

Lo vital aquí es la participación del individuo. La teoría clásica afirmaba que el observador es el que se para de forma segura detrás de una pared de vidrio y observa lo que sucede sin participar en nada, ya que se pensaba que las opiniones del observador interferirían y estropearían el experimento. Esto es imposible según la física cuántica.

Creando nuestros propios mundos

El físico moderno corrobora la afirmación de los rishis de que el mundo existe sólo porque nosotros, los observadores, participamos activamente en él. El mundo es una creación de la mente humana. Cada uno de nosotros crea nuestro propio mundo. Estas palabras son utilizadas tanto por Vedanta como por los físicos cuánticos. Vedanta dice que el universo es una ilusión creada por los participantes en este drama que tiene lugar en el escenario del universo.

Vedanta dice que el universo es una ilusión creada por los participantes en este drama que tiene lugar en el escenario del universo. (CCO)

Vedanta dice que el universo es una ilusión creada por los participantes en este drama que tiene lugar en el escenario del universo. (CCO)

El campo de punto cero es el estado más fundamental de la materia y es un mar agitado de energía inagotable, que se llama chitta en la terminología hindú. Este es un medio de grabación de todo en el universo a través del cual todo puede comunicarse entre sí. Entonces, básicamente, todos estamos conectados con cada cosa en el universo, ¡desde las estrellas hasta las lombrices de tierra! De hecho, resonamos con el universo.

Incambiable en un mundo cambiante

Ahora surge la pregunta de cómo el Ser Supremo e inmutable del Brahman se convirtió en el mundo cambiante. Vedanta explica este fenómeno único postulando "maya" como la causa de la superposición.

Maya tiene dos poderes: uno para velar y el otro para proyectar. Vela la naturaleza del Brahman y proyecta pluralidades en la pantalla de lo no dual. Podemos entender esto solo a través de ejemplos. La luz existe, la oscuridad no. Lo último es solo la ausencia de lo primero. Aunque la oscuridad no existe en realidad, tiene existencia empírica. Del mismo modo, el mundo también tiene una realidad empírica.

Según la teoría de la relatividad, la actividad continua es la esencia misma de la materia. Por lo tanto, en el hinduismo, maya se describe como un estado de "devenir", mientras que Brahman es el estado de "Ser". Los Puranas describen esta relación de una manera muy poética. Shiva en su esencia es el Absoluto y se lo conoce como Bhava o "Ser", mientras que su consorte Parvati, que es la esencia de maya, se conoce como Bhavani o "Devenir". No puede haber cambio sin gasto de energía. La palabra sánscrita para energía es "Shakti" y esto también se refiere a maya, como hemos visto.

El hinduismo, con su genio para la personificación, dice que Shakti es el principio femenino de Brahman y coexiste con él. Es el principio de acción mediante el cual el Brahman inerte parece proyectarse a sí mismo en las múltiples formas del mundo. Cada dios de la trinidad tiene su propia "Shakti": Shiva y Parvati, Lakshmi y Narayana, Brahma y Saraswati, por lo que encontramos que los hechos científicos están perfectamente entretejidos en las historias de los Puranas.

El matrimonio de Shiva y Parvati: La boda del encantador. (CC BY SA 2.5)

El matrimonio de Shiva y Parvati: La boda del encantador. (CC BY SA 2.5)

Muchos como uno

Maya es, pues, la hechicera que nos ha lanzado este hechizo y nos ha hecho creer en la sólida realidad de este universo de formas. Ella nos ha hecho creer en la realidad de las formas y olvidar lo informe que sostiene las formas. La única forma de liberarse del hechizo de la hechicera es darse cuenta de que todas las formas que vemos son aspectos de esa Realidad única, así como todos los rayos de luz emanan de un solo sol. Esto se conoce como moksha o liberación y es el objetivo del hinduismo. La liberación es cuando el individuo experimenta que él o ella no son más que ese Brahman. Ésta es la esencia misma del hinduismo.

Esta experiencia es posible solo porque la esencia de esa conciencia pura está incrustada en el núcleo mismo del ser humano. Los Upanishads ya nos han dicho que el "atman" (alma individual) es igual al Brahman o el alma cósmica. La verdadera naturaleza de esa conciencia se nos revela sólo cuando maya se elimina de la mente mediante la percepción correcta.

En el hinduismo se dan muchos tipos diferentes de yogas para darse cuenta de este hecho tan importante. Todos intentan unir a muchos con uno. Por tanto, todo yoga es un intento de la mente humana de liberarse de las garras de maya y experimentar la unidad liberadora del Brahman.

Impacto de una gota de agua en el agua, una analogía común para Brahman y el Ātman. (Sven Hoppe / CC BY SA 3.0)

Impacto de una gota de agua en el agua, una analogía común para Brahman y el Ātman. (Sven Hoppe / CC BY SA 3.0)

Superando a Maya

El sabio de Arunachala conocido como Ramana Maharishi defendió el método como "auto-indagación" con el fin de quitar el velo de maya. "¿Quién soy?" es la pregunta que pidió a sus discípulos que utilizaran. Al negar todas esas partes de nuestro ser que son transitorias o superficiales, llegaremos a darnos cuenta de que no somos nada más que la Conciencia Suprema del Brahman.

Esta es la liberación final de todos los miedos que acechan la mente del ser humano. Si este conocimiento se convierte en parte de nuestra vida diaria, todos nuestros complejos básicos como el miedo a la muerte y el apego extremo a las personas, lugares y objetos pueden desaparecer para siempre.

Nuestra indagación sobre la verdadera naturaleza de nosotros mismos nos hará darnos cuenta de que el Ser Supremo está presente en todos los seres independientemente de las diferencias percibidas. La meditación y el yoga solo pueden darnos destellos ocasionales de ese Ser Supremo, pero el conocimiento permanente y la comprensión de que nuestra existencia no está separada de esa existencia universal, pueden eliminar de un golpe todas nuestras agonías mentales.

La meditación y el yoga solo pueden darnos destellos ocasionales… (CC0)

La meditación y el yoga solo pueden darnos destellos ocasionales… (CC0)

Esto solo puede lograrse mediante una autoinvestigación sostenida. ¡Esta es la única forma en que podemos lograr una victoria sobre el estado completamente ilusorio, pero totalmente poderoso, conocido como maya!

Aum Tat Sat

Imagen de portada: Algunos dicen que maya es un poder creativo mágico del Brahman. Fuente: CC0

Autora: Vanamali Mataji

Siguiente Artículo