Portada - ‘God Speed’ (“Ve con Dios”), óleo de Edmund Leighton (1900). Es posible que los padres de Guillermo el Conquistador no fuesen exactamente como este caballero y esta dama, pero sin duda su historia de amor resulta interesante aún en nuestros días. Fuente: Dominio público

Los padres de Guillermo el Conquistador: la curiosa historia de amor del duque Roberto y la aldeana Herleva

¿Qué pensaría usted si la madre de uno de los más famosos reyes de la Edad Media hubiera sido en realidad la hija de un embalsamador? Pues parece que esta idea no es tan descabellada, sobre todo porque, aunque los monarcas medievales debían casarse con mujeres de la élite, podían tener muchas amantes habituales. Y debido al hecho de que la ilegitimidad medieval no era algo claramente definido, las consecuencias de sus escarceos amorosos ofrecían oportunidades a los no-tan-secretos hijos ilegítimos de la época, especialmente en el caso de Guillermo el Conquistador. Esta es la historia de los padres de Guillermo el Conquistador.

Un poco de historia sobre los padres de Guillermo el Conquistador

Descendientes de un colonizador escandinavo convertido en noble llamado Rollón , los señores de Normandía eran hombres peleones, saliendo sin duda a sus antepasados vikingos. Cuando Ricardo III ascendió al poder en el año 1026, inmediatamente se encontró con la violenta oposición de su hermano pequeño, Roberto, quien se rebeló al instante. A pesar de sus esfuerzos, Roberto no pudo expulsar a Ricardo del trono ducal; Ricardo consiguió incluso cierta ventaja sobre su hermano mediante la creación de una alianza real duradera: un matrimonio con Adela, hija del rey Roberto II de Francia.

Por suerte para Roberto de Normandía, más tarde apodado “el Diablo” y “el Magnífico”, su hermano mayor murió aproximadamente al año de comenzar su reinado. Las crónicas medievales afirman que un celoso Roberto habría envenenado a Ricardo, pero como es habitual en este tipo de acusaciones, probablemente nunca sabremos si estaban en lo cierto. Roberto podría haberse casado con Astrid, princesa de Dinamarca, pero finalmente ella dejó de gozar de su favor. De hecho, Roberto había puesto sus miras en una doncella de su propio ducado: una mujer llamada Herleva.

Roberto el Magnífico como parte de la estatua de los Seis Duques de Normandía que se alza en la plaza mayor de la ciudad de Falaise. (Michael Shea/CC BY SA 2.5)

Roberto el Magnífico como parte de la estatua de los Seis Duques de Normandía que se alza en la plaza mayor de la ciudad de Falaise. (Michael Shea/ CC BY SA 2.5 )

Herleva no era una princesa; por el contrario, era la hija de un comerciante del pueblo llano llamado Fulberto. Según Guillermo de Malmesbury, Roberto se enamoró de Herleva al verla bailando, y quedó “tan cautivado” que la tomó como concubina; al parecer se mantuvo fiel a ella como si hubiera sido su esposa. Otros escritos afirman que Roberto vio por primera vez a Herleva cerca de la ciudad de Falaise, lavando ropa en el río. Al parecer se enamoró perdidamente de ella a primera vista.

El sueño de la madre de Guillermo el Conquistador

Cuando Herleva estaba a punto de dar a luz en el año 1028, soñó que “sus intestinos se estiraban y extendían por toda Normandía e Inglaterra.” Cuando dio a luz al bebé, el pequeño agarró los juncos del suelo, confirmando que conquistaría todo lo que su madre había soñado. Malmesbury escribe que la partera proclamó que el bebé recién nacido sería un gran rey.

Rey Guillermo I (el Conquistador). (Dominio público) Es posible que los padres de Guillermo el Conquistador supusieran desde el principio que su hijo sería una importante figura histórica

Rey Guillermo I (el Conquistador). ( Dominio público ) Es posible que los padres de Guillermo el Conquistador supusieran desde el principio que su hijo sería una importante figura histórica

La naturaleza exacta de la profesión de Fulberto varía dependiendo del relato, pero parece que no era particularmente glamurosa: era curtidor o embalsamador. El cronista Ordericus Vitalis recordaba que, cuando Guillermo más tarde sitió la ciudad de Alençon, los villanos refugiados tras las murallas se burlaron de él ondeando pieles de animales en referencia a los miembros de su familia materna, que eran polinctores. El significado exacto de la palabra polinctor es ambiguo; los cronistas medievales han especulado que podría referirse a pieles curtidas o a un trabajo como empresario de pompas fúnebres o embalsamador.

A pesar de la devoción de Roberto por Herleva y su hijo, así como por su hija ilegítima Adeliza, nunca se casó con Herleva. En cambio, Roberto casó de hecho a Herleva con uno de sus súbditos, un noble normando llamado Herluin de Conteville, unos años después del nacimiento de Guillermo, un dudoso honor para todas las partes implicadas. Herleva y Herluin tuvieron varios hijos, entre ellos Roberto, conde de Mortain, y Odón, obispo de Bayeux y conde de Kent, quienes apoyaron a su hermano Guillermo en sus pretensiones a los tronos de Normandía primero e Inglaterra después.

Panel del tapiz de Bayeux - éste en concreto representa al obispo Odón de Bayeux, el duque Guillermo y el conde Roberto de Mortain. (Dominio público)

Panel del tapiz de Bayeux - éste en concreto representa al obispo Odón de Bayeux, el duque Guillermo y el conde Roberto de Mortain. ( Dominio público )

Protegiendo al futuro rey

Guillermo era sólo un niño —de unos ocho años de edad— cuando su padre murió; añádase a este hecho su ilegitimidad y obtendremos un gobierno central inestable. Su familia materna se congregó en torno a él para prestarle apoyo. Su abuelo Fulberto había servido al duque Roberto en su palacio, tal vez como asistente personal, después de que su hija se liara con el duque.

Los tíos de Guillermo, Osberno y Gualterio, también ayudaron a proteger al niño-duque. Parece ser que Gualterio se llevó al pequeño Guillermo de su cama en una ocasión en la que el peligro le amenazaba, escondiéndole en los barrios pobres de la ciudad. Y sin duda la estratagema funcionó, ya que Guillermo viviría para poder llevar a cabo una ilustre carrera tanto en la guerra como en la paz.

Vincent de Beauvais, Le Miroir Historial (Vol. IV): Guillermo el Conquistador invade Inglaterra. (Dominio público)

Vincent de Beauvais, Le Miroir Historial (Vol. IV): Guillermo el Conquistador invade Inglaterra. ( Dominio público )

Imagen de portada: ‘God Speed’ (“Ve con Dios”), óleo de Edmund Leighton (1900). Es posible que los padres de Guillermo el Conquistador no fuesen exactamente como este caballero y esta dama, pero sin duda su historia de amor resulta interesante aún en nuestros días. Fuente: Dominio público

Autor: Carly Silver

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Referencias:

Borman, Tracy Joanne. Queen of the Conqueror: The Life of Matilda, Wife of William I . New York: Bantam, 2011.

Crouch, David. The Normans: The History of a Dynasty. New York: Hambledon Continuum, 2002. 

Douglas, David C. William the Conqueror: The Norman Impact Upon England . Los Angeles: University of California Press, 1967.

McDougall, Sara. Royal Bastards: The Birth of Illegitimacy, 800-1230. New York: Oxford University Press, 2017

Van Houts, Elisabeth M. C. The Origins of Herleva, Mother of William the Conqueror.” The English Historical Review.  101.399 (1986): 399–404.  

Weir, Alison. Britain’s Royal Families: The Complete Genealogy. London: Vintage Books, 2008.

William of Malmesbury. Chronicle of the Kings of England From the Earliest Period to the Reign of King Stephen . Translated by J.A. Giles. London: Bell & Daldy, 1866.

Next article