Portada - Uno de los edificios descubiertos en la ciudad portuaria sumeria de Abu Tbeirah cuya función aún se desconoce. Fuente: Licia Romano

Puerto sumerio de hace 4.000 años demuestra que aquella famosa civilización también destacaba en el mar

Ahora es un desierto, pero hace 4.000 años el antiguo yacimiento de Abu Tbeirah, situado en el sur de Irak, era una próspera ciudad portuaria sumeria. Un centro de comunicaciones desde el cual las naves zarpaban hacia tierras lejanas como el valle del Indo y al que volvían cargadas con tesoros de la India. Este antiguo puerto está ayudando a escribir un nuevo capítulo en la historia sumeria – aquellos tipos eran algo más que ingeniosos agricultores.

El descubrimiento del puerto se produjo al comenzar los preparativos para las excavaciones del año 2016. La arqueóloga y co-directora de la expedición Licia Romano, de la Universidad La Sapienza con sede en Roma, comentaba para Haaretz que no se esperaban esta primera evidencia del puerto. En palabras de la propia Romano: “No estábamos buscando un puerto. Pero un día, durante una inspección del yacimiento, vimos esta zanja, y al mirar dentro pudimos entrever algunos ladrillos de arcilla que nos decían que hubo una antigua estructura allí.”

Aquel golpe de fortuna les llevó a desenterrar unas enormes murallas de ladrillo en torno a muelles portuarios y un estanque artificial, que según informaba Daily Sabah medía 130 metros (426,51 pies) de largo y 40 metros (131,23 pies) de ancho. Tenía la capacidad de nueve piscinas olímpicas, y los arqueólogos piensan que los sumerios podrían haberlo utilizado como un gigantesco depósito o cisterna destinado a contener eventuales inundaciones provocadas por la crecida del río.

Vista aérea de las murallas y el canal del antiguo puerto sumerio descubierto en Abu Tbeirah, Iraq. (Licia Romano)

Vista aérea de las murallas y el canal del antiguo puerto sumerio descubierto en Abu Tbeirah, Iraq. ( Licia Romano )

En el transcurso de las excavaciones también se descubrieron jarrones de alabastro importados a la región y piezas de un collar de la civilización del valle del Indo. Franco D’Agostino, co-director de las excavaciones y asiriólogo de La Sapienza, reflexionaba sobre la evidencia de comercio entre los sumerios y otras civilizaciones: “Estamos seguros de que tenían contactos con Irán y el valle del Indo. Encontrar este puerto nos ayuda a ver de forma diferente la economía de las ciudades sumerias, destacando un elemento que nunca había sido objeto de atención.”

Excavación de piezas cerámicas y huesos del III milenio antes de Cristo. (Licia Romano)

Excavación de piezas cerámicas y huesos del III milenio antes de Cristo. (Licia Romano )

Los directores de la expedición, Romano y D'Agostino, coincidían al señalar : “Es el puerto más antiguo jamás excavado en Irak, puesto que los únicos restos de un puerto que han sido investigados están en [la cercana] Ur, pero son de unos 2.000 años más tarde.” De hecho, los arqueólogos creen que Abu Tbeirah era una ciudad “satélite” de la antigua capital sumeria, Ur .

Reconstrucción artística de la ciudad sumeria de Ur. (Kings Academy)

Reconstrucción artística de la ciudad sumeria de Ur. (Kings Academy )

Los sumerios fueron el primer pueblo que se asentó en Mesopotamia hace unos 7.000 años. Su patria, ubicada entre los ríos Tigris y Éufrates, ha sido llamada a menudo cuna de la civilización. La cultura sumeria tenía un avanzado sistema de escritura, espectaculares habilidades en las artes y la arquitectura, y eran expertos en temas como astronomía y matemáticas.

Inscripción hallada en las ruinas de un edificio del siglo XXI a. C. descubierto junto al antiguo puerto sumerio de Abu Tbeirah. (Licia Romano)

Inscripción hallada en las ruinas de un edificio del siglo XXI a. C. descubierto junto al  antiguo puerto sumerio de Abu Tbeirah. (Licia Romano )

Los arqueólogos afirman que el descubrimiento del puerto sumerio “ayudará a escribir un nuevo capítulo en la historia de Mesopotamia y su civilización, y también a disipar la noción de que las antiguas ciudades de Mesopotamia estaban rodeadas (sólo) por campos de cereales y canales de riego.” [via Sputnik]

Los investigadores creen que el descubrimiento también puede aportar información sobre el impacto del cambio climático que sufrió la región cuando se produjeron sequías extremas alrededor del 2200 a. C. Algunos expertos creen que la sequía podría haber tenido su importancia en la caída de los acadios y el Imperio Antiguo de Egipto. D’Agostino señala que su equipo tiene previsto investigar si Abu Tbeirah fue afectada también por la sequía, algo que debería ser evidente, ya que “una mega-sequía habría impactado negativamente a una ciudad estrechamente conectada a un ecosistema tan frágil como las marismas.”

Los trabajos siguen su curso para investigar un edificio que se cree podría haber sido el centro administrativo del asentamiento y buscar los restos de algún barco sumerio.

Imagen de portada: Uno de los edificios descubiertos en la ciudad portuaria sumeria de Abu Tbeirah cuya función aún se desconoce. Fuente: Licia Romano

Autor: Alicia McDermott

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article