Portada - Estructura de hace 3.800 años con más de 120 grabados de embarcaciones del antiguo Egipto (Josef Wegner)

Descubiertos en una antigua estructura de Abidos de hace 3.800 años más de 120 grabados egipcios con embarcaciones

Se han descubierto más de 120 imágenes de embarcaciones del antiguo Egipto decorando el interior de una estructura de Abidos, Egipto. La reciente investigación ha expandido en gran medida nuestros conocimientos previos del yacimiento, que provienen de una breve fase de trabajos exploratorios llevados a cabo entre los años 1901 y 1903 por Arthur Weigall y Charles Currelly en nombre del Fondo de Exploraciones de Egipto. Por aquel entonces Weigall descubrió la tumba de Sesostris III, quinto monarca de la Dinastía XII del Imperio Medio que reinó entre los años 1878 a. C. y 1839 a. C., una época de gran poder y prosperidad para Egipto. Según los arqueólogos contemporáneos, la antigüedad de la estructura es de más de 3.800 años.

En un artículo publicado recientemente en la Revista Internacional de Arqueología Náutica , Josef Wegner, egiptólogo condecorado, profesor asociado de Egiptología en la Universidad de Pensilvania y director de las excavaciones, escribe que la serie de imágenes recientemente descubierta, conocida como retablo, se encontraría en el pasado ante la presencia de una barca de madera real, como evidencian los fragmentos descubiertos de la estructura de una barca cuyas excavaciones aún siguen su curso. En el antiguo Egipto no era rara la costumbre de enterrar barcas junto a la tumba de un faraón, un hecho que hace creer a Wegner que los escasos tablones que quedan de esta antigua embarcación de madera muy probablemente fueran construidos en Abydos, aunque como alternativa podrían haber sido transportados a través del desierto.

Interior de la estructura, similar a una antigua embarcación (J. Wegner)

Interior de la estructura, similar a una antigua embarcación (J. Wegner)

La singular naturaleza de este recinto y tumba real ha precisado de un examen sistemático de los elementos que la componen a fin de comprender las funciones generales de la estructura y la tumba subterránea que se encuentra en su interior. Los arqueólogos han descubierto recientemente que el retablo fue grabado sobre los muros interiores enlucidos con yeso blanco. Resulta intrigante el hallazgo de restos de yeso y pintura en diversos fragmentos de madera, documentado en los años 2014 y 2016. Sin embargo, la característica más impresionante de la estructura-barca del sur de Abidos es indudablemente su decoración, con numerosas imágenes grabadas en las que aparecen más de 120 embarcaciones individuales, configurando un retablo dispuesto de manera informal que se extiende por una longitud de 25 metros en sus muros laterales y en su extremo. Las imágenes de mayor tamaño miden aproximadamente 150 cm de longitud, y representan con mucha fidelidad grandes barcas con sus mástiles, velas, cabos, cámaras, timones, remos y en algunos casos incluso remeros.

Diversas imágenes de embarcaciones grabadas sobre el muro norte de la estructura. (J. Wegner)

Diversas imágenes de embarcaciones grabadas sobre el muro norte de la estructura. (J. Wegner)

Wegner explica que, además de las embarcaciones, el retablo presenta incisiones con imágenes de gacelas, ganado y flores. Por otro lado, cerca de la entrada de la estructura los arqueólogos han descubierto más de 145 piezas cerámicas, muchas de las cuales fueron enterradas con su cuello mirando precisamente a la entrada por la que se accedía al recinto. Según Wegner, los recipientes son tinajas con cuello destinadas al almacenamiento de líquidos, de las habitualmente denominadas “tinajas de cerveza”, aunque muy probablemente fueran utilizadas para almacenar y transportar líquidos diversos.

A pesar de que la toma de datos de la propia estructura está ya completa, con un significativo conjunto de evidencias en relación con la función del edificio, aún quedan muchas preguntas por responder. Los arqueólogos no están seguros de quién realizó los dibujos del retablo ni de por qué fue creado. Por su parte, Wegner añade al respecto que:

“No podemos responder a eso de forma definitiva basándonos en lo que se ha conservado. Podríamos especular que la gente que construyó la estructura también creó el retablo. O quizás un grupo de personas que participó en una ceremonia funeraria tras la muerte del faraón Sesostris III trazó las imágenes sobre los muros de la estructura. Aún existe otra posibilidad, que un grupo de personas consiguiera acceder al recinto tras la muerte del faraón y crear el retablo. Los arqueólogos han descubierto que, en cierto momento posterior a la muerte del faraón, un grupo de individuos entró en el edificio y retiró la barca, reutilizando sus tablones.”

Fotografía aérea captada por la Fuerza Aérea Británica hacia el año 1924 en la que se observan los alrededores del recinto en el que se encuentra la tumba de Sesostris III (Senwosret III). Imagen cortesía de la Sociedad para la Exploración de Egipto (Egypt Exploration Society).

Fotografía aérea captada por la Fuerza Aérea Británica hacia el año 1924 en la que se observan los alrededores del recinto en el que se encuentra la tumba de Sesostris III (Senwosret III). Imagen cortesía de la Sociedad para la Exploración de Egipto (Egypt Exploration Society).

Los arqueólogos observan asimismo con curiosidad las numerosas piezas cerámicas halladas cerca de la entrada del recinto, y los motivos del depósito de estas tinajas y ofrendas líquidas siguen abiertos a interpretaciones diversas. Como indica Wegner en su artículo:

“Las ofrendas líquidas forman parte integral del culto funerario personal en las prácticas mortuorias egipcias, pero no aparecen asociadas normalmente a objetos inanimados. Potencialmente, un vertido masivo de líquidos en la entrada del recinto, entre los que muy probablemente predominase el agua, podría ser una forma de botar mágicamente la embarcación, encerrada ahora en el interior de su búnker subterráneo del desierto, de tal modo que podría simbólicamente navegar hasta el inframundo junto con el faraón, al que habría acompañado recientemente en sus ceremonias funerarias. Este acto sería coherente con la práctica, de otro modo incongruente, de enterrar embarcaciones en el desierto, y expresaría la necesidad de establecer simbólicamente un puente de transición entre el entorno desértico y el uso esperado de la nave para una existencia en el Más Allá, en la que las barcas serían tan esenciales para viajes y transportes como lo eran en el mundo de los vivos.”

Lo único que sabemos con certeza, según Wegner, es que las evidencias halladas en el yacimiento añaden nuevos datos que podrían finalmente ayudar a resolver diversos misterios y enigmas aún sin respuesta. Wegner nos confirma que tiene previsto realizar nuevas excavaciones en el futuro a fin de obtener definitivamente todas las respuestas que los círculos arqueológicos llevan años buscando.

El equipo de Wegner, en colaboración con el Ministerio de Antigüedades egipcio, encabeza las excavaciones en esta estructura desde el año 2014.

Imagen de portada: Estructura de hace 3.800 años con más de 120 grabados de embarcaciones del antiguo Egipto (Josef Wegner)

Autor: Theodoros II

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Next article