Extracto del folio 47v de Harley MS 2278. La escena nos muestra a Hinguar y Hubba partiendo para vengar a su padre, Lothbrok.jpg

Derrotando a los vikingos: escoceses e irlandeses podrían haberse asentado en Islandia un siglo antes que los nórdicos

Grabados notablemente similares y sencillas esculturas en forma de cruz marcan puntos y lugares especiales considerados sagrados en el pasado, abarcando una amplia zona que se extiende desde las costas irlandesas y escocesas hasta Islandia. Podemos fijarnos en Skellig Michael, que se alza entre las olas a 12 Km de la costa sudoccidental irlandesa; o en Aird a’Mhòrain sobre la isla de North Uist, de las Hébridas Exteriores; en la isla de Noss, en las Shetland; y en los acantilados de Heimaklettur, en las islas Westman, de Islandia.

También al sur de Islandia, se han encontrado unas 200 cuevas realizadas por la mano del hombre que están marcadas con tallas de roca similares. Todos estos oscuros y remotos lugares sugieren una respuesta diferente a un enigma que creíamos resuelto hace largo tiempo.

Islandia fue uno de los últimos grupos de islas de todo el mundo en ser colonizado por el ser humano. Como cabía esperar, el asentamiento de finales del siglo IX por parte de Escandinavos en plena época vikinga ha sido durante largo tiempo objeto de gran interés para las gentes del lugar. Pero estas cuevas artificiales sugieren que deberíamos replantearnos nuestra historia tradicional. La llegada de los vikingos bien pudo haber estado precedida por la de pueblos de lengua céltica procedentes de Escocia e Irlanda hacia el 800 d. C.

Cruz-Grabada-Piedra-Islandia.png

Cruz grabada en piedra en Islandia. Foto: Kristján Ahronson

Las cruces marcan el lugar

Nuestra búsqueda de respuestas a estas preguntas nos llevó al Dr Tõnno Jonuks y a mí a las islas Westman, situadas unos pocos kilómetros al sudoeste de Islandia. Nos abrimos camino hasta lo alto del acantilado de Heimaklettur, en Heimaey, la mayor de las islas, a la caza de una de estas enigmáticas cruces esculpidas de piedra.

Y encontramos lo que habíamos venido a buscar: una cruz de gran tamaño grabada en un pequeño nicho en lo que sería la cara exterior del acantilado – similar a otras cruces talladas en la roca de alguna de las 200 cuevas artificiales que se apiñan en torno a las granjas del sur de Islandia. En ese momento, para nuestra sorpresa, vimos dos cruces más, a lo largo de una alta cornisa que dominaba el puerto y la bulliciosa población pescadora de Heimaey – todas ellas piezas clave para llegar a lo que serían los inminentes descubrimientos del equipo.

Islote-Heimaey-Islandia.jpg

Islote de Heimaey.  Thomas Quine CC BY-SA

Esto contribuyó a la realización de una investigación enfocada  en Seljaland, sobre la propia Islandia, en lo que parece ser el asentamiento humano con una datación más antigua de la isla, alrededor del 800 d. C. Lo que fuimos capaces también de revelar fue que las 24 cruces grabadas o esculpidas en piedra en el interior de las cuevas de Seljaland (y también las descubiertas en cualquier otro lugar del sur de Islandia) están relacionadas con esculturas similares de principios de la Edad Media en Gran Bretaña e Irlanda.

Las Islas de la costa occidental de Escocia han sido conocidas desde hace tiempo como un lugar fundamental para las primeras comunidades monásticas medievales que producían estas sencillas cruces esculpidas en la piedra – y cada una de ellas se piensa que es el resultado de un impulso de devoción religiosa. Lo que no está tan claro es la naturaleza y extensión de sus asentamientos más allá del mundo de habla Gaélica.

El florecimiento del monasticismo Gaélico está consolidado para principios de la Edad Media, con individuos y fundaciones de monasterios de la “escuela Irlandesa” penetrando en extensas zonas de Europa y con reseñas de viajes y asentamientos en el Atlántico Norte. También sabemos del impulso religioso de buscar un “desierto” o tierras inexploradas en el océano. Pero nos habíamos quedado preguntando si este impulso había llevado a estas comunidades a Islandia antes de que llegaran los vikingos de lengua nórdica, que más adelante dominarían esta zona del Atlántico.

Cómo hicimos nuestro descubrimiento

Trabajando conjuntamente con los ilustradores y analistas de primer nivel Ian G Scott y Ian Fisher, de Edimburgo, hallamos sorprendentes similitudes estilísticas en Islandia con las esculturas y grabados en la roca de principios de la Edad Media en las Highlands occidentales e islas escocesas. Esta región alberga el importante monasterio de Iona en Argyll, así como lugares de culto asombrosos de las primitivas comunidades cristianas escocesas en lugares inhóspitos y de difícil acceso, como la Cueva de St Molaise en el Holy Isle (islote de Holy, junto a Arran en el fiordo de Clyde) y en puntos aislados del Atlántico norte como la minúscula isla de North Rona (al norte de Lewis).

Mapa-Islandia-Seljaland.png

Mapa de Islandia mostrando la localización de Seljaland al sur. (Google Maps )

Las cuevas de Seljaland son notables en sí mismas por su concentración de esculturas y porque han sido excavadas en la roca por la mano del hombre, formando parte de un, hasta ahora, poco comprendido fenómeno distintivo de Islandia. Fuimos capaces de datar con exactitud una de estas cuevas al hallar escombros producto de la excavación en la propia roca. La Dra. Kate Smith de la Universidad de Exeter y yo mismo relacionamos este material de desecho con capas de ceniza volcánica procedente de erupciones que han sido datadas por equipos internacionales de investigadores con notable precisión y son una potente herramienta de datación en esta región del mundo. También desarrollamos nuevos métodos para estudiar la superficie de las capas de ceniza volcánica que nos ayudaron a comprender mejor los procesos por los cuales las gentes de entonces talaron y gestionaron lo que entonces era una zona arbolada, contribuyendo a crear el típico paisaje para el pastoreo que todos reconocemos hoy. De nuevo, estas actividades humanas pueden ser datadas de forma precisa y coinciden con nuestras otras líneas de investigación.

Cueva-de-Seljalandshellar-Islas-Westman-Islandia.jpg

Cueva de Seljalandshellar cave en las Islas Westman. Foto: Kristjan Ahronson

¿Cómo debía ser, emprender travesías por el Atlántico rumbo a esta salvaje isla del norte con su costa arbolada? ¿Estuvieron los primeros de estos viajes inspirados por la observación de rutas migratorias de aves desde Escocia e Irlanda, como las que aún tienen lugar a día de hoy por parte de especies como la barnacla de cara blanca y el ánsar piquicorto?

¿Cuáles serían los retos para los primeros colonos, y cómo y cuándo se pusieron a transformar el paisaje boscoso original en las praderas necesarias para ovejas, cabras, cerdos, vacas y caballos? ¿Eran los cerdos especialmente útiles para aclarar las zonas arboladas, o quizás se utilizó fuego? ¿Presentaba la vida de pioneros en estas tierras algún tipo de oportunidades especiales, y cómo era esta nueva vida en comparación a la que habían llevado en su lugar de origen? Y finalmente, ¿Cómo se relacionan estos primeros asentamientos con la colonización a gran escala de los Vikingos escandinavos que siguió unos cien años más tarde? Éstas son solo unas pocas de las preguntas que debemos respondernos ahora que sabemos que la historia de la colonización humana de Islandia no fue exactamente como creíamos hasta el día de hoy.

Imagen de portada: Extracto del folio 47v de Harley MS 2278. La escena nos muestra a Hinguar y Hubba partiendo para vengar a su padre, Lothbrok. ( Wikimedia Commons )


Autor: Kristján Ahronson

Traducción: Rafa García
El artículo “Derrotando a los Vikingos: Escoceses e Irlandeses Pudieron Haberse Asentado en Islandia un Siglo antes que los Nórdicos” fue publicado originalmente en The Conversation y ha sido republicado bajo una licencia de Creative Commons. En inglés en el original, ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article