Nuevo Sitio Identificado como el Campo de Batalla de la Primera Gran Victoria de Aníbal | Ancient Origins España y Latinoamérica
All  
Representación de Aníbal y los cartagineses antes de la batalla. Fuente: Iuliia KOVALOVA/ Adobe stock

Nuevo Sitio Identificado como el Campo de Batalla de la Primera Gran Victoria de Aníbal

Los arqueólogos en España han descubierto el campo de batalla perdido donde el legendario Aníbal obtuvo su primera gran victoria antes de su marcha en Roma.

Aníbal era el famoso estadista y general cartaginés que comandaba el ejército principal de Cartago contra Roma durante la Segunda Guerra Púnica (218–201 a.C.), pero el paradero de la famosa batalla que tuvo lugar en 220 a.C., dos años antes de que Aníbal cruzara los Alpes y marchara en Roma, siempre ha dejado perplejos a los arqueólogos e historiadores militares, hasta ahora.

Rastreando el legendario campo de batalla perdido

Aníbal es mejor recordado como el comandante cartaginés que marchó a 40 elefantes de guerra a través de los Alpes para aplastar a Roma y, según un nuevo informe del Equipo Arqueológico Caraca-Driebes, el Museo Nacional de Arte Romano y el Instituto Español de Minería Geológica (IGME) detalla cómo dos años antes de esto, el joven de 27 años lideró un ejército de 25,000 hombres y 40 elefantes de guerra contra una horda de tribus españolas de 100,000 hombres.

Aníbal, sus hombres y elefantes cruzando los Alpes. (Heinrich Leutemann / Dominio público)

Aníbal, sus hombres y elefantes cruzando los Alpes. (Heinrich Leutemann / Dominio público)

A principios de 220 a.C., las fuerzas de Aníbal habían conquistado la tribu Vettones en Helmática, actual Salamanca en el noroeste de España. Según un informe en The Times, mientras "todavía se estaba bañando en el éxito de su victoria", cuando regresó a su cuartel general de invierno en Qart Hadasht, ahora Cartagena de hoy en día, en el sureste de España, fue emboscado, pero exactamente donde esto ocurrió ha sido un punto de debate entre historiadores y arqueólogos durante más de dos siglos, con muchos sitios propuestos.

Los registros históricos identificaron la ubicación desconocida como un lugar entre las ciudades de Driebes e Illana a orillas del río Tajo y ahora, utilizando mapas geográficos respaldados por excavaciones arqueológicas, los científicos han descubierto el sitio.

El río Tajo desde el sitio arqueológico de Caraca en Driebes, España, donde se cree que tuvo lugar la primera gran victoria de Aníbal. (Equipo Arqueológico Caraca)

El río Tajo desde el sitio arqueológico de Caraca en Driebes, España, donde se cree que tuvo lugar la primera gran victoria de Aníbal. (Equipo Arqueológico Caraca)

Aníbal creciente

Después de este enfrentamiento ibérico, la elevada posición de Aníbal en el ejército le permitió tomar el mando de las próximas guerras, que verían su audaz marcha sobre el Imperio Romano, con sus 40 elefantes, a través de los traicioneros Alpes. Los autores del estudio dicen que Aníbal utilizó una ruta antigua que conectaba Complutum, ahora Alcalá de Henares en la región de Madrid, con Carthago Nova, ahora Cartagena en Murcia, que cruzó el río Tajo cerca de Driebes, no lejos del asentamiento fortificado de Caraca por Carpentani.

Los arqueólogos han descubierto el sitio de esta famosa batalla entre Aníbal y un tesoro de 100.000 hombres de la tribu españoles vengativos en las orillas del río Tajo, entre Driebes e Illana, en la provincia de Guadalajara. Aníbal es uno de los comandantes estratégicos de guerra más brillantes de todos los tiempos y, según un informe en Pais England, los arqueólogos dicen que fue su habilidad para "procesar los eventos que se desarrollan rápidamente y formular una respuesta efectiva" lo que llevó a esta aplastante victoria.

Representación de Aníbal y los cartagineses luchando en la batalla. (Instituto de Arte de Chicago / Dominio público)

Representación de Aníbal y los cartagineses luchando en la batalla. (Instituto de Arte de Chicago / Dominio público)

Fuerza del dragón rojo

Los arqueólogos identificaron varias características en el terreno que los historiadores militares dicen que el general había utilizado para su ventaja, por ejemplo, calculó rápidamente que las tribus unificadas de Carpetani, Vettone y Olcade superaron en número a su ejército aproximadamente cuatro a uno. Sabía que una batalla abierta resultaría en un baño de sangre. Para evitar que el enemigo ataque en una ola masiva, Aníbal situó con tacto a sus tropas para que los españoles fueran arrastrados a través de un punto de estrangulamiento natural del río Tajo, que efectivamente canalizó a 100,000 soldados enemigos en una zona de matanza relativamente pequeña y controlable.

Aníbal había construido una vasta empalizada paralela al río, que albergaba a sus preciados elefantes de guerra y la infantería, mientras su caballería altamente entrenada manejaba los vados. Estas estrategias defensivas significaron que los españoles tenían que arriesgarse a cruzar el río, que podría alcanzar casi 2 m (6 pies) de profundidad con fuertes corrientes, o cruzar los vados y luchar contra la caballería que esperaba. Al elegir la opción B, después de caminar lentamente a través del río en los vados, los nativos estaban exhaustos, solo para ser recibidos por batallones de las tropas montadas de Aníbal que tomaron turnos para matar a los españoles por miles.

Mirador del merodeador de elefantes

Los arqueólogos también sabían que Aníbal usaba una colina elevada al sureste de la batalla principal como un punto de vista desde el cual ordenaba a sus fuerzas, y se cree que la colina El Jardín, al lado del sitio de batalla recién identificado, es esta característica táctica. Los investigadores también piensan que esta colina en particular puede haber sido utilizada para ocultar su caballería ligera y su escolta personal, y que cuando el general vio a las fuerzas españolas rompiendo en los vados, cuando la victoria estaba al alcance, ordenó un violento ataque de segunda ola que vio el asesinato de 100,000 españoles indígenas.

Imagen de portada: Representación de Aníbal y los cartagineses antes de la batalla. Fuente: Iuliia KOVALOVA/ Adobe stock

Autor Ashley Cowie

Siguiente Artículo