All  
Corona de Tillya Tepe, uno de los artefactos del tesoro de oro bactriano encontrado en Afganistán. Fuente: H Sinica / CC BY-SA 2.0

¿Están seguros los tesoros arqueológicos de Afganistán?

Los expertos están preocupados por el futuro de los sitios arqueológicos y tesoros de Afganistán tras la toma de posesión de los talibanes. Incluso si los sitios antiguos no son saqueados y destruidos, todavía existe la preocupación de que el grupo islámico extremista ya esté buscando el famoso tesoro bactriano, una colección de más de 20.000 objetos de oro, plata y marfil recuperados de antiguos túmulos en el norte de Afganistán.

Ministerio declara que el tesoro está seguro

El Ministerio de Cultura e Información ha respondido a estas preocupaciones, indicando que el tesoro se encuentra en un lugar seguro sin nombre. Hamdullah Wasiq, adjunto de la Comisión Cultural, dijo: "El Tesoro Bactriano está bajo el control del gobierno. Esta protegido. No hay preocupaciones y se están tomando medidas para protegerlo".

 

 

El tesoro, también conocido como oro bactriano, fue descubierto en 1978 en unas tumbas de 2.000 años de antigüedad en un sitio llamado Tillya Tepe. En el pasado, el tesoro bactriano estaba protegido cuando se transfirió a la bóveda subterránea de un banco. Pero muchos otros artefactos no tuvieron tanta suerte.

Figura de carnero del tesoro bactriano. (Dominio publico)

Figura de carnero del tesoro bactriano. (Dominio publico)

Los expertos siguen preocupados por los sitios arqueológicos de Afganistán

Pero los expertos también están preocupados por la seguridad de los sitios arqueológicos de Afganistán y los profesionales del patrimonio que aún se encuentran en el país. Un lugar de especial preocupación es Mes Aynak, un sitio de 5,000 años de antigüedad famoso por su complejo de estupas budistas, templos, áreas residenciales, mercados y una fortaleza. Según Live Science, las fuentes les han dicho que "todo el equipo utilizado para la excavación y conservación en el sitio se ha ido; y los talibanes han estado visitando el sitio con fines desconocidos".

Además, Khair Muhammad Khairzada, un arqueólogo que dirigió las excavaciones en el sitio, pero recientemente tuvo que huir a Francia para escapar de los talibanes, dijo:

"La situación del patrimonio cultural no está bien, porque en este momento nadie se ocupa de los sitios y monumentos. Todos los sitios arqueológicos de Afganistán están en peligro. No hay  seguimiento, ni tratamiento ni atención, todos los departamentos de todas las provincias están cerrados, sin dinero y otras instalaciones para cuidar de los sitios y monumentos".

Estupa budista en Mes Aynak. (Jerome Starkey / CC BY-SA 2.0)

Estupa budista en Mes Aynak. (Jerome Starkey / CC BY-SA 2.0)

Los líderes talibanes han emitido declaraciones de que protegerán los sitios arqueológicos y hasta la fecha no hay informes de que los talibanes hayan destruido artefactos intencionalmente. De hecho, hay informes de guardias talibanes apostados fuera del Museo Nacional de Afganistán para evitar saqueos.

Nadie sabe si cumplirán sus promesas. Pero si las acciones pasadas de los talibanes sirven de algo, la preocupación por la seguridad de los profesionales del patrimonio que todavía se encuentran en Afganistán y los sitios que protegen está justificada.

Sitio de Mes Aynak, provincia de Logar, Afganistán. (DidierTais / CC BY-SA 3.0)

Sitio de Mes Aynak, provincia de Logar, Afganistán. (DidierTais / CC BY-SA 3.0)

Destrucción pasada

Una de las peores tragedias históricas ocurridas en este país asolado por el conflicto es la destrucción de los Budas de Bamiyán, dos enormes estatuas de 1.700 años excavadas en el acantilado del valle de Bamiyán que fueron destruidas por los talibanes en 2001. Pero eso no es todo lo que destruyeron los talibanes. A lo largo de los años, el Museo Nacional del país ha visto el 70% de su colección destruida o robada.

La mayor parte de la destrucción ocurrió en 2001 después de que el líder talibán Mullah Mohammed Omar emitiera un edicto contra las imágenes grabadas no islámicas, lo que significa todas las imágenes idólatras de humanos y animales. Como resultado, los talibanes se apoderaron de los Budas de Bamiyán con explosivos, tanques y armas antiaéreas, e irrumpieron en el Museo Nacional de Kabul, destrozando todos los artefactos que pudieron encontrar con una semejanza humana o animal, que consideraron sacrílegos.

Arriba: Buda de Bamiyán. (Françoise Foliot / CC BY-SA 4.0) Abajo: Destrucción explosiva del Buda por los talibanes, 21 de marzo de 2001. (Uso legítimo)

Arriba: Buda de Bamiyán. (Françoise Foliot / CC BY-SA 4.0) Abajo: Destrucción explosiva del Buda por los talibanes, 21 de marzo de 2001. (Uso legítimo)

Los antiguos restos arqueológicos de Afganistán fueron arrojados al cruel mundo de las batallas de objetivos y alianzas en constante cambio de la política y las religiones nacionales e internacionales. El Museo Nacional de Kabul albergó una de las colecciones más importantes de Asia Central, con más de 100.000 artículos que datan de varios milenios. Su colección reflejaba la rica historia de Afganistán: ubicada en la ruta comercial de la Ruta de la Seda que une China con el Mediterráneo oriental, el antiguo Afganistán era un imán para los colonos de diferentes etnias y religiones, desde hindúes, musulmanes y judíos hasta budistas y zoroastrianos.

Desafío y resiliencia

Afortunadamente, a pesar de años de saqueos y destrucción, muchos artefactos invaluables fueron protegidos por "guardianes de llaves" que escondieron algunos de los artículos más valiosos en bóvedas y bancos secretos.

En los años transcurridos desde entonces, los equipos arqueológicos han luchado desafiante contra los talibanes reuniendo minuciosamente miles de artefactos. Además, la Interpol y la UNESCO unieron fuerzas con los gobiernos internacionales para interceptar y devolver al menos 857 objetos robados, con la ayuda de agentes de aduanas de todo el mundo en alerta por el arte antiguo afgano que se dirigía al mercado negro. Se han incautado unos 11.000 artefactos adicionales en las propias fronteras de Afganistán.

Entre los 300 de los más importantes de los 2.500 objetos destruidos por los talibanes que se han vuelto a montar en los últimos años se encuentran la estatua del rey Kanishka; una estatua del Bodhisatva Siddhartha con las piernas cruzadas, más grande que el tamaño natural, que data del siglo II o III d. C., y una serie de estatuas de Buda greco-bactrianas que son algunas de las primeras representaciones de Buda en forma humana.

Cada pieza de la antigüedad que se restaura en los pasillos del Museo Nacional de Afganistán bombardeado, saqueado y ahora reconstruido ha enviado un mensaje de desafío y resistencia contra los talibanes, los señores de la guerra que saquearon el museo, algunos de los cuales todavía están en posiciones de poder en Afganistán, ya los corruptos custodios del pasado que se quedaron al margen mientras unos 70.000 objetos salían por la puerta.

"Los artefactos arqueológicos son nuestra identidad nacional", dijo el director de archivo del museo, Mohammad Yahyeh Muhibzada en 2014, "Es nuestra responsabilidad nacional protegerlos para que las generaciones futuras sepan quiénes somos y quiénes éramos".

Imagen de portada: Corona de Tillya Tepe, uno de los artefactos del tesoro de oro bactriano encontrado en Afganistán. Fuente: H Sinica / CC BY-SA 2.0

Imagen de ancient-origins

Ancient-Origins

En Ancient-Origins.es creemos que uno de los más importantes campos del conocimiento que podemos estudiar como seres humanos es el de nuestros propios orígenes. Y si bien algunos pueden parecer satisfechos con ellos, nuestra opinión es que existe un gran... Lee mas
Siguiente Artículo