Categorías  
Imagen compuesta de la representación de Freud, el padre del psicoanálisis y un renombrado adicto a la coca, combinada con una foto de líneas de cocaína. Fuente: SergioArt22 / Adobe Stock & Josif / Adobe Stock

Extraída de la coca andina, Freud promovió la cocaína como droga milagrosa

Los pueblos indígenas de las regiones del Amazonas y los Andes de América del Sur han masticado hojas de coca durante 8.000 años. Pero, ¿sabías que estas hojas solo se transformaron en cocaína altamente adictiva en el siglo XIX, cuando gente como Freud comenzó a promocionar la cocaína como una droga milagrosa?

Las hojas de coca son un estimulante natural que ha sido parte de la forma de vida andina durante miles de años. Masticarlos o consumir mate de coca aumenta la energía, combate el mal de altura, ayuda a la digestión e incluso se dice que alivia el hambre, reduce los dolores menstruales y actúa como anestésico. Incluso se ha visto al Papa Francisco beber té de coca, mientras que Bolivia celebra un día anual de masticación de hojas de coca.

 

 

Las hojas de coca son una parte muy importante de la cultura y la historia de los Andes, particularmente durante la época del Imperio Inca alrededor del año 1200 d.C. Cuenta una leyenda inca que del cuerpo de la hermosa Kuka, de piel verde y amante de la libertad, brotó la planta de coca. Conocida por seducir a cualquiera que la viera y provocar obsesión a su paso, el emperador inca ordenó que la ejecutaran, la cortaran en pedazos y la enterraran. La planta resultante se llamó coca en su honor.

Las hojas de coca se usaban en ceremonias religiosas, y las víctimas de los sacrificios revelaban grandes cantidades de consumo de coca antes de su muerte. Las hojas de coca secas también eran una forma de moneda considerada más valiosa que el oro. Cuando los españoles conquistaron la zona, fomentaron el consumo de coca entre sus esclavos para aumentar la producción.

La cocaína se extrae de las hojas de coca, que históricamente han sido vistas como un regalo de los dioses por las comunidades indígenas andinas. (Allen.G / Adobe Stock)

La cocaína se extrae de las hojas de coca, que históricamente han sido vistas como un regalo de los dioses por las comunidades indígenas andinas. (Allen.G / Adobe Stock)

Sin embargo, fue solo en la década de 1850 que el alcaloide activo se extrajo por primera vez de las hojas de coca en Alemania y se le dio el nombre de cocaína. Mientras que la hoja de coca es un estimulante suave similar al café, la cocaína es un polvo blanco que en 1860 se usaba en tónicos, medicinas e incluso bebidas, siendo la más famosa la Coca Cola, que se elaboraba con hoja de coca y jarabe de nuez de cola. Promocionado como un fármaco maravilloso capaz de curar casi todo, lamentablemente fue recetado en exceso y malinterpretado.

Sigmund Freud, recordado como el padre del psicoanálisis, estaba fascinado por sus efectos psicológicos que inspiraron su teoría sobre la terapia de conversación (¿otro término para los monólogos alimentados con coca?). Freud comenzó a promover su uso para todo, desde el asma, el alcoholismo e incluso como afrodisíaco. Mientras tanto William Halsted, padre de la cirugía moderna, experimentaba con la cocaína como anestésico. Ambos acabaron convirtiéndose en cocainómanos gracias a su autoexperimentación.

Los gobiernos han estado tratando de detener la producción de hojas de coca durante décadas, debido a una errónea equiparación de las hojas de coca con la cocaína. Si bien históricamente las hojas de coca han sido utilizadas de manera responsable por las comunidades indígenas que ven la coca como un regalo de los dioses, la cocaína es un narcótico adictivo que alguna vez fue promovido erróneamente por los científicos occidentales como una droga milagrosa.

Imagen de Portada: Imagen compuesta de la representación de Freud, el padre del psicoanálisis y un renombrado adicto a la coca, combinada con una foto de líneas de cocaína. Fuente: SergioArt22 / Adobe Stock & Josif / Adobe Stock

Autor Cecilia Bogaard

Imagen de Cecilia Bogaard

Cecilia Bogaard

Cecilia Bogaard es una de las editoras, investigadoras y escritoras de Ancient Origins. Con una maestría en antropología social y una licenciatura en comunicación visual (fotografía), Cecilia tiene una pasión por la investigación, la creación y edición de contenido, especialmente... Lee mas

Comentarios

Freud fue un pionero al proponer el uso terapéutico de la cocaína como estimulante y analgésico. Entre 1884 y 1887 escribió muchos artículos sobre las propiedades de dicha droga. Sobre la base de las experimentaciones que él mismo realizaba en el laboratorio de neuroanatomía del patólogo austríaco y especialista en histología Salomon Stricker, logró demostrar las propiedades de la cocaína como anestésico local. Freud hizo un intento frustrado de curar con cocaína a su amigo Ernest von Fleischl-Marxow, quien era adicto a la morfina, pero el tratamiento solo le agregó una nueva adicción, hasta que falleció. Es también conocido que el propio Freud consumió cocaína en algún período de su vida. Como hecho a su favor, el ser humano reconquista el derecho a tener un “inconsciente o subconsciente”. Con ello se reivindica el inicio del derecho a ser seres trascendentes, que resultó amputado por la iglesia en el IV Concilio de Constantinopla, años 869-870 d.C., al dictaminar que el ser humano solo disponía de un alma racional o intelectiva, negando el espíritu humano. Relata Carl Jung que cuando Freud escuchaba hablar de algo que tuviese relación con la temática oculta y trascendente , caía fulminado, desmayado. Fue testigo de ello en al menos dos ocasiones.
Siguiente Artículo