All  
Detalle de 'El número de la bestia es 666' (1805) de William Blake.

El número 666: ¿una bendición disfrazada?

El número 666 se ha relacionado con escenas de miedo y horribles bestias demoníacas que han asustado los nervios tensos de los laicos durante casi dos mil años. Las supersticiones han abundado a la vista de ese número ominoso: fue visto como un símbolo del diablo y de cada tirano vil que alguna vez acechó la tierra, comenzando con el emperador romano Nerón. Puede que te alegra saber que la terrible imagen maligna del número ha llegado a su fin.

Descubrí que el número 666 era una brújula que apuntaba a los rituales más sagrados del Antiguo Testamento, un lugar donde se esconde el maravilloso conocimiento de los cielos.

 

 

¿Qué hay detrás de la fachada amenazante?

Por fin podemos analizar el número 666 en el contexto en el que fue citado y mirar lo que se esconde detrás de la amenazadora fachada. La cita sobre el 666 estaba en el Libro de Apocalipsis y decía lo siguiente:

"Aquí hay sabiduría. El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, porque es el número de un hombre; y su número es seiscientos sesenta y seis". (Apocalipsis Cap. 13:18)

'El número de la bestia es 666' (1805) de William Blake. (Dominio público)

'El número de la bestia es 666' (1805) de William Blake. (Dominio público)

Declaró que 666 era el número de la bestia y también el número de un hombre. Era extraño cómo la frase inicial era una declaración de sabiduría y en la Biblia se identificaba con el rey Salomón, que era famoso por su sabiduría. La segunda frase en la cita acerca del 666 decía "el que tiene entendimiento". Había una frase similar relacionada con Salomón en el primer Libro de los Reyes donde dice que "Dios le dio a Salomón sabiduría y entendimiento en gran manera". (Primera de Reyes Cap. 4:29) Como puede ver, las dos frases similares sugerirían que Salomón era el objetivo previsto.

¿Ha oído hablar de un motor de búsqueda bíblico? Es como un motor de búsqueda en Internet, pero le permite buscar los listados de palabras o números particulares instantáneamente en la Biblia. Ingresé el número 666 en el motor de búsqueda y he aquí que se detuvo con el Rey Salomón, donde decía lo siguiente:

"El peso del oro que recibió Salomón en un año fue seiscientos sesenta y seis talentos de oro". (Primera de Reyes 10:14)

El número 666 figuraba con Salomón, aunque como tesoro de oro. Pulsé la tecla de retorno de nuevo y el motor de búsqueda se detuvo en el segundo Libro de Crónicas donde repetía sobre el peso del oro que le llegó a Salomón en un año como seiscientos sesenta y seis talentos de oro. (Segundo Crónicas Cap.9: 13) Por lo tanto, se había establecido un vínculo firme con Salomón y la sabiduría con el número 666.

Dios le promete sabiduría a Salomón en un sueño. (Dominio público)

Dios le promete sabiduría a Salomón en un sueño. (Dominio público)

Pulsé la tecla de retorno de nuevo y el motor de búsqueda se detuvo en el Libro de Esdras, donde el versículo enumeraba el número de hombres que regresaron del exilio en Babilonia de la siguiente manera: "Los hijos de Adonicam, seiscientos sesenta y seis". (Esdras 2:13) El número de hijos de un hombre llamado Adonikam que regresó a Jerusalén fue 666. Por lo tanto, hemos vinculado 666 con Salomón a través de la palabra sabiduría y también hemos visto que era el número de un hombre llamado Adonikam.

Descubriendo 'La Bestia'

La siguiente parte de la búsqueda es identificar por qué se le llamó el número de la bestia. Inmediatamente después de la lista del 666 en el Libro de Apocalipsis, el texto se refiere a un cordero en el monte Sinaí y cuatro bestias. También hubo una referencia a la palabra "Primicias" en los versículosIngresé la palabra Primicias en el motor de búsqueda y uno de los lugares donde se detuvo en el Antiguo Testamento fue en el Capítulo 28 del Libro de Números. Resultó que las Primicias eran una ofrenda festiva ceremonial e implicaba un sacrificio ritual. ¿Y adivinen qué se ofreció en sacrificio? Fueron cuatro bestias. Esas bestias eran bueyes, carneros, corderos y cabras. El vínculo con esas cuatro bestias se fortaleció, ya que enfatizó particularmente que todas las bestias debían ser "sin defecto". En comparación, las cuatro bestias del libro de Apocalipsis "no estaban contaminadas" y "sin falta".

Hubo muchas más ofrendas de sacrificio de bueyes, carneros, corderos y cabras hechas por Moisés y todas fueron descritas con gran detalle en los capítulos 28 y 29 del Libro de Números. Esos sacrificios se hacían en el aniversario de la Pascua y en el primer día del mes y en muchos otros días diferentes del mes. El número 666 fue citado como 'el número de la bestia', pero ¿cómo podría relacionarse con todos esos diferentes animales o bestias que fueron sacrificados? Debido a que el número de la bestia se describió en el término singular de 'bestia' en lugar del plural con 'bestias', era posible que el número indicara la presencia de lo que se conoce como suma de comprobación.

Icono de Caín y Abel ofreciendo sus sacrificios a Dios. La iglesia greco-católica de la Exaltación de la Venerable Cruz. Bratislava, Eslovaquia. 2019/10/20. (Adam Ján Figeľ / Adobe Stock)

Icono de Caín y Abel ofreciendo sus sacrificios a Dios. La iglesia greco-católica de la Exaltación de la Venerable Cruz. Bratislava, Eslovaquia. 2019/10/20. (Adam Ján Figeľ / Adobe Stock)

Una suma de verificación es donde las listas de números o elementos individuales se suman y su total combinado es un número rápido para verificar más adelante si todavía hay el mismo número de elementos. Un ejemplo simple de suma de verificación es donde el guía en un autobús turístico cuenta el número de personas que se bajan del autobús en una parada turística y no importa si son hombres, mujeres o niños. Todos se cuentan simplemente como números neutrales.

El guía luego cuenta a todos los turistas cuando regresan al autobús para asegurarse de que estén todos allí. Si el número no llega al objetivo, la tarea es identificar quién no ha regresado pasando lista. Por lo tanto, la suma de verificación es un método de instantánea rápida para asegurarse de que todos los números se sumen y que nadie se quede atrás.

El objetivo de la suma de comprobación era con todas las bestias, que fueron sacrificadas en los capítulos 28 y 29 del Libro de Números. Por lo tanto, realicé las sumas e involucró multiplicaciones y adiciones de todos los animales que fueron sacrificados en todos esos días de ofrendas. También incluyó el peso fraccional de harina y aceite, que se mezclaron con la carne de los animales. Llevar a cabo esa suma de comprobación fue una pesadilla, pero finalmente calculé el total y llegó a 1.997,25.

Este resultado fue una pequeña fracción menos de tres veces el número 666 en 1998. El total fue relevante ya que había tres listados del número 666 en el Antiguo Testamento y ahora tres veces el 666 había surgido como el número total en esas ofrendas de sacrificio. Se le llamó 'el número de la bestia' en términos singulares porque todas las bestias habían sido contadas en la suma de verificación como números neutrales independientemente de si eran bueyes, carneros, corderos o cabras.

El sacrificio de animales en la Biblia. (Distant Shores Media / Sweet Publishing / CC BY SA 3.0)

El sacrificio de animales en la Biblia. (Distant Shores Media / Sweet Publishing / CC BY SA 3.0)

El número 666 ha demostrado ser una bendición disfrazada donde tres veces ese número, en 1998, actuó como un total de suma de verificación para demostrar que todos los números y fracciones individuales en esas ofrendas sagradas divinas en el Libro de los Números habían conservado sus valores originales intactos. Cuán intelectualmente avanzados estaban esos matemáticos bíblicos en la prueba de futuro de los números en esas ofrendas sagradas. En el proceso, el número 666 se había quitado el maligno sudario para dar un paso hacia la luz, puro de corazón y gentil como una paloma.

El número 666 en el reino de las estrellas

El número 666 también cumplió una segunda función y, curiosamente, involucró una ecuación relacionada con el tiempo solar y lo que se llama tiempo sidéreo. Para comprender la ecuación es necesario explicar la medida del tiempo.

Nuestro calendario diario se basa en el año solar y se mide contra un punto fijo en la tierra y tiene 365.242 días de duración. En contraste, el año sideral ('Sideral' es el griego para estrella) se mide contra una estrella brillante en los cielos y tiene 365.256 días de duración. Por lo tanto, el año sideral es aproximadamente 20 minutos y 10 segundos más largo que el año solar.

Antes de la invención de los relojes mecánicos alrededor del siglo XIV d.C., habría sido imposible para los antiguos medir con precisión los años solar y sideral. Sin embargo, los siguientes cálculos mostrarán que los escritores bíblicos estaban verdaderamente inspirados porque conocían con precisión la duración de los años solares y siderales.

Hay tres números principales en la ecuación, y estos son 666 junto con el número 1260 del Libro de Apocalipsis, donde se citó como un período en días. (Ap. Cap. 12: 6) También está el número 2300 como un período de días del Libro de Daniel. (Dan Cap. 8:14) Esos tres números han sido la fuente de todas las teorías extrañas durante miles de años y los dos últimos están vinculados por excéntricos a la predicción del futuro. Sin embargo, había un propósito real para esos números, que descubrí cuando realicé el siguiente cálculo en una calculadora:

Cuando se multiplicaron 1260 días por 666 y el resultado se dividió por 2300 días, el resultado fue 364,852174 días. Este resultado fue sólo una fracción de un día menos que el año calendario de 365 ¼ días.

El siguiente paso es mostrar cómo los escritores bíblicos proyectaron la diferencia de tiempo entre los años solar y sideral durante un período de mil años. En ese período, el pequeño déficit se multiplicó a poco más de un período de 13 meses. Pero, sorprendentemente, corregir el error del período bisiesto involucró períodos de calendario de un año, un mes, una semana, un día y una hora.

Todos esos períodos del calendario se enumeraron en el Libro de Apocalipsis. En el capítulo 9 de ese libro había la siguiente oración:

"Que fueron preparados para la hora, el día, el mes y el año, para matar a la tercera parte de los hombres". (Apocalipsis cap. 9:15)

La oración enumeraba los intervalos normales del calendario con un año, un mes, un día y una hora. Todo lo que faltaba era el período de una semana. Sin embargo, el período de una semana se citó por separado en el contexto de dos veces tres días y medio en otra parte del libro. (Apocalipsis Cap. 11: 9, 11)

La oración anterior había dicho "para matar a la tercera parte de los hombres" y me recordó cómo Moisés hizo matar a tres mil hombres por adorar al becerro de oro. Un tercio de esos hombres serían mil, así que busqué el número de mil en el Libro de Apocalipsis. Había seis listados individuales de mil y estaban con períodos de mil años. (Rev. Cap. 20) Habían surgido los índices completos de una asombrosa ecuación relacionada con el tiempo.

'Adoración del becerro de oro' (hacia 1560) de Jacopo Tintoretto. (Dominio público)

'Adoración del becerro de oro' (hacia 1560) de Jacopo Tintoretto. (Dominio público)

El resultado del cálculo en la ecuación anterior que involucra 666,1260 días y 2300 días fue 364,852174 días. Luego multipliqué ese resultado por mil y el resultado fue 364,852.174 días o casi mil años. El siguiente paso tuvo el toque de una varita divina donde al agregar los períodos de un año, un mes, un día y una hora como se cita en el Libro de Apocalipsis, el siguiente resultado fue evidente:

El resultado fue 365,248.886 días y se redondeó a 365,249 días.

El período de una semana no figuraba en la ecuación porque se enumeraba por separado de los demás períodos del calendario. Pero ahora la varita divina volverá a brillar donde se aplicará una semana para producir dos resultados notables. Al agregar una semana de siete días a 365,249 días, el resultado fue 365,256 días. Fueron mil años siderales hasta el día exacto.

Restando el período de una semana de siete días de 365,249 días y el resultado fue 365,242 días. Fueron mil años solares hasta el día exacto.

¿Fue esta brillante ecuación cósmica parte de las claves del reino de los cielos que Jesús prometió a Pedro? ¿Puede imaginarse la perseverancia que el matemático bíblico tuvo que soportar para identificar los tres números principales de 666, 1260 días y 2300 días en esa ecuación?

'Cristo entregando las llaves a San Pedro' de Pietro Perugino (1481-82). (Dominio público)

'Cristo entregando las llaves a San Pedro' de Pietro Perugino (1481-82). (Dominio público)

Que el objetivo de mil años solares y mil años siderales se logró con todos los elementos únicos del calendario con un año, un mes, una semana, un día y una hora fue una hazaña milagrosa de ingeniería numérica inspirada.

666 como una 'puerta secreta'

El número 666 ha abierto una puerta secreta para revelar las primeras entregas de un sistema de calendario sagrado, que se describió en la ecuación del tiempo solar y sideral. Era solo el comienzo porque el 666 también nos había llevado a esas ofrendas de sacrificio en el Libro de Números y también a Salomón y Esdras donde había holocaustos similares. Era el número de animales que iban a ser sacrificados, que era el objetivo real porque demostraron ser los índices de un almanaque sagrado que efectivamente era el calendario de los dioses.

El ejercicio ha demostrado que los números en la Biblia eran una parte inteligente de las Escrituras y eran tan importantes como la palabra escrita. Estos hallazgos iniciales finalmente me llevaron a identificar un magnífico archivo de datos celestiales que se formó cuando los diversos conjuntos de números de la Biblia se juntaron como las piezas de un rompecabezas gigante. La evidencia sugiere que los datos celestiales alguna vez pertenecieron a los profetas bíblicos y los habían usado para trazar cómo el Mesías predicho nacería en el momento de una estrella brillante sobre Belén.

Los tres magos y la estrella de Belén. (CC0)

Los tres magos y la estrella de Belén. (CC0)

Los hallazgos tienen el potencial de revolucionar el debate entre ciencia y religión. Puede proporcionar un diálogo entre personas y naciones, abrir los ojos de los científicos, deslumbrar a los escépticos y empoderar al clero que ha perseverado contra viento y marea.

Imagen de portada: Detalle de 'El número de la bestia es 666' (1805) de William Blake. Fuente: dominio público

Autor: Michael Hearns

Imagen de ancient-origins

Ancient-Origins

En Ancient-Origins.es creemos que uno de los más importantes campos del conocimiento que podemos estudiar como seres humanos es el de nuestros propios orígenes. Y si bien algunos pueden parecer satisfechos con ellos, nuestra opinión es que existe un gran... Lee mas
Siguiente Artículo