Portada - Estatua del dios Moloch, Museo del Cine de Turín. (Stella/CC BY-SA 4.0)

Un dios terrible que exigía sacrificios de niños: origen y naturaleza del culto a Moloc

Moloc, o Molec, es bien conocido en la Biblia por ser el dios a quien parece que se realizaban sacrificios de niños en un santuario de las afueras de Jerusalén. Aunque Moloc es bien conocido en la Biblia, no lo es tanto en los registros arqueológicos e históricos, lo que lleva a discrepancias sobre la identidad del dios, así como sobre la naturaleza exacta del culto a Moloc.

Origen del nombre

El nombre “Molec” o “Moloc” probablemente proviene de la palabra hebrea Melekh, que significa rey. Durante mucho tiempo se creyó que Moloc era otro nombre para Milcom, la principal deidad de los amonitas, pero esta visión ha perdido fuerza debido a las investigaciones más recientes.  El nombre de Moloc era muy probablemente un título o epíteto para una deidad más que un nombre real. Es común en las inscripciones de fenicios y cananeos referirse a los dioses como reyes de algo. Malkandros, otro nombre para El, cabeza del panteón cananeo, por ejemplo, se traduce como “Rey del hombre.”

Los seguidores de Moloc sacrificaban niños al ídolo. Fuente: Jonund/Dominio público.

Los seguidores de Moloc sacrificaban niños al ídolo. Fuente: Jonund/ Dominio público .

Moloch y Baal-Hadad

Una identidad sugerida para Moloc es la deidad cananea, Baal-Adad o Hadad. Hadad era considerado al rey de los dioses por los antiguos cananeos. La evidencia de que Moloc podría identificarse con él procede del hecho de que los altares paganos del valle de Ben-Hinnom, donde se sacrificaban niños, son también descritos por el profeta Jeremías como altares a Baal. Además, textos asirios afirman que se realizaban sacrificios de niños a Adad, el equivalente asirio del cananeo Hadad. Según esto es razonable sugerir que se podrían haber ofrendado también a Hadad sacrificios de niños, y que este dios pudiera haber estado relacionado con un culto en el que se sacrificaban niños.

Adad, dios asirio del clima, los huracanes, las tormentas, los truenos y la lluvia. Dibujo de un relieve en el que soldados asirios portan una estatua de Adad. (Lindert/Dominio público)

Adad, dios asirio del clima, los huracanes, las tormentas, los truenos y la lluvia. Dibujo de un relieve en el que soldados asirios portan una estatua de Adad. (Lindert/ Dominio público )

Culto a Moloc

En el relato bíblico se cuenta que los niños habrían sido sacrificados o “pasados por el fuego” en honor a Moloc en un santuario llamado Tofet situado fuera de las murallas de Jerusalén, en el valle de Ben-Hinnom. Aunque lo más probable es que esta práctica se debiera a la introducción de una deidad extranjera, también se ha sugerido que los judaítas podrían haber creído estar haciendo sacrificios a Yahvé, el Dios nacional de antiguos judaítas e israelitas. De cualquier manera, los profetas condenan con mucha dureza esta práctica como ofensiva a ojos de Yahvé, ya fuese una corrupción del culto a Yahvé o la adoración a una deidad extranjera como Baal-Hadad. La práctica del sacrificio de niños es atestiguada en otras fuentes de todo el antiguo mundo mediterráneo, particularmente en Cartago. En la ciudad, un bosque sagrado y un templo estaban dedicados a un culto de este tipo.

Altar de sacrificio en honor a Moloc. (Archivist/Adobe)

Altar de sacrificio en honor a Moloc. ( Archivist/Adobe)

Cartago fue fundada por colonos fenicios, lo que les conecta con los cananeos. Se ha sugerido también que existe una conexión entre los sacrificios de niños realizados en Cartago y otras prácticas similares de Canaán y Judá, como el culto a Moloc. Algunos expertos discuten esta idea afirmando que las prácticas de los cartagineses diferían del culto a Moloch. Habitualmente se cree que estos sacrificios de niños en Cartago solo se llevaban a cabo por lo general en tiempos de crisis extrema, según las fuentes clásicas, mientras que el sacrificio de niños habría sido parte regular del culto a Moloc.

Por el contrario, no está necesariamente claro, partiendo del texto bíblico, que el sacrificio de niños fuera tan regular como se ha sugerido en el culto a Moloc. El culto a Moloc podría también haber implicado sólo sacrificios de niños en tiempos de crisis, o podría haber estado reservado a ocasiones especiales, como festivales anuales o en el nacimiento de un hijo primogénito. Estas prácticas están atestiguadas en otras partes del antiguo Mediterráneo. Como resultado, no existe necesariamente una razón para pensar que uno de los cultos practicaba sacrificios regulares y el otro no.

¿Sacrificios de niños o iniciación?

Otro importante punto discutido en el estudio de Moloc es si realmente se sacrificaban niños en su honor. Algunos expertos, y también antiguos rabinos, han sugerido que “pasar a través del fuego” significaba pasar entre líneas de fuego en un rito de iniciación. Desde este punto de vista, la “abominación de Moloc” condenada por los profetas hebreos sería la de la iniciación de niños judíos en el paganismo. Así, los niños realmente no habrían sido en absoluto sacrificados y fue la ceremonia de iniciación lo que alarmó a los profetas.  Existen, sin embargo, algunos problemas con este punto de vista. Aunque hay algunos casos donde el texto podría estar refiriéndose a algo parecido a este rito de iniciación, también hay casos en los que ‘pasar por fuego’ se refiere claramente a quemar a la víctima. Además, los textos antiguos del Próximo Oriente dan buenas razones para creer que el sacrificio de niños se daba realmente en la región.

Persiste la incertidumbre

Hay una gran incertidumbre en torno a Moloc, aunque algunas cosas se pueden decir de él con relativa confianza. Está claro por fuentes bíblicas y del antiguo Próximo Oriente que Moloc probablemente fuera un título o un epíteto utilizado para una prominente deidad cananea a quien al menos ocasionalmente se sacrificaban niños. Este dios podría haber sido una deidad extranjera o quizás una deformación del propio Yahvé, aunque ésta es una de las explicaciones menos probables. Más allá de todo ello, todavía nos queda mucho por aprender sobre Moloc.

Imagen de portada: Estatua del dios Moloch, Museo del Cine de Turín. (Stella/ CC BY-SA 4.0 )

Autor: Caleb Strom

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Referencias:

Gigot, Francis. 1911.  Moloch. New Advent. [Online] Available at: http://www.newadvent.org/cathen/10443b.htm
Singer, Isidore and Barton, George. Moloch (Molech) . Jewish Encyclopedia. [Online] Disponible en: http://www.jewishencyclopedia.com/articles/10937-moloch-molech
Smith, Morton. 1975. A Note on Burning Babies . Journal of the American Oriental Society. [Online] Disponible en: https://www.jstor.org/stable/i225276
The Group Gale. 2008. Ancient Jewish History: The Cult of Molech . Jewish Virtual Library. [Online] Disponible en: ttps://www.jewishvirtuallibrary.org/the-cult-of-moloch

Next article