Reconstrucción facial forense de Homo erectus

Reconstrucción Facial Forense: El Viaje para Conectarnos con los Antepasados

Las reconstrucciones faciales nos permiten estar de acuerdo con nuestros ancestros ancestrales y relacionarnos con ellos de una manera que los restos óseos no inspiran. Puede ser deshumanizante mirar un cráneo desnudo, y muchas sociedades consideran que ver los tabúes de los restos corporales. Puede ser fácil olvidar que un esqueleto fue una vez una persona viva que respira cuando los huesos pueden provocar una respuesta tan visceral.

Darle una cara a los restos óseos de un ser humano que vivió hace cientos o incluso miles de años hace que sea más fácil conectarse con el pasado, y es atractivo y atractivo presentar reconstrucciones faciales al público en general para despertar un interés en las sociedades y Personas del pasado.

Los avances en tecnología significan que nunca ha sido más fácil reconstruir caras a partir de restos antiguos, pero el campo ha existido durante un tiempo sorprendentemente largo y la historia de la reconstrucción facial es tan fascinante como el arte en sí.

3D forensic DEMO_reel Visualforensic/P_Froesch from Philippe FROESCH on Vimeo.

Los Orígenes de la Reconstrucción Facial

A lo largo de los siglos XVIII y XIX hubo un rápido desarrollo en el campo de la anatomía. La demanda de cuerpos era tan alta que en Gran Bretaña se aprobó la Ley de Anatomía en 1832 en un intento por acabar con los resucitados y los ladrones de cuerpos que se estaban beneficiando de la gran demanda de cuerpos para estudiar.

Es gracias al trabajo de los anatomistas que muchas de las técnicas principales para la reconstrucción facial fueron posibles. El anatomista y arqueólogo alemán Friedrich Welcker desempeñó un papel particularmente importante, ya que estudió los cadáveres para crear una lista de las profundidades del tejido facial.

Un colega anatomista alemán, Wilhelm His, creó la primera reconstrucción facial en 1895. Reconstruyó la cara de J.S Bach utilizando los datos de Welcker. La similitud de la reconstrucción con los retratos y bustos contemporáneos de Bach se observó en el momento y Welcker produjo varias reconstrucciones faciales de su propio uso de lo que se conoció como la "Técnica de Reconstrucción Facial de Welcker".

La idea de la reconstrucción facial fue inmediatamente interesante para las personas en los campos de la antropología y la arqueología. En 1898, Kollman y Buchly publicaron un conjunto de datos para el grosor del tejido facial con más puntos de referencia para permitir una mayor precisión. Estos datos se utilizaron para reconstruir rostros durante décadas después de su publicación y aún hoy son utilizados por algunos antropólogos forenses.

La reconstrucción facial de la reina Judith de Turingia: un proyecto organizado por el arqueólogo Jiri Sindelar. Fuente: Cicero Moraes / CC BY-SA 4.0.

La reconstrucción facial de la reina Judith de Turingia: un proyecto organizado por el arqueólogo Jiri Sindelar. Fuente: Cicero Moraes / CC BY-SA 4.0.

Un Campo en Desarrollo

Las técnicas pioneras establecidas en la era victoriana fueron importantes para impulsar la ciencia de la reconstrucción facial, pero inicialmente se practicó más como una novedad que como una ciencia. Las reconstrucciones de Bach y Kant fueron interesantes y entretenidas, pero los primeros practicantes no reconstruyeron los rostros de personas que aún no estaban bien documentadas. Bach, Haydn, Kant y Schiller fueron de interés para el público en general, pero parecía que un campesino de los años 1300 no lo era.

No fue hasta la década de 1940 que la técnica se refinó aún más y comenzó a ser confiable para ayudar a las investigaciones forenses modernas. También es en este punto en el que se consideraron algunos elementos importantes que anteriormente se habían pasado por alto: una reconstrucción en 3D se hizo mucho más realista cuando se consideró y justificó la simetría facial, y los conjuntos de datos con información relacionada con la raza, la edad y el sexo se convirtieron en elementos importantes. La ciencia es mucho más precisa.

Etapas de la reconstrucción facial 3D. (Cicero Moraes / CC BY-SA 3.0)

Etapas de la reconstrucción facial 3D. (Cicero Moraes / CC BY-SA 3.0)

La Era Moderna

La reconstrucción facial estaba ahora bien establecida como disciplina, pero en la década de 1970, muchos antropólogos todavía pensaban que era una novedad que compartiría la técnica con sus estudiantes como nada más que una nota a pie de página.

Sin embargo, en la década de 1980, el campo se estaba arraigando y respetando firmemente dentro de la esfera académica, y los investigadores que ahora estaban adoptando la técnica comenzaron a agregarse a las técnicas utilizadas. Estos procesos involucrados, como la superposición de imágenes de una persona desaparecida en un cráneo no identificado para ver si coinciden y muchas de las técnicas que surgieron en este momento no ayudaron a avanzar en el campo para los arqueólogos.

Una técnica que llegó a ser invaluable para los arqueólogos y antropólogos forenses fue el modelado de arcilla, en el cual se construye una reconstrucción alrededor de un cráneo utilizando datos como la profundidad del tejido y la musculatura facial mapeados con clavijas que estaban físicamente unidas al cráneo. Si bien esto se hizo por primera vez en la década de 1940, no fue hasta los años 80 y 90 que la gente comenzó a agregar más detalles, como líneas finas y pestañas, para darle a la reconstrucción una apariencia más real. A pesar de estos detalles, los modelos de arcilla a menudo se ven completamente espeluznantes. La combinación de arcilla parda opaca y ojos inquietantemente realistas puede ser muy desagradable en lugar de ayudar al espectador a imaginar a la persona como lo habría sido.

Una reconstrucción antropológica con arcilla de la cara de Tzar Kaloyan, hecha por el profesor Yordan Yordanov sobre la base del cráneo. (Spiritia / CC BY-SA 3.0)

Una reconstrucción antropológica con arcilla de la cara de Tzar Kaloyan, hecha por el profesor Yordan Yordanov sobre la base del cráneo. (Spiritia / CC BY-SA 3.0 )

Hoy en día, es posible escanear una calavera y trabajar en una reconstrucción facial digital. Es mucho más rápido y más fácil agregar clavijas digitales a una calavera 3D que el tiempo y el esfuerzo que requiere un modelo físico. A diferencia de sus contrapartes de arcilla de aspecto extraño, las reconstrucciones digitales pueden ser muy realistas. También es posible actualizarlos a medida que haya más información disponible. Hay algunas reconstrucciones faciales de cera realistas, pero la piel y el pelo minuciosamente detallados en estos modelos no se pueden reemplazar en segundos si las pruebas de ADN muestran que estaban realmente equivocadas.

Con la llegada de la tecnología como la impresión 3D y la realidad virtual, es probable que las reconstrucciones faciales evolucionen aún más. Los arqueólogos ya están utilizando la impresión 3D para ayudar a reconstruir esqueletos frágiles, por lo que es solo una cuestión de tiempo antes de que pueda imprimir modelos en 3D o ver reconstrucciones de RV y encontrarse cara a cara con las personas del pasado desde la comodidad de su propio casa.

Reconstrucción facial forense de ALberto di Trento por Arc-Team y Cicero Moraes. (Cicero Moraes / CC BY-SA 4.0)

Reconstrucción facial forense de ALberto di Trento por Arc-Team y Cicero Moraes. (Cicero Moraes / CC BY-SA 4.0 )

Imagen de Portada: Reconstrucción facial forense de Homo erectus ( CC by SA 4.0)

Autor Sarah P Young

Referencias

3ders. 2017. Archaeologists 3D print and reconstruct skull of Denmark’s first Viking king Gorm the Old. [Online] Disponible en: https://www.3ders.org/articles/20171121-archaeologists-3d-print-and-reconstruct-skull-of-denmarks-first-viking-king-gorm-the-old.html

Bandyopadhyay, S., Basu, N., and Nag, S. 2015. Facial Reconstruction – A Review. [Online] Disponible en: http://ierj.in/journal/index.php/ierj/article/viewFile/63/55

Gupta, S et al. 2015. Forensic Facial Reconstruction: The Final Frontier. [Online] Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4606364/

Hutton, F. 2013. The working of the 1832 Anatomy Act in Oxford and Manchester. [Online]

Disponible en: https://www.tandfonline.com/doi/abs/10.1179/175138106x146142

Mitchell, P et al. 2011. The study of anatomy in England from 1700 to the early 20 th century. [Online] Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC3162231/

Omstead, J. 2011. Facial Reconstruction. [Online] Disponible en: https://ir.lib.uwo.ca/cgi/viewcontent.cgi?article=1070&context=totem

Rhine, S. 1998. Bone Voyage: A Journey in Forensic Anthropology. University of New Mexico Press Welcker, H. 1883. Schiller's Schädel und todenmaske, nebst mittheilungen über Schädel und todenmaske Kants. Braunschweig.

Next article