All  
Portada - Principal, Cueva de Foissac (campingliort.com). Detalle: Figurita paleolítica, al parecer humana, descubierta recientemente en la Cueva de Foissac. (Sébastien du Fayet de la Tour)

Sorprendente escultura paleolítica descubierta en la famosa cueva francesa de Foissac

En la conocida cueva de Foissac, ubicada en Aveyron (Francia), ha sido descubierta una fascinante y singular escultura paleolítica. Se trata de una figurita tallada de un hueso bovino de gran tamaño y que presenta sorprendentes dibujos geométricos grabados sobre su superficie.

Según el diario francés Le Figaro, la cueva, que se encuentra cerrada al público entre octubre y junio, aún alberga muchos misterios, incluido el más reciente descubrimiento: esta figurita, uno de los más misteriosos hallazgos de los últimos años. Las gentes de la época prehistórica crearon un estilo de arte único, y que quizás también fuera una forma de expresar o transmitir información. Fue tallado del hueso de un uro o bisonte con una herramienta de sílex. Parte de la estatuilla fue pulimentada con una herramienta no identificada.

La figurita ha sido analizada por un experto de la Direction régionale des affaires culturelles (‘Dirección regional de asuntos culturales’). Los investigadores creen que fue tallada hace unos 20.000 años. Representa a un ser humano que parece tener algo en brazos, posiblemente un bebé.  La mayoría de esculturas de esta época son de animales, por lo que el hallazgo de una figurita de aspecto humano resulta bastante singular. La estatuilla se encuentra en muy buen estado de conservación, algo sorprendente si tenemos en cuenta que estuvo sumergida en agua muchos siglos.  

La figurita paleolítica recientemente descubierta en la Cueva de Foissac ( Sébastien du Fayet de la Tour)

La figurita paleolítica recientemente descubierta en la Cueva de Foissac ( Sébastien du Fayet de la Tour)

La cueva de Foissac fue abierta en 1959, unos 5.000 años después de que fuera ocupada por última vez. Este yacimiento ya ha aportado información esencial acerca de la vida cotidiana de las antiguas comunidades humanas que la habitaron durante milenios. Como ha explicado el arqueólogo que ha realizado el descubrimiento, Sébastien du Fayet de La Tour:

Durante este período, las crecidas del río lavan el terreno, depositando sedimentos, y no resulta raro encontrar fragmentos de huesos que son arrastrados fuera de las cavidades y que recogemos en verano. No me sorprendió encontrar este año algo que parecía un gran hueso bovino, cubierto de fango. Tras lavarlo, observé que presentaba incisiones. No solo una o dos grandes incisiones, sino cientos de ellas que formaban unos ojos, una boca, una nariz, cabellos: fue entonces cuando me di cuenta de que tenía en mis manos una auténtica estatuilla.

El problema principal del análisis de estas piezas es que no disponemos de fuentes históricas (escritas) que puedan explicar los significados que encierran las obras de arte de las gentes del Paleolítico. Por esta razón, los investigadores únicamente pueden realizar especulaciones al respecto. Du Fayet de La Tour cree que se trata de la escultura de una mujer con un niño o un animal en brazos. Asimismo, se ha sugerido que algunas de las marcas trazadas sobre su superficie podrían representar tatuajes prehistóricos. Sin embargo, será necesario llevar a cabo nuevos análisis. Los investigadores esperan que futuros descubrimientos puedan dar respuesta a las cuestiones más intrigantes que plantea la estatuilla.

De forma similar, tenemos un caso parecido en otro hallazgo descubierto en la cueva de La-Roche-Cotard, ubicada en la comuna de Langeais, Francia. Es un fragmento de sílex plano al que podrían haber dado forma las manos de algún Neandertal que hubiera vivido en las proximidades. Muchos ven en esta pieza un rostro, por lo que se refieren a ella como ‘la obra de arte más antigua de la Tierra’. La Máscara de la Roche-Cotard, también conocida como “Proto-figura Musteriense”, fue descubierta en 1975 y examinada de nuevo en el año 2003 por Jean-Claude Marquet, comisario artístico del Museo de la Prehistoria de Grand-Pressigny, y Michel Lorblanchet, director de investigaciones del Centro Nacional de Investigaciones Científicas francés con sede en Roc des Monges, Saint-Sozy.

Máscara de La Roche-Cotard hallada en la comuna de Langeais (Francia). (L'origine de l'Homme, sa nature, son essence)

Máscara de La Roche-Cotard hallada en la comuna de Langeais (Francia). (L'origine de l'Homme, sa nature, son essence)

Esta máscara mide unos 10 centímetros de altura y no se encuentra demasiado bien conservada. Está datada en unos 35.000 años de antigüedad, habiendo sido creada en el período Musteriense. Esta era una época en la que los Neandertales parecían ser bastante adelantados y creativos. Aun así, seguían viviendo en cuevas, y se cree que sus vidas estaban centradas principalmente en sobrevivir días tras día. De hecho, desconocemos cuáles eran sus medios preferidos para divertirse, si jugaban a algún juego, o incluso qué sonidos emitían cuando hablaban. Los mensajes más útiles para los investigadores hasta el día de hoy se han encontrado pintados y grabados sobre las piedras.

Imagen de portada: Principal, Cueva de Foissac (campingliort.com). Detalle: Figurita paleolítica, al parecer humana, descubierta recientemente en la Cueva de Foissac. (Sébastien du Fayet de la Tour)

Autor: Natalia Klimzcak

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Siguiente Artículo