All  
Escenas de asesinatos y devastación en el sitio de la masacre prehistórica española de la Edad del Hierro de La Hoya en Laguardia, País Vasco, norte de España.

La masacre prehistórica española reescribe la historia de la guerra en Europa

Un estudio de las víctimas de una masacre prehistórica española está proporcionando a los investigadores nuevos conocimientos sobre la evolución de la guerra. Los arqueólogos han encontrado evidencia de un asentamiento saqueado y la brutal matanza de la mayoría de sus habitantes, incluidos mujeres y niños. La evidencia de la masacre prehistórica española cambia la opinión de que Roma introdujo la guerra a gran escala en la Europa de la Edad del Hierro.

La Hoya fue una ciudad muy importante de la Edad del Hierro en lo que hoy es el País Vasco en el norte de España. Por su ubicación, en el valle del río Ebro, La Hoya floreció, y los arqueólogos han encontrado evidencias de que tenía calles, grandes edificios y murallas defensivas. Según la evidencia arqueológica, el sitio estaba gobernado por una aristocracia guerrera, que se dedicaba al comercio a larga distancia. Se cree que el "sitio estaba dentro del territorio controlado por los Berones", un pueblo celta parecido a la guerra, informa Antiquity. Entonces, un día, hace unos 2300 o 2200 años, la ciudad fue atacada y borrada de la faz de la tierra. Esta única masacre prehistórica española reescribe completamente la línea de tiempo de la guerra en Europa, quitando el foco de atención a los romanos.

Vista aérea de La Hoya, lugar de la masacre prehistórica española. (A. Llanos / Antiquity Publications Ltd)

Vista aérea de La Hoya, lugar de la masacre prehistórica española. (A. Llanos / Antiquity Publications Ltd)

La brutalidad de la masacre prehistórica española de La Hoya

La Hoya fue desenterrada por primera vez en la década de 1950 y solo se investigó sistemáticamente en la década de 1970. Un estudio reciente dirigido por Teresa Fernández-Crespo de la Universidad de Oxford y sus colegas examinó unos 13 restos encontrados en el asentamiento, que mostraban claramente signos de que habían sido quemados entre el 300 y el 150 a.C. Los individuos habían sido quemados donde habían caído y los investigadores escribieron en Antiquity que la "deposición de material esquelético es inconsistente con la cremación funeraria". Estas personas habían sido dejadas en la calle y posiblemente quemadas cuando se incendió el asentamiento.

Huesos quemados encontrados en el sitio de la masacre prehistórica española. (Antiquity Publications Ltd)

Huesos quemados encontrados en el sitio de la masacre prehistórica española. (Antiquity Publications Ltd)

El equipo de investigación utilizó métodos osteológicos y pruebas patológicas para comprender cómo había muerto el difunto. Estos revelaron algunos hallazgos y evidencia de que todos los fallecidos habían sufrido muertes brutales. Los investigadores notaron que un esqueleto masculino encontrado debajo de una casa derrumbada tenía heridas que "pueden interpretarse tentativamente como traumas de fuerza cortante como resultado de un ataque con un arma blanca".

Un mapa de donde fueron encontradas las víctimas en La Hoya, junto con fotos de algunas de ellas. (A. Llanos, modificado por J. Ordoño / Antiquity Publications Ltd)

Un mapa de donde fueron encontradas las víctimas en La Hoya, junto con fotos de algunas de ellas. (A. Llanos, modificado por J. Ordoño / Antiquity Publications Ltd)

Cabezas perdidas en el sitio de La Hoya: ¿Trofeos de guerra?

En el lugar de la masacre prehistórica española, faltaba el cráneo de un hombre en su esqueleto, lo que puede indicar que la víctima fue decapitada. “El hecho de que no se haya encontrado ningún cráneo puede considerarse tentativamente como evidencia de prácticas de caza de cabezas”, afirma el informe. En la antigüedad era bastante común que las cabezas de los enemigos asesinados se tomaran como trofeos. Además, a un hombre y una adolescente les cortaron los brazos con armas. En el caso de la adolescente, parece que vivió un período posterior a la amputación.

Algunas heridas de la masacre no mataron a las víctimas de inmediato y sobrevivieron durante algún tiempo después del ataque. (Antiquity Publications Ltd)

Algunas heridas de la masacre no mataron a las víctimas de inmediato y sobrevivieron durante algún tiempo después del ataque. (Antiquity Publications Ltd)

Los investigadores escribieron en Antiquity que se desconoce mucho sobre "el caso de La Hoya, incluida la identidad de los atacantes y cualquier historia previa de violencia que involucre a esta comunidad". Además, los resultados osteológicos y patológicos indican que los muertos fueron víctimas de un atentado planeado y despiadado. El equipo de investigación informa que la evidencia “respalda la hipótesis de un ataque sorpresa, que resultó en la matanza brutal e indiscriminada de personas indefensas o que no resistieron, incluidos hombres y mujeres adultos, así como niños”.

Manos derechas amputadas, todavía con sus brazaletes (lado izquierdo). Y la costilla de un individuo que muestra una puñalada (T. Fernández-Crespo / Antiquity Publications Ltd)

Manos derechas amputadas, todavía con sus brazaletes (lado izquierdo). Y la costilla de un individuo que muestra una puñalada (T. Fernández-Crespo / Antiquity Publications Ltd)

La guerra temprana y los conflictos acabaron con comunidades enteras

Anteriormente, los esqueletos de animales fueron encontrados en la calle, abandonados donde habían sido asesinados. Parece que el sitio fue abandonado después de la masacre. Los habitantes originales fueron asesinados, esclavizados o pueden haber sido reasentados en un centro vecino. Los investigadores creen que el ataque pudo haber sido llevado a cabo por una comunidad rival por el control del asentamiento estratégico. Según el comunicado de prensa de Antiquity, "La Hoya nos permite reflexionar sobre la naturaleza y las causas de los conflictos violentos tanto en el pasado como en la actualidad".

El nivel de destrucción y brutalidad en el sitio es impactante. Este sitio es uno de los pocos que proporciona evidencia de una guerra organizada a gran escala en la Edad del Hierro. El comunicado de prensa señaló que "sitios como La Hoya nos recuerdan que la guerra en el pasado, así como en el presente, afectó no solo a los involucrados directamente, sino a comunidades enteras".

Artefactos de la Edad del Hierro recuperados del sitio de la masacre prehistórica española en La Hoya, España. (Antiquity Publications Ltd)

Artefactos de la Edad del Hierro recuperados del sitio de la masacre prehistórica española en La Hoya, España. (Antiquity Publications Ltd)

Masacre de La Hoya dice que Roma no inventó la guerra a gran escala

En el pasado, muchos historiadores creían que, durante gran parte de la Edad del Hierro, esa guerra era poco más que incursiones y peleas. El Dr. Fernández-Crespo afirmó que “El nuevo análisis de los restos óseos humanos de La Hoya nos recuerda con mucha fuerza que el pasado prehistórico no siempre fue el lugar pacífico que a veces se supone”. Según los hallazgos del sitio de la masacre prehistórica española en La Hoya, la guerra de la Edad del Hierro parece haber sido más brutal y organizada de lo que se creía anteriormente.

Anteriormente se pensaba que los cartagineses y, especialmente, los romanos introdujeron la guerra total y a gran escala en Iberia. Las legiones romanas eran temidas por su brutalidad y crueldad, y existe una amplia evidencia arqueológica de la matanza de civiles y prisioneros por parte de los ejércitos de Roma. La evidencia de La Hoya muestra que “la violencia a gran escala con motivaciones políticas en Iberia no fue necesariamente introducida por los romanos”, argumentó el equipo de investigación en Antiquity.

Esto es importante porque muestra que, si bien las comunidades ibéricas de la Edad del Hierro no eran estados centralizados, como Cartago y Atenas, eran capaces de librar brutales guerras de aniquilación. Antiquity informa que La Hoya "presenta evidencia temprana de violencia organizada a gran escala, y proporciona una instantánea única de la guerra protohistórica". Las últimas investigaciones indican que las sociedades prehistóricas no eran tan pacíficas como una vez se describieron y que la guerra organizada que tenía como objetivo la destrucción total existió antes de los romanos. Esto, a su vez, tiene importantes implicaciones para la evolución y la historia de la guerra.

El estudio se publicará mañana en Antiquity, D.O.I.  https://doi.org/10.15184/aqy.2020.161

Imagen de portada: Escenas de asesinatos y devastación en el sitio de la masacre prehistórica española de la Edad del Hierro de La Hoya en Laguardia, País Vasco, norte de España. Fuente: A. Llanos / Antiquity Publications Ltd

Autor: Ed Whelan

Siguiente Artículo